Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Reinventar el amor, un poema a la vez

Por Sandrine Muir-Bouchard

“1000 maneras de amar sin violencia” fue el tema que convocó a artistas de América Latina y el Caribe para escribir poemas y canciones para el 25 de noviembre, Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Se suman a un reto poético global (#DigamosBastaCypher  y #1000ManerasDeAmarpublicando) videos que denuncian las violencias machistas y proponen nuevas formas de amar sin violencia en sus redes sociales, principalmente Instagram.

“Me parece muy importante que las mujeres saquemos la voz para compartir nuestras vivencias, tanto de violencia como de resistencia, pues hemos crecido en sociedades conservadoras que nos quieren calladas”, afirma Rebeca Lane, rapera feminista guatemalteca. “Necesitamos que el hip hop empiece a denunciar lo que pasa en nuestra sociedad, nos están callando, a nuestras niñas las están violando”, agrega La Rola, una de las integrantes de la colectiva colombiana Líricas del Caos. Gaudy Mercy (República Dominicana), La Reyna y La Real (Cuba), Vero Pérez y Camila Torrico (Bolivia), y la colectiva Hip Hop Femenino El Salvador (ELS) son otras de las protagonistas del reto en la región.

Lee el resto de la entrada »

El feminismo del Ibex 35

Por Liliana Marcos Barba

Los cánticos multitudinarios de las manifestaciones del 8 de marzo y los ríos de tinta impresa al calor del #Me Too han llevado al feminismo hasta cuotas inimaginables hace apenas cinco años: partidos políticos que no quieren dejar de salir en la foto o empresarias de la estratosfera que sin tapujos proclaman su compromiso con el feminismo. Bienvenidos sean los compromisos y declaraciones si vienen acompañados de cambios en políticas y conductas –también conductas empresariales– que nos acerquen a una mayor igualdad entre ellos y ellas.

Lee el resto de la entrada »

Solo sí es sí; lo demás es violación

Por Virginia Álvarez y Carmen López

Si hay algo que vuelve a quedar claro con la última sentencia sobre la violación en grupo de una menor de 14 años en Manresa es una cosa: las palabras importan e importan porque construyen imaginarios en la sociedad. Importan porque según lo que se diga o se deje de decir, las mujeres sentiremos, en mayor o menor medida, que se lucha contra la impunidad y el silencio que ha envuelto a las agresiones sexuales, en parte por la acción o inacción de las autoridades que deberían protegernos.

Las palabras importan y mucho, porque no estamos ante violencia doméstica cuando un hombre, bien sea el marido o cualquiera con el que se tiene una relación afectiva, pega, maltrata o mata a una mujer. Estamos ante violencia de género, estamos ante una violencia contra las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. Empezar a llamar a las cosas por su nombre permite dimensionar el fenómeno, pensar, desarrollar políticas públicas y leyes que incorporen este enfoque: nos matan porque somos mujeres. 

Lee el resto de la entrada »

Mujeres sin hogar, la exclusión más severa

Por Sandra del Valle y Encarna Bomcho
Nosotras queremos que se nos me oiga y por eso levantamos la voz y hacemos público este Manifiesto en nombre de las personas sin hogar. Queremos decir que no tener hogar es más que no tener un techo, es una vulneración de los Derechos Humanos, es un no tener intimidad, seguridad, relaciones… es vivir en la más absoluta inseguridad. Somos unas 40.000 personas las personas que vivimos en España con un contrato indefinido de “Persona Sin Hogar”.

Cartel de la campaña de las Personas Sin Hogar con el que se pretende visibilizar la realidad las personas que viven en esa situación.

Lee el resto de la entrada »

Veranos seguros para todas

Por Pilar Orenes

El verano es tiempo de desconexión y de ocio, sinónimo muchas veces de poder tomar la calle, bailarla y vivirla como un espacio seguro. Para todos y todas, a todas horas y en todos los lugares. 

Muchas personas y organizaciones estamos poniendo esfuerzos para que así sea. Se ha ido consolidando la presencia de colectivos feministas que, a través de carteles, puntos violetas y campañas específicas de información y sensibilización, ofrecen mecanismos de prevención y respuesta en casos de acoso y abuso sexual. 

Pero estamos terminando un verano especialmente alarmante. Bilbao, Benidorm, Barcelona, Madrid… han sido algunas de las ciudades en las que se producido agresiones sexuales, tanto individuales como en grupo. Son muchas. Más de 42 agresiones sexuales múltiples se han producido en lo que va de 2019 en España. En este mismo periodo, 70 asesinatos de mujeres, casi la mitad de ellos en los últimos meses (fuente de Feminicidio.es). Terrible. Lee el resto de la entrada »

¡Pobres niñas sin bragas!

Por Nuria Coronado

 

La realidad misógina siempre supera la ficción y lo hace hasta grados insoportables. Basta escuchar palabras tan dañinas como las que vienen de la ministra brasileña de la Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves, quien tras hablar -según ella con “expertos”-, se quedó tan ancha diciendo que las niñas pobres que viven en el estado amazónico de Pará sufren violaciones por no llevar ropa interior. “Especialistas nos dijeron que las niñas de allá son violadas porque no tienen bragas; las niñas no usan bragas porque son pobres”, dijo.

A mí, después de escuchar tremenda aseveración, me dan ganas de cubrir las mentes y los cuerpos -de ella y de su equipo sesudo de expertos-, con montañas de esas braguitas. Y es que no hay nada más vomitivo que en lugar de apuntar al origen y culpable de todo: el sistema transversal que fomenta y permite la violación y la pederastia, culpar a las víctimas que no tiene cómo defenderse de sus verdugos.  

Lee el resto de la entrada »

¿Por qué y cómo usar las ocho semanas del permiso de paternidad?

Por Teresa Jurado

Desde el 1 de abril de 2019 los padres afiliados a la Seguridad Social tienen derecho a cogerse ocho semanas de permiso de paternidad, pagadas al 100% de su base de cotización a la Seguridad Social. Hemos pasado de las dos semanas concedidas en 2007 a cuadruplicar las semanas para que los papás puedan cuidar de su criatura recién nacida. La nueva prestación por nacimiento y cuidado de menor es intransferible, es decir, si el papá no la usa, se la pierde él y su familia. Con esta reforma, cuyo objetivo es la equiparación de la duración del permiso de paternidad con el de maternidad hasta 2021, España se posiciona junta a Islandia, Noruega, Suecia y Portugal en el grupo de países que más incentivan a los papás a corresponsabilizarse de los cuidados de sus bebés (OECD 2019). En estos países los padres usan entre dos y tres meses de permiso de paternidad y/o permiso parental.

  • ¿Para qué un permiso para el padre, si ya cuida la madre?

Lee el resto de la entrada »

Teatro necesario para abrir los ojos ante el maltrato

Por Nuria Coronado

Hay veces que la vida te regala conocer a mujeres que admiras y que son el bálsamo del mundo. Así me paso con Marina Marroquí, una luchadora y superviviente de la violencia de género a quien la primera vez que entrevisté me dijo una frase que se me quedó clavada para siempre. “La mayor venganza que se le puede hacer a un maltratador es ser feliz”. ¡Qué verdad más inmensa y más empoderante! Ella, como tantas otras, hablaba a sabiendas de lo que son los golpes físicos y emocionales, de lo que es dejar de sonreír y ser persona porque alguien le decía que no valía nada o que bastante suerte tenía con tenerle a él. Ese “él” que a los ojos de cualquiera es “el hombre perfecto”. Ese él que le hizo bajar al infierno, desaparecer de sí misma, marchitarse, dejar de existir.

Marina creyó después de tanto escuchar a la voz de su amo y maltratador que no merecía nada. Hasta que un día dijo basta. Se levantó de sus cenizas y se demostró que valía oro, que era la mejor en todo lo que se propusiera y que necesitaba respirar de nuevo. Se apoyó en su familia, y dejándose la piel de sus manos y de su alma, tuvo los ovarios de empezar a subir por la cuerda del pozo en el que había caído. Y el milagro se hizo. Salió de ese territorio que ninguna mujer se merece y puso en marcha el contador de la vida en mayúsculas.

Los actores Cecilia Sarli y Chema Coloma.

Lee el resto de la entrada »

Comercio justo para crecer

Por María Mercedes Alemán

 

En la comunidad  de San Francisco de los Cedros, a 41 kilómetros de la cabecera del departamento de Jinotega, Nicaragua, vive la productora Flora Estela Tinoco, un ejemplo de superación y una mujer que, junto a su esposo, todos los días trabaja sus tierras cultivadas con café y hortalizas. Su objetivo de ver a sus cinco hijos profesionalizarse.

Flora Estela es una mujer activa, sencilla y austera, responsable y de un carácter alegre pero firme a la hora de tomar decisiones y educar a sus hijos. Para ella es fundamental hacerles entender el respeto a los mayores, la naturaleza y el trabajo rural. 

 

Lee el resto de la entrada »

Salvavidas contra la mutilación

Por Eloísa Molina 

Celebramos el Día Internacional de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina el 6 de febrero para poner el foco en la magnitud de esta práctica y la forma en que devasta las vidas de las niñas y mujeres jóvenes. Las cifras globales sugieren que los genitales de una niña se cortan cada 10 segundos. Actualmente se estima que hay tres millones de niñas en riesgo de sufrir mutilación genital femenina cada año. Ante esta situación, es necesario poner todos los recursos y esfuerzos en frenar esta lacra que pone en riesgo la salud física y mental de las niñas. Las casas refugios son clave en este proceso.

Niñas jugando en un centro en Ghana. Imagen World Vision.

La mutilación genital femenina (MGF) o ablación es practicada por algunos grupos étnicos en 29 países de África. Entre otros motivos este proceso ocurre por las creencias sobre lo que se considera adecuado en el comportamiento sexual de las mujeres y lo que es necesario para prepararlas para el matrimonio. Ubicando a Kenia en el lugar número 17 entre los 29 países de África que llevan a cabo la práctica, en la comunidad de Samburu y Somalia, nueve de cada diez niñas han sido sometidas a la ablación.

“Las niñas entre las edades de 0 a 14 años tienen más probabilidades de someterse a la MGF si su madre se sometió a la práctica tradicional”, dice el Director Nacional de World Vision en Kenia, Dickens Thunde. “Aunque las tasas de prevalencia de la MGF han disminuido en los últimos años en Kenia, tres millones de niñas siguen siendo cortadas cada año a nivel mundial. Cada una de ellas sufrirá dolor emocional y físico a largo plazo, todos necesitamos hacer más para acabar con la MGF”, explica Thunde.

Las casas refugio son espacios puestos en marcha para ayudar a proteger a las niñas que huyen de la MGF en todo Kenia. Es la única Organización No Gubernamental (ONG) que trabaja en la región de Narok, con alta prevalencia de la ablación, con el único objetivo de proteger a las niñas que viven con el temor de ser cortadas.

“Mi papá me ordenó que dejara de estudiar y que las mujeres me instruyeran mientras maduraba para el corte de mis genitales. Mi madre se resistió a la idea, pero fue encerrada. Quería que me mutilaran y me casara a cambio de ganado y cabras “, dice Antonina. “Aunque mi padre me ha repudiado por no honrarlo, estoy convencida, tengo razón al elegir la educación en lugar de seguir el rito. Ahora, cuando vuelvo a casa, las chicas con las que me cruzo me consideran una campeona”.

Promover la educación para las niñas, los rituales alternativos para dar el paso a la mujer adulta, volver a capacitar a los practicantes de la MGF para que renuncien a este trabajo y la reeducación de los padres son solo algunas de las formas que estamos empleando para abordar la MGF”, explica el Sr. Thunde.

A pesar de haber registrado algunos avances en los últimos años, Kenia sigue en rojo con una de las tasas de prevalencia de MGF más altas del mundo, que se estima en un 21 por ciento entre las mujeres de 15 a 49 años, aunque estas cifras varían ampliamente según la edad, ubicación, grupo étnico y religión.

Naseiyo tiene 15 años de edad, es alumna de séptimo curso en una escuela primaria pública local ubicada en Kenia donde World Vision lleva a cabo uno de sus programas. Es la responsable de uno de los dormitorios y delegada de su clase. Una niña aplicada, educada y fascinante que tiene muy clara la importancia de la educación para mejorar su vida. No ha sido un viaje fácil para ella.

La vida estaba a punto de cambiar para Naseiyo. Sus padres estaban haciendo planes para que ella se sometiera a la mutilación genital. Tenía apenas 10 años y todo lo que quería era lograr sus sueños y no deseaba experimentar la dolorosa mutilación como una práctica cultural obligatoria en su comunidad.

“Mi propia madre fue una de las principales defensoras de mi participación en el rito. Lo triste es que me dijeron que obviamente no continuaría con mi educación después”, dice Naseiyo. “Para salvarme, tuve que contactar con mi maestra que trabajaba estrechamente con World Vision. Me escapé de casa a Naroosura, donde están ubicadas las oficinas de la ONG. Me preguntaron qué es lo que yo quería; todo lo que dije fue que necesitaba continuar con mi educación”, dice Naseiyo.

“El personal de la organización me trajo a esta escuela refugio que sirve de internado para las niñas que estamos estudiando en la escuela local. Más tarde me llevaron a casa para conocer a mis padres”, cuenta Naseiyo. “Mis padres no sabían nada de mi paradero después de mi desaparición de casa. Han cambiado de opinión sobre la ablación”. Naseiyo se desmorona en esta parte del relato…. “Sí, estoy segura de que podría quedarme en casa con mis padres. Sin embargo, solo voy a la casa familiar dos veces al año”. Tiene miedo y desconfianza.

Naseiyo conoce perfectamente el impacto de la MGF. Ella dice que ha visto los problemas de salud de las niñas que han sufrido la experiencia de la mutilación. Conoce personalmente a cinco chicas que son sus amigas, con graves problemas de salud. Le cambia la cara y el tono al contarnos la historia de una amiga que se sometió a la ablación y debido a un sangrado excesivo durante el parto murió.

Eloisa Molina es coordinadora de comunicación de World Vision España