El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘inmigrantes’

Ahorcados por las hipotecas a la calle

“Hemos sido víctimas de fraude, cometiéndose muchas irregularidades en

nuestra contra, ya que los pisos fueron sobrevalorados para que la deuda sea más grande, se utilizaron avales cruzados entre los mismos deudores, se incluyó a avalistas como copropietarios y codeudores para eludir el control de riesgos del sistema financiero, se nos ha cobrado diferenciales sobre el Euribor cuatro veces superiores al que cobran a otros clientes, se nos engañó diciendo que no habría grandes incrementos de las cuotas de la hipoteca etc., etc.”

Esto es lo que dicen las más de 3 mil inmigrantes que están buscando un poco de oxígeno para seguir pagando sus hipotecas. La mayoría son ecuatorianos y piden, entre otras cosas, que la cuota de la hipoteca no supere el 30% de sus ingresos y que se haga una auditoria social para determinar que fueron víctimas de un fraude. Por eso se manifiestan una vez más en Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia y Pamplona.

La primera manifestación fue en diciembre pasado, el punto de concentración fue la Embajada de Ecuador y luego avanzaron hasta Cibeles, donde hicieron público su pedido. Esta vez se reunirán en Cibeles, el domingo 22 de marzo, a las 12:00 horas. Como dicen por allí, peor lucha es la que no se hace y la reflexión de la gente en la calle es que si el gobierno apoya a los bancos, también podría apoyar a las familias que están quedando desahuciadas, porque los intereses de la deuda no paran.

En el siguiente video podemos ver lo que fue la primera concentración en Madrid.

Princesas indígenas en Madrid

Era imposible no fijarse en Samay y su larga cabellera. Parecía una de esas princesas prisioneras de los cuentos de hadas que dejaban crecer su cabello para que sus amantes treparan por él y las rescataran. Pero esta princesa indígena, que un sábado por la mañana tomaba el sol en la plaza de Tirso de Molina, en Madrid, se lo había dejado crecer por seguir la tradición de su gente. “El cabello es sagrado y es lo que nos diferencia entre hombres y mujeres”, decía mientras su cabellera, estando ella sentada en una banqueta, casi aterrizaba en el suelo.

Samay estaba junto a su hermana mayor, Kuri, y charlaban en su lengua nativa, el quichua.”Hablamos lo que es nuestro, lo que hemos aprendido de nuestros viejitos”, explicó Kuri en español y lamentó que no haya profesores de su lengua.

Cuando estas hermanas de la Amazonía ecuatoriana llegaron a Europa, se quedaron una temporada en Francia y se familiarizaron con el francés antes que con el castellano. Vinieron con un grupo de música andina que se llama Yacha (sabio, en quichua) y después de recorrer algunos países recalaron en España.

Llevan ya tres años en España y están a punto de solicitar arraigo social, pero no quieren quedarse eternamente en España. Unos años más, hasta ahorrar un poco más. Luego todos sus seis hermanos, que están regados por el mundo (Canadá, Estados Unidos y Francia) volverán a su tierra, a sus costumbres y a su quichua añorado.

Fotografía Eduardo León

Se alquila sofá-cama

Hoy descubrí este titular en un periódico digital: “Se alquila sofá”, una historia real. El texto era parte de un anuncio que una mujer ecuatoriana había pegado en una farola del parque de Prosperidad. En la narración se explica que la mujer alquiló un piso hace cinco años, cuando “las cosas iban mejor”, y que ahora no puede pagar la renta de 900 euros y por eso renta un sofá-cama en el salón de su casa.

Lamentablemente no es un caso sui genéris. Pasa mucho últimamente. Las personas están ahorcadas, más aún los hipotecadas, y van de un piso a una habitación y, por lo visto, de una habitación va al sofá-cama.

Hoy también escuché en el noticiero de RTVE el testimonio de una mujer que llamaba para quejarse del salvamento bancario que patrocina el Gobierno, mientras ella había tenido que entregar su piso. Poco después, otra mujer, a la que iba a entrevistar por otros motivos, me llamó para cancelar nuestra cita. Me confesó que iba a mudarse y que justo un conocido tenía “un tiempito” para llevarla en su coche desde su piso hasta una habitación. ¿Qué vendrá después? Hace unos meses había dos plataformas que proponían armar la guerra a los bancos, declararse en quiebra, pedir dinero al Gobierno, pero ya no hemos tenido noticias de ellos. La página web de una sólo da cuenta de un evento pasado y el site de la otra anuncia una manifestación sin fecha.

La dimensión del problema es grande, quizás podamos tener una idea al ver este reportaje, hecho en diciembre del 2007, que cuenta la cantidad de inmigrantes que se aventuraron con un crédito hipotecario. En ese entonces los bancos definían a los inmigrantes como buenos clientes. Hoy simplemente hablan de morosos .

¿Qué dijo Ander en euskera?

Cuando leí la noticia de que un pequeño municipio de Guipúzcua ofrecía clases de euskera enseguida me acordé de una pareja de ecuatorianos que conocí el pasado verano en San Sebastián. Tenían menos de 30 años, una hipoteca para 40 años y un hijo con un nombre en euskera. Me lo presentaron como Ander -Andrés en castellano- y me saludó en lengua vasca, por pedido de sus padres. La frase que pronunció sonó bonita, pero honestamente no entendí nada y sus padres tampoco. No hablaban euskera.

Pensando en ellos, aplaudo la iniciativa del Ayuntamiento de Oiartzun, que invitó a sus 250 vecinos extranjeros a aprender euskera. Es una forma de integrar a los inmigrantes. ¿Conoces otras fórmulas?

Les dejo un video que habla sobre la inmigración en el País Vasco. No está mal, excepto porque sólo muestra el lado del trabajador inmigrante y ocurre que cuando termina nuestra jornada de trabajo, no nos desconectamos, como máquinas, y necesitamos herramientas que nos faciliten la integración. Por eso vuelvo a aplaudir el curso de euskera en Oiartzun.

Cuando nos pisamos las mangueras entre nosotros mismos

Lastimosamente tengo que escribir este post al hilo de los últimos golpes de la Policía sobre redes de estafadores. La semana pasada, la Policía detuvo a dos ciudadanos peruanos, supuestos empresarios, que vendían ofertas de trabajo a 3 mil euros. Los estafados fueron inmigrantes asentados en Madrid, que querían ayudar a emigrar a sus familiares.

La investigación arrancó porque uno de los perjudicados, también peruano, se atrevió a denunciar a los supuestos empresarios y el negocio de estafa se desmontó.

Pero no es el único tipo de engaño a los extranjeros. Esta semana, el reporte policial indicó que habían desmantelado una red de falsificadores que entregaban permisos de residencia españoles, cartas de identidad italianas y permisos de conducir portugueses, lo que sea, a cambio de 600 euros. La red operó durante un año en Barcelona y sus principales víctimas fueron ciudadanos brasileños.

Estas noticias son sólo la punta del iceberg. Lastimosamente, entre bomberos nos pisamos las mangueras y los estafadores de origen extranjeros buscan a sus víctimas entre sus propios compatriotas. El engaño está a la orden del día, en la calle, principalmente. Yo misma me crucé con un par de estafadores que recorrían la calle de Atocha buscando a sus víctimas. Se te acerca primero uno de ellos, hace el papel de perdido en la ciudad y te pregunta por el Consulado de Bolivia, como para saber tu nacionalidad. Cuando confirma que eres de origen latinoamericano saca un papel y te pregunta por la dirección que trae apuntada en él.

Para no alargar el cuento, les diré que enseguida entra en acción su cómplice, una mujer, que se hace la caritativa con el hombre perdido. La mujer lee la dirección en el papel y descubre que en la parte de atrás del papel trae unas indicaciones para cobrar un dinero. Para todo esto, el hombre perdido se declara analfabeto y dice que no tiene idea de lo que dice en el papel.

En ese momento, se supone, que te debe entrar la ambición y entonces decides acompañar al hombre para quedarte con una parte del dinero, y en las vueltas que te darán, si aceptas ir con ellos, terminarás entregando parte de tu dinero a cambio de recibir el doble del dinero después. Esto es lo que se conoce como ‘paquetazo’ en Latinoamérica, y hay otro engaño similar que en el argot policial se llama ‘el loteriazo’, y va un poco de lo mismo: hay algún personaje que hace de perdido y dice que tiene el boleto ganador de la lotería, pero que no lo puede cobrar por alguna razón.

En España, el estafador que hace de hombre o mujer perdida dice que no tienen papeles y que no puede cobrar el premio, entonces te entrega el boleto, falsificado por supuesto, y tú les entregas una parte del dinero. Créanlo o no, esto ocurre a diario. Y es así, lastimosamente.

La Navidad de los inmigrantes

En estos días, muchos de nosotros, los que venimos de fuera, vemos las luces de Navidad, aún inertes, colgadas por toda la ciudad y empezamos a pensar cómo lucirá nuestra ciudad en estos mismos días. Pensamos que allí no hará frío, pues en el cono sur es pleno verano y en el resto de países latinoamericanos las temperaturas no son tan extremas en esta parte del año. Y pensamos, irremediablemente, en lo que haremos para esta Navidad.

Un compañero de trabajo, colombiano, hoy mismo comentaba en voz alta que este año le están dando ganas de comprar un árbol de Navidad y decorarlo en el piso que renta con dos amigas más. No lo había hecho hasta ahora, confesó, pero este año quiere imitar la tradición de sus padres en su añorada Medellín.

A mi personalmente me dan ganas de hacer una cena como la que preparaba mi madre en casa, con pavo relleno y esos dulces caseros salpicados con miel que se comen en Ecuador, aunque con mis pocas habilidades culinarias necesitaré ayuda extra.

La pregunta de estos días que el frío espanta es ¿qué harás en Navidad? Los afortunados responden, con una sonrisa que se escapa de sus mejillas, que pasarán las fiestas en sus países. Otros, los que no podremos cruzar el mar en esta época, empezamos a planificar qué haremos para sentir nuestros hogares más cerca. Decorar un árbol de Navidad y preparar pavo para la nochebuena están entre las opciones. ¿Y tú qué harás?, ¿cuál es tu receta para sentirte en casa?

Los españoles festejan el Día del Inmigrante

Cada 4 de septiembre en Argentina miles de personas de diversos puntos del planeta festejan el Día del Inmigrante. Los españoles lo harán, por ejemplo, en la provincia patagónica de Santa Cruz, con una enorme paella.

En Buenos Aires y otros puntos del país también se hacen grandes fiestas y las asociaciones de inmigrantes se visten de colores y alegría.

El festejo argentino (que se celebra un día distinto que el que instauró años después Naciones Unidas, el 18 de diciembre) rememora el 4 de septiembre de 1812, cuando el primer Triunvirato firmó un decreto que decía: “(…) el gobierno ofrece su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio (…)”.

El preámbulo de la Constitución argentina, escrito en 1853, invita también a “promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”.

Durante mucho tiempo Argentina creció, cultural y económicamente (ambas van de la mano), y se hizo fuerte gracias a esa apertura de fronteras y a esa diversidad (y si decayó, mucho tiempo después, no fue por culpa de los inmigrantes).

Sería maravilloso que esos soñadores que un día soñaron un país libre y acogedor, gobernaran hoy en Argentina, en España y en el mundo.

A todos los españoles que viven afuera, a todos los extranjeros que viven en España, y a todos los que llevan la casa en la maleta ¡Feliz Día del Inmigrante!

Los dejo con un video de celebración que grabó un aficionado del Día del Inmigrante en Argentina, pero sobre todo con una parte de canción que vale la pena escuchar…

Cobrar todo el paro de una vez

Hemos visto esta semana lo que nos olíamos… pocos inmigrantes elegirán el retorno voluntario cobrando todo el paro de una vez (en realidad en dos veces) si se vuelve a su país… Me pregunto incluso si ese 10% que decidió volverse no se hubiera ido de todas maneras al quedarse sin trabajo, con o sin Plan de Retorno…

Si se ha hecho un enorme esfuerzo para estar aquí y no se está ilegal, es razonable querer quedarse al menos hasta conseguir la nacionalidad. Así se tendrá la opción, con pasaporte, de ir y venir del país de origen no sólo a España sino a cualquier lugar de Europa.

Hay otra forma de cobrar todo el paro de una vez y quedarse en España. Ya lo contamos en este mismo blog, pero queremos recordarlo, frente a la coyuntura: está la opción de comenzar un nuevo emprendimiento en una cooperativa. El Gobierno ofrece pagar todo el paro a cualquier persona, nacional o extranjero, que comience un emprendimiento en cooperativa (se requieren tres socios como mínimo). Además hay ayudas para emprender no sólo a nivel monetario sino también en todo lo relacionado con la asesoría. ¿Es este un buen momento para comenzar un negocio en plena crisis? Dicen que la creatividad surge con la necesidad… también dicen que en toda crisis hay también una oportunidad

En la foto: una asesoría en la Unión de Cooperativas Madrileñas (UCMTA)

Europa busca fuerza de trabajo desechable

“Pedimos trabajadores, pero vinieron personas”. Es una frase del escritor suizo Max Frisch, que viene muy a cuento ahora que Europa busca deshacerse de la mano de obra extranjera que sobra en el mercado laboral.

Frisch pronunció esta frase en alusión a la inmigración españolaque probó suerte en el norte de Europa, hace unas décadas, justamente cuando esas personas empezaban a reunirse con sus familias y por lo tanto demandaban recursos sociales.

¿Cómo nos sentimos los extranjeros con la última propaganda del retorno? La respuesta bien podría ser como una mano de trabajo desechable. El gobierno español matiza la propuesta diciendo que es una decisión “voluntaria”, de cada persona, pero no es así.

Pero los extranjeros no queremos romper nuestro proyecto migratorio y marcharnos. Una de las últimas es la de la patronal de las compañías de seguros, UNESPA, que asegura que el 57% de los inmigrantes que residen en España tiene intención de quedarse en el país, sobre todo los latinoamericanos y los africanos.

Por eso rechazamos la invitación a marcharse y la directiva de retorno europea que, aparentemente, busca eliminar la esclavitud moderna a la que estamos sometidos los extranjeros, como lo dice su defensor en el parlamento europeo, el diputado Manfred Weber.

La mar de músicas, el caribe francés y mucha Latinoamérica en Murcia

Si les gustan las músicas del mundo y no viven en Murcia ir preparando el bolso. Ya se ha lanzado la web del festival La Mar de Músicas que cada julio se celebra en Murcia. Este año está dedicado a Francia pero prestan especial atención a la música de las colonias francesas en el Caribe y están invitados artistas latinoamericanos como el panameño Rubén Blades y Cafeta Cuba (la edición anterior estuvo dedicada a México) y otros tantos artistas latinoamericanos que siempre están invitados ¡Ojo que se acaban las entradas!

Aquí les pasamos un videíto de la refinada cantante brasileña Adriana Calcanhotto, que el año pasado estuvo invitada al festival.