BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

‘Que no, que no vendo libros de saldo

Se acabó eso de quedar hecha un amasijo lloroso con pelucón cada vez que alguien me masacra la moral con malos modos y peores intenciones en mis mismísimos confines.

Si, queridos, estaba tan firmemente decidida a que no se repitiera mi momento-Cornelia Funke que hoy empecé a canalizar toda esa impotencia con una terapia de choque.

Regina, cielo, me dije… a cada situación non-grata responderás con alguna cita literaria de cabeza que la ilustre o condense. Será una suerte de catarsis regia, una manera de soltar a la bestia espectral que te acaban de dejar suelta en las entrañas. O eso o a este paso la úlcera duodenal va a engullírsete hasta el pelucón, divina.

Pues me faltó tiempo para probar su efectividad. Apenas estaba ultimando sus especificaciones cuando entró una mujer en la librería:

– Clienta: Hola. ¿Tiene libros en oferta?- Regina: Pues no, señora, no tengo.

– C.: ¿Y descuentos?

– R.: Salvo ocasiones excepcionales me temo que no.

– C.: ¿Y si quiero un libro que está defectuoso?

– R.: Si encuentra uno que se me ha colado con algún error de imprenta o en malas condiciones no se lo puedo vender.

– C.: ¿Y si yo lo quiero a pesar de todo?

– R.: Puede llevárselo si insiste, pero no le rebajaría el precio.

– C.: ¡Eso sería un timo! ¿Cómo me voy a llevar un libro defectuoso por su precio normal?

– R.: Ya le digo que yo, de primeras, no se lo vendería. Si usted insiste mucho y no le importa… eso me temo que es cosa suya, señora.

– C.: Vamos que no tiene ofertas ni nada.

– R.: No, señora, no tengo.

– C.: Pues vaya una librería. Debería tenerlos.

No fue lo que dijo, sino el tono: me sentó como si me hubiera rociado los ojos con la laca que uso para almidonarme el pelucón.

Dudé si explicarle o no a la buena señora que existen librerías de viejo donde comprar ejemplares usados, y otras grandes superficies en las que efectivamente rebajan el precio de determinados libros porque de alguna forma les compensa.

Pero a la gran mayoría del resto de mortales libreros no nos sale a cuenta vender un ejemplar más barato porque esté dañado o con algún defecto de imprenta.

¿Por qué? Pues porque en ese caso se lo devuelvo a la editorial y me dan otro ejemplar, que yo venderé al precio de venta al público y me haré con ese mínimo margen por unidad con el que doy esquinazo a trompicones a los números rojos en mi cuenta de resultados.

Pero si rebajo el precio del libro resulta que pierdo dinero, queridos, porque al editor se lo pago a un precio X y luego el cliente se lo lleva por un -X, con lo que ese me lo trago yo tal cual: dobladito. Y eso no, queridos, eso no.

Lo que si hago a veces si el cliente necesita ese libro (para un examen, para un regalo, porque el ansia voraz por leerlo le supera) es permitir que se lleve el ejemplar mellado al precio habitual y que lo tenga ‘de acogida’, como yo lo llamo. Es decir, él se lo lleva y yo pido uno nuevo, y me da su palabra de que cuando éste me llegue y le llame venga a reginaexlibrislandia y lo cambiemos. Así yo devuelvo el defectuoso y todos en paz.

En fin, que desistí de explicarle mi problemática a la mujer porque, visto lo visto, no merecía la pena. El caso es que, aunque pensé que se había esfumado, reapareció con una guía de viajes en la mano:

– C.: ¿Y esta guía de Viena del 2007?- R.: ¿Si?

– C.: Pues que como no es del 2008 debería valer menos.

– R.: Fallo mío, se me ha colado y no tengo la nueva edición. En cualquier caso le digo lo mismo: no se la puedo rebajar. Vale lo que marca.

– C.: Usted tima a la gente, ¿se da cuenta? ¿Cómo se atreve a intentar venderme una guía desactualizada a este precio? Adiós, no pienso volver.

