BLOGS

El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Archivo de la categoría ‘Madrid’

Nos despedimos pero seguimos

La crisis llega a todos lados, y cómo no, nos ha llegado también a nosotras. Este blog en el 20 Minutos cierra sus puertas, junto con otra serie de blogs. Sin embargo, “Desde este lado del mar” seguirá abierto en WordPress (http://desdeesteladodelmar.wordpress.com). Seguiremos escribiendo, aunque quizá no con la misma frecuencia, porque muchas personas nos han abierto sus corazones y sus historias personales y queremos que lo sigan haciendo. Allí estaremos para seguir recibiendo sus comentarios e iremos mejorando poco a poco y apostando por la convivencia.

Gracias a todos los que nos han seguido y los que han aportado ideas positivas. ¡Los esperamos en el nuevo-viejo blog!

Cartas perdidas de inmigrantes

Hace unas semanas una amiga madrileña me contó una historia increíble, que rozaba la inmigración. Una historia de parientes perdidos en el otro lado del océano. Empezamos hablar de Latinoamérica y me contó que había estado en Argentina con su padre y que sabía que tenía parientes en ese país. ¿Cómo? Resulta que cuando su tía-abuela murió, habían encontrado unas cartas que ella guardaba en su armario. Eran cartas de un primo y su familia que había emigrado en los años treinta. Ni mi amiga, ni sus padres sabían nada de esa historia y ante la muerte de la única que sabía habían perdido la pista de esos parientes que emigraron y que se asentaron en el otro lado. Ella sentía que podía encontrarse con un pariente lejano y perdido cuando estuvo en Argentina y preguntaba a la gente por su apellido, pero no tuvo éxito en su búsqueda. Pero tiene las ganas de buscar a esa parte de su historia, esa parte que emigró y que tiene otra historia. La historia de los que se fueron y se perdieron.

La hora del inmigrante

Si quieres conocer un poco más de inmigrantes, está abierto un canal alternativo. Cada sábado puedes escuchar el programa “La Hora Del Inmigrante” a las 10:00, en internet en www.rkmradio.com. Si te despiertas más tarde, tambien lo puedes ver en en SolidariaTV a las 14:30. Es una ventana para conocer los nuevos vecinos, pero no te olvides que en cada calle, esquina, plaza, metro, panadería, carnicería, cine, teatro… también puedes echar un vistazo a la inmigración.

Ahorcados por las hipotecas a la calle

“Hemos sido víctimas de fraude, cometiéndose muchas irregularidades en

nuestra contra, ya que los pisos fueron sobrevalorados para que la deuda sea más grande, se utilizaron avales cruzados entre los mismos deudores, se incluyó a avalistas como copropietarios y codeudores para eludir el control de riesgos del sistema financiero, se nos ha cobrado diferenciales sobre el Euribor cuatro veces superiores al que cobran a otros clientes, se nos engañó diciendo que no habría grandes incrementos de las cuotas de la hipoteca etc., etc.”

Esto es lo que dicen las más de 3 mil inmigrantes que están buscando un poco de oxígeno para seguir pagando sus hipotecas. La mayoría son ecuatorianos y piden, entre otras cosas, que la cuota de la hipoteca no supere el 30% de sus ingresos y que se haga una auditoria social para determinar que fueron víctimas de un fraude. Por eso se manifiestan una vez más en Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia y Pamplona.

La primera manifestación fue en diciembre pasado, el punto de concentración fue la Embajada de Ecuador y luego avanzaron hasta Cibeles, donde hicieron público su pedido. Esta vez se reunirán en Cibeles, el domingo 22 de marzo, a las 12:00 horas. Como dicen por allí, peor lucha es la que no se hace y la reflexión de la gente en la calle es que si el gobierno apoya a los bancos, también podría apoyar a las familias que están quedando desahuciadas, porque los intereses de la deuda no paran.

En el siguiente video podemos ver lo que fue la primera concentración en Madrid.

Su busca un blog de defensa al inmigrante

Hoy íbamos a presentarles un blog que había colgado por lo menos tres videos sobre redadas policiales en Lavapiés. Y digo que íbamos porque el blog simplemente ha desaparecido de la blogósfera. El vídeo que aparece en este post fue rescatado del mundo de YouTube.

