El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘inmigracion’

Cartas perdidas de inmigrantes

Hace unas semanas una amiga madrileña me contó una historia increíble, que rozaba la inmigración. Una historia de parientes perdidos en el otro lado del océano. Empezamos hablar de Latinoamérica y me contó que había estado en Argentina con su padre y que sabía que tenía parientes en ese país. ¿Cómo? Resulta que cuando su tía-abuela murió, habían encontrado unas cartas que ella guardaba en su armario. Eran cartas de un primo y su familia que había emigrado en los años treinta. Ni mi amiga, ni sus padres sabían nada de esa historia y ante la muerte de la única que sabía habían perdido la pista de esos parientes que emigraron y que se asentaron en el otro lado. Ella sentía que podía encontrarse con un pariente lejano y perdido cuando estuvo en Argentina y preguntaba a la gente por su apellido, pero no tuvo éxito en su búsqueda. Pero tiene las ganas de buscar a esa parte de su historia, esa parte que emigró y que tiene otra historia. La historia de los que se fueron y se perdieron.

La hora del inmigrante

Si quieres conocer un poco más de inmigrantes, está abierto un canal alternativo. Cada sábado puedes escuchar el programa “La Hora Del Inmigrante” a las 10:00, en internet en www.rkmradio.com. Si te despiertas más tarde, tambien lo puedes ver en en SolidariaTV a las 14:30. Es una ventana para conocer los nuevos vecinos, pero no te olvides que en cada calle, esquina, plaza, metro, panadería, carnicería, cine, teatro… también puedes echar un vistazo a la inmigración.

Cuentos de la inmigración

Mundo nuevo en la nada, Huellas, La otra mitad de mi vida son algunos de los títulos ganadores del concurso literario Juan Montalvo. Los premiados son inmigrantes que han contado sus propias historias. El ecuatoriano Rody Rivas, la colombiana Adelaida Villamil, el argentino Carlos Alberto Cabrera son algunos de los inmigrantes-narradores. Y es que la inmigración da para mucho y las entidades que procuran la convivencia en España no dudan en colocar a la inmigración en el epicentro de concursos, foros, debates, ferias, exposiciones…

Hace unos días Western Union y Correos premiaron a los ganadores de la IV Edición del Concurso de Fotografía, en esta ocasión dedicado a la mujer inmigrante en la sociedad española. El ganador fue Facundo Pechervsky y su foto fue titulada: “Diversidad en el Metro”. En ella se puede ver a cuatro mujeres de diferente procedencia sentadas en un vagón del metro. Una escena cotidiana que refleja la interacción de la mujer inmigrante en las actividades más rutinarias.

Este tipo de iniciativas en definitiva nos ayudan a conocernos y es un ejercicio de convivencia. En el País Vasco es una de las comunidades que más promueve este tipo de concursos. Este mes premiaron por un lado a mujeres y por otro lado a niños que contaron su visión de la inmigración en diversos relatos. Y tú ¿qué contarías sobre la inmigración?

Su busca un blog de defensa al inmigrante

Hoy íbamos a presentarles un blog que había colgado por lo menos tres videos sobre redadas policiales en Lavapiés. Y digo que íbamos porque el blog simplemente ha desaparecido de la blogósfera. El vídeo que aparece en este post fue rescatado del mundo de YouTube.

El portavoz de la Asociación de Ecuatorianos Arrayanes, Edgar Piñaloza, había dicho en días pasados que el objetivo era denunciar “las redadas y la persecución” que está sufriendo el colectivo, pero hoy no se explica qué ha pasado.

Piñaloza explica que se iba a publicar un nuevo vídeo, rodado el 11 de marzo en Carabanchel, en el que, además, había escenas de maltrato.

Los vídeos han sido grabados por vecinos, videoaficionados y miembros de las distintas asociaciones. Las imágenes muestran cómo los agentes solicitan la documentación a todos los varones de rasgos extranjeros y, entre los silbidos de los vecinos, introducen en dos furgones hasta a una docena de ellos, tal y como se ve en video que abre este post.

La dirección del blog desaparecido era: http://porladefensadelosinmigrantes.blogspot.com y fue iniciativa de una plataforma de 19 organizaciones que además ofrec{ian recomendaciones jurídicas sobre cómo actuar en caso de verse sorprendido en una redada policial estando en situación irregular.

Premios para los talentos dominicanos

And the winners are… Steffi Medina y Estrellita García. ¿Qué ganaron? Un viaje a República Dominicana y una entrevista con el presidente de ese país. Las dos niñas que aparecen en esta fotografía han sido reconocidas con el Premio al Mérito Escolar, que hace cinco años otorga la Embajada dominicana en España.

