El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘mexico’

¿Quedamos en la mezcalería? ¡Órale!

El mexicano Ernesto Palafox se embarcó en un negocio en “la mera crisis”. Al menos eso es lo que le dicen amigos y conocidos. Él lo niega y dice que la crisis le agarró en el camino y que no podía dar marcha atrás. Así que contra y viento y marea, él y su pareja inauguraron “La Botica de la Condesa”. Pero no vaya a buscar medicamentos en “La Botica”. Allí lo único que puede pedir es mezcal, en todas sus formas y sabores: minero, gusano, añejo, reposado, papalote…

Si todavía no lo sospecha, estamos hablando de un rincón mexicano en pleno centro de Madrid. La mezcalería está el número 2 de la calle La Palma. Las pistas que le dirán que llegó al lugar adecuado son una planta de agave y la imagen de la Virgen de Guadalupe con una veladora eterna.

La idea de importar esta cantina mexicana a Madrid fue de un familiar de la pareja, también mexicano, que lleva diez años en esta ciudad. El resto fue negociar con los dueños de “La Botica” en México, que tienen ocho mezcalerías en el territorio azteca.

La mezcalería madrileña está funcionando desde octubre y ninguno de los tres socios se queja del negocio. “Tenemos lleno de jueves a domingo”, dice Ernesto, un viernes detrás de la barra, y pide que corramos la voz de que hay un lugar 100% mexicano en Madrid y que se pasen “todos los cuates” por allí.

Fotografías Eduardo León

Un Café para olvidarse de la crisis

El grupo mexicano Café Tacvba se lució ayer en la Joy Eslava y lo mejor fue que nos convidó a olvidarnos del tiempo y de los problemas. En sus palabras nos invitaron a “pasarlo de poca madre” o “chingón”, acto seguido levantamos las manos como posesos y empezamos a saltar.

Podría decir que todos los mexicanos que viven en Madrid estaban en la sala de conciertos. Los delataban sus gritos patrios (¡Viva México Cabrones!) y la bandera que aparecía en cada brinco de la multitud.

El vocalista, Rubén, en un momento del concierto, se dirigió a ellos y les deseó lo mejor en este país donde han decidido vivir. “La tierra de uno es donde florece”, les dijo y les dedicó la canción que incluyo a continuación.

Pero no sólo había mexicanos en el concierto, había argentinos, colombianos, ecuatorianos… al menos esto es lo que yo evidencié en el reducido metro cuadrado donde yo saltaba.

El concierto fue como una potente y agradable inyección de cafeína musical -dosificada en 23 canciones- y de verdad nos olvidamos de todo y los más trasnochadores, con nostalgia de diciembre, fuimos de Café Tacvba al chocolate de San Ginés. Café mexicano y chocolate madrileño, una buena mezcla para empezar el año.

Fotografía/Eduardo León

¿Están los muertos entre los vivos?

Los muertos vuelven a casa la noche del 31 de octubre. Eso es lo que se cree fervientemente en México, donde la idea de la muerte parte de un sincretismo cultural entre lo que impuso la religión católica y la cosmovisión de las diferentes civilizaciones indígenas mexicanas (aztecas, zapotecas, mixtecas, huicholes, mayas…).

Los indígenas no creían que los muertos abandonaban este mundo, mejor dicho, su alma se quedaba en la tierra y sus tareas eran cuidar la salud de la familia y de la comunidad y garantizar el éxito de la cosecha. ¿Y dónde estaba oculta el alma? Algunos creían que estaba concentrada en los huesos, por eso incineraban los cadáveres, pero antes les colocaban una piedra en la boca para recoger el alma en ella. Huesos y piedras se guardaban en las casas de los indígenas para sentir la presencia de los muertos.

Por eso, los mexicanos hoy en día pueden celebrar el Día de Muertos más con alegría que con pesadumbre, porque en verdad es un reencuentro con las personas que se marcharon un día. Desde la noche del 31 de octubre y hasta el 2 de noviembre, las familias mexicanas se preparan para recibir a sus familiares difuntos y montan altares para homenajearlos, como el que aparece en la fotografía de este post. Colocan los retratos de sus muertos y hasta preparan la comida que más les gustaba en vida para consentirlos.

Los altares tienen un elemento imprescindible que son las flores, mejor si son las famosas flores de cempatzuchil, las oficiales durante los días de muertos.

Les cuento todo esto porque la Embajada de México en España este año propone celebrar el Día de Muertos en Madrid y montará una exposición de altares para muertos. De momento se están convocando a las personas que quieran participar en esta muestra.

Los requisitos mínimos son:

-La ofrenda debe contener al menos velas, flores, alimentos y fotografías.

-Llevar sus propios materiales (mesa, papel, comida, bebida, adornos, etc.).

