BLOGS

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Genderbullying: en qué es diferente el acoso escolar a las niñas

Por Nuria Martínez Moreno 

Sí, existe acoso escolar por discriminación de sexo, y son las niñas las que más lo padecen. ¿Por qué? Pues porque aún no existen las condiciones necesarias para que niños y niñas crezcan en igualdad. A las mujeres, desde la escuela, se nos sigue discriminando, no ya sólo por los niños, sino sobre todo por las propias niñas que maltratan, física y psicológicamente a otras compañeras, con excusas variadas, como “por ser más listas”, “por llevar gafas”, por “no tener la mochila o el estuche de moda”, o simplemente por ser diferentes.

El acoso a las niñas y adolescentes tiene características específicas. Imagen de Harris Ananiadis / Unsplash

Los estudios y las autoridades educativas afirman que uno de cada cuatro niños sufre acoso escolar. Los colectivos más afectados: alumnos con diversidad funcional, niños pertenecientes al colectivo LGTBI y, por supuesto, las niñas.

Estas situaciones de acoso se agravan durante la adolescencia, y afectan especialmente a aquellas jóvenes que no cumplen con los canones estéticos establecidos; otra situación es que por un desarrollo temprano, el acoso comienza a teñirse de connotaciones sexuales. Me viene ahora a la mente la serie producida y distribuida por Netflix “Por trece razones”, cuando a su protagonista Hannah Baker llega un día a clase y descubre horrorizada que todos sus compañeros han recibido en sus móviles imágenes comprometedoras suyas o mensajes peyorativos escritos por compañeros despechados.

El silencio y el manido argumento de “son cosas de críos”, no sirven para solucionar el problema que conlleva secuelas mentales que pueden prolongarse en la etapa adulta si no se detectan a tiempo y reciben tratamiento terapéutico; y en algunos casos provocar desenlaces fatales.

Lee el resto de la entrada »

De mayor quiero ser putero

Por Beatriz Ranea

Imagina una sociedad en la que los niños coleccionan publicidad de prostitución y la intercambian como cromos en el colegio. Imagina los chistes que hacen a las niñas: que si se parecen a las mujeres de las fotos; que si ellas también son unas putas o podrán serlo cuando crezcan; les preguntarán a sus propias compañeras de cole cuánto cobran… Ahora imagina que esos mismos niños a los 14, 15 o 16 años con el dinero de la paga, reúnen 20-30 euros entre varios y se “invitan” a casas de prostitución para tener la que será quizá su primera experiencia sexual (más allá de la masturbación).

Foto de Ken Treloar, de unsplash. ¿Por qué se venden los cuerpos de las mujeres?

Sigue imaginando a ese niño que transita hacia el mundo adulto cuando cumpla la mayoría de edad y pueda entrar en clubs de alterne a celebrar o acabar noches de fiesta. Imagina esas noches en las que sale con sus amigos a tomar unas cervezas y uno pregunta: ‘¿nos vamos de putas?!’Como si de una opción de ocio se tratase. Imagina que estos chicos, ya hombres, siguen acudiendo a la prostitución en las fiestas universitarias; o en el descanso del trabajo en el polígono; cualquier tarde llamando a un piso de los muchos que existen; o por la noche desplazándose a cualquier burdel.

Este breve ejercicio de imaginación no requiere mucho esfuerzo porque es una realidad con la que convivimos: niños que crecen en una sociedad que normaliza y banaliza la prostitución. Niños que aprenden que la experiencia sexual puede verse reducida a pagar por follarse a una mujer que no les desea. Niños que reproducen un modelo de sexualidad donde el deseo sexual de las mujeres no es importante y el consentimiento se convierte en un producto que se compra por un precio determinado. Niños que se convierten en hombres adultos con una visión de las mujeres fuertemente deshumanizada y cosificada.

Por esto, cuando pensamos en la prostitución una de las preguntas que habríamos de plantearnos tiene que ver con el modelo de sociedad hacia el que queremos avanzar: no es posible educar en igualdad a niños y niñas si se normaliza la prostitución porque el modelo de masculinidad que se aprende y se reproduce en los espacios de prostitución es claramente incompatible con la igualdad de género. Una sociedad en la que hay tantos elementos que facilitan que los niños puedan convertirse en puteros plantea serias contradicciones: ¿cómo podemos señalar la violencia sexual fuera de los espacios de prostitución, pero permitir que esos hombres que identificaríamos como babosos, acosadores y/o agresores, sin embargo, dentro del burdel se conviertan en “clientes” sin más? ¿Cómo podemos plantear nuevos modelos de masculinidad más justos y más igualitarios si el prostíbulo va a estar ahí para que la masculinidad machista y patriarcal siga teniendo un refugio?

Afortunadamente no todo está perdido: frente a los nuevos puteros, nos encontramos a chicos jóvenes que construyen modelos de masculinidad que tratan de desactivar estos mandatos patriarcales. Pero si regulamos la prostitución, si la prostitución se reconoce como “trabajo sexual” no sólo todas las mujeres nos convertimos en objetos prostituibles; sino que los hombres se convierten en puteros potenciales y la industria de la prostitución incrementará la publicidad para conseguir generar más demanda buscando aumentar sus beneficios a costa de la explotación sexual de mujeres y niñas. Estamos a tiempo de frenarlo si generamos conciencia crítica que identifique la prostitución como una barrera infranqueable en el camino hacia sociedades más justas y más igualitarias.

Beatriz Ranea Triviño es investigadora feminista especializada en el estudio la prostitución y las desigualdades sociales. 

 

Una mirada jurídica al miedo de las víctimas

Por Flor de Torres Porras

Decía Stuart Mill,  precursor en el siglo XIX  del movimiento liberador de la mujer y sufragista de Gran Bretaña:

La mujer es la única persona (…) que, después de probado ante los jueces que ha sido víctima de una injusticia, se queda entregada al injusto, al reo. Por eso las mujeres apenas se atreven, ni aún después de malos tratamientos muy largos y odiosos, a reclamar la acción de las leyes que intentan protegerlas; y si en el colmo de la indignación o cediendo a algún consejo recurren a ellas, no tardan en hacer cuanto sea posible por ocultar sus miserias, por interceder en favor de su tirano y evitarle el castigo que merece’

Esta reflexión de Stuart Mill lo sitúa  como profundo  conocedor de la  situación  de las víctimas de violencia de género que atraviesan procesos judiciales largos, contradictorios y  sometidos  a las fluctuaciones  de dependencia emocional y psicológica respecto a su agente estresor, de su maltratador.

Imagen de Julius Drost (Unsplash)

Esas fluctuaciones provocan silencios como los vividos por Ana y su hija María, por su estado extremo de terror emocional. Ambas sufrieron durante 18 años brutales agresiones por parte de su  esposo y padre, respectivamente. A Ana en una ocasión la agredió y le rompió el tímpano y a María, tras entregarle tarde las notas, la cogió del cuello para asfixiarla. Su madre se interpuso para evitar males mayores y el agresor aprovechó para partirle la nariz de un puñetazo. Al ser alertada la policía,  no le  abrieron por miedo a represalias tras previas amenazas. Pero la lesión de Ana fue a peor y tuvo que ir a urgencias. Allí recogieron el parte médico que delató al maltratador. Él las siguió amenazando de muerte si declaraban en el juzgado, incluso llego a violar a Ana analmente. Luego la despertó de madrugada de un fuerte golpe y la obligó a velarle hasta que él se durmiera. 

Lee el resto de la entrada »

El por qué de las muy necesarias auditorías de género

Por Clara Calbet

En los medios de comunicación las mujeres son sujeto y fuente en un 28% de informaciones, según el Proyecto de Monitoreo Global de Medios (2015). Los hombres, del 72% restante. Cuando la temática es economía, las mujeres aparecen en el 17% de informaciones. Solamente se llega a la igualdad de representación en las noticias de crimen y violencia (51% mujeres). Por ello, incorporar la perspectiva de género es básico para hacer un buen periodismo.

Y sí, es cierto, cada vez más algunos medios están tomando conciencia de ello. Es un primer paso muy importante que se debe poner en valor, pero no es suficiente. Lamentablemente vivimos en una sociedad donde la visión androcéntrica y patriarcal está muy arraigada e impregna poros de los que ni siquiera éramos conscientes. Una auditoría de género permite analizar si se está aplicando la perspectiva de género en los contenidos, las dinámicas y la organización del medio, y en qué aspectos se puede mejorar. Y es que no se trata solamente de hacer aparecer mujeres en las informaciones, o de utilizar un lenguaje inclusivo que no las invisibilice (que también es importante). Una auditoría va mucho más allá de buscar fórmulas que eviten recurrir al genérico masculino o a desdoblamientos: hay que incorporar a las mujeres en las distintas fases del proceso. Resulta fundamental ser consciente de qué mirada se tiene, qué estereotipos sexistas se reproducen, qué roles desempeñan las mujeres que aparecen en las informaciones, en qué contextos aparecen, el porcentaje de voces expertas de mujeres, qué temáticas se tratan, si se desagregan datos por género… Todo ello es determinante a la hora de hacer un periodismo con o sin perspectiva de género.

