El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘educacion’

Alumnos inmigrantes: no somos todos lo mismo

He escuchado mucha gente que dice que no llevará a sus hijos al colegio público porque si se mezclan con inmigrantes les bajará el nivel. Esta conclusión es producto directo de una política errónea de integración por parte del Gobierno. El problema en España es que nunca habían tenido la cantidad de inmigrantes actuales y, a mi parecer, los políticos no han sabido manejarlo. Esto ha provocado que en vez de que las diferencias agreguen valor, se conviertan en segregación y crecimiento de la hostilidad entre unas y otras partes.

Es cierto que muchas personas con diferentes niveles pueden bajar el nivel de todos, pero para solucionar esto hay que aplicar políticas que no segreguen por origen.

Esta semana comenzaron en Vic (Cataluña) las clases específicas para inmigrantes. En la misma clase aparecieron niños con diferentes situaciones. Da lo mismo de dónde vengan y qué situación hayan pasado. Da lo mismo si hablan o no el idioma.

He vivido más de la mitad de mi vida en cinco países distintos y estudiado, primaria, secundaria y universidad, en los cinco: en algunos mi educación era mejor que la otra, incluso en algunas materias mejor y en otras peor. Recuerdo que a unos compañeros chinos se aprendían la gramática del inglés mucho más fácilmente que yo pero luego eran menos creativos para escribir. A mí, que venía de una escuela técnica, me iba mucho mejor en matemáticas y peor en historia (¡sobre todo en historia local!). No creo que esté bien definir a una persona por su nacionalidad, porque la nacionalidad no marca las grandes diferencias que existen incluso en los mismos países, dependiendo de las escuelas.

No es lo mismo un inmigrante que sabe un idioma que uno que no lo sabe, un inmigrante que estudió en su país en una buena escuela que uno que no lo hizo. Es injusto meter a todos los inmigrantes en el mismo saco. En vez de hacer aulas para inmigrantes, de forma tajante, las deficiencias deberían valorarse persona por persona y materia por materia. No me parecería mal, por ejemplo, la experiencia de algunos colegios de Zaragoza donde se toma un examen antes de entrar al colegio: si no se sabe el idioma evidentemente la persona necesita pasar un tiempo aprendiéndolo, incluso aunque pierda un año (al final le vendrá mejor, sabrá bien dos idiomas). Si no sabe nada de historia, debería aprenderla, y si sabe más de matemática igual el tiempo de sobra de una materia podría dedicárselo a otra más floja. No todos los inmigrantes somos iguales ni todos los países de donde venimos tenemos la misma educación.

El asunto es cómo solucionarlo y se puede, pero no están bien las medidas simples y tajantes cuando las variables son muchas y muy diversas.

¿Cómo han solucionado las diferencias los países con alta tasa de inmigración? ¿Cómo lo ha hecho, por ejemplo, la ciudad de Toronto, en Canadá, que tiene al 50% de su población inmigrante? ¿Cómo lo hace Israel, que tiene miles de inmigrantes de todo el mundo cada año (no me meto en temas de sionismo, simplemente en integración educativa de gente que viene de afuera)?

Si ellos pudieron hacerlo aquí también se puede. No estaría mal que algún canadiense o algún israelí relacionado con estos temas venga a España y le de sus ejemplos de buenas prácticas a los políticos españoles. El aprendizaje puede ser muy positivo para todos.

Educación libre y gratuita

Paseando estos días por la calle encontré una serie de carteles dirigidos especialmente a los Inmigrantes para acudir a lo que llamaban la “Universidad del Oficio”. Sorprendida, decidí llamar, tuve que dejar todos mis datos y un asesor me llamó al rato para decirme que por un curso de auxiliar de enfermería de 150 horas me cobraba…

Por suerte todavía no siempre es necesario pagar para estudiar, incluso un oficio. En la página Web Todo Cursos Gratis.com todavía es posible encontrar todo tipo de cursos gratuitos, buscando por provincias y áreas. No hay que estar necesariamente desempleado para ir a alguno de los cursos. Están subvencionados por la Fundación Tripartita, el Fondo Social Europeo, el Plan Avanza y el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio del Gobierno Español.

Gran concentración de jóvenes latinos

Todos hemos oído hablar de la segunda generación de inmigrantes; de aquellos hijos de los padres que inmigraron hace ya varios años, y que, en su mayoría, están siendo formados y educados en España.

Lastimosamente cuando oímos eso de “segunda generación” también se habla de “bandas juveniles”, “reyertas” y todos esos términos que colocan a estos jóvenes junto a la violencia.

Un grupo de más de setenta chicos y chicas hablaron de estos temas el pasado fin de semana. Fue una gran concentración e incluso asistieron los que otrora fueron clasificados como Latin King y que hoy constituyen una asociación juvenil en Cataluña.

El motivo del encuentro fue un congreso de jóvenes en Madrid, que se realizó en la sede de Sotermun. Fue la segunda ocasión que esta iniciativa se llevaba a cabo, aunque no estuvieron los medios de comunicación para reseñar el evento. Los jóvenes latinos formaron mesas de discusión y plantearon soluciones a los problemas que tienen.

Entre las conclusiones estuvo el rechazo unánime a la clasificación de “segunda generación” y la petición de más oportunidades para alcanzar un empleo cualificado en la sociedad española. Se negaron a ser encasillados o clasificados como peligrosos, como los de Francia, que quemaron coches una noche, en protesta por la falta de oportunidades.

Hablaron mucho de sus familias y dejaron claro que la decisión de migrar no fue de ellos. Hablaron de los años que se quedaron bajo el cuidado de sus tíos y de las responsabilidades que adquirieron algunos con sus hermanos menores. Y luego hablaron de su presente, del poco tiempo que comparten con sus padres, de los “niños llave”, aquellos que van y vuelven del cole solos, y tienen la llave colgada en el pecho.

¿Cataluña promueve el gueto escolar?

Gueto es una de esas palabras temidas. Tiene tal carga negativa que ningún adjetivo podrá suavizarla nunca jamás. Para las personas que venimos de fuera o que trabajamos con la inmigración, esta palabra es aún más espantosa; pues da cuenta de que perdimos la asignatura de integración.

Menos mal somos muchos los que luchamos contra esa palabra y sus consecuencias, pero qué sucede cuando entidades educativas del más alto nivel promueven la práctica de esta palabra tan destructiva. Estoy hablando de la propuesta del Departamento de Educación de la Generalitat, que aunque no habla de guetos, plantea la creación de “espacios de bienvenida” para el alumnado inmigrante.

Para quién no lo sepa, estos espacios son aulas que estarán ubicadas fuera de los centros escolares y que recibirán a los estudiantes extranjeros que lleguen tarde al curso escolar, que no dominen el catalán y/o el castellano. La idea está plasmada en un plan piloto que se probará primero en las ciudades catalanas de Reus y Vic. (En Reus, el 49% de los habitantes son del magreb y el 29% latinos)

La Generalitat espera implantar este propuesta en el próximo curso, pero tiene más votos en contra que a favor. Los sindicatos fueron los primeros que levantaron la voz de protesta y exigieron la retirada de la propuesta.

El manifiesto de organizaciones como CC OO, USTEC, y UGT señala que la medida fomentará la desigualdad y la discriminación, y piden más bien el incremento de aulas de acogida, que son espacios de educación en los cuales se nivela a los recién llegados, pero siempre del mismo centro escolar.

Esta iniciativa lleva el nombre de aulas de enlace en Madrid y procura que los nuevos alumnos reciban refuerzo en ciertas materias como lengua y matemáticas, sin perder contacto con los compañeros de sus aulas comunes.

Los representantes de asociaciones de inmigrantes también mostraron su rechazo, y expresaron su temor de no conseguir la igualdad en las aulas escolares. El ecuatoriano José Vera, presidente de las Asociaciones Ecuatorianas en Cataluña, dice que “tener a los alumnos en centros distintos a los habituales será peor para su integración”.

Pero estas posiciones anti-gueto no han tenido la repercusión suficiente pues el Conseller de Educació, Ernest Maragall, defiende el proyecto de las aulas exclusivas para los extranjeros y asegura que su estancia en ellas será temporal. ¿Usted qué opina?