Deportes

Entradas etiquetadas como ‘cesena’

Qué fue de… Vincenzo Iaquinta: el campeón del mundo italiano en la cárcel por tratos con la Mafia

Iaquinta, en un partido de la Copa Confederaciones de 2009 en Sudáfrica (Archivo 20minutos).

Hemos visto pasar por el blog a deportistas con problemas con la justicia, pero que yo recuerde, a ninguno por sus tratos con la mafia. Es el caso de Vincenzo Iaquinta.

¿Quién era?: Un delantero italiano de mediados de los 90 a principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por ser campeón del mundo con la selección italiano y jugador de equipos del calibre de la Juventus de Turín.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2013 en las filas de la Juve. Tras colgar las botas se sacó el título de entrenador, pero sus problemas legales le tienen parado.

¿Sabías qué…?: Os explico de qué va lo de los problemas con la justicia: el pasado 28 de octubre, en el marco de un macrojuicio contra la ‘Ndrangheta, la mafia de Calabria (de donde es natural Iaquinta), el futbolista fue condenado a dos años de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas, mientras que el padre del jugador, Giuseppe, fue condenado a 19 años de cárcel, acusado de pertenecer a la ‘Ndrangheta.

Iaquinta, celebrando un gol con la Juventus (WIKIPEDIA).

– El jugador niega cualquier relación con la mafia y asegura que fue declarado culpable sólo por ser calabrés.

– Alcanzó la fama en su etapa en el Udinese, desde donde dio el salto a la Juve en 2007.

– El equipo turinés pagó 11,3 millones de euros por sus servicios.

– Formó parte de la selección italiana que ganó el Mundial en 2006: jugó cinco partidos y marcó un gol, ante Ghana en la primera fase.

– También estuvo en el Mundial de 2010, donde fue titular. La Eurocopa de 2008 se la perdió por lesión.

– El gol ante Ghana del Mundial de 2006 fue el primero de los seis que consiguió con la azzurra.

– En el Mundial 2010 también marcó un gol: fue de penalti ante Nueva Zelanda, en la primer fase.

– Está casado y tiene cuatro hijos.

– Mide 1,89 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Vincenzo Iaquinta nació en Crotone, Calabria, Italia, el 21 de noviembre de 1979. Debutó como profesional en 1996 en el Reggiolo. En 1998 recaló en el Padova y más tarde, ese año, se fue al Castel di Sangro. En 2000 fichó por el Udinese, donde estuvo siete años. Luego pasó cuatro temporadas y media en la Juventus, porque en 2012 fue cedido al Cesena. Regresó a la Juve en junio de ese año, pero se retiró poco después. En su palmarés tiene un scudetto con la Juventus. Con Italia jugó 40 partidos y marcó seis goles. Ganó, como os comentaba, un Mundial.

Os dejo con un vídeo de goles de Iaquinta:

Hasta mañana.

Qué fue de… Francesco Antonioli, el portero de la última Roma campeona

Cromo de Antonioli con la Roma (PANINI).

Vamos a empezar la semana hablando de un portero italiano que sería mucho más famoso si no hubiera tenido a alguna leyenda que otra por delante en su país. Es Francesco Antonioli.

¿Quién era?: Un portero italiano de mediados de los 80 a principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser el portero titular de la Roma que se proclamó campeona de Italia en 2001.

¿Qué fue de él?: Se retiró en las filas del Cesena en 2012. En la actualidad, es entrenador de porteros en este mismo equipo.

¿Sabías qué…?: Se formó en las categorías inferiores del Milan, aunque porteros como Giovanni Galli y Sebastiano Rossi le cerraron la puerta a la titularidad.

– Fue 23 veces internacional sub-21, pero nunca llegó a la absoluta.

– Fue el portero titular de Italia en los Juegos de Barcelona 92.

– En la selección, jugadores como Peruzzi o Buffon le cerraron la puerta.

– Sí que acudió a la Eurocopa de 2000. Iba como tercer portero, pero tras la lesión de Buffon, quedó como segundo. El titular fue, no obstante, Francesco Toldo.