Y, esta vez sí, se fue rezumando mala uva y murmurando improperios. Pero yo estuve ágil y, para desembarazarme de toda esa negatividad, pulvericé el recuerdo de esa mujer rebuscando alguna cita que asomara por entre mis lecturas para ilustrar mi experiencia y sacudirme el trauma en lugar de tragármelo.

En poco más de un par de minutos me llegó la inspiración, de la mano de don Ernesto Sábato en su gloriosa y desgarradora Sobre Héroes y Tumbas que aprovecho para recomendar encarecidamente a quienes tengáis la suerte de no haberla leído aún:

“Una sonrisa irónica se superpuso a su primera expresión de ternura haciéndola luego contraer, como un ácido sobre una piel muy delicada”

Os parecerá una memez, pero para mi fue toda una liberación. Me quedé, literalmente, como una reina.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de mi pelucón, ¿qué hacéis si en una librería os topáis con un ejemplar defectuoso? ¿Qué opináis de la escenita? ¿Y de mi terapia? Probadla… no os arrepentiréis. Palabra de queen.

31 comentarios

  1. Dice ser Izas

    Hola Regina,me gusta mucho leer y como el sueldo de estudiante no da para muchos libros siempre aprovecho y compro algunos ejemplares en oferta (se que podría ir a la biblioteca pero una vez leído un libro, establezco un vínculo con él que no quiero perder, por lo que prefiero comprar). No se como lo harán en estas librerías pero sí que tienen descuentos y ofertas… ¡menos mal!BesosIzas

    30 noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser UlisesXXI

    Cuando compro un libro lo quiero en condiciones. El precio es lo de menos. O me interesa o no me interesa. Y por supuesto lo quiero impoluto.Regina, suelo leerte aunque nunca te escriba… hoy es la primera vez y quiero aprovechar para ver si me puedes ayudar.Estoy buscando una edición de tapa dura o incluso rústica, de “Los tres mosqueteros”, “Veinte años después” y “El Vizconde de Bragelonne”, pero me está resultando mucho más dificil de lo que esperaba. ¿Sabes si existe lo que busco? He encontrado alguna, pero está descatalogada, sobre todo “El Vizconde de Bragelonne”. 🙁

    30 noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Alejandro

    Querida Regina: (:P)No creo que rebajaran el precio por estar defectuoso, imagino que sería que solo les queda uno y querían venderlo, no lo se la verdad, fue en la Casa del Libro de aqui de Sevilla(Velazquez, 8 por si alguien no la conoce…)

    30 noviembre -0001 | 0:00

  4. Dice ser Regina ExLibris

    Querido Alejandro,¿puedo preguntarte de qué tipo de librería era esa de la que tn amablemente nos hablas? Es curiosidad insana ya que, si lo de rebajar algunos libros es práctica habitual en cuaquier tipo de librería, igual algo falla en reginaexlibrislandia :-?¿Te llegó mellada mi respuesta? Debiste decírmelo, querido, yo me quedé tan tranquilota pensando que tenías la información. Hoy mismo vuelvo a la carga… MIl perdones regios.Besos y mares de letras,Regina ExLIbris

    21 mayo 2008 | 6:37

  5. Dice ser armstrongfl

    Armstrongfl opina que hay gente buena y gente mala. A mi Reina esta vez le toco de segunda clase. Y sí, la literatura ayuda mucho. Vale más que un “Valium”.Si uno encuentra un ejemplar defectuoso y lo vende debería advertírselo al cliente antes de venderlo. Armstrongfl ve bien que no quiera vender el ejemplar, pero no vería mal que , por iniciativa propia del librero-nunca del cliente- tomase la decisión de hacerle una rebaja.Saludos,Armstrongfl

    21 mayo 2008 | 7:26

  6. Dice ser Susana

    Alejandro: tendrías que haberlo vendido en Ebayhttp://www.nosolosexo.com.es

    21 mayo 2008 | 9:34

  7. Dice ser Bonico

    Es que tienes que reafirmarlo más, decir: ¡Qué no vendo libros de saldo, copóoooon!!!Y para otra vez échala de la tienda, verás que agusto te quedas XD

    21 mayo 2008 | 9:34

  8. Dice ser marketa

    Soy compradora de libros en librerias, no en grandes superficies. Y solo voy a aquellas en donde el librero es capaz de responderme sin tener que consultar el ordenador para decirme quien es el autor de “Diario de un cazador”.Una vez compré un libro que deseaba encarecidamente tener y que por fin lo había encontrado. Cuando llego a casa y lo comienzo, me resulta terriblemente incómodo leerlo. Entonces me doy cuenta que los signos de puntación están “bailados”: comas por puntos, puntos por comas, signos de interrogación inciales inexistentes… lo llevé al librero y me devolvió el dinero renegando. Insistí en que quería uno igual pero bien editado y me dijo que era así. Que ese libro estaba correctamente y que encima estaba perdiendo dinero porque yo le pagué con tarjeta y el me devolvía en efectivo.Yo no quiero el dinero, quiero el libro, pero bien editado. Dudo mucho que Saramago escriba así -otros libros suyos que tengo están correctamente- Total, que se enfadó conmigo y yo con ellos -ya no les compro y es una pena porque es una GRAN librería-. Y encima coloca el libro de nuevo en la estantería para su posterior venta.No pude resistirme a decirle que le volvería a pasar lo mismo. Que si un libro está mal, que lo devuelva.Pero lo peor es que salí frustrada. Un simple cambio, que entiendo a él no le reporta ningún perjuicio, al menos económico, terminó con un cabreo matinal.

    21 mayo 2008 | 9:46

  9. Dice ser hadita

    Yo me compré un libro hace unos años que no encontraba por ninguna parte en Madrid y al final tuve que recurrir a una librería de Granada por internet. Cuando me llegó (14€ con gastos de envío incluídos) aparecía con varias páginas en blanco.Llamé a la librería diciéndoles lo que me había pasado e inmediatamente me enviaron otro ejemplar, esta vez en perfecto estado sin coste alguno. Tampoco tuve que devolverles el defectuoso ni nada, no sé si era porque el libro no se edita desde el 91, porque eran granadinos o por qué, pero vamos, yo encantada 🙂

    21 mayo 2008 | 10:27

  10. Dice ser kiko

    me pregunto que tiene que ver la foto de la laca nelly en este reportaje

    21 mayo 2008 | 10:27

  11. Dice ser Pili

    Regina guapa tu lo que tenias que haber hecho es cobrarle mas caro.Por que si ella desea llevarselo ya no es el libro lo que tiene que pagar sino su deseo de llevarselo y es ahi donde entras tù.No te desanimes y ya sabes que”Saliendo de la nada alcanzaremos las mas altas cotas de la miseria”

    21 mayo 2008 | 10:39

  12. Dice ser Alejandro

    Si, a mi me pasó, compré un libro de la ruta del Cid, y cuando llegue a casa me di cuenta que la portada estaba al derecho, y el texto del revés:PEn los quince siguientes días(aunque por ser defectuoso tenía un año si no me equivoco…), volví a la libería, lo devolví, al poco lo compré de nuevo esta vez al derecho en perfecto estado, y la siguiente vez que fui a la libreria encontré ese mismo libro más barato:P)PD: Graias Regina por responder a mi duda, pero no me llego todo el mail, sigo buscando ´dicha información, no te robaré más tiempo:P)

    21 mayo 2008 | 12:38

  13. Dice ser yop

    A veces encontrar un libro “raro”, es mas que nada un regalo.Al menos para mi.Si esta mal editado y no se puede leer porque no se entiende, le faltan paginas, o algo por el estilo entiendo que no lo vendas.Yo tengo un par de libros “defectuosos” (tienen bastantes años la verdad) uno de ellos tiene un error de imprenta en el nombre de uno de los personajes y en el otro la tapa es algo distinta a la original.Y me encantan!!Me parecen libros mas personales y que deben tener su historia.

    21 mayo 2008 | 13:32

  14. Dice ser Miranda

    Sinceramente, los únicos libros que he visto en oferta son los del Vips, esos tochos de Taschen y otros, que de vez en cuando ponen a precio de saldo porque son antiguos, o quieren liquidar stock (en la Casa del Libro también he visto cosas así, libros del año de la polka en bastante mal estado a precios tirados porque ya no les compensa guardarlos). Pero en librerías fetén no me suena que hagan descuentos más que para el Día del Libro, o aquí en Madrid cuando es la Feria y cosas así.En cuanto a lo de los libros mal editados, defectuosos y tal, sí que deberían ser más baratos (o al menos que te los cambien), pero me parece que eso debería de ser una decisión editorial. Si se hiciera a nivel librería jugarían ellos con sus márgenes, pagando por fallos que no son suyos, ya que el libro les viene mal de la editorial.Personalmente, tengo un par de libros horrorosamente editados y que encima me costaron un riñón, pero porque no hay manera de encontrarlos de otra manera, así que a comérmelos con patatas.

    21 mayo 2008 | 13:50

  15. Dice ser Eco82

    A menudo he visto libros de oferta en librerías normales, pero casos muy concretos: editoriales que quebraban, ediciones muy antiguas, etc. Otra cosa son las librerías tipo Bookcenter que se especializan en saldos.

    21 mayo 2008 | 15:25

  16. Dice ser Kitiara

    Yo no sé si lo considerareis “oferta” pero de tanto en tanto hay libros de esos de “debolsillo” a 5€.A mi me gustan los libros, me encanta como crece mi libreria nueva volumen a volumen, pero mi presupuesto no da para comprar tanto como quisiera,así que ciertamente a veces me dejo llevar por los más baratos!!!Por suerte siempre nos quedarán las bibliotecas!

    21 mayo 2008 | 16:11

  17. Dice ser Lilith

    Lo de la laca Nely me temo que es en alusión a lo tiesa que se nos había puesto Regina del mosqueo por esta clienta, je, je…De los libros defectuosos es que además ni siquiera siempre pueden venderse, yo una vez tuve uno al que le faltaban como 50 páginas…En fin, yo respeto si alguien no puede gastarse tanto dinero en las librerías, pero, para eso están las bibliotecas!!!Saludos.

    21 mayo 2008 | 16:18

  18. Dice ser Blank

    UlisesXXI, si no puedes encontrar un libro por los medios habituales (un buen librero de cabecera, como Regina, por ejemplo), tienes tres opciones. Como no sé si te has valido ya de alguna de ellas, te ruego que me disculpes de antemano si me repito:1.- Librerías tipo “Book Center” y similares, o como la librería de saldos de La Casa del Libro (en Madrid está en la calle de la Salud, no sé en otras ciudades).2.- Librerías de segunda mano, esas estupendas librerías “de viejo” donde terminas llevándote cosas que no esperabas siquiera buscar.3.- El portal http://www.iberlibro.com , que es una verdadera joya a la hora de buscar libros raros, antiguos y descatalogados.Suerte en tu búsqueda, y a disfrutar con Dumas cuando encuentres esas obras. Un saludo

    21 mayo 2008 | 19:24

  19. Dice ser Nils

    Menuda gentuza que te toca aguantar, es como para darse de baja por ‘clientitis aguda’ o algo así. mucho ánimo!!

    21 mayo 2008 | 19:37

  20. Dice ser UlisesXXI

    ¡Muchas gracias por tus consejos, Blank! La verdad es que hasta el momento solo he mirado en los grandes canales de distribución, desde Amazon al Fnac, pasando por la casa del libro y el Corte Inglés.Voy a empezar a mirar por iberlibro y si consigo sacar algo de tiempo seguiré con las librerias del centro de Madrid.Abusando de vuestro tiempo… ¿me recomendariais alguna edición en concreto?

    22 mayo 2008 | 8:00

  21. Dice ser Toñi

    Nena, eres genial. Clase A. No, más, mucha clase.Me ha encantado. Un abrazo.

    22 mayo 2008 | 11:06

  22. Dice ser Ele

    Como librera comparto la indignacion de Regina ante la actitud de la clienta. Yo, con mi aversión al cliente tipo “mi madre”, me la imagino con el pelo cardado, y ropa, si no de firma, tampoco de mercadillo. Y racaneando, céntimos. Es increible. Yo lo vivo… a diario.En primer lugar hay una ley del libro que ampara el precio fijo de los mismos, como los medicamentos. Cultura protegida. La autorización de un 5% de descuento ya es… cuestionable, ya que implica que de todo el proceso del libro sea el librero (no el más fuerte, desde luego) el que tenga que hacer ese esfuerzo. En un mercado en el que el margen de beneficio debe ser una media de 25 o 30%, ese descuento duele. Y la gente no lee tanto como para que el negocio sea boyante.Y hay libros baratos, hay ediciones de bolsillo, en temporadas clave (verano, navidad…) las editoriales sacan ediciones especiales a 5€… No hay excusas.Y los libros defectuosos, como tales, no sirven, han de ser retirados del mercado. No nos sirve un vestido con un agujero en la panxa, por lo que un libro con páginas en blanco no aprovecha. Por lo que el fabricante ha de asumir su retirada. Todos actuamos como Regina ante esos casos. Y no se salda. Y si el libro tiene ese precio, es precio fijo. NO HAY NEGOCIACIÓNPerdonad la perorata. ESTAMOS CON REGINA

    22 mayo 2008 | 13:38

  23. Dice ser sandrita

    23 mayo 2008 | 9:33

  24. Dice ser Choni

    Es lo que tiene trabajar cara al publico. Yo continuamente me paso las tardes atendiendo a personajillos como esa señora, si se la puede denominar asi.Un gusto leer tu blog.

    23 mayo 2008 | 12:49

  25. Dice ser Angela

    VaÑ los libros cuestan lo que cuestan y san se acabó.El público en general olvida que hay un mundo detrás de un libro, que es demasiada la gente que trabaja para que un libro llegue a su estante, que hay muchos y muy variados procesos, y que, por ende, eso se ve reflejado en el precio.Puedo entender que el precio de un libro sea rebajado si está dañado en sus tapas o cantos y este daño haya ocurrido dentro de la librería (pues en tal caso no se puede devolver a la casa editora y hay que recuperar el coste), pero me parecería de muy mala leche que cualquier librero que se precie de serlo, venda un ejemplar defectuoso (hojas mal cortadas, cajas de texto mal impresas, páginas en blanco o desordenadas)a sabiendas y no quiera hacer el cambio.Ahora bien, si el libro está mal editado y lo has comprado e intentas devolverlo, quien te acepte el cambio es un santo. La mala edición de un libro no es un defecto, es un error y demuestra la mala calidad de la casa que lo ha impreso y el poco cuidado del autor.Lo pondré de otra manera, disculparán lo burdo del ejemplo, pero vale para el punto que quiero ilustrar: vas al cine, te decides por una película cualquiera, pagas tu boleto, la película es mala (mal guión, mala dirección, pésimos actores…) o simplemente no te gustó, ¿qué haces?, ¿vas y reclamas la devolución de tu dinero?, ¿la película tenía garantía de que fuera de tu agrado? Lo mismo pasa con los libros.Criterios de edición hay tantos como casas editoriales, así que podemos esperar cualquiera cosa de ellas (sobre todo si el autor está ausente, vendió sus derechos o le importa poco, que a fin de cuentas ya le han pagado por ello).Soy editora, asidua lectora, amante de los libros, compradora empedernida (ediciones revisadas, pasta dura, pasta suave, de 10 céntimos o 300 euros), amo los libros y hasta tuve mi librería y lo único que puedo decir es que cada vez que uno de estos clientes llegaba me alegraba de sobremanera el que se fuera con las manos vacías: nadie que se precie de ser lector tiene ese comportamiento y ningún buen libro merece caer en esas manos.He dicho.;)

    24 mayo 2008 | 6:00

  26. Dice ser Rafiki

    Ciertos clientes necesitarian las versiones de los libros en supositorios. Así daría gusto venderselos….

