BLOGS

Entradas etiquetadas como ‘feminismo’

Porque ser mujer en India no debe ser un castigo

Por Carla Fibla

‘Las mujeres no son iguales que los hombres’ es el mensaje a combatir a todos los niveles que la activista por los derechos de las mujeres Kamla Bhasin plantea frente al actual patriarcado atrincherado de la India. La frase es una realidad que las autoridades reconocen, como demostraron al presentar en el Parlamento la última Encuesta Económica, en la que cifran en más de 20 millones las niñas que son marginadas al nacer por no ser “deseadas”, y destacar que los abortos selectivos son una práctica frecuente, a pesar de estar prohibidos.

Las mujeres en la India están demostrando ser parte del cambio. Crédito: Juan Alonso/FVF

‘El Gobierno indio ha visibilizado esta grave lacra denunciando que 2.000 niñas mueren a diario en el vientre de sus madres, y pidiendo, a través de la campaña Beti Bachao, Beti Padhao (Salvar una hija, educar a una hija), lanzada en enero de 2015, que se mejoren las leyes contra la determinación prenatal del sexo, y se garantice el acceso a la educación de las menores’, apunta Doreen Reddy, responsable del Sector Mujeres de la Fundación Vicente Ferrer (FVF).

Pocas razones para ser optimista cuando la ONU apunta que las niñas en la India tienen un 75% más de probabilidades de morir que los niños, o que la violencia contra las mujeres, está limitando su participación laboral, porque dos terceras partes de las mujeres con título universitario no trabajan.

Pero las mujeres en la India también están demostrando que son fuertes, y es su determinación cotidiana lo que se está convirtiendo en motor del cambio social. Para Samina Tadipathri, matrona que atiende a una media de 25 partos al día en el Hospital de Kalyandurg, una madre debería ser igual de feliz si da a luz a un niño o a una niña’: ‘Muchas lloran al enterarse de que han tenido una niña, sobre todo si es la segunda hija, e incluso algunas llegan a abandonarlas en el hospital. La presión cargan es muy fuerte, y hay veces en las que las madres matan a sus hijas al llegar al pueblo, o familias que sobornan a los médicos para conocer ilegalmente el sexo del bebé antes de nacer’.

Datos: en la India una de cada seis mujeres se casa antes de los 18 años. No obstante, cuanto mayor es su nivel de estudio, más alargan la decisión de contraer matrimonio. Solo el 5,2% de las mujeres que finalizaron la educación secundaria se casaron antes de los 18 años.

Lakshmi Narasamma es lideresa de un sangham (asociación de mujeres) de la aldea de Atmakuru: ‘Cuando detectamos que un hombre maltrata a su mujer, acudimos a la casa para hablar con él. La mayoría dicen que ella le estaba gritando. Entonces le explicamos las consecuencias de pegar a su mujer y que hay otras formas de resolver los problemas. No siempre están dispuestos a hablar porque muchos entienden la violencia de género como algo que forma parte de la intimidad de la pareja’.

Más. Alrededor del 10% de las parejas indias sufren infertilidad. K. Udayalakshmi y su marido, K. Thejomoorthy, accedieron a un tratamiento de fertilidad. ‘Cuando una mujer no puede tener hijos o hijas, es juzgada por la sociedad y castigada sin poder asistir a bodas o al templo. En la India, ser padres no es una elección, sino el fin de contraer matrimonio. Así es como está organizada la sociedad, porque cuando las personas envejecen deberán ser cuidadas por sus hijos o hijas. Si una mujer no puede ser madre, se la considera prácticamente inútil para esta sociedad’, explica K. Udayalakshmi.

Syamaladevi, trabajadora sanitaria de la FVF, comenta que la autoconfianza y herramientas para evitar la discriminación de género están cada vez más presentes en la sociedad. Por eso, cuando se analizan realidades como la enfermedad de la depresión (que en la India afecta al 4,5% de la población, 56 millones de personas) ‘ el origen en el caso de las chicas es la discriminación de género que empieza en el hogar, donde los padres a menudo no las apoyan en su educación’.

No hay marcha atrás, las mujeres de la India están haciéndose con el mando de lo que les preocupa y avanzando con acciones concretas. El trabajo continúa, como asegura Anna Ferrer: ‘La única vía es seguir adelante, paso a paso, hasta que consigamos que cada vez que nazca una niña sus padres lo celebren, llamen a su familia y repartan dulces para todo el mundo’.

Carla Fibla es periodista y trabaja en el Departamento de Comunicación de la Fundación Vicente Ferrer. 

Ideología de género: Pablo Casado y el obispo de Cartagena

Por Pilar V. De Foronda

Este curso pasado me pidieron que participara en mesas de debate sobre ideología de género. A quienes nos gusta generar ciudadanía y la reflexión colectiva nos cuesta decir que no. En los debates posteriores a mi exposición, donde yo explicaba que la ideología de género es como algunos llaman a la filosofía política feminista, que solo busca la libertad de las mujeres para tomar decisiones sobre sus vidas y sobre sus cuerpos y el derecho a una vida libre de todo tipo de violencia, parte de la concurrencia rebatía mis argumentos explicándome que la ideología de género prohibía a su nieta vestirse de rosa o era una confabulación desde la ONU a través de la cual se permitía que cualquiera pudiera elegir su sexo o, lo que es peor, podía decirle a sus niños y niñas que podían cambiar su pene por su vagina.

Lee el resto de la entrada »

El feministómetro

Por Lula Gómez

Sí, ahora hasta los centros comerciales dicen ser feministas, las marcas de camisetas se tornan violetas y las pecheras se han llenado de Fridas Kahlos y eslóganes por los derechos de las mujeres. También los partidos parecen haber oído el grito de las mujeres en las calles por defender la igualdad: a un mismo salario, a vivir libres de violencia, a la paridad, a una investigación en salud, a una visibilización. Es un gusto, el mundo de repente se ha vuelto feminista, pareciese. Pero, ¿será verdaderamente así, cómo medir el compromiso real con la causa de quienes abrazan ahora el feminismo? El problema, es que no tenemos un feministrómetro, es decir, una máquina para medir machismos. Puesto que no contamos con ese contador y seguimos cayendo en las mismas prácticas patriarcales, van una serie de términos y experiencias que hablan de machismos. Haz la prueba, responde el siguiente test y comprueba cuánto pesan los estereotipos o las máximas tantas veces repetidas. Sí, tienes varios “síes” es fácil que te/nos quede todavía por aprender en feminismo y tenga/mos un problema a la hora de pensar, dada la sistematización de un mundo dictado por ellos. Prueba…

Lee el resto de la entrada »

Convertir a San Jordi en Georgina para saber de autoras

Por Raquel Moraleja

La magia de la literatura hoy convierte al bueno de San Jordi en Santa Georgina y por medio de la escritora y autora Raquel Moraleja recomendamos una serie de libros fascinantes. Escritos por autoras, por supuesto. Es lo que tiene la Santa y la escritora Moraleja.  Aqui van:

Lee el resto de la entrada »

Viva Santa Georgina, que celebra a las autoras (1)

Por Raquel Moraleja

Desde este blog celebramos la lectura, cómo no, porque leer es revolucionario, pero siendo esa mitad del mundo convertimos al bueno de san Jordi, a quien se celebra el lunes 23, en santa Georgina y buscamos lecturas de autoras, libros que sean ese hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros, como decía Kafka. O sigamos de santos, o mejor en femenino: “Lee y conducirás, no leas y serás conducido”, subrayaba Santa Teresa de Jesús.

Para acertar, le hemos pedido que recomiende qué leer a una escritora y apasionada lectora. Hay para todos los gustos. Disfruten. El lunes, más.

Lee el resto de la entrada »

La ciudad como espacio de igualdad

Por Carmen Sánchez-Miranda

Las ciudades son espacios de oportunidad: actúan como núcleos de crecimiento económico, permiten más opciones de empleo, especialmente los de mayor valor añadido y despliegan múltiples posibilidades de desarrollo socio-cultural. Pero el espacio urbano es también un entorno donde acontecen crecientes desigualdades socioeconómicas. Las mujeres y las niñas en las ciudades enfrentan una serie de barreras y vulnerabilidades específicas en forma de discriminación basada en el género: desigualdad, violencia, pobreza, cuidado no remunerado, control limitado sobre los activos, participación desigual en los sectores público y privado, toma de decisiones; así como las barreras a la educación, el empleo, la vivienda y los servicios básicos.