– En aquella temporada victoriosa de la Roma de 2000/2001, bajo las órdenes de Fabio Capello, Antonioli jugó 26 partidos, por 8 de su suplente, Cristiano Lupatelli.

– Delante de él, en aquella Roma jugaban el argentino Walter Samuel, el brasileño Antonio Carlos Zago, el francés Jonathan Zebina y, en las bandas, el brasileño Cafú y el francés Vincent Candela.

– Sebastiano Rossi le ganó el pulso por sustituir a Galli debido a que Antonioli sufrió una lesión en el momento clave.

– Fue expulsado cinco veces en su carrera.

– Mide 1,88 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Francesco Antonioli nació el 14 de septiembre de 1969 en Monza, Italia. Debutó como profesional en 1986 en el Monza, tras formarse en las categorías inferiores del Milan. A este equipo regresó en 1988. Estuvo cedido en el Cesena en 1990, en el Modena en 1991 y en el Pisa en 1993. En 1994 se fue a la Reggiana y en 1995 al Bolonia. Llegó a la Roma en 1999, donde pasó cuatro años. Luego jugó tres temporadas en la Sampdoria y otros tres en el Bolonia. En 2009 llegó al Cesena, donde se retiró en 2012. En su palmarés tiene dos scudetti, dos Copas de Europa, dos Intercontinentales, dos Supercopas de Europa y tres Supercopas de Italia con el Milan y un Scudetto y una Supercopa de Italia con la Roma.

Os dejo con un vídeo homenaje a Antonioli:

Hasta mañana.

Qué fue de… Ruggiero Rizzitelli: de goleador a restaurador

Rizzitelli, en acción con la Roma (WIKIPEDIA)

Rizzitelli, en acción con la Roma (WIKIPEDIA).

Es posible que muchos no recordéis al protagonista de hoy, pero si seguísteis el fútbol europeo de los 80 y los 90, quizá recordáis al protagonista de hoy. Nos vamos a Italia para hablar de Ruggiero Rizzitelli.

¿Quién era?: Un delantero italiano de los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser un destacado goleador en equipos como el Torino o la Roma, así como por su paso por el Bayern de Múnich.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2001 en las filas del Cesena. Ha sido comentarista para la RAI y para Sky, y desde hace años se dedica también al negocio de la restauración. En la actualidad mantiene un restaurante en Cesena.

¿Sabías qué…?: Salido del Cesena, fue uno de los fichajes estrella de la Roma en 1988.

– Con los capitalinos marcó 29 goles en seis temporadas, ganando una Copa de Italia (1991) y siendo finalista de la UEFA (cayeron ante el Inter, cuando los italianos dominaban en Europa).

– En aquella final de la UEFA, Rizzitelli marcó el único tanto de la Roma (en el partido de vuelta, en el olímpico).

– En la Roma formó pareja de ataque con Rudi Völler.

– El alemán llevaba el 9 y Rizzitelli, el 11.

Rizzitelli, en un cromo de cara a la Eurocopa del 88 (PANINI).

Rizzitelli, en un cromo de cara a la Eurocopa del 88 (PANINI).

– Fue traspasado al Torino, donde marcó 30 goles en 60 partidos.

– Tras el descenso del Toro en 1996, lo fichó el Bayern de Múnich, donde estaba de entrenador Giovanni Trapattoni.

– Regresó a Italia al mismo tiempo que Trapattoni.

– Con la selección italiana jugó la Eurocopa de 1988 y los Juegos Olímpicos de Seúl, pero no estuvo en el Mundial de Italia 90.

– Sólo marcó dos goles con la selección. El último de ellos, en su último encuentro, ante Noruega en 1991.

Biografía, palmarés, estadísticas: Ruggiero Rizzitelli nació en Margherita di Savoia, Apulia, Italia, el 2 de septiembre de 1967. Debuó como profesional en 1984 en el Cesena, donde estuvo cuatro temporadas, tras las que se fue a la Roma. En el equipo giallorosso estuvo seis temporadas, tras las que se fue al Torino. Tras dos años en el Toro lo fichó el Bayern. En Alemania estuvo dos años, tras los que regresó a Italia para jugar en el Piacenza. Dos años después volvió al Cesena, donde se retiró en 2001. En su palmarés tiene una Coppa italiana con la Roma, una Bundesliga, una Copa y una Copa de la Liga alemanas. Con Italia jugó 9 partidos y marcó dos goles.