‘Mind the gap’, cuidado con la brecha, logotipo de la campaña estudiantil feminista británica del mismo nombre, que se inspira en un cartel del metro londinense. Imagen: Mind The Gap

Lee el resto de la entrada »

Refugiadas sirias en Jordania: la vida en un polvorín

Por Rosa Tristán

Ha sido el Día Mundial de las personas refugiadas. Si algo tienen en común todas ellas es que sólo sueñan con  recuperar la vida.  Por ello, la mayoría se quedan cerca de lo que sigue siendo su hogar, en las fronteras de la guerra: ‘Aquí lo tenemos cerca, casi lo vemos, ¿cómo nos vamos a ir más lejos?’, me decían cuando las visité en la ciudad jordana de Mafraq. En Líbano, en Jordania, en Turquía o Irak se calcula que hay 5,4 millones de personas refugiadas. Más de la mitad son mujeres. Más de la  mitad son menores de edad.

Llevan casi 8 años soportando una situación vital de anormalidad. Las menos, en campos de refugiados; las más, intentando sobrevivir en las sociedades de acogida, donde su presencia cada día es menos tolerada. Y Europa mira desde la otra orilla.

Regugiadas en el campo de refugiados de Zaatari, por Rosa Tristán.

Lee el resto de la entrada »

La manada y lo “impensable”

Mariana Vidal

Por Mariana Vidal

El auto que decreta la libertad provisional de ‘la manada’ considera ‘impensable’ la reiteración de su delito. Duele leer esta lista de diez motivos que, según ha contado el abogado de los abusadores sin sentencia firme, ha llenado de euforia a  los componentes de la manada.  Y que, según el auto, no tiene por qué afectar al sosiego de la víctima.

Quizá no valga de mucho el resumen de estas líneas anteriores, porque para quien las escribe ya era absolutamente impensable que los cinco miembros de ‘la manada’ hicieran lo que hicieron en Pamplona, y quizá antes en Pozoblanco, y en otros lugares. Ya era absolutamente impensable el tono de los mensajes entre ellos que han salido a la luz -pero que lamentablemente no han hecho mella en el proceso judicial-, era impensable el modo en que preparaban su juerga sanferminera contando con que habría víctimas propiciatorias.

Lee el resto de la entrada »

La vida de una cooperante más allá de las balas y la sangre

 Por Belén Gómez

Hace tres años, Shireen caminaba por la calle con sus amigos por Aleppo, Siria. Paseaban con normalidad por los check points del ejército sirio y del Ejército Sirio Libre. Era un día especial: estaban terminando los exámenes finales de sus posgrados y pensaban sobre su futuro y lo que vendría después. Pero lo que vino después descarriló sus planes.
A cierta distancia, Shireen escuchó gritar: `¡Van a abrir fuego! ¡Van a abrir fuego!`. Algunas personas a su alrededor se cubrieron; otros comenzaron a correr. En mitad de ese caos, su amiga Shirian fue asesinada a tiros. Cuando Shireen giró para correr, una bala le dio en el pecho. Pensó: `Ya está, me estoy muriendo`, pensó. Pero unos días más tarde, abrió los ojos en un lugar extraño. Había sido rescatada por el Comité Internacional de la Cruz Roja y estaba en un hospital en Turquía. ´Nunca imaginé que dejaría mi país así´, dice. ´Vengo de una buena familia. Tuvimos una casa muy bonita. Nunca necesitamos el apoyo de nadie´, apunta. Después de meses en el hospital, Shireen superó sus heridas y se recuperó por completo.


Lee el resto de la entrada »

Colombia tendrá vicepresidenta, un hito histórico

Por Aida Pesquera

Por primera vez en la historia de Colombia una mujer será vicepresidenta. El segundo más alto cargo del poder ejecutivo ha sido siempre ostentado por hombres, y ahora, el 17 de junio tendremos la oportunidad de escoger entre dos mujeres. Muy diferentes entre sí, eso sí, pero las dos con una trayectoria política notoria. Ángela María Robledo, fórmula de Gustavo Petro, es una mujer feminista que ha sido elegida en dos ocasiones la mejor congresista mujer del país. En su trayectoria política se destaca la defensa de la inclusión social, la paz, la equidad de género, los derechos de las mujeres víctimas de violencia sexual y de las mujeres rurales. Con ella podríamos avanzar no sólo en políticas redistributivas que cierren la brecha de desigualdad para las mujeres, sino además en reconocer el trabajo de cuidado no remunerado realizado por las mujeres, que sostiene la economía, y si lo pagáramos, representaría un 19% del producto interno bruto (es decir más de lo que aportan las exportaciones), pero que actualmente la sociedad ni paga ni reconoce.