Las ciudades, para ser inclusivas, deben incluir siempre perspectiva de género. Imagen: Neonbrand

La desigualdad de género, un tema estructural histórica y socialmente, también tiene su reflejo en la desigualdad “infraestructural”.  No incorporar plenamente la igualdad de género en la planificación urbana, la legislación y el desarrollo económico obstaculiza la inclusión en las ciudades y evita la plena integración de las mujeres en la vida económica, social, política y cultural de las ciudades.

Definitivamente, no se puede hablar de ciudades sostenibles e inclusivas sino se tienen en cuenta los tiempos de vida, la redistribución espacial y de recursos y la reorganización de los servicios que afectan a la vida cotidiana de la mitad de su población. Las mujeres y los hombres, niñas y niños, experimentan la urbanización y las ciudades de manera diferente y se benefician de manera diferente de las oportunidades disponibles en las mismas.

Lee el resto de la entrada »

Una pantalla de cine para cambiar el mundo

Por Lurdes Calvo 

Las imágenes, las noticias, los relatos repetidos hasta la extenuación saturan nuestro día a día. Una sobre-exposición que desinforma y banaliza la realidad de un mundo que parece quebrarse en miles de lugares, en cientos de miles de injusticias y en millones de vidas. Es necesario detenernos a observar y profundizar en las historias para encontrar un camino a la acción. Esto es lo que pensamos hace cinco años un grupo de voluntarias de Médicos del Mundo Madrid, cuando nació la idea de crear el Festival de Cine Documental, Videoperiodismo y Derechos Humanos Artículo 31. Un espacio con vocación feminista y activista que establece un diálogo a través de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, añadiéndole un artículo que creemos imprescindible: el derecho a denunciar la vulneración de los otros 30.
Lee el resto de la entrada »

Feminismos y feminismos

Por Lorena Moncholí

Nunca he leído a Carmen Posadas, sus libros nunca me han despertado interés y sus opiniones tampoco. Pero el domingo 5 de junio mi móvil empezó a echar humo, cuando varias personas me compartieron el artículo “Zavalita y las feministas” que esta escritora publicó en un suplemento dominical, y tuve que leerlo. Un artículo que más bien pienso que escribió desde esa desesperación por no saber qué tema tratar cuando estás obligada a entregar “algo” al periódico esa misma noche y entonces tomas la decisión poco meditada de meterte con lo primero que se te pasa por la cabeza.

Algunas personas se declaran feministas pero les parece mal que las mujeres tomen sus propias decisiones respecto a temas como la lactancia o la menstruación. Nouvelle Terre, de Eleanor Colburn. Imagen publicada en tenemostetas.com

Algunas personas se declaran feministas pero les parece mal que las mujeres tomen sus propias decisiones respecto a temas como la lactancia o la menstruación. Nouvelle Terre, de Eleanor Colburn. Imagen publicada en tenemostetas.com

Y a pesar de identificarse como feminista, eligió insultar a mujeres, que es fácil y sale gratis, casi siempre. Porque mi sensación es que doña Carmen Posadas, en ese texto, me faltó al respeto. A mí y muchas mujeres en este país, aunque lo haya hecho a lo “Santiago Zavala mirando a su Perú”, preguntándose, -como si estuviera en aquella avenida descrita por Vargas Llosa- por qué las feministas de ahora le hemos “jodido” (sic) su feminismo, -un feminismo que otras personas pueden considerar machista y de mentiras-, con el que ella estaba tan cómoda y por el que tanto luchó.

Y lo ha hecho desde lejos, desde ese altar desde donde escribe y al parecer mirándonos con cara de asco a otras mujeres porque menstruamos y amamantamos. Y, además, trabajamos y algunas cosen y hacen pasteles -para su asombro- y nos dice que todo junto no se puede hacer, que esas ‘conductas neomujeriles’ (sic) le están estropeando la paraeta y son la causa de la violencia de género, además. Porque ella quiere su feminismo, el de siempre, el de querer parecerse al “hombre blanco heterosexual de 40” a toda costa y negarse una misma como mujer.

Lee el resto de la entrada »

Igualdad: desde los Andes hasta Egipto

Por Raquel FerrandoRaquel Ferrando

Existen mujeres de diferentes partes del planeta que encuentran fórmulas para sobrevivir en un mundo desigual. Y no sólo intentan hacerlo desde la sombra sino siendo motores de cambio, un cambio que se da de forma distinta en cada lugar pero que busca lo mismo: hacer entender que la sociedad será mejor si logramos la igualdad real.

Es el caso, por ejemplo, de las feministas comunitarias de la zona andina que luchan por sus derechos pero manteniendo sus saberes ancestrales indígenas (lo que allí se llama ‘cosmovisión’). Ellas explican que la complementariedad entre hombres y mujeres, tal y como se aplica hoy en día en sus comunidades, hace que los hombres sean los líderes mientras las mujeres les apoyan desde casa y no pueden acceder a los espacios de decisión en igualdad de condiciones. Ellas aseguran que la complementariedad antiguamente consistía en la participación de ambos sexos en los espacios de poder y les permitía tomar mejores decisiones.

Asimismo en Ecuador a través de los espacios de intercambio que apoya Oxfam entre mujeres populares y diversas de Ecuador, Colombia, Brasil y Perú comprendí que que hay tantas formas de ser feminista como contextos y saberes. El debate de estas mujeres latinoamericanas integra a muchas personas, más de las que imaginamos, porque no excluye a nadie que luche por la igualdad. Ellas me decían: ‘Tú has nacido en Europa, sí, pero ¿acaso nuestros problemas no son los mismos?’ 

Feminismos. Fuentes: www.oxfam.org www.facebook.com/popularesydiversas

Hay tantas formas de ser feminista como contextos y saberes. Fuente: www.oxfam.org; www.facebook.com/popularesydiversas

Otro buen ejemplo de mujeres que desde su cultura y su religión luchan por disminuir la desigualdad de género son las feministas islámicas. Al comenzar a compartir ideas en Argelia, con mis amigas argelinas y saharauis, me llamó la atención un ejemplo que suelen nombrar: el de la figura de Aisha, quien fue una profetisa muy importante en la religión musulmana. porque fue vital al inicio del Islam y porque conociéndola se puede entender que el protagonismo femenino que hoy se ha perdido en las costumbres musulmanas se debe a las interpretaciones patriarcales de los textos. Es decir, a interpretaciones desde el punto de vista masculino.

Las feministas islámicas se enfrentan, al igual que las mujeres andinas, a poderes patriarcales que a veces son muy fuertes pero otras veces ni siquiera notamos. Su lucha por defender la igualdad de género es la misma pero tintada de sus saberes y conocimientos propios. Su iniciativa es otro ejemplo para todos y todas de que es posible ‘releer’ las reglas preestablecidas en cada contexto, que siempre creímos inamovibles, y avanzar hacia la igualdad.

Acordémonos de la lucha de estas mujeres diversas de todo el mundo y pongámoslas como ejemplo, así lograremos que otra gente se contagie de esta fuerza que lleva al cambio de modelo social. Porque ningún problema social va a terminar de resolverse si no es de la mano de la igualdad real, y solo con eso habremos avanzado un poco más.

 

Raquel Ferrando trabaja en cooperación internacional desde 2003 con la convicción de que no se pueden cambiar las cosas sin mirar desde otro enfoque, el de la igualdad de género.

Del blanco y negro al voto arcoiris

Por Mayte Mederos Mayte Mederos firma

Parecía una cita lejana, y una campaña sin contenido, pero tras las variaciones machistas de estos días el 25 de mayo está casi aquí, y con él nuestra cita europea con las urnas. Y a estas alturas, estoy segura de que somos mayoría quienes aun nos preguntamos ¿y a quién voto?

Cada cinco años la misma tesitura. Y no es solo una sensación personal: el euroescepticismo asoma la cola y hace que vaya disminuyendo paulatinamente nuestra participación. Aunque esta octava legislatura tiene una novedad que quizás anime la partida, y es que por primera vez elegiremos de forma prácticamente directa la presidencia de la Comisión Europea, el puesto que ahora ocupa el portugués Durao Barroso.

Pero además hay una poderosa razón para que nos acerquemos el domingo a las urnas, y es que desde 2009 ha llovido mucho, y de creer que Bruselas quedaba muy lejos, hemos pasado a ver las políticas europeas marcar el paso al que teníamos que marchar los países más golpeados por la crisis. Tan solo por eso, merece la pena que nos planteemos todo lo que nos jugamos con nuestra abstención. Así que, una vez convencida de la importancia de mi voto, me pregunto qué opciones merecería la pena priorizar. ¿Qué enfoque será más útil para defender distintas realidades en Europa?  ¿Existen opciones reales para diferentes intereses?

Después de la  lamentable exhibición de estos últimos días, ¿no es posible encontrar listas ‘violetas’ que realmente defiendan los derechos de las mujeres? Creo que tenemos una gran apuesta en Iniciativa Feminista, porque como bien dice su cabeza de lista Juana María Santana, ‘la igualdad inclusiva es el más potente factor de desarrollo social’. Y en eso creo firmemente.

¿Qué opción puede ser más progresista o respetar los derechos de una gran diversidad de personas?  Optar por el PP y su candidato, un retrógrado y machista redomado, sería suicida. Pero además, si alguien del colectivo LGBTI se plantea votarle debería hacérselo mirar, sabiendo que Arias Cañete firmó el recurso contra el matrimonio igualitario.Por otra parte, el PSOE se vende como el voto útil para la izquierda española. Menuda paradoja, con lo inútil que está siendo su oposición al gobierno. Eso sin contar con que luego en el Parlamento Europeo las fuerzas populares y socialistas se alían en gran parte de las decisiones.

Así que, una vez fuera del férreo bipartidismo al que el sistema nos somete, encontramos 37 candidaturas más   entre las que, una vez descartadas las conservadoras que ya conocemos bien, sigue sin ser fácil elegir. Y ahí es donde me pregunto, como persona LGTBI, ¿dónde debería ir el ‘voto rosa’?

Como evidencia este mapa de la ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas y Gays), en Europa sigue habiendo mucho trabajo por hacer, y la LGBTIfobia a aún es responsable de muertes, torturas y vejaciones en algunos países del viejo continente.  Incluso en los que tenemos leyes que nos protegen, la discriminación está a la orden del día.


Rainbow Map 2014

Por eso me parece capital que votemos a quienes apoyan la igualdad y la diversidad. Como bien dicen las asociaciones pro derechos humanos a través del vídeo #NoHateEP2014  ,  la campaña está poblada de candidaturas homófobas, racistas y xenófobas.

En ese sentido es de lo más acertada la acción de la ILGA, que ha lanzado la campaña “Come Out” (“Da el paso”), en la que se pide a las y los candidatos del próximo Parlamento Europeo y la Comisión Europea que expresen su determinación a trabajar por los Derechos Humanos y la igualdad LGTBI.  Hasta el momento han firmado 1.082 candidatos, 158 en España. Así que el voto rosa, indudablemente, debería estar entre Iniciativa Feminista, PSOE, La Izquierda Plural, Los Pueblos Deciden, Coalición por Europa, Primavera Europea, Podemos, L’Esquerra pel Dret a Decidir, el Partido Andalucista, Partido X, Piratas y PACMA.

No es fácil hilar fino el análisis entre tantas opciones. Hay muchas propuestas interesantes en los tres apartados anteriores en el programa de Iniciativa Feminista. O en el de Podemos, interesante también por haberse financiado mediante crowdfunding, sin pedir dinero a los bancos, y por fijar su ideario en la lucha contra la corrupción. Aunque tenga mis dudas sobre algunos de sus planteamientos, a veces más valen esas dudas que algunas de las certezas que por desgracia tenemos sobre otras candidaturas.

¿Y servirá para algo votar a uno de los pequeños? Yo creo que sí. Salgamos de la amenaza del voto útil y vayamos a expresarnos masivamente. Si no, nos esperan otros cinco años de poner nuestra cabeza en la bandeja de la Europa más retrógrada. Yo no quiero hacerlo, prefiero defender como mínimo la opción del voto-protesta. O dar colores a mis votos.

Mayte Mederos, Coordinadora del Área de Familias Diversas de Algarabía, la asociación LGBTI de Tenerife, es madre de familia numerosa y autora del blog Avatares de una amazona.