El portavoz de la Asociación de Ecuatorianos Arrayanes, Edgar Piñaloza, había dicho en días pasados que el objetivo era denunciar “las redadas y la persecución” que está sufriendo el colectivo, pero hoy no se explica qué ha pasado.

Piñaloza explica que se iba a publicar un nuevo vídeo, rodado el 11 de marzo en Carabanchel, en el que, además, había escenas de maltrato.

Los vídeos han sido grabados por vecinos, videoaficionados y miembros de las distintas asociaciones. Las imágenes muestran cómo los agentes solicitan la documentación a todos los varones de rasgos extranjeros y, entre los silbidos de los vecinos, introducen en dos furgones hasta a una docena de ellos, tal y como se ve en video que abre este post.

La dirección del blog desaparecido era: http://porladefensadelosinmigrantes.blogspot.com y fue iniciativa de una plataforma de 19 organizaciones que además ofrec{ian recomendaciones jurídicas sobre cómo actuar en caso de verse sorprendido en una redada policial estando en situación irregular.

Princesas indígenas en Madrid

Era imposible no fijarse en Samay y su larga cabellera. Parecía una de esas princesas prisioneras de los cuentos de hadas que dejaban crecer su cabello para que sus amantes treparan por él y las rescataran. Pero esta princesa indígena, que un sábado por la mañana tomaba el sol en la plaza de Tirso de Molina, en Madrid, se lo había dejado crecer por seguir la tradición de su gente. “El cabello es sagrado y es lo que nos diferencia entre hombres y mujeres”, decía mientras su cabellera, estando ella sentada en una banqueta, casi aterrizaba en el suelo.

Samay estaba junto a su hermana mayor, Kuri, y charlaban en su lengua nativa, el quichua.”Hablamos lo que es nuestro, lo que hemos aprendido de nuestros viejitos”, explicó Kuri en español y lamentó que no haya profesores de su lengua.

Cuando estas hermanas de la Amazonía ecuatoriana llegaron a Europa, se quedaron una temporada en Francia y se familiarizaron con el francés antes que con el castellano. Vinieron con un grupo de música andina que se llama Yacha (sabio, en quichua) y después de recorrer algunos países recalaron en España.

Llevan ya tres años en España y están a punto de solicitar arraigo social, pero no quieren quedarse eternamente en España. Unos años más, hasta ahorrar un poco más. Luego todos sus seis hermanos, que están regados por el mundo (Canadá, Estados Unidos y Francia) volverán a su tierra, a sus costumbres y a su quichua añorado.

Fotografía Eduardo León

¿Cuánto hay que esperar para jurar lealtad al Rey?

Algo poco difundido es que no se necesita pedir cita para solicitar la nacionalidad española, al menos en Madrid. Esas memorables citas que te daban para el 2010 ya desaparecieron. Los extranjeros que cumplan con los requisitos simplemente tienen que ir a los registros civiles que les corresponden y presentar los papeles.

En Madrid, prepárese a hacer una fila de por lo menos dos horas y no se moleste en preguntar dónde está la oficina. Está en el tercer piso, pero usted suba por las escaleras que encontrará la cola en el camino.

¿Y después de presentar la solicitud? No se desesperé, tiene que esperar una citación para ir a la Policía. Pero esta notificación usualmente llega a a los seis meses y en el documento le indica que la cita será dentro de cuatro meses más. Vaya sumando.

Cuando le toque ir a la comisaría de Policía, no le preguntaran nada sobre España, ni le harán cantar el himno, entre otras cosas porque no tiene letra. Simplemente le preguntarán en qué trabaja y se fijarán mucho en su pasaporte. Total, que no pasa más de 10 minutos frente al agente de policía, que se despide diciéndole que el lapso de un año y un año y medio le llegará la respuesta a su solicitud de nacionalidad y luego todavía hay que pedir una fecha para jurar lealtad al Rey. Si hemos sumado, se necesitan más de dos años. Por eso, lo mejor, es armarse de paciencia y alegrarnos de que, por lo menos, ahora no hay cita previa para iniciar el trámite.

Un bautizo a la carta en Lavapiés

María Nicole tiene un año de edad y es la primera de su familia que nace en España. De madre boliviana y padre ecuatoriano fue bautizada el 28 de febrero. Fue un bautizo a la carta, en la iglesia de San Lorenzo, en el madrileño barrio de Lavapiés, donde están las tallas de todas las vírgenes de toda Latinoamérica. La misa fue a las 13:00 horas para que todos pudieran estar presentes, sobre todo la tía que vive en Murcia.

La historia tiene de todo. Matrimonios entre personas que han venido de distintas latitudes, nombres compuestos de niños y la bendición de la Virgen de Urkupiña, que corresponde a los bolivianos de Cochabamba y cuya talla está en la parroquia de San Lorenzo.

Muchos inmigrantes se sienten más cerca de su tierra cuando están en una iglesia. La madre de María Nicole se declaró satisfecha de cumplir con el ritual del bautizo, que lo había postergado “por las necesidades”. Y dijo que no podía dejar pasar más tiempo, “la tradición manda” que el bautizo se haga antes del primer año de edad del niño o niña. Tradiciones de vida, vida que se reproduce Madrid. Historias de inmigración.

Fotografía Eduardo León

¿Quedamos en la mezcalería? ¡Órale!

El mexicano Ernesto Palafox se embarcó en un negocio en “la mera crisis”. Al menos eso es lo que le dicen amigos y conocidos. Él lo niega y dice que la crisis le agarró en el camino y que no podía dar marcha atrás. Así que contra y viento y marea, él y su pareja inauguraron “La Botica de la Condesa”. Pero no vaya a buscar medicamentos en “La Botica”. Allí lo único que puede pedir es mezcal, en todas sus formas y sabores: minero, gusano, añejo, reposado, papalote…

Si todavía no lo sospecha, estamos hablando de un rincón mexicano en pleno centro de Madrid. La mezcalería está el número 2 de la calle La Palma. Las pistas que le dirán que llegó al lugar adecuado son una planta de agave y la imagen de la Virgen de Guadalupe con una veladora eterna.

La idea de importar esta cantina mexicana a Madrid fue de un familiar de la pareja, también mexicano, que lleva diez años en esta ciudad. El resto fue negociar con los dueños de “La Botica” en México, que tienen ocho mezcalerías en el territorio azteca.

La mezcalería madrileña está funcionando desde octubre y ninguno de los tres socios se queja del negocio. “Tenemos lleno de jueves a domingo”, dice Ernesto, un viernes detrás de la barra, y pide que corramos la voz de que hay un lugar 100% mexicano en Madrid y que se pasen “todos los cuates” por allí.

Fotografías Eduardo León

Se alquila sofá-cama

Hoy descubrí este titular en un periódico digital: “Se alquila sofá”, una historia real. El texto era parte de un anuncio que una mujer ecuatoriana había pegado en una farola del parque de Prosperidad. En la narración se explica que la mujer alquiló un piso hace cinco años, cuando “las cosas iban mejor”, y que ahora no puede pagar la renta de 900 euros y por eso renta un sofá-cama en el salón de su casa.

Lamentablemente no es un caso sui genéris. Pasa mucho últimamente. Las personas están ahorcadas, más aún los hipotecadas, y van de un piso a una habitación y, por lo visto, de una habitación va al sofá-cama.

Hoy también escuché en el noticiero de RTVE el testimonio de una mujer que llamaba para quejarse del salvamento bancario que patrocina el Gobierno, mientras ella había tenido que entregar su piso. Poco después, otra mujer, a la que iba a entrevistar por otros motivos, me llamó para cancelar nuestra cita. Me confesó que iba a mudarse y que justo un conocido tenía “un tiempito” para llevarla en su coche desde su piso hasta una habitación. ¿Qué vendrá después? Hace unos meses había dos plataformas que proponían armar la guerra a los bancos, declararse en quiebra, pedir dinero al Gobierno, pero ya no hemos tenido noticias de ellos. La página web de una sólo da cuenta de un evento pasado y el site de la otra anuncia una manifestación sin fecha.

La dimensión del problema es grande, quizás podamos tener una idea al ver este reportaje, hecho en diciembre del 2007, que cuenta la cantidad de inmigrantes que se aventuraron con un crédito hipotecario. En ese entonces los bancos definían a los inmigrantes como buenos clientes. Hoy simplemente hablan de morosos .