El premio se creo para estimular a los estudiantes dominicanos que tienen un alto rendimiento en la escuela y el colegio, y año tras año concursan decenas de niños que coleccionan buenas notas. Este año se inscribieron más de cincuenta estudiantes, todos ellos brillantes.

Los padres son los que más celebran el reconocimiento, porque como ellos dicen “la educación es la mejor herencia” y muchos de ellos han decidido alargar su estancia en España justamente por sus hijos, para darles un futuro mejor.

Fotografía Eduardo León

Cuando el teléfono no es suficiente

Una de las pruebas más difíciles que debemos sortear los que vivimos fuera de nuestros países es aprender a compartir las buenas y malas noticias a través de un teléfono. La prueba consiste en condensar nuestro día a día, nuestros sentimientos, dudas y preocupaciones en los escasos minutos que podemos hablar y, por supuesto, pagar. El dinero nos condiciona y siempre nos quedan cosas por decir.

Pero lo más duro es cuando alguien en el otro lado decide que las malas noticias no se comunican. “Para qué preocuparla o preocuparle”, dice alguien y a partir de ese momento sólo nos contarán lo que nos conviene saber.

Yo viví esa experiencia al inicio de este año. A mi madre la habían operado de urgencia, pero a mí sólo me comunicaron cuando todo había pasado, exactamente una semana después. Recuerdo que mi hermana me resumió en menos de cinco minutos todo lo que había pasado en esa semana. Para mi los cinco minutos no fueron suficientes para comprender todo y en mi cabeza quedaron dando vuelta las palabras urgencia, operación, tumor, oxígeno… y mi hermana diciendo “no te preocupes, ya todo pasó”. Y si no resultaba así. ¿Qué habría pasado?

Volví a pensar en esto ahora que una amiga italiana ha vivido algo parecido. Su madre acaba de morir en Milán. Tenía cáncer, pero paradójicamente no murió por eso. Fue ingresada en el hospital porque se había caído y roto el fémur, pero estando en observación perdió el conocimiento y le sobrevino una embolia.

Las hermanas de mi amiga decidieron no comunicarle la noticia y sin querer le quitaron el derecho de hablar por última vez con su madre. Le quisieron ahorrar un sufrimiento, que duda cabe, pero le produjeron un dolor más grande.

La muerte de un ser querido es uno de los temores de todos, pero los que vivimos a la distancia tememos también por no estar presentes cuando eso ocurra, por no tener la oportunidad de decir adiós. Un riesgo más que asumimos los inmigrantes.

Las bolsas de empleo en extinción

Cuando yo llegué a España -hace poco más de cuatro años- las bolsas de empleo abundaban. Las entidades sociales que se ocupaban de la inmigración promocionaban las ofertas de trabajo en carteles grandes y pintados con colores. Ahora este servicio es como una especie en extinción.

Hace poco una persona que trabaja dando asesoría jurídica en uno de los Centros de Participación e Integración de los Inmigrantes en Madrid (CEPI) me contaba que lo único que buscan los inmigrantes es empleo, pero que los CEPI -catorce en total- no tienen nada que ofrecer.

Hace poco, en este mismo blog, les contaba que había visto a una mujer inmigrante buscando trabajo en el metro. Iniciaba una discreta conversación con la persona que viajaba a su lado. “Usted no sabe dónde puedo hallar trabajo”, le decía y ante el “no” rotundo que recibía como respuesta, se bajaba de forma apresurada en la siguiente parada.

Pues bien, ahora emprendo una búsqueda de esas casi extintas bolsas de empleo. De momento, apunto las que ofrece la Comunidad de Madrid, a través de la página web de Inmigramadrid. Vamos a ver si son efectivas.

Un día sin inmigrantes

¿Cómo sería un día sin inmigrantes? Mucho se ha escrito al respecto y también lo hemos visto en ficción (como lo vemos en video que incluyo en este post). En la realidad, sin embargo, nunca se ha logrado demostrar la fuerza de los inmigrantes en la economía de los países desarrollados.

En Estados Unidos se trató de demostrar la fuerza de los inmigrantes el 1 de mayo del 2006, y lo que se evidenció fue la profunda división de las organizaciones sociales, que pugnaban por figurar de corifeo -aquel que guiaba el coro en las tragedias antiguas griegas y romanas-.

Ahora un grupo de periodistas está organizando, para el próximo 20 de marzo (una jornada antes del Día Mundial contra El Racismo), un paro general de los inmigrantes residentes en Europa. La iniciativa invita a no trabajar, no usar transporte público ni consumir en las tiendas, restaurantes y cines.