-Dedicar la ofrenda a una persona o varias personas

-Medidas de la ofrenda: 2 metros de alto como máximo x 2 metros de ancho x por 1 metro de fondo.

Las propuestas tienen que ser enviadas al siguiente e-mail: cultura@embamex.es. No olvide poner en el asunto “Día de Muertos”.

Ya para terminar les incluyo una cita del libro Idea de la muerte en México, de Claudio Lomnitz, para explicar la inclusión obligatoria de las flores en los altares.

Entre los aztecas, algunos creían que los niños muertos vivían como pájaros del corazón {…} se suponía que las almas de los niños pájaros regresarían a otros cuerpos humanos y vivirían una vida completa. {…} Las teyolias (alma del corazón) que residía en pájaros, huesos o piedras podrían ser invocados o llamados de regreso. {…} Parece igualmente posible que el nutrido uso de flores en “los días de muertos” fuese inicialmente una manera de llamar de regreso a los espíritus pájaro de los niños y los antepasados.

La niña ‘sin papeles’

Cuesta creer que una personita de un año y medio haya pasado por las filas de extranjería para obtener un permiso para residir en España y digo que cuesta porque esta personita nació en España, para más señas en el Hospital La Paz de Madrid, pero estuvo ‘sin papeles’ hasta el pasado mes de julio, cuando finalmente le entregaron un permiso de residencia a su nombre, Regina Dávila.

Fue un trámite largo y tortuoso para ella y sus padres, una pareja de mexicanos. Por esos despistes de la administración los mandaron de una oficina a otra para solicitar el permiso de residencia para su hija, como ya lo contamos antes en este blog.

La complicación surgió porque éste no es un trámite usual, ya que la mayor parte de los niños que nacen en este país –hablamos de los hijos de padres foráneos- adquiere la nacionalidad española sin problemas, a menos que sus padres provengan de aquellos países donde se impone el derecho de sangre (el principio ius sanguinis, por el cual se otorga la nacionalidad a los descendientes de sus ciudadanos, independientemente del lugar donde nazcan).

Mala suerte o no, pero México es uno de esos países y la pareja de esta historia lo sabían de antemano, por eso inscribieron a su hija como mexicana y se resignaron a esperar un año para solicitar la nacionalidad española para la pequeña, tal y como les explicaron en el Registro Civil español.

Sin embargo, nada les dijeron sobre la necesidad de obtener un permiso de residencia para la niña. Los padres recibieron ese balde de agua fría cuando retornaron al Registro Civil para iniciar el trámite de la nacionalidad. Volvieron justo al año de haber inscrito a Regina y se encontraron con el requisito inesperado: la tarjeta de residencia de la niña, para probar su estancia legal por un año continuado.

Parece insólito, pero sus padres tuvieron que batallar para legalizar a la pequeña ‘sin papeles’. No sólo porque desfilaron por varias oficinas de extranjería, sino también porque cada vez que llamaban a pedir información los funcionarios no atinaban qué responderles. La administración finalmente resolvió otorgar a Regina un permiso de residencia dependiente de la autorización de residencia de su madre. Y lo último fue llevar a Regina a las largas filas en la Brigada de Extranjería de Aluche, para obtener el documento.

Ahora la niña tiene una tarjeta de residencia, como si fuese un adulto inmigrante y cuando tenga un año de residencia legal podrá tramitar la nacionalidad. El documento de Regina caducará el 30 de abril del próximo año y menos mal que no le autoriza a trabajar, porque en uno de esos despistes de la administración, los permisos de residencia de menores podrían emitirse con una autorización para trabajar. ¿Le parece absurdo? Vuelva a leer esta historia.

México y El Salvador: ayudas para los que quieran ayudar desde afuera

El gobierno mexicano tiene un original programa de apoyo a los mexicanos que estén viviendo en el exterior. Los ayuda a formar empresas que a su vez beneficien a sus comunidades de origen. Las iniciativas tienen que servir, en origen, al ámbito de la construcción y rehabilitación de escuelas, centros de salud, pavimentación y reconstrucción de calles, agua y drenaje, infraestructura agrícola, proyectos deportivos, culturales y recreativos, entre otros.

En España, el gobierno mexicano junto con iniciativas privadas, tiene abiertas al público tiendas como México 100% hecho a mano (en la foto), en las que se venden artesanías y otros productos mexicanos de primerísima calidad, y donde los beneficios se destinan a financiar proyectos de desarrollo en pequeñas comunidades mexicanas.

La República de El Salvador tiene una iniciativa parecida. El gobierno salvadoreño ayuda a los emigrantes que deseen apoyar iniciativas locales de su país, mediante el programa “Unidos por la Solidaridad”.

¿Conoces programas similares de otros gobiernos latinoamericanos?