El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘inmigracion’

La feria de los inmigrantes

La inmigración este fin de semana será como la niña consentida de una infinidad de empresas que aspirarán vendernos viajes, pisos, planes de telefonía móvil, alimentos, coches, cursos, y hasta ofertas para entrar en el ejército español. Todos los que busquen al inmigrante, o al bolsillo del inmigrante, estarán reunidos en la II Feria Integra Madrid, que se realizará en IFEMA, entre el 5 y 8 de diciembre.

Para consentir a los visitantes se han programado conciertos, bailes del mundo, degustaciones gastronómicas, sorteos, premios, y hasta un adelanto de la Navidad con la escenificación de la tradición ecuatoriana del Pase del Niño.

Las puertas estarán abiertas de par en par para recibir al inmigrante y aunque el acceso tiene un precio, los organizadores han habilitado un portal para descargarse la invitación, y hasta han habilitado una ludoteca para albergar a 2 mil niños, mientras los adultos revisan la oferta comercial con tranquilidad. Se espera superar los números de asistencia del año pasado, cuando asistieron 70 mil personas, como se aprecia en la fotografía que abre este post.

Lo bueno de todo esto, es que los organizadores atan la feria en un país y esto ayuda a difundir la cultura del país elegido. Este año el protagonista será Ecuador y al menos con este pretexto podremos pellizcar un poco de su cultura a través de las exposiciones de pintores como Guayasamín y Kingman, y también escucharemos la música ecuatoriana, tanto el pasillo de antaño como las canciones de pop que suenan ahora.

Como he dicho líneas arriba también podremos acercarnos a las tradiciones ecuatorianas como el Pase del Niño y participar de las actividades que se organizarán por las fiestas de Quito, celebración que transcurre en estos mismos días en la capital de los ecuatorianos. Así que si usted está en Madrid y no tiene planes para pasar el puente, vaya a la feria, acérquese a Ecuador, y cuide su bolsillo porque seguramente querrán venderle mucho.

¡Adiós mi España querida!

Esta canción dedicada a los emigrantes españoles ya la colocamos antes en este blog, pero la volvemos a incluir porque hace poco leí un artículo en el cual el autor de la melodía, Juanito Valderrama, decía que acabó de escribir está canción después de haber cantado una noche en Tánger, ante los exiliados españoles que se refugiaron allí. Copio a continuación las declaraciones de Valderrama:

“Y allí a Tánger, buscando esta libertad y esta prosperidad, se fueron muchos españoles después de la guerra, huyendo de Franco, de la cárcel o del fusilamiento, y allí se buscaron la vida y se establecieron. Y éstos eran los que iban a verme al teatro {…} El teatro se llenaba tarde y noche, el teatro Cervantes. Y mientras, los discos míos sonando todo el día en Radio Tánger, con Madre hermosa, y la foto mía puesta en el España de Tánger, que era el diario en Español que había allí {…} Y a mí me llegó muy hondo saber que allí en el teatro Cervantes donde íbamos a actuar se había acabado el papel porque Tánger estaba atestado de españoles que se habían tenido que ir después de la guerra. Yo los vi llorar allí en la puerta del teatro, agarrados a mí, rodeándome cuando entraba para los camerinos por la puerta de artistas: “Juanito, que yo soy de Málaga, a ver si me dedicas un cante… “

Después de ese concierto, Juanito Valderrama escribió la canción para los emigrantes españoles, que en ese momento eran los exiliados del franquismo y que años más tarde fueron los cientos de personas que salieron por el mundo para labrarse un futuro mejor.

Los blogs y la inmigración

Pronto escucharemos eso de “and the winner is…” El Premio 20Blogs está entrando en su recta final y ya hay más de 3 mil blogueros que se han apuntado a la carrera. Entre esos competidores hay unos cuantos, más bien pocos, que escriben sobre inmigración. Son diez en total y les hemos echado un vistazo.

Les recomendamos las crónicas barbitúricas de la venezolana Karina Sainz Borgo, que escribe sobre sus vivencias, algo de inmigración y un poco de literatura. También está el aporte del boliviano Sergio Galvez, quien desde Hospitalet de Llobregat nos cuenta cómo es su país. Y por último cabe destacar dos bitácoras de la inmigración, escritas por españoles; una se llama El Nuevo Euskadi y la otra Inmigración, una oportunidad.

Y ya que hablamos de los blogs y la inmigración, aprovecho el espacio publicitario para contarles e invitarles a un foro llamado “Blogs, la conversación”. Es un encuentro, el tercero que se hace en Madrid, para compartir criterios entre las personas movemos en la blogósfera. Y esta vez el tema de la inmigración abre el debate. Desde este lado del mar estará presente y hablaremos, entre otras cosas, de la importancia de los blogs para mantener el vínculo con nuestros países de origen, de si son útiles para conocer mejor la cultura de los inmigrados, de si nos ayudan a adaptarnos en la sociedad de acogida… en fin de todo lo que surja en medio de la conversación.

La cita es el jueves 16 de octubre, a las 09:30 horas, en la Universidad Politécnica de Madrid (en la Ciudad Universitaria).

Declaran la guerra al inmigrante

Los inmigrantes que vivimos en España sentimos que nos están haciendo la guerra. Cada semana tenemos una nueva noticia, un aviso, una amenaza. Justo a la medianoche de ayer, el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se encargaba de hacer el aviso correspondiente a esta semana.

Anunció, en el programa 59 segundos de TVE, una reforma a la Ley de Extranjería para antes de que termine el año. El Ministro habló de cambiar las reglas de la reagrupación familiar y hacer que los hijos puedan reclamar a sus padres tras cinco años de residencia, sólo cuando tengan la residencia estable en España.

¿Cómo nos sentimos los inmigrantes con estos anuncios? Hay varias respuestas, pero, en general, nos sentimos intimidados. Y cada semana es igual. La semana pasada las alertas venían de Bruselas. Los ministros de Interior de la Unión Europea se ponían de acuerdo para endurecer el trato hacia la inmigración: cerrar fronteras, agilizar las expulsiones, no permitir regulaciones masivas…

Pero ¿qué hay en concreto? Nada. El Pacto de Inmigración europeo todavía tiene que ser aprobado por los jefes de Estado y Gobierno. Y las reformas a la Ley de Extranjería en España (de las que hablaba Celestino Corbacho anoche) todavía tienen que pasar por el Congreso. Por eso me pregunto qué necesidad hay de menoscabarnos la moral cada semana.

El Ministro de Inmigración español, desde que llegó, no ha hecho otra cosa más que amenazar y lanzar sus reflexiones: “el último que se empadrona (el inmigrante) no pone las reglas” o “el último que llega a un trabajo (el inmigrante, otra vez) es el primero que sale”.

Empezó diciendo que recortará la contratación en origen, que restringirá la reagrupación familiar sólo a hijos y cónyuges, que un millón de inmigrantes se marcharán con el Plan de Retorno… y todas esas amenazas iniciales han ido cambiando durante este año.

La contratación en origen se mantendrá (aunque no sabemos los números), la reagrupación familiar de los padres se hará tras cinco años de residencia (según el anuncio de anoche), y no se marcharán un millón de inmigrantes con el Plan de Retorno, sino sólo 87 mil, según la previsión del Gobierno (aunque la previsión de los sindicatos está entre 10 mil y 15 mil).

Por todo esto, siento que estamos en una especie de guerra psicológica, donde nos quieren derrotar o despechar a base de mensajes. A ver cuál será la noticia-amenaza de la próxima semana.

Crisis, precariedad laboral e inmigración

Acabo de leer un artículo que considero fabuloso. Lo publicó la Plataforma 2015 y más, una red de organizaciones que trabaja por el cumplimiento de los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas.

El artículo lo firmaban Paloma López y Ventura Montalban, y hablaban sobre la crisis, la precariedad laboral y los inmigrantes.

Aquí resumiré algunos de los párrafos clave (he cortado lo que he podido), aunque dejo abierto el link para quien quiera leer el artículo completo. Es muy recomendable.

“Con el inicio de la desaceleración económica se instala en Europa y por tanto también en España la pregunta sobre que va a suceder con el colectivo de trabajadores inmigrantes(…)En el caso concreto de España la adopción de las medidas que se pretenden impulsar para el retorno de los inmigrantes a sus países de origen, no siendo regresivas, son poco realistas en su previsión y/o cuantificación (…).

Para explicar esta hipótesis hay que decir que de las 5.418.000 personas nacidas fuera de España, casi un millón tienen nacionalidad española y casi 3.000.000 tienen permiso de residencia (incluidos los comunitarios), el resto más de un millón de personas tienen una situación de irregularidad administrativa.

El crecimiento del PIB real 2001-2007 ha sido del 3,4 % y se crearon, en este mismo periodo 4.3 millones de nuevos empleos netos, la población potencialmente activa autóctona solo creció en 600.000 personas y tampoco creció espectacularmente la tasa de empleo, lo cual implica que ante las necesidades del mercado y de nuestro modelo de producción más de dos millones de empleos han sido cubiertos por inmigrantes.

Según estos datos si queremos seguir creciendo al 1,2 % necesitamos los inmigrantes que tenemos y si queremos crecer al 3 % necesitaremos más personas que trabajen en España.Por tanto, la primera conclusión a la que podríamos llegar es que crecimiento y retorno parecen incompatibles. (…) Esta medida (el incentivo para el retorno) no soluciona el principal problema que padecen los inmigrantes que es la realización de actividades laborales en la economía sumergida y que supone por ejemplo en la Comunidad de Madrid el 1,3 % del PIB regional.

La irregularidad no es un problema exclusivo de la política de inmigración, sino que es también un problema de la política laboral. La combinación de ambas conlleva sobretodo, explotación laboral, pero existe un porcentaje de personas que tienen una situación de regularidad administrativa trabajando sin ser dados de alta en la Seguridad Social.

Estos trabajadores y trabajadoras no pueden acogerse al programa de retorno previsto, bien por la situación de irregularidad o bien por la ausencia de prestaciones, ya que no han sido generadas en su vida laboral en España. Hay que recordar, además que las empleadas de hogar no tienen derecho a las prestaciones por desempleo.

Por tanto, desde nuestro punto de vista las políticas a llevar a cabo en materia de inmigración, con independencia de la situación económica de España, serían a largo plazo las encaminadas a terminar con la economía sumergida y desarrollar medidas para reabsorber el empleo sumergido, esta medida serviría para concretar con claridad las necesidades del mercado y casar la oferta con la demanda.

A medio plazo seria importante establecer el derecho a voto, en las elecciones locales y autonómicas (sin dejar de lado las europeas), así los nuevos ciudadanos también gozarían “del poder del voto” y obligarían a acordar y llevar a cabo políticas de integración (…)

A corto plazo hay que desarrollar políticas que terminen con las discriminaciones que afectan a todos los colectivos vulnerables, incluidos los trabajadores y trabajadoras inmigrantes. España esta por debajo de la media en la aplicación de la legislación que prohíbe el racismo y la discriminación laboral de este colectivo.

Pero, más allá de los aspectos legislativos, la realidad es que se produce una fuerte discriminación laboral por razón de origen en el mercado laboral, en los salarios, en los tiempos de trabajo, en la modalidad de contratación, en las condiciones de salud laboral, etc. Y esta situación está llevando a propiciar discursos negativos en términos de pérdida, pérdida en general de las condiciones laborales del resto de los trabajadores autóctonos y pérdida en el acceso a los servicios públicos (sanidad, educación, vivienda protegida). Las diferentes investigaciones demuestran que esto no es cierto. Los trabajadores y trabajadoras inmigrantes no inciden negativamente, no rebajan las condiciones del resto de los trabajadores, acceden a un mercado precarizado, de manera similar ocurre con las mujeres y los jóvenes y de lo que se trata es de evitar un mercado con una segregación ocupacional por origen. De igual manera con relación al gasto público y por poner solo un ejemplo los inmigrantes tienen un gasto per-cápita anual en sanidad de 503 euros frente a los 1.049 de la población autóctona (UAM).

Desde la izquierda política y social no se puede perder un enfoque de progreso y dejar pasar la oportunidad de liderar un cambio en el proceso de la “gestión de la igualdad en la diversidad”, de solidaridad con el conjunto de la ciudadanía y su ampliación de derechos y de oportunidades, sea cual sea su lugar de origen, género, discapacidad, orientación sexual, etc., cerrando, por cierto, el paso al populismo y la demagogia.

Y aquí es donde el sindicalismo ha de jugar un papel determinante enfocando sus actuaciones en diferentes ámbitos y de manera transversal. Hablar de inmigración es hablar de empleo, de política sindical, de mujeres, de jóvenes, de política social, de cooperación para el desarrollo, de participación.

(…)Potenciar la participación de los hombres y mujeres inmigrantes en el interno del sindicato, fomentar su visibilidad en las estructuras y órganos de dirección y también en la intervención de inmigrantes en los equipos de extensión sindical. En resumen, extender y ampliar la actuación protectora del sindicato ante los colectivos más vulnerables en una sociedad que avanza hacia la multiculturalidad.

Hablemos en ‘spanglish’

Las vivencias de los inmigrantes son las mismas allí donde quiera que vayan y antes de volver a escribir en este blog sobre la comunidad latinoamericana en España, quería contarles una faceta de la colonia latinoamericana que descubrí en New York. Puedo citar el nombre de una sola avenida de esa ciudad para empezar: la Roosevelt, una arteria del condado de Queens, que cede sus esquinas a México, Ecuador, Colombia, Perú… Y por supuesto permite que el español, la lengua castellana, conviva con el inglés en una perfecta armonía llamada ‘spanglish’.

Cuando uno camina por esa calle puede pasar de la taquería El Chespirito a la Casa de Colombia, o al restaurante Julio Jaramillo, que para quién no lo sepa es el cantante de pasillo más internacional que ha tenido Ecuador. Son los negocios de la añoranza y su secreto es reproducir al máximo cada uno de los países de origen de la inmigración.

La Roosevelt nunca duerme y los inmigrantes que la recorren parece que tampoco lo hacen. Cada dos por tres las estaciones de metro, de ese metro fantástico que funciona las 24 horas, arrojan a la gente que retorna de sus turnos nocturnos de trabajo en Manhattan y Brooklyn.

Los negocios de la añoranza que están apostados en las aceras de la calle, en forma de carritos de venta de comida y de un sinnúmero de artículos, como libros, santos y vírgenes, los reciben a cualquier hora. Contrario a lo que uno podría pensar, son puntos de venta totalmente reglados por las autoridades de la ciudad, que permite a los inmigrantes tener un trabajo, además de aliviar el desarraigo de sus compatriotas.

A la par de esta actividad comercial, la Roosevelt tiene otro distintivo que lo iguala con cualquier calle donde vivan inmigrantes y son las agencias de envío de dinero y los servicios jurídicos, aunque estos últimos poco pueden hacer en Estados Unidos, porque el inmigrante allí sólo puede tener papeles si se casa, y siempre y cuando haya entrado con algún tipo de visado. Por eso los letreros de los abogados son muy explícitos en anunciar que ayudan con los trámites de divorcio.

Y después de describirles un poco la Roosevelt Avenue, no les parece que la inmigración tiene las mismas facetas en cualquier parte del mundo. Es así ‘always’, y lo escribo así para emplear mi recientemente aprendido spanglish.

La inmigración de los europeos

Los problemas de la inmigración son los mismos en cualquier lugar del mundo y en cualquier época. Hace poco tuve la oportunidad de estar en Nueva York, que fue uno de los puntos principales de entrada de millones de inmigrantes europeos, y encontré el registro de esa inmigración de antaño, y les digo que no hay ni una sola diferencia con la situación actual que se vive en los países que son destino de la inmigración como España.

Esa inmigración de antaño llegaba a tropel hasta Ellis Island, una isla pequeña ubicada junto a Manhattan. Desembarcaban primogénitos de familias griegas, madres italianas con sus hijos pequeños, familias judías enteras. Con su ropa en baúles y cestas de mimbre. Algunos hasta cambiaban sus apellidos para asegurar la entrada a América, tal y como se ve en la sala de registro que aparece en la fotografía.

En la isla pasaban una serie de exámenes antes de ser admitidos y luego permanecían en la isla durante un tiempo, vivían una especie de cuarentena, mientras se adaptaban a las costumbres americanas. Les enseñaban cosas tan básicas como, por ejemplo, pelar y comer una banana.

Todo eso se cuenta en el museo de la inmigración que hoy se levanta en Ellis Island, que recibió a doce millones de inmigrantes entre 1892 y 1954. Pero lo paradójico de esto, como digo al principio, es que esas historias de antaño no han dejado de ocurrir. La misma ciudad de Nueva York sigue siendo un muestrario de la llegada de inmigrantes y junto a esta ciudad se puede citar a Madrid, Milán, Londres y muchas más.

Y las puertas de acceso o fronteras se siguen cerrando como hace más de cien años. En España, a inicios de verano se estrenó con bombos y platillos una nueva sala para “acoger” a los inmigrantes. Y fue presentada ante los medios de comunicación como un hotel cinco estrellas. Se decía que tiene 78 camas para los viajeros rechazados en frontera y hasta 10 cunas para los niños que lleguen y no puedan entrar a España. Televisión, teléfonos, sala de juegos y un servicio de restaurante que tiene en cuenta las restricciones alimenticias que marcan algunas religiones.

Yo solamente digo que la inmigración ha sido una constante en la historia de los pueblos y es una pena que se siga tratando a los inmigrantes como hace más de cien años. Me resulta extraño visitar un museo que reseña un drama humano que todavía ocurre hoy en día, con otros rostros, en otros idiomas, y en muchos países que representan el mismo sueño americano que otrora arrastró a los europeos hasta el otro lado del Atlántico.

¿“Se le salen las orejas al conejo” del PSOE?

Tenía un profesor en la universidad que no paraba de decir: “siempre se le salen las orejas al conejo”. Se refería a la galera de los magos. Siempre se ve una puntita blanca de la oreja del conejo que delata que el mago lo tiene escondido dentro de la galera, y que no aparece de la nada, mágicamente.

Estos días salió la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega a regañar al ministro Corbacho, que dijo que las contrataciones en el extranjero “se reducirán prácticamente a cero”. También hubo una llamada de atención al portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, que aplaudiendo la medida, y en un comunicado por escrito, había recalcado que “si hay un puesto de trabajo que puede ser cubierto por un español cualificado para él, tiene que tener prioridad“. Luego ambos, ministro y portavoz, rectificaron.

Durante el fin de semana escuché decir a alguna gente algo parecido a lo que decía mi profesor. Lo de Alonso fue un “lapsus”, un resbalón: Se le salen las orejas al conejo (¿un “lapsus” por escrito?).

Me pregunto si realmente habrá sido un “lapsus” o si verdaderamente no será el reflejo evidente de una política durísima asumida por el Gobierno, desde hace rato, y reflejada claramente en medidas fácticas.

Hay quienes han dicho que el anuncio de Corbacho sobre las contrataciones había sido terrible porque unía la crisis con la inmigración. De pronto Corbacho se convirtió en el “patito feo” del PSOE. Yo me pregunto ¿no era evidente que se relacionaría una cosa con la otra cuando crearon un Ministerio de Trabajo e Inmigración, sobre todo cuando sabían que se avecinaba una crisis?

¿No han demostrado visiblemente sus intenciones poniendo en el cargo de Inmigración a una persona del ala dura? ¿No han aprobado todos menos dos socialistas españoles en Europa la controvertida Directiva de Retorno? (por cierto, De la Vega también dijo que no se aplicaría en España, pero ¿para qué la votaron?)

Es muy pronto. Cuando lleguen las próximas elecciones ¿se olvidará de estos “lapsus” la izquierda que votó a los socialistas para que su voto sea un voto útil?

Una encuesta mágica

¿Alguna vez se ha puesto a pensar cuál es el estereotipo que pesa sobre sus hombros? A los españoles se les conoce en el mundo por las tapas, los toros, la fiesta y ¡olé! Un estereotipo que no tiene carga negativa, a menos que mañana apareciera una encuesta mágica que indicara que los españoles dedican más horas a la fiesta que al trabajo. ¿Quiénes serían los encuestados? Podría ser cualquier europeo del norte, que es la antítesis del mediterráneo en muchos aspectos. ¿Qué dirían los titulares de prensa un día después? Imaginémoslos: el 70% de los europeos piensa que los españoles son vagos o los vecinos europeos critican a los españoles por su baja productividad o simplemente mucha fiesta y poco trabajo.

¿Cómo se sentiría usted? ¿No diría que se quiere dar una carga negativa al estereotipo español? Yo lo haría y diría “no todos son así”. Por eso expreso mi descontento por una encuesta mágica que se publicó este fin de semana en un periódico de circulación nacional. Los titulares de portada decían: un 68% opina que hay demasiados inmigrantes y que traen delincuencia.

En el despliegue en páginas interiores se explicaba que eran los resultados de una encuesta encargada por el medio de comunicación a una empresa privada. Pero en el cuerpo de la noticia no se indicaba ni el detalle de la muestra, ni la fecha de las entrevistas, ni el lugar donde se las hizo, ni nada de nada. Solo aparecían los mágicos porcentajes que empobrecen la imagen del inmigrante.

Los detalles de la encuesta aparecen en letra pequeña al final de una infografía e indican que se hicieron entrevistas telefónicas a un millar de personas a nivel nacional. Y yo me pregunto si esas mil personas representan a los 45 millones de españoles.

Otra pregunta: ¿cuál es el objetivo de publicar algo así? Para mi ese tipo de informaciones, que aparecen sin son ni ton, solo refuerzan el recelo de ciertos sectores radicales hacia la inmigración. Si les falta temas para llenar las páginas de los periódicos, improvisen mejor o dejen de circular durante el verano. ¡Qué bueno que falta poco para que termine la temporada estival! Pronto la agenda obligará a los medios a hablar de la cuesta de septiembre y del retorno al cole. Espero que así sea y no despierte un domingo para leer un titular de prensa que alimente la xenofobia.

¿Quién puede asesorarnos sobre los trámites de inmigración?

Recientemente el Gobierno lanzó una campaña anunciando con bombos y platillos que ya estaba todo agilizado. Que todos los trámites de residencia podían hacerse por Internet y que ya no había que hacer colas. Son muchas las preguntas. Una es ¿Por cuál de las Webs?

El Ministerio de Administraciones Públicas lanzó recientemente el nuevo mapa de trámites. Lamentablemente esta Web no siempre concuerda con lo que dice la del Ministerio del Interior , ni con la misma página del Ministerio de Trabajo e Inmigración

¿Verdad que una ya no sabe qué de todas estas instrucciones seguir?… Además de que a veces los lenguajes son muy técnicos, lo peor es que por lo general lo que se solicita no siempre concuerda con lo que pide luego el funcionario de turno, una vez que llegamos a la ventanilla a presentar los papeles. En mi caso, cuando estaba tramitando la nacionalidad, y llegué al registro con todos los papeles que pedían en la Web la funcionaria me dijo “Eso no vale. Lo que vale es esto”, y me dio una fotocopia (así, a la antigua usanza) con lo que pedía su Registro Civil en Madrid. “¿Pero si saqué los requerimientos de la Web?”, le respondí. “Esa Web es general, pero este Registro Civil pide esto que le estoy dando ahora, y usted no lo tiene”, respondió. Tuve que comerme la cola que ya había hecho, rehacer trámites, pedir otros y volver a hacer la cola otro día.

Además, muchas veces no sabemos cuál es el trámite que más nos conviene por nuestra situación. Por ejemplo, a veces cumplimos con más de un requisito, como estar casados con un español, tener un contrato de trabajo y estar en España hace siete años. ¿Conviene hacer el trámite por reagrupación familiar? ¿Por arraigo? ¿Por cuenta ajena? A veces no sabemos si tenemos o no derecho a pedir los papeles. Las respuestas no son fáciles y dependen mucho de la situación personal. Para ello se hace casi imprescindible un diálogo con alguien que sepa: una ayuda “persona a persona”.

Servicios “cara a cara”

Hay que tener mucho cuidado con los servicios de “abogados” que ofrecen ayuda si uno paga dinero. No siempre saben y hay quienes se aprovechan de la situación cobrando dinerales.

Existen servicios gratuitos y confiables. ¿Quién da estos servicios? Muchas de las asociaciones de inmigrantes de nuestros países de origen brindan ayuda para saber cómo hacer el trámite. Por lo general es gente que comprende, que ya pasó por muchas experiencias y conoce los tejes y manejes. Además hablan con una jerga más cercana que puede ayudarnos a comprender y a saber que hay otros, como nosotros, que están pasando o han pasado por lo mismo.

Por otro lado, ONGs como la Cruz Roja, SOS Racismo, Andalucía Acoge, los sindicatos UGT y Comisiones Obreras ofrecen servicios gratuitos de asesoramiento.

En algunas Comunidades como Castilla y León o Madrid lo ofrecen los mismos colegios de abogados. Específicamente en Madrid están también los CEPI´s (Centro de Integración y Participación para Inmigrantes). También tienen servicios gratuitos algunos ayuntamientos como el de Granada o de pueblos pequeños como Fuengirola o Parla.

Para preguntas concretas la Web de migrar.org (el vínculo que siempre puede encontrarse en esta página, en la columna de la derecha) es un buen recurso. Las respuestas suelen estar en una semana en nuestra casilla de correos. Sigue siendo tan frío como las pantallas de las páginas Web de los distintos órganos de Gobierno, pero sirve para preguntas concretas, respondidas por expertos.