Os dejo un homenaje en forma de vídeo a Rizzitelli:

Hasta mañana.

Quién fue… Agostino di Bartolomei: un mítico capitán de la Roma y su triste historia

Di Bartolomei, en acción con la Roma (WIKIPEDIA).

Di Bartolomei, en acción con la Roma (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana hablando de un jugador que los que tengáis ya una edad recordaréis, aunque me da la impresión de que no con mucho detalle. La de hoy es una historia triste, pero espero que al menos os entretenga este viernes. Es la historia de Agostino di Bartolomei.

Nacido en Roma el 8 de abril de 1955, Agostino di Bartolomei llegó al equipo giallorosso, su favorito, a los 14 años de edad. Centrocampista nato, Di Bartolomei era un jugador elegante, fantástico pasador y con un gran disparo. En lo personal, poco o nada tiene que ver con el futbolista medio: es serio, tímido, reservado, poco hablador. El 22 de abril de 1973, con 18 años de edad, debuta con el primer equipo de la Roma, en San Siro ante el Inter. En la primera jornada de la temporada siguiente, y ya con el 10 a la espalda, marca su primer gol con la Roma, ante el Bolonia en el Olímpico.

A finales de los 70, Agostino di Bartolomei es ya el capitán del equipo: en 1979 llega el sueco Nils Liedholm al banquillo romano (ya lo había ocupado antes). Este entrenador sería clave para la historia del equipo capitalino y de nuestro protagonista. Liedholm se enamora (futbolísticamente) de Di Bartolomei, le da el brazalete y lo pone a dirigir el juego. A partir de 1980, lo hace con otro crack, el brasileño Paulo Roberto Falcão. No obstante, sus méritos no fueron nunca suficientes para jugar en la selección.

Los resultados de aquella Roma de Liedholm (con otros jugadores como el portero Franco Tancredi, el delantero Roberto Pruzzo o más tarde, Toninho Cerezo) fueron espectaculares. Ganaron tres Copas de Italia (1980, 1981 y 1984) y un ‘Scudetto’, en 1983. Pero su logro más importante (y a su vez su principal fracaso), fue en la Copa de Europa de la temporada 83-84.

Di Bartolomei posa con la segunda equipación de la Roma (WIKIPEDIA).

Di Bartolomei posa con la segunda equipación de la Roma (WIKIPEDIA).

La final de aquel año se celebraba en el Olímpico de Roma, un 30 de mayo. Al partido definitivo llegó la propia Roma (tras deshacerse en semis del Dundee United -cómo ha cambiado el torneo, ¿eh?-) y el Liverpool, que contaba con un equipazo: Bruce Grobbelaar, Ian Rush, los escoceses Dalglish, Souness y Hansen y un joven Michael Robinson, entre otros. A los 13 minutos de partido, el lateral derecho del Liverpool Phil Neal adelantaba a los ingleses, aunque antes del descanso, el goleador Roberto Pruzzo empataba el encuentro. Al final de los 90 minutos y tras la prórroga, el marcador no se había movido. La final se tenía que decidir por los penaltis.

El escocés Nicol fue el primer lanzador. Falló. El primer lanzador de la Roma fue Agostino di Bartolomei, el especialista. El capitán no falló y adelantó a la Roma. El Olímpico deliraba. La sufrida afición romanista veía cómo las cosas se ponían de cara. El problema es que el Liverpool no falló ni un penalti más: Neal, Souness, Rush y Kennedy marcaron. En cambio, en la Roma, Bruno Conti y ‘Ciccio’ Graziani fallaron sus lanzamientos (seguramente, influidos por la estrategia de las ‘spaghetti legs’ de Grobbelaar). El Liverpool se proclamaba campeón de Europa por cuarta vez y Roma se bañaba en lágrimas: los giallorossi se quedaban sin triunfo delante de su afición.

Para Di Bartolomei, romanista de cuna, fue un golpe durísimo. Nunca le perdonaría a Falcão que se ‘rajara’ y no quisiera lanzar un penalti -en efecto, al brasileño, que era un excelente lanzador, le pasó lo que a Thiago Silva en el pasado Mundial: le pudo el miedo-. Liedholm dejó la Roma al acabar esa temporada y del equipo se hizo cargo otro sueco, procedente del Benfica, llamado Sven-Göran Eriksson. Este joven técnico buscaba un juego de velocidad e intensidad, opuesto a las características de Di Bartolomei, un jugador pausado y técnico. Así las cosas, y sabedor de que iba a perder su puesto, se fue al AC Milan por petición expresa de Nils Liedholm, que iba a ser el nuevo entrenador rossonero.

Di Agostini y Sounessm capitanes de Roma y Liverpool, intercambian banderines antes de la final de 1984 (WIKIPEDIA).

Di Agostini y Souness, capitanes de Roma y Liverpool, intercambian banderines antes de la final de 1984 (WIKIPEDIA).

Al poco de empezar la temporada 84-85, el Milan recibió a la Roma. Di Bartolomei marcó el gol que supuso la victoria para los lombardos. Con rabia por su salida del equipo de su corazón, Agostino celebró con intensidad el gol. En la segunda vuelta, los hinchas de la Roma lo recibieron con frialdad por esa celebración. El partido fue tenso y casi llega a las manos con Graziani.

Tras tres años en el Milan, llega al equipo un tal Arrigo Sacchi, cuyos planteamientos tampoco casan con el estilo de Di Bartolomei. El romano hace las maletas y se va al Cesena, equipo que tenía como objetivo permanecer en la Serie A. Lo logra y nuestro protagonista, influido por su mujer, que es del sur, ficha por la Salernitana, que está en la serie C. En su segundo año en el equipo de Campania, lideró un histórico ascenso a la Serie B. A pie de campo, mientras la prensa local de Salerno le entrevista, Di Bartolomei anuncia que se retira.

Ese verano comentó para la RAI el Mundial de Italia 90. Para el futuro, tenía planes. Se estableció con su familia en Castellabate, un pueblecito junto al mar cerca de Salerno. Su sueño era poner en marcha su propia academia de fútbol para niños. Con el paso de los años, quiso crear sus propias instalaciones, su propia ciudad deportiva, con residencia para los pequeños. Pero las cosas no fueron saliendo como él esperaba. Pidió un crédito que fue rechazado. La burocracia, además en una zona controlada por la Camorra, le ponía obstáculos una y otra vez. Además, Di Bartolomei se veía fuera de lo que había amado. La Roma nunca recurrió a él para ofrecerle ningún cargo. Nadie se acordaba de él (o al menos eso era lo que a él le parecía).

D Bartolomei, con Baresi, Donadoni y Evani en su última temporada en el Milan (WIKIPEDIA).

Di Bartolomei, con Baresi, Donadoni y Evani en su última temporada en el Milan (WIKIPEDIA).

Una mañana de finales de primavera, Agostino di Bartolomei se levantó, cogió una pistola que tenía desde su época de futbolista, se apuntó al pecho y se quitó la vida. Tenía 39 años y dejaba mujer y dos hijos. Poco después se encontró una carta. En ella, Di Bartolomei intentaba reflejar su estado de ánimo, pero no daba explicaciones claras sobre el motivo de su suicidio: “Estoy en un túnel sin fin. No quieren que vuelva a entrar en el mundo del fútbol (…) Me siento encerrado en un agujero”. La fecha de su muerte, por cierto, fue el 30 de mayo de 1994. Exactamente el día en el que se cumplían diez años de aquella aciaga final de la Copa de Europa, ante el Liverpool en el Olímpico. Los que le conocían bien creen que no fue casualidad.

Hoy, una calle en Castellabate y uno de los campos donde entrena la Roma, en Trigoria, llevan su nombre. Es parte del legado de un hombre que fue sucedido como capitán de la Roma por Carlo Ancelotti y cuyo dorsal 10 fue heredado por otros dos mitos del equipo giallorosso (también capitanes): Giuseppe Giannini y Francesco Totti.

