El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Archivo de abril, 2008

Un día sin inmigración

El Sindicato Obrero Inmigrante (SOI) incentiva una huelga de brazos caídos para los días 1, 2 y 3 de mayo. Se les pide a los inmigrantes que hagan una revolución pacífica en estos días y que expliquen a sus empleadores la importancia de secundar una manifestación como ésta.

El sindicato pone de referencia la protesta que se hizo hace dos años en Estados Unidos, que sacó a la calle a un millón de personas. Volviendo la vista atrás, y releyendo los artículos que reseñaron ese evento en Estados Unidos, vemos que la manifestación tuvo cierto éxito. Sí, efectivamente, fue una demostración de fuerza y fue apoyada por los empleadores (aunque muchos descontaron ese día de trabajo a sus empleados).

Pero la manifestación también fue una demostración de la división que existe en el movimiento asociativo, pues no hubo una unión de fuerzas y las protestas, aunque grandes, fueron dispersas. Eso se evidencia también aquí, en España, y con esta convocatoria de SOI, pues los grandes sindicatos no apoyan la iniciativa.

Queda claro entonces que en Europa todavía queda mucho camino por andar, para ver si un día logramos juntar un millón de personas en las calles de Madrid, París o Roma. Les dejo un video que muestra imágenes de la protesta en Estados Unidos, de la que habla SOI. Es en las calles de NY y la canción la entona un grupo mexicano.

Isabelita, la inmigrante delincuente y bienvenida

Estos días estuve cubriendo el caso de Isabel Perón para el diario Crítica de la Argentina . Ayer los jueces de la Audiencia Nacional decidieron que se quedaría en España.

Justo el fin de semana yo había estado en las afueras del chalet donde vive como una reina , con su chofer, su mucama y su cocinera, en la exclusivísima urbanización Villafranca del Castillo, en las afueras de Madrid (la casa de la foto, a pasos de la universidad Camilo José Cela, en la calle Valle de Ulzama 16, frente al centro comercial).

Para quienes no lo sepan, María Estelma Martínez, “Isabelita” es la viuda de Juan Domingo Perón y básicamente una delincuente que colaboró con la Triple A, una organización criminal cuya actuación es tipificada como “crimenes de lesa humanidad”. Francisco Franco & amigos le dieron no sólo los papeles de residencia sino también la nacionalidad. España la ha protegido siempre, antes y ahora.

Isabelita, como la llaman en Argentina, fue cómplice de cientos de asesinatos sistemáticos antes de que comenzara la feroz dictadura de Videla y otros monstruos, en 1976.

La justicia argentina había pedido la extradición y aquí la Audiencia Nacional decidió que no la envía porque sus crímenes no son de lesa humanidad y por tanto prescribieron.

Leyendo los Autos de la audiencia llegué a una conclusión personal: antes de leer la reclamación los jueces ya sabían que no la extraditarían. Los argumentos para mantenerla aquí, a mi parecer, no se sostienen. Dicen básicamente que no pudo evitar que pasara lo que pasó. Pero es que ella era la presidenta y lo que estaba pasando, las desapariciones y torturas de cientos de ciudadanos, ya salían incluso en la prensa, con nombres y apellidos de responsables que eran justamente sus más cercanos asesores. Está demostrada incluso una reunión de la Triple A donde ella participó y donde se mostraban diapositivas de los tipos a los que luego iban a matar, y efectivamente mataron ¿no tiene ninguna responsabilidad?

Este fin de semana hablé con varios vecinos de la urbanización donde vive y me pareció increíble cómo la protegen. La tratan como si fuera una santa enviada por el cielo para hacer del mundo un lugar más feliz.

¿Por qué nadie dice nada cuando se trata de delincuentes de guante blanco?

Hace un tiempo hablando con un famoso abogado argentino me decía que “a la cárcel sólo van los boludos o los que no tienen dinero suficiente”. Mirando la casa de Isabelita y leyendo la decisión de los jueces pensé en él. Y pensé, es cierto. Injusto y cierto.

“No nos conviene que los inmigrantes voten porque votarán a la derecha”

Hace unos días el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho (en la foto), había dicho que quería que los inmigrantes votaramos en las elecciones municipales. Nos sorprendió gratamente. E inmediatamente surgieron las preguntas ¿Cómo lo hará?

“Que lo hagan, no que lo digan”, me decía Joan Herrera, de IU-ICV. El mismo había presentado en 2006 una propuesta no de ley para que los inmigrantes pudieran votar en las elecciones municipales. Habían llegado a un acuerdo con el PSOE para impulsar el cambio de la ley, pero luego el trámite no prosperó gracias a la negativa del líder del PSOE catalán, José Montilla. En Cataluña era plena campaña autonómica.

“No nos conviene que voten porque luego votarán a la derecha”, comentan entre bambalinas fuentes socialistas. Pepe Blanco salió ahora a rebatir las palabras de Corbacho y hace tiempo la misma María Teresa Fernández de la Vega había dicho que este tema no estaba en el horizonte de su gobierno.

¿De qué manera sería posible que votemos?

Habría dos formas: la primera, cambiando el artículo 13.2 de la constitución, que es el artículo que nos impide votar. Esto no se ve muy cercano. Aun y cuando lo propusiera el PSOE no tendría votos suficientes en el Congreso, porque ni lo votaría el PP ni lo votarían los nacionalistas, y no llegarían a tener mayoría.

Y otra, mediante los acuerdos de reciprocidad con nuestros países. Esto es factible. Sucede en Europa. Cualquier ciudadano de la Unión Europea (UE) puede votar en las municipales españolas, y viceversa. Los acuerdos de reciprocidad, de hecho, existen con países como Colombia o Chile y está cerca la firma del acuerdo con Argentina. Pero falta un paso importante: hay que ratificarlos. La vía de los acuerdos de reciprocidad tienen el problema de que, según con quién se hayan firmado, habrá “inmigrantes de primera e inmigrantes de segunda”. Esto ya sucede: los inmigrantes de la UE son inmigrantes de primera. Pero si se ratifican más acuerdos es una manera de hacer camino, mientras se prepara el espacio para, algún día, cambiar la constitución.

Quedan algunas preguntas pendientes ¿Por qué Corbacho contradijo a su propio partido? ¿Queda bien decirlo? Y si queda bien ¿Por qué no lo hace de una vez? ¿Tendrán de verdad miedo de perder votos?

“A nadie le gusta irse del barrio”

Fito Paéz cumplió 45 años y los celebró grabando un disco en vivo, lo hizo en Madrid, en el auditorio del Palacio Municipal de Congresos. Las sorpresas de la noche fueron Pablo Milanés y su “enemigo íntimo” Joaquín Sabina, con quien hizo las paces.

El concierto estuvo genial como podrán ver en la infinidad de crónicas de la prensa de hoy, a parte de los nombrados, también aparecieron en el escenario Pereza, Marlango, Gala Évora y Ariel Rot.

Pero menciono a Fito Paez porque hace un par de semanas estuve presente durante una entrevista que le hizo una colega, quien acertadamente le preguntó sobre la migración en España y Fito respondió:

“Acá, cada vez hay más latinos, cuando tocás parece que estás en Quito, Bogotá o Buenos Aires ¿no? Es rico eso”.

Y hubo una segunda pregunta sobre el mismo tema: ¿crees que la inmigración es un fenómeno, un drama…? Parte de su respuesta fue:

“Creo que a nadie del gusta irse del barrio, sin embargo, creo que el exilio es una experiencia que te enriquece”.

Ayer recordé sus palabras, sobre todo, cuando Fito volvió al escenario y entonó la canción de su sitio de origen:

“Cerca, Rosario siempre estuvo cerca

tu vida siempre estuvo cerca

y esto es verdad…”

¿Adónde van los vigilantes de seguridad que agreden en el metro?

Esta semana aparecieron los vídeos de una agresión racista en el metro de Madrid, grabados por los mismos compañeros del atacante. A falta de la víctima y de la respectiva denuncia, se dice que ocurrió el año pasado y que los vigilantes fueron despedidos.

“Nunca más prestarán un servicio en Metro de Madrid”

Eso fue lo que dijo Javier García, responsable de seguridad del Metro de Madrid, ante los medios de comunicación y aquí cabe la siguiente pregunta: ¿dónde están ahora estas personas?

Las agresiones racistas lamentablemente ocurren a diario. Van desde un insulto a la misma violencia. En el suburbano de Madrid es una constante y siempre aparecen videos como el que incluyo a continuación.

No se sabe qué paso antes, quizás el joven de este video trató de pasar sin pagar o quizás hizo una pintada en las instalaciones del metro, pero sinceramente creo que nada justifica la violencia. Y por eso preocupa que estas personas cambien de empleo y sigan manteniendo sus criterios xenófobos.

El Rapeadero de Lavapiés alumbró su primer trabajo

El laboratorio de rap de Lavapiés ya tiene su primer disco. Ha sido un largo alumbramiento, casi tres años, pero ahora tienen listo el CD que se titula ‘Mi Gene RAP ción’. El grupo tiene un sitio en Internet para descargar las 14 canciones.

El venezolano ‘Carlitos Wey’ (el primero en la fotografía, desde la izquierda) es el monitor del taller. Él creció escuchando las rimas de rap que traían los turistas a las playas de Caracas, donde él trabajaba como vendedor ambulante. Ahí aprendió a rapear, colocando palabras en español sobre los ritmos norteamericanos.

El rapeadero de Lavapiés es una iniciativa de ocio creativo, en la que participan entre una veintena de jóvenes de varios países: República Dominicana, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Estados Unidos, Senegal, Guinea, Camerum y, por supuesto, España. Las reuniones son cada sábado, en el Casino de la Reina, y durante 3 horas, los chicos y chicas cuentan su vida en versión rap.

Aquí un video donde aparece ‘Carlitos Wey’, quien será el protagonista de un documental que se empezó a grabar el año pasado.

Europa del Este y América Latina se enamoran bailando cumbia

La banda de música argentina Ráfaga es un grupo muy popular, que comenzó sus andaduras cantando lo que se conoce como “cumbia villera”: ritmos obreros, salseros, que provienen de los barrios más pobres de Buenos Aires. Son de esos ritmos que la elegante clase media argentina se negaba a bailar hasta que no tuvo más remedio que volverlo “moda” para dejarse, por fin, llevar por sus caderas.

Tanto movió y movió Ráfaga, con todas su fuerzas, que traspasó las fronteras y llegó lejísimos: a Europa del Este, ni más ni menos. Hicieron furor en Rumania con sus ritmos tropicales y llegaron a llenar un estadio en Bucarest, con 110 mil personas.

Hace poco se inventaron un super hit, precioso, que encontré deambulando por Tribuna Latina, una canción más que cumbiera, “hip hopera”, hecha en español y en rumano, con el grupo europeo Korekt.

Y claro ¿qué mejor lugar para juntar al público que España, repleto de latinoamericanos y rumanos? Por eso Ráfaga está ahora de gira por aquí.

Les dejo este videito “Sabes”, el video en cuestión, la alegría de las mezclas:

Y otro video de sus orígenes, Cumbia Villera, pura y dura:

Ah! La gira, según Tribuna Latina:

25 y 26 de abril. Oviedo

1º de mayo. Madrid

2 de mayo. Barcelona

3 de mayo. Asturias (nuevamente)

(los cambios y horarios se pueden consultar en su web oficial).

Los Toros de Lidia y los toreros inmigrantes

Si hay algo que se reproduce tal cual en ambos lados del Atlántico, esto es una corrida de toros. Y es que al margen de la brutalidad de estas faenas, en las que se enfrenta el hombre con la bestia, quisiera mencionar que la arena es uno de los pocos lugares que han logrado a integrar a personas de origen diverso.

Los dueños de la tradición, los españoles, han abierto las puertas a exponentes como el colombiano César Rincón, que ha llegado a salir por la puerta grande de Las Ventas.

Muchos latinoamericanos como él han llegado a España para perfeccionar el arte del toreo, sobre todo, mexicanos, pues es precisamente en México donde está la mayor plaza de toros de Latinoamérica.

Como México, Colombia y Ecuador también viven al máximo la tauromaquia. La temporada en el otro lado del Atlántico empieza en septiembre y termina en enero. Toma así la posta de la temporada que en España va de marzo a octubre.

Uno de los matadores inmigrantes es el ecuatoriano Guillermo Albán, que cerró la última temporada en España, toreando en las Ventas, justamente el 12 de Octubre, cuando España celebra su Día Nacional.

¿Tienes otros ejemplos de lugares de integración? ¿Una cancha de fútbol talvez?

Les incluyo un video de la Feria Jesús del Gran Poder de Quito-Ecuador. El torero en acción es Guillermo Albán, quien también figura en la fotografía de arriba.

Una chola paceña tiende la mano a mujeres maltratadas

La inmigración latinoamericana en España, como hemos dicho antes, tiene rostro de mujer. María del Rosario Unzaga es uno de esos rostros que han llegado a España. Aterrizó hace cinco años, como ella dice “sin saber ni dónde estaba parada y sin saber adónde ir”. Pero hoy lidera un proyecto de codesarrollo, cuyo fin es ayudar a las mujeres víctimas de violencia machista en La Paz, Bolivia.

La palabra “codesarrollo” está dentro del paraguas de la cooperación para el desarrollo y sitúa al inmigrante como un agente de desarrollo. María del Rosario, a quien todos llaman ‘Charo’ se apuntó a esta iniciativa y el año pasado consiguió una pequeña subvención del Ayuntamiento de Collado Villalba y con eso empezó a concretar su proyecto.

Lo primero fue fundar una asociación, así nació Cooperación al Desarrollo Humano y Promoción Artesanal (Codehpra) -que está legalmente constituida en España y Bolivia-. Y lo siguiente fue encontrar un lugar en La Paz para levantar la casa/taller, adonde puedan llegar las mujeres que han vivido malos tratos.

Escogió un barrio de la periferia de La Paz, Cupini es su nombre. Allí ha dado refugio y trabajo a 51 mujeres, que ahora se dedican a elaborar diversas prendas de vestir y accesorios. La aspiración final de Charo es que esta producción encuentre salida en mercados solidarios españoles; y con el dinero que se consiga por la venta de las atesanías, dar independencia económica a estas mujeres.

Charo salió de Bolivia con 120 kilos de mercadería elaborada por las mujeres del programa y de momento está vendiendo algunos artículos a ONG como Sotermun. El siguiente paso será montar una pequeña tienda que dé más salida comercial a las artesanías.

Sobre la promotora de todo esto, hay que mencionar que se presenta como ‘chola paceña’ y que está muy orgullosa de serlo. ‘Chola’ la llamaba su esposo, Ángel, un español de 70 y pocos, que la enamoró con cartas de amor que le entregaba a escondidas, mientras ella trabajaba de interna en la casa de un familiar de él.

Juntos iniciaron el proyecto de codesarrollo, y solían andar de arriba abajo, vendiendo la idea a los ayuntamientos y otros patrocinadores. Cuando se daban un respiro, él se vestía de ‘chulapo’ y ella se engalanaba con su traje de ‘chola paceña’, y juntos recorrían el centro de Madrid. Tomaban chocolate con churros y eran felices.

Foto de Erik Molgora

Más información sobre el proyecto, puede comunicarse al 91 778 9127