    29 julio 2008 | 2:54

  27. Dice ser romy

    hola!!! el tema de ser librero, nadie lo tiene en cuenta, la paz interior que hay que tener, para todo… poner libro, limpiar libro, vender lbro, los problemas con los proveedores, la mercaderia que se atrasa, la mercaderia que no se vende, las vidrieras tematicas, y la gente…. la gente aveces muy buena y otras DIOS MIO!!!.Pero bueno, la vida es una sola, y aunque estemos más tiempo en la librería que en nuestra casa… tenemos nuestros pequeños placeres, encerrados en cada libro.

    17 noviembre 2008 | 15:11

  28. Dice ser AnA

    Para unos Reyes mis padres me compraron un libro en El Corte Inglés. Cuando lo recibí toda ilusionada (porque era uno que quería)me dí cuenta de que hacia la mitad del libro había una cantidad importante de páginas dobladas. Me dijeron que no importaba, que lo pusiera con peso y se pondría bien, pero no quería un libro defectuoso, ya que se habían gastado el dinero lo quería bien.Fuimos al dichoso centro comercial y cual fue mi sopresa cuando la dependienta me contestó que eso lo había hecho yo!!!! y le dije que yo no había hecho nada, que me lo regalaron mis padres y que no se dieron cuenta al comprarlo.Entonces me contestó dandome a entender que ya lo había leído y que lo quería ahora era comprar otro y no me lo iba a cambiar, a lo que yo le respondí que era una tontería porque quería el mismo ejemplar para poder leerlo bien.Al final tuvo que venir el encargado, porque la dependienta no daba más de sí… en fin! una experiencia desastrosa con mi único ejemplar defectuoso… ni que decir que no he dejado que mis padres me compren ningún libro más ahí.

    26 noviembre 2008 | 15:46

  29. Dice ser Xavier

    Creo que una muy buena opcion para ese tipo de libros llamese saldos, libros de oferta o economicos (de cualquier tematica) y hasta novedades incluso seria recurrir a BOOK CENTER ya que de verdad tienen de todo y al mejor precio y si no lo tienen te lo consiguen o te saben informar donde conseguirloEstan ubicados en Luchana nº 6 en la parada del metro Bilbao en aqui en madrid

    17 marzo 2009 | 13:50

  30. Dice ser PEDRO LEONARDO

    hUMM, MAS LO PIENSO Y MAS CAIGO EN LA CUENTA EN LA DIFERENCIA ENTRE UN LIBRERO Y UN VENDEDOR DE LIBROS, SIEMPRE UN EXPENDENDOR TENDRA UNA RELACION DISTINTA A UNA PERSONA QUE VENDE UN LIBRO, LA RELACION ENTRAÑABLE QUE NO SE CIRCUNSCRIBE A UN PRECIO NI A LA POSIBILIDAD DE UN SALDO.

    14 enero 2010 | 17:23

  31. Dice ser Ismael GJ

    En una ocasión yo también me encontré con un libro defectuoso que habia adquirido para regalo y con el problema añadido de que estaba descatalogado, con lo que el librero no podía cambiarmelo por otro, aunque yo tampoco quería la devolución del dinero. El fallo era que tenia repetido uno de los pliegos y le faltaba otro. Con paciencia, a través de internet pude localizar a alguien que tenia el mismo libro en perfectas condiciones y que me escaneó las paginas que me faltaban. Yo, por mi parte, me acerque a una imprenta a comprar un papel similar al usado en la encuadernación para poder imprimir las hojas, no lo encontré igual ni me lo quisieron cobrar, aun así les dejé unos euros por las molestias, por lo que se nota el cambio de papel, si bien el tamaño de letra y el gillotinado no lo hacen destacar del resto del libro. Descosí y despegué el pliego repetido e inserte el que con impresora y la buena voluntad de otra persona había confeccionado. Yo me quede satisfecho. Y a quien le regalé el libro le hizo mucha ilusión… no sólo por el libro, que hacia tiempo que lo buscaba, sino por la molestia que me tome en arreglarlo.

    22 enero 2010 | 15:00

Los comentarios están cerrados.