Os dejo con un fantástico documental sobre Di Bartolomei. Está en italiano, pero qué diablos, se entiende bien. Os lo recomiendo especialmente, pese a que al terminar de verlo, me quedó un enorme sentimiento de melancolía:

Buen fin de semana.

Qué fue de… Sebastiano Rossi

En el mundo del fútbol, muchas veces se dice que un gran equipo empieza por la portería. Si este aforismo es cierto, hoy os voy a hablar de un grandísimo portero. Fue bueno, sin duda, pero quizá en gran medida por los grandísimos, enormes futbolistas que tuvo alrededor. El caso es que sea como fuere, este hombre tuvo, como poco, la suerte de estar en el lugar apropiado en el momento apropiado, es decir, en medio de uno de los más grandes equipos de la historia del fútbol. Tanto éxito tuvo este equipo que nuestro héroe de hoy se convirtió en un clásico del fútbol europeo. El protagonista de hoy, queridos lectores co-frikis del fútbol, es Sebastiano Rossi.

¿Quién era?: Un portero italiano de los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser el portero titular del AC Milan de los 90, que arrasó en Italia en su época y que ganó una Liga de Campeones en 1994, al Barcelona en Atenas, en una final de triste recuerdo para los culés.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2003 en las filas del Perugia. En la actualidad es el entrenador de porteros del Milan Primavera (el filial rossonero).

¿Sabías qué…?: Procedente de un país con una gran tradición de porteros (quizá, junto a España, la mejor escuela de guardametas del mundo ¿no?), nunca fue internacional, eclipsado por metas como Pagliuca, Marchegiani, Zenga, Peruzzi o más recientemente, Buffon.

– En la época de mayor esplendor del Milan de su generación, la defensa al completo del equipo rossonero (Dios, qué defensa: Tassotti, Costacurta, Baresi, Maldini y también Panucci) era la defensa de la selección italiana. Se cree que Arrigo Sacchi, entrenador azzurro, creía que el mérito defensivo del Milan se debía a su línea defensiva, no a su portero.

– Quizá como consecuencia de lo anterior, Rossi ostenta en la actualidad el récord de imbatibilidad de la Serie A italiana (929 minutos en 11 partidos, 26 minutos más que el anterior recordman, Dino Zoff).

– Su especialidad eran los penalties.

– Debido a su gran altura (1,98), de pequeño jugó al baloncesto.

– Su récord de imbatibilidad lo batió el atacante ruso del Foggia Igor Kolyvanov.

– Su cuñado (el marido de la hermana de su mujer) es Alberto Fontana, actual portero del Palermo. Las esposas de Rossi y Fontana son, a su vez, hijas de Sidio Corradi, un futbolista de los 60 y los 70 que fue capitán del Genoa.

– Su antencesor en el marco del Milan fue Giovanni Galli. Su sucesor, Christian Abbiati (que tras pasar por la Juve, el Toro y mi Atleti, ha recuperado la titularidad en el Milan).

– El entrenador bajo el que consiguió sus mayores éxitos es el actual seleccionador de Inglaterra, Fabio Capello.

– Uno de sus descubridores, cuando Rossi estaba en el Cesena, fue el gran Marcello Lippi.

Biografía, palmarés, estadísticas: Sebastiano Rossi nació el 20 de julio de 1964 en Cesena, Italia. Su primer equipo fue precisamente el Cesena, donde debutó en 1980. Entre 1982 y 1986 estuvo cedido en el Forli, el Empoli y el Rondinella. En 1986 regresó a su Cesena natal y tras cuatro buenos años, llegó al todopoderoso Milan (aunque sabéis que mi squadra favorita es la Roma, el Milan despierta en mí desde hace décadas, una profunda admiración). Hasta 2002 estuvo en el equipo lombardo, hasta en su última temporada jugó en el Perugia. Su palmarés es espectacular: Cinco Scudettos, tres Supercopas italianas, una Champions, dos Supercopas de Europa y una Intercontinental.

Aquí os dejo una excelente parada de Rossi en la final de la Champions del 95 (que perdió el Milan contra el Ajax):

¿Sabes algo más de Rossi? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.