BLOGS

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

La desigualdad sanitaria como violencia

Por Soledad Muruaga 

Más allá de la genética, las mujeres sufrimos determinadas enfermedades simplemente por el hecho de serlo. En los últimos años, tanto desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), como a través de las investigaciones y estudios publicados por el Observatorio de Salud de las Mujeres (OSM) de nuestro país, se evidencian muchas de las diferencias y desigualdades en todos los aspectos relacionados con la salud de los unos y otras.

Pero a pesar de los datos, la mayoría de los profesionales de la salud no tratan a las mujeres y su salud con perspectiva de género. Vivimos en un modelo que, por ejemplo, no cuestiona la desigualdad que arrastran las mujeres por la carga extra de trabajo doméstico y cuidados que realizan. Y ese desequilibrio pasa factura en cuanto a fibromialgias, migrañas o anorexias nerviosas. Es una evidencia, el 90% de las enfermedades físicas que se dan entre las mujeres están relacionadas por no entender las cuestiones de género. 

Lee el resto de la entrada »

Giovana Lemus: cuando denunciar feminicidios tiene un coste muy alto

Por Cristina Niell

#MeNiegoA tolerar la violencia contra todas las mujeres y, en especial, contra las indígenas, las que más sufren la pobreza y la desigualdad en Guatemala”; quien dice esto es Giovana Lemus, coordinadora de la Red de la No Violencia contra las Mujeres en Guatemala. Desde que hace 17 años el Grupo Guatemalteco de Mujeres, organización que forma parte de la Red, empezó a analizar los asesinatos de mujeres ha registrado 10.175 feminicidios. No se trata de una cifra oficial, son datos que provienen de diversas fuentes y que este colectivo de mujeres recopila.

En Guatemala, las defensoras como Giovana Lemus son criminalizadas con persecución penal y hostigamiento. Foto: Pablo Tosco/Oxfam

Lee el resto de la entrada »

#MeNiegoA revictimizar a las víctimas

Por María Reglero

Para informar sobre violencias machistas se requieren conocimientos y habilidades especiales, incluido un conocimiento de la ley y una conciencia sobre el impacto psicológico del trauma en las supervivientes.

Desafortunadamente, la cobertura mediática de estas violencias es, en general, sensacionalista y explotadora, carente de todo análisis sobre la prevalencia de la problemática como un tema estructural.  Estos días –con motivo del juicio de La Manada- estamos presenciando cómo la falta de ética, sensibilidad y empatía a la hora de cubrir las agresiones sexuales hacia las mujeres contribuye a su re-victimización, así como a una re-victimización de sus personas allegadas, e incluso de las personas que pudieran ser testigo en el contexto de los hechos, y que son clave en procesos judiciales. Para las supervivientes, la cobertura mediática de las agresiones sexuales, les obliga, en cierto modo, a revivirlas de nuevo, dado el uso insensible de fotografías, lenguaje, además de otros aspectos de su privacidad. Teniendo en cuenta que las agresiones sexuales están dirigidas a anular el control y poder de las mujeres sobre su voluntad, los medios cumplen un rol clave en contribuir a crear un ‘entorno seguro’ para que las mismas puedan recuperar cierta ‘normalidad’ tras una de las experiencias más traumáticas que puede sufrir un ser humano.

Lee el resto de la entrada »

#MeNiegoA que los celos sean una excusa

Por Sandrine Muir

Jackline Añez tenía 21 años. Fue asesinada por su exnovio celoso de un disparo en la cabeza. Ella se negaba a retomar la relación.

Para muchos, los celos forman parte de cualquier relación. “Los celos son una prueba de que hay amor”, dijeron uno de cada tres entrevistados. “El control del celular evita la infidelidad” señalaron dos de cada cinco. Eran las respuestas de un grupo de jóvenes de Bolivia de entre 16 y 21 años a los que nos acercamos para saber hasta qué punto habían normalizado una serie de creencias y valores que justificaban la violencia. Muchos de ellos nos hablaban de “celos positivos” y lo explicaban como la única forma en que alguien que te ama te expresa su interés.

Detalle del vídeo “Los celos no son excusa”, un experimento sociológico de Oxfam en Bolivia.

Lee el resto de la entrada »

Violencia contra la mujer: violencia social

Por Maribel Maseda 

Desde que un hombre violento agrede a una mujer, es frecuente que se repitan  los mismos errores por parte de la sociedad en general que ayudan a que la mujer  pierda no “su” seguridad, sino “la” seguridad de que lo que una y otra vez  aconsejan en los medios de comunicación -“denuncia, no te calles, etc.”-, puede encajar en el episodio que acaba de vivir ella. No tiene que ver con la baja autoestima de la mujer, tiene que ver con una presión social tan contradictoria como poderosa que acaba por convencerla para que no haga nada y si lo hace, que no salpique demasiado su propio entorno.

Dejemos ya de justificar todo en su inseguridad y comencemos a hablar de la que presenta la sociedad ante este problema y que acaba por confundir a la víctima.

No me cansaré de pedirlo, como ya hice hace unos meses en distintas reuniones con diversos grupos políticos en Bruselas: hay que debatir con valentía ( la que parece que falta en la sociedad entera y no solo en la mujer agredida a la que sin piedad se la tacha de insegura, cobarde o masoquista) sobre los mecanismos sociales, emocionales y psicológicos que mueven al hombre violento a serlo  y a volver una y otra vez  al lado de su víctima sabiendo que seguirá agrediéndola.

Lee el resto de la entrada »

#MeNiegoA morir por la causa

Por Eva Moure

“Estoy muy contenta de estar aquí y de estar viva”. Lo dice, sin dramatismos, una mujer que sigue viva porque salió corriendo y pudo huir de quienes querían acabar con ella. Hay quien la ve como una heroína. “Hay que repensar esa idea del activismo del morir por la causa, yo lo que quiero es vivir por ella”. VIVIR.

Nos encontramos en el Congreso Proteger a quien Defiende, organizado por CEAR Euskadi hace pocas semanas, un encuentro en el que participaron mujeres (también hombres) como ella, heroínas anónimas que defienden su territorio, a sus comunidades, sus árboles y a su gente, enfrentándose a Goliat. Son Defensoras de los Derechos Humanos, una manera de nombrarlas que hasta hace pocos años no existía. De hecho, ya tienen hasta un Día Internacional de las Defensoras de los Derechos Humanos. Y ese día es hoy. 

Lee el resto de la entrada »

Silencio, se rueda (sin ellas)

Por Hada Torrijos

Las desigualdades existentes suponen un obstáculo a las mujeres para alcanzar las mismas oportunidades en la realización de proyectos cinematográficos.

Dar voz a quienes se la han negado es una cuestión de tomar conciencia sobre la situación que vive la mujer en la industria actual del cine. Los últimos datos apuntados este octubre en la SEMINCI –Festival Internacional de Valladolid– por la directora Coral Cruz revelan que ninguna de las diez películas más taquilleras de este año ha sido dirigida por una mujer.

Nuestro cine, el hecho por y con mujeres, se suele quedar en los márgenes, en la realización de pequeñas producciones y se decide invertir más presupuesto en largometrajes de directores ya consolidados y, me atrevo a decir, muchas veces cuenten la historia que cuenten. La actriz y directora Leticia Dolera, una de esas luces entre tanta oscuridad, sostenía en una entrevista para El Mundo que “siempre se desconfía más de una historia que va a contar una mujer”. Nos toca reivindicar nuestra capacidad para sacar adelante proyectos de gran envergadura porque, si me disculpan, no creo que sea talento de lo que escaseamos.
Lee el resto de la entrada »

Me niego a asumir que las mujeres sigamos estando invisibilizadas en la Historia

Por Patricia Horrillo

Hace un tiempo publicaba y titulaba un artículo con un rotundo “Nadie hablará de nosotras si no estamos en Wikipedia”. Puede resultar exagerado, pero lo cierto es que si hacemos una búsqueda en internet, la primera entrada que aparece, si es que existe, es la de la Wikipedia. Las personas que nacimos con las enciclopedias de papel no cuestionábamos su contenido. De la misma forma, las nuevas generaciones utilizan la enciclopedia online, libre y colaborativa dando por supuesto que lo que está es lo que importa. ¿Y lo que falta? Lo que falta… ¿puede que no sea tan relevante?

Podemos pensar que esta pregunta es una barbaridad, pero pensad que si vamos identificando como “importante” o “necesario” lo que nos muestra ese primer rastreo en un buscador, de forma subconsciente estaremos estableciendo la relevancia de lo mostrado e irrelevancia de lo que no aparece.

Lee el resto de la entrada »

#MeNiegoA la tibieza y a la pasividad con la violencia de género

Por Flor de Torres Porras

#MeNiegoA no afrontarla con la única actitud que conozco: La Combativa  e  Intolerante  contra cualquier acto que atente a la mujer por el hecho de serlo y en el ámbito de la pareja.

Y es que #MeNiegoA a no tener altura de miras y medir con mi modelo de vida y creencias lo que es o debe de ser una relación depareja. Porque si lo hago así no estaré en el lugar que me corresponde: Al lado de una víctima de Violencia de Genero. Seguiré en el mío propio y estando en mi lugar no estaré  en su mirada y en su alma. En sus derechos. No sabré que  siente  y como siente. Porque sufre y como sufre. Porque calla y como calla.

Detalle del cartel de la campaña #MeNiegoA contra las violencias machistas. Foto: Oxfam Intermón

#MeNiegoA seguir validando actos, acciones, chantajes, desvalorizaciones, insultos, gritos, lesiones, atentados a la integridad moral, coacciones, agresiones, vejaciones, microactitudes de control, acoso y poder entre nuestras parejas, o entre las parejas de nuestras hijas, las  de las hijas de nuestras amigas,  de nuestros padres, de nuestros vecinos, familiares o sencillamente conocidos con mi silencio. Sé que si tolero y no lucho lo consiento alimentando historias que son los  números ocultos  de la  violencia de género.

Porque si cuestionamos nuestros mecanismos de lucha  sin luchar, sencillamente mantendremos actitudes que siguen haciendo impune e invisible  la violencia de género. Y lo que es peor: Cuestionada.

Desde mi negativa a la tibieza con  todas las violencias que se producen a las mujeres por el hecho de serlo, no comulgo con los falsos mitos  que intentan seguir silenciando, ocultando, enquistando y dudando de la violencia de género. Así y solo así hemos de seguir batallando en la digna lucha por la  igualdad. Porque es ella: La igualdad la que planta cara a la violencia. De frente. De igual a igual.  Y es la que gana. Porque la desigualdad  se alía en con el silencio, la tibieza, la tolerancia  a los actos de violencia de género y propicia esa fábrica de sentimientos que determina su desastroso resultado.

#MeNiegoA revicitimizar  una víctima de violencia de Género en un proceso emprendido sin conocer que son Mujeres que no entienden, no aceptan o no saben operar bajo los dictados del sistema penal. Son mujeres que además ejercen por su estado o mediatizadas en su entorno el uso abusivo e instrumentalizado por sus maltratadores  del Art. 416 de la L.e.cr. que les permite no declarar en los procesos penales y que además  sufren como valor añadido la culpabilización de no declarar y de su silencio.

#MeNiegoA desconocer sus tiempos  y sus formas de actuar. Porque si lo hago impondré los míos, que nada tienen que ver con los suyos.

La psicología social, los movimientos Feministas de los años 1970  iniciaron el camino de alumbrar a las víctimas de violencia de génerosituándolas y escindiéndolas del catálogo común  de victimas surgidas de la  ciencia de la victimologia. Mucho camino recorrido y reivindicado que cre´´o en los albores del Siglo XXI un “Nuevo sistema de Justicia”. Un sistema que pone como eje la protección  a la víctima y en esa categoría está sin duda las víctimas de violencia de género.

Yo #MeNiegoA desandar ese camino de luz: Ese sendero que puso al Legislador en la necesidad de seguir avanzando en la comprensión y en la actuación  por y para las victimas más silenciosas que conozco: Las víctimas de violencia de genero. Porque además arrastran su propia historia. Son víctimas que estuvieron ocultas y excluidas del sistema. Desnudas de Derechos. Silenciadas. Cuestionadas. Incomprendidas. Aisladas. Mujeres que como Ana Orantes  hace 20 años no sabían, no podían hablar, no entendían los dictados de una Justicia sin perspectiva de género y sin  lenguaje empático y comprensivo con sus tragedias personales y únicas.

Hoy  somos también Justicia, pero otra Justicia que mira sus ojos,  que siente y se acerca a su alma, que ha de respetar sus tiempos y sobre todo y ante todo que ha de actuar en su nombre y en el nombre de sus hijos y de sus arrebatados derechos por los denigrantes actos de violencia de genero.

Estas son las razones que me llevan a decir  siempre que #MeNiegoA callar, ocultar, silenciar, cuestionar  a una víctima de violencia de género. Sé que estoy en el camino adecuado porque es el que me conecta con la vida y con sus vidas.

Y porque sé que  si  callo seré cómplice de   esa profunda injusticia y tragedia social  que encierra en el día a día, en cada acto,  en cada  instante una realidad que en palabras de la OMS se propaga a niveles de Epidemia y que lleva el nombre  de  tantas mujeres unidas a la  Violencia de Genero.

Sin duda yo #MeNiegoA la Tibieza y a la Pasividad y me apunto al activismo contra la violencia de género.

¿Y tú?

Este post forma parte de una serie de entradas creadas específicamente por diversas expertas, en el marco de la campaña #MeNiegoA  de Oxfam Intermón.  Tienen como objetivo sensibilizar y generar debate acerca de la gravedad de las violencias machistas en nuestra sociedad durante los 16 Días de Activismo contra la violencia de género.

Flor de Torres Porras es Fiscal Delegada de la Comunidad Autónoma de Andalucía de Violencia a la mujer y contra la Discriminación sexual. Fiscal Decana de Málaga.

Me niego a que no cuenten nuestra historia

Por Marta Vives

Me proponen escribir este artículo sobre la violencia machista y lo primero que se instala en mi cabeza es un cartel rojo con luces de neón en el que pone WARNING.

Esta señal no se dibuja en mi mente por lo grave qué es al acto violento en cualquiera de sus modalidades. Este neón centella porque aún hoy, cuando una mujer pone su voz para denunciar esto, sigue ocasionando tensión y movimientos sísmicos entre los lectores. Y me pregunto: ¿yo soy apta para escribir sobre este tema? Rápidamente me viene una pregunta: ¿de dónde sacamos las niñas la idea de lo que conlleva ser niñas. Hablemos de nosotras.

Fotograma de la película de dibujos animados “La Cenicienta”, de Disney. Foto: Disney

Yo cuando era pequeña, me pasé largas horas rebobinando y reviviendo la historia de “La Cenicienta”, “La Bella Durmiente” y “La Sirenita” con otras niñas de mi edad. Hoy en día, lo que recuerdo de estas películas es su doblaje en latino y sus guiones sexistas. La primera, Cenicienta, no tenía ni talentos ni aficiones y en una casa donde el odio entre mujeres era el motor, un hombre llegó para salvarla. La segunda, se vio obligada a echarse una buena cabezadita hasta el día que un hombre la besó y la revivió. Y luego llegó la Sirenita, que empieza atrevida con sus ganas de independizarse de su padre hasta que poco después entrega, literalmente, su voz a cambio de que le den un par de piernas y pueda ir a buscar a un hombre.

Lee el resto de la entrada »