Foto de Vonecia Carswell, de Unsplash

Lee el resto de la entrada »

Trabajadoras de hogar en el Senado y en pie de lucha

Por Pepa Torres

En España existen más de 700.00  trabajadoras de hogar y cuidados, la mayoría mujeres migrantes, de las cuales sólo están dadas de alta en la Seguridad Social 435.000. Su trabajo invisible sostiene la vida y la economía no sólo de nuestro país, que hoy es también el suyo, sino de sus lugares de origen, pues sin sus remesas serían inviables. Ellas son las protagonistas de las cadenas globales de cuidados y el sistema capitalista y patriarcal tiene una eterna deuda con ellas. Deuda que lo es a la vez de cuidados y de justicia.

Lee el resto de la entrada »

Consenso feminista

Por Pilar Praena Leal

Dentro de poco faltará un año para las próximas elecciones municipales. Entraremos en la vorágine electoral en la que habrá que analizar cuánto se han cumplido nuestras expectativas o cuánto camino queda por recorrer. Se puede pensar que desde lo municipal no se pueden hacer políticas de verdad, que los grandes acuerdos sólo pueden suceder en los grandes parlamentos. Yo no lo creo y prefiero agarrarme a aquello que afirmaba el escritor Eduardo Galeano de que “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Sólo hay que darse una vuelta por los ayuntamientos, por los grandes o los pequeños, para descubrir cuánto puede cambiar la sociedad, la realidad que nos rodea … y cuán necesaria es la visión feminista en el momento actual.

Hay un ayuntamiento de un municipio de menos de 20,000 habitantes en Sevilla, El Viso del Alcor, donde en 2015 nos propusimos revolucionar la política y donde el feminismo intenta impregnar todas y cada una de las decisiones, aunque a veces no sea fácil.

En El Viso, las políticas de igualdad no se realizan para cubrir expediente. Hablo de un ayuntamiento dirigido por una mujer, con un equipo joven y feminizado, donde todo se acuerda por consenso, y donde nos ponemos de acuerdo concejales y concejalas de IU y de PP, al mando del ayuntamiento gracias a un pacto Gobierno, para transformar nuestro municipio y demostrar que hay otra forma de gobernar. Esto sin feminismo y generosidad sería imposible. El pensamiento feminista recorre cada una de las actividades y áreas de gobierno, con un objetivo principal: la visibilización de las mujeres en todas las esferas de la vida.

Pero esto sería papel mojado o una declaración de intenciones vacía (a la que las feministas estamos más que acostumbradas) si no lo demostramos con políticas reales. Para empezar, contamos con una Delegación de Mujer que lidera y protagoniza este cambio poniendo la vida en el centro de todo. Más medidas: importantes incrementos en la dotación presupuestaria. En total y entre todas las partidas, se gasta más del doble que en 2015 en políticas sociales y en favor de la igualdad. Porque la igualdad y la dignidad son los principales actores del cambio, y en ese sentido, es importante poner mayor atención a las personas de colectivos como la diversidad funcional, la infancia o nuestros mayores, cuya atención, también invisibilizada, suele recaer sobre las mujeres.

Las mujeres estamos acostumbradas a sobrevivir en situaciones adversas pero además a la política hemos venido para quedarnos. Hemos alzado la voz y hemos decidido (como ya avisara hace décadas Clara Campoamor) que ya no se gobernará sin nosotras. En el Viso nos hemos declarado Municipio Libre de Violencia Machista con una masiva participación del tejido empresarial, hemos hecho del 2018 año de la mujer visible, con decenas de actividades culturales, educativas, formativas y de atención hechas para las mujeres y cómo no, para el resto de la sociedad.

En estos años hemos llamado la atención de medios de comunicación incluso estatales con campañas transgresoras (como las fiestas libres de violencia machista con una campaña de servilletas en las casetas del recinto ferial o los muros por la igualdad, donde los jóvenes expresaron su repulsa hacia la violencia machista y la desigualdad enfrentándose además a la sociedad más reaccionaria). Además, hemos conseguido dignificar a las trabajadoras de sectores precarizados y feminizados, como las empleadas de limpieza y auxiliares de ayuda a domicilio, con más derechos laborales, jornadas más dignas, salarios mayores y atención a su situación emocional. Buscábamos, desde lo público, romper estereotipos de género en todo el empleo que generan. No tengo dudas: el feminismo protagoniza el cambio de cualquier entorno y El Viso es un ejemplo de que es posible.

Pilar Praena Leal es feminista y concejala-Delegada de Mujer, Servicios Sociales y Recursos Humanos del Ayuntamiento de el Viso del Alcor, Sevilla.