La idea está siendo divulgada a través de Facebook -donde ya registra 1.800 adhesiones- desde el 6 de febrero. Los organizadores quieren demostrar las consecuencias de no contar durante un día con los inmigrantes y expresar su rechazo a las medidas adoptadas por Italia y el Parlamento Europeo en relación a este colectivo.

¿Podremos lograrlo? ¿Cómo más podemos llamar la atención? Mira el video y déjanos tu comentario.

Sobre Europa, Israel, los médicos italianos y los inmigrantes

El otro día, cuando leí que los médicos italianos podrán denunciar a sus pacientes inmigrantes sin papeles, no pude dejar de relacionarlo con mi historia, con la historia de mi familia judía, y con la terrible historia de la guerra eterna entre Israel y Palestina… Sí, a mi gusto todo esto está relacionado.

Lo primero que pensé cuando leí la noticia de los italianos (además de que va en la línea de todo lo que hace Italia desde hace tiempo) era que me parecía una barbaridad que la Unión Europea no hiciera nada al respecto. No sólo no hace nada, sino que no lo hará. La tendencia es a endurecer cada vez más las políticas. Miran para otro lado, como si esto no fuera con ellos. Simplemente quieren a los inmigrantes fuera de su territorio. No hay más reflexión.

Lo relacioné, claro, con mi propia historia, porque a los judíos, cuando se los perseguía en Europa, cualquiera, incluso el médico de cabecera, podía mandarlos al frente. Eras diferente y de Europa tenías que escapar. Tenías que irte. Tenías que irte antes, con los Pogroms, como se fueron mis abuelos, en el 1900. Tenías que irte durante la Segunda Guerra porque te mataban… Y también tenías que irte en 1948, cuando Inglaterra y las Naciones Unidas le dieron a los judíos nada menos que una colonia, Palestina, “quitándose” de encima los problemas como si en Palestina no viviera nadie…un gueto de víctimas sobre otras víctimas, y que se mataran entre ellos.

Europa no hizo más que lavarse las manos. Se las lava también ahora, como si ellos no tuvieran nada que ver, tanto en el conflicto de Palestina-Israel, como con el odio a los inmigrantes.

Nunca se hicieron cargo real de sus propios problemas de odio interno. Después de 1948 muchos judíos que estaban refugiados o que habían sobrevivido a los campos de concentración no quisieron irse a Israel: querían volver a sus casas, en Europa. Pero no podían. Seguían siendo denigrados, maltratados, seguía el odio. Todavía quedan cientos de casas en Polonia, en Lituania, en Portugal, en Italia, que nunca fueron devueltas a sus familias… y si una se acerca a las antiguas casas familiares la gente que hoy las habita (cuando no están clausuradas por el Estado) mira con recelo pensando que se las vienen a sacar.

Casualmente los únicos que hicieron una reflexión un poco más profunda, que se ve actualmente en los programas de educación escolar, fueron los alemanes, a los que todo el mundo acusaba. Pero el odio no estaba sólo en Alemania, y al resto de Europa le faltó bastante de reflexión y le sobró bastante de cinismo.Hoy se vuelve a tropezar con la misma piedra. Entre el odio a los judíos de aquella época y el odio a los inmigrantes de hoy hay muchas similitudes. También a los judíos los acusaban de delincuentes. También de invasores. También querían que se fueran. Y también se endurecía el odio con las economías en crisis.

Cuando comenzó el ataque a Gaza por parte de Israel, en esta guerra estúpida que no hará más que sumar muertos y odio, nadie miró a Inglaterra. Nadie miró a Europa. Y Europa sigue haciéndose la desentendida, en Israel, con los médicos italianos y con los inmigrantes. Aquí no sucede nada, y pareciera que nunca hubiera sucedido nada. Una pena porque esto sólo puede traer más miseria a este mundo.

¿Cómo fue cuando fuiste emigrante?

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una interesante iniciativa para refrescar la memoria de todos los que un día fueron inmigrantes. El nombre de la campaña es: “Un hogar lejos de la Patria: emigrantes de ayer, inmigrantes de hoy”, y pide que todos busquemos en el baúl de los recuerdos para contar nuestras historias.

La Escuela de Profesionales de Inmigración y Cooperación está detrás del proyecto y espera reunir testimonios, fotografías y documentos de viaje para hacer una exposición y, posteriormente, un libro que resuma esas historias de inmigración.

El objetivo de la campaña es la integración, claro, porque como dice un slogan gastado todos somos inmigrantes, y conviene no olvidar nuestro pasado, como hacen los indígenas, cuya cosmovisión coloca al pasado delante de ellos, porque es la parte conocida de sus vidasy por lo tanto la pueden ver. El futuro, en cambio, lo colocan detrás de sus espaldas, porque es totalmente desconocido.

Este post abre con un documental sobre los emigrantes extremeños retornados de Eindhoven.