Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘consumo colaborativo’

La OCU hace una encuesta para conocer el alcance de la economía colaborativa

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) pretende saber el alcance del consumo colaborativo en la sociedad española y está realizando una encuesta para comprobar su influencia en los consumidores. El sondeo finaliza el 23 de julio próximo.

Esta asociación considera que la economía colaborativa, en la que el ciudadano se convierte en productor de valor y lo intercambia de manera directa con otros conciudadanos, plantea retos para las propias organizaciones de consumidores. Estas han venido tradicionalmente defendiendo los derechos de los consumidores frente a las empresas y administraciones. “Ahora que la empresa (contraparte) es otro usuario al que encuentra a través de una plataforma el rol de estas asociaciones requiere también una evolución”, señalan en Consumo colaborativo.

Consumo_colaborativo

La encuesta se centra en iniciativas de consumo entre particulares (P2P, donde las empresas no están involucradas o son únicamente intermediarias) que generalmente se ponen en contacto a través de plataformas digitales (páginas web/apps), aunque también pueden ser organizadas de otras maneras (offline, a través de familiares/amigos, conocidos,…).

Y forma parte de un estudio independiente que diversas organizaciones de consumidores de Europa (OCU (España), Test Achats (Bélgica), Altro consumo (Italia), Deco Proteste(Portugal)) están llevando a cabo este año.

Los objetivos del estudio son:

a) Definir los límites de lo que se incluye y no se incluye como consumo colaborativo.

b) Ganarse la confianza para que las plataformas compartan sus datos y colaboren en la difusión de las encuestas entre sus usuarios. Y ¿cómo poder comparar o agregar los datos? ¿Número de usuarios registrados? ¿número de usuarios activos en el último mes? ¿número de transacciones completadas?

c) Trabajar en los aspectos económico, social y medioambiental.

En el estudio participan también la Universidad Pontificia de Comillas (Departamento de Comportamiento del consumidor), Universidad Complutense de Madrid (Cibersomosaguas) y la organización sin ánimo de lucro OuiShare (think tank de la economía colaborativa).

Si quieres participar en la encuesta pincha aquí: Encuesta

Plataformas colaborativas de servicios locales para turistas

La economía colaborativa se está convirtiendo en un motor de generación de empleo gracias a las plataformas que facilitan la colaboración directa entre personas y aumentan las oportunidades de trabajo de profesionales independientes locales a los que pone en contacto con un sector clave durante las vacaciones: los turistas.

Worxler es una de estas plataformas. Es gratuita y relaciona a turistas con profesionales de la zona en la que se encuentran y permite a las personas localizar y contratar directamente servicios profesionales en un país en el que no dominan el idioma. Todo ello de manera fiable, afirman sus responsables, ya que dispone de un sistema  de valoración basado en la experiencia previa de otras personas. 

economía colaborativa

Desde su lanzamiento en España, los trabajos más demandados y ofertados en Worxler han sido cuidadores de niños (20%), servicios en el hogar (17%) y conductores (7,5%). Ahora que se acerca la época estival, también han crecido las demandas de guías turísticos y profesionales que ayudan con reparaciones en el hogar, en un 5% y 4%, respectivamente.

“Creemos que Worxler se puede convertir en una herramienta muy útil especialmente en las regiones más turísticas. Este sector de los servicios online es muy potente. Por ejemplo, de acuerdo con Market Watch, algunos usuarios de Taskrabbit -dedicada a realizar recados cotidianos- pueden llegar a ganar 78.000 dólares al año. Sin duda, es una gran oportunidad”, afirma Alex Prozoskov, co-fundador de Worxler.

Un estudio de la Universidad George Mason señala que la economía colaborativa mueve un total de 15.000 millones de dólares en Estados Unidos dentro de ámbitos tan variados como las finanzas, la contratación de personal, el alojamiento o los coches compartidos, entre otros.

 

Alquiler de trasteros entre particulares

LetMeSpace es una iniciativa de la economía colaborativa, es el primer guardamuebles online del país entre particulares que nace con la misión de ofrecer proximidad y precios más accesibles al mercado del almacenaje y el parking en las grandes ciudades.

situacion-equipo-deportivo

Fundada en junio de 2014 en Barcelona, por los emprendedores Etienne Darbousset y Christian Picard, la plataforma cerró en octubre de 2014 su primera ronda de inversión por valor de 100.000 euros.

Este marketplace online pone en contacto a individuos que buscan un espacio de almacenaje y a particulares que quieren alquilar su habitación, trastero o plaza de garaje que no utilizan. El objetivo es ahorrar costes y tiempo de desplazamiento, ofreciendo los mejores espacios cerca de casa.

Los usuarios que opten por este sistema colaborativo puede ahorrarse hasta un 60% del coste de su guardamuebles habitual, mientras que los propietarios tendrán la opción de mejorar sus ingresos alrededor de los 150 euros al mes, según los cálculos de los promotores.

La plataforma, cuenta ya con más 1.200 usuarios registrados y más de 350 espacios disponibles.
Cada alquiler está asegurado, con un tope de 5.000€, por un contrato al día con FIATC, que ha diseñado especialmente un seguro para el alquiler de espacios de almacenamiento entre particulares.

LetMe Space

Etienne Darbousset y Christian Picard

 

El mercado del almacenamiento ha crecido un 330% en los últimos cinco años y ha facturado 100M€ sólo el año pasado

En la actualidad hay 3,5 millones de pisos vacíos en España.

Universidades catalanas promueven el coche compartido en sus campus

El próximo mes de febrero empezará a funcionar una prueba piloto que pondrá en contacto en tiempo real a usuarios que quieren compartir su vehículo ya sea como conductores así como acompañantes en universidades de Barcelona.

La han puesto en marcha el Ayuntamiento de Barcelona, la Universidad de Barcelona (UB) y la Universidad Politècnica de Catalunya (UPC) para promocionar el uso del coche compartido en el Campus Diagonal, según publica Consumo colaborativo.

Para ello, se utilizará la aplicación FesEdit que ya funciona en la Universