El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘filas’

Tarjeta de resistencia, más que de residencia

Para los que no saben, los extranjeros cada uno o dos años tenemos que demostrar que tenemos trabajo para renovar nuestro permiso de residencia y trabajo. La famosa renovación de los papeles significa reunir un sinnúmero de requisitos y presentarlos dentro de los plazos estipulados. Luego hay que esperar la respuesta de la administración, que tarda entre tres y cuatro meses y cuando nos dan el sí, tenemos que pagar las tasas (que van de los 150 euros a los 400 euros si es un permiso de residencia inicial) y pedir cita para poner las huellas, y aquí hay que volver a armarse de paciencia y esperar cuarenta días más hasta que la Policía emita la tarjeta de residencia, que bien podría llamarse de resistencia.

Las citas que la Policía está dando en estos días son para finales de mayo y todo esto es un desgaste para los extranjeros porque tranquilamente desde que se presenta la solicitud de renovación hasta que efectivamente se obtiene la nueva tarjeta de residencia puede pasar un año.

La gestión de la administración ha ido a peor, hasta hace un año todas las notificaciones llegaban al domicilio del solicitante. Hoy las cartas se pierden en el camino y la persona interesada tiene que ir de oficina en oficina preguntando el estado de su trámite. Los portales que se habilitan para informar al extranjero no sirven de mucho y siempre hay que dar con la oficina indicada para recoger las tasas que tenemos que pagar.

Un día aquí y otro allí. Una fila hoy y otra mañana. Esa es la tónica de las renovaciones. Un amigo vivió este via crucis esta misma semana y mientras esperaba en las filas escuchó historias similares y una sola conclusión: “nos toca aguantar”. La última fila la hizo en la Brigada de Extranjería ubicada en la Avenida de los Poblados, en Madrid, justo donde está el Centro de Internamiento de Extranjería. Las cinco horas de fila le dio para pensar sobre la coincidencia de que la oficina de atención a los extranjeros esté en el mismo recinto donde se encierra a los sin papeles. Su reflexión fue que: “es una forma subliminal de decir: usted no se queje que peor la pasan los que no tienen papeles”. ¿Qué piensas?

El valor del inmigrante

Siempre he pensado que el inmigrante es el mejor negocio para todos, menos para ellos mismos. Y lo comprobé el día que tuve que hacer esa famosa fila de 5 horas, la que haces en la Brigada de Extranjería de Aluche, en Madrid, para que te documenten. Solo mientras caminas desde el metro hasta las oficinas ya te han entregado varias hojas volantes. A mí me ofrecieron vuelos baratos, el famoso anuncio de “compra en España y los tuyos lo reciben en Ecuador y Perú”, contactos de abogados mágicos que lo resuelven todo y que hasta te dan un teléfono de emergencia (un número de móvil), y préstamos de hasta 30 mil euros en 24 horas.

Nos quieren vender algo a toda hora y el acoso es brutal. En la misma fila hay personas que te van tentando con préstamos y viajes. Te piden tus datos, te regalan bolígrafos, tarjetas telefónicas, calendarios… A algunas personas las convencen fácilmente, y yo creo que se aprovechan de que todos estamos con la cabeza en otra cosa, pensando en el trámite que vamos a hacer cuando por fin entremos a las oficinas de extranjería.

Todo esto ocurre fuera de la Brigada de Extranjería, mientras hacemos la larga fila. Nos ofrecen café, con y sin leche, empanadas, colas, Acuarius y agua. También hay una mujer que tiene el monopolio de los tabacos, chicles y caramelos. Y nos vemos en la necesidad de consumir para atenuar la espera.

La oferta es amplia e incluye también la venta de lugares en la fila. Se venden temprano, antes de que lleguen los trabajadores de la oficinas. Cuestan entre 30 y 40 euros y son los mismos inmigrantes los que negocian con esto. Ellos han pasado la noche a la intemperie para cuidar el puesto y por la mañana lo venden, recogen su colchoneta y se marchan. Otra vez les digo: ¿no les parece que somos el mejor negocio para muchos?

5 horas de espera para hacer un trámite que dura 5 minutos

“Llegamos a las 9 de la mañana a la comisaría situada en la antigua cárcel de Carabanchel y la fila casi se sale del recinto. ¡Y vamos con cita!”

Así empieza una carta de queja que llegó a 20minutos a finales de mayo. La persona que escribe cuenta que esperó 5 horas y media para hacer un trámite que dura 5 minutos -el trámite seguramente sería colocar la huellas para obtener la tarjeta de extranjero-.

La Brigada de Extranjería ubicada en Avenida de los Poblados, en Madrid, se ocupa, mayormente, de documentar a los extranjeros y es el único lugar en la capital, hablando de dependencias de extranjería, que todavía registra colas sinfín.

Hoy he pasado por esa dependencia y las personas que fueron atendidas a primera hora, a las 09:00, me contaron que empezaron a hacer la fila a las 02:00 horas. Se amanecieron a la intemperie para no perder el día de trabajo.

La situación no mejora fuera de Madrid, hay más ejemplos como éste en otras comunidades, como la Comunidad Valenciana, que también registra una alta tasa de extranjería. Allí la oficina de la Policía para documentar a los extranjeros ha sido ubicada en un polígono industrial, donde la gente llega por la noche para asegurarse que obtendrá uno de los 100 turnos diarios que se repartirán al día siguiente.

La conclusión lógica es que faltan funcionarios y ante esto los extranjeros tenemos que armarnos de paciencia, como concluye la carta que llegó a 20minutos. Eso y, según la estación, contar con un abrigo para apaciguar el frío o con una sombrilla para guarecernos del sol.

Y a ti, ¿cuál es el trámite que más tiempo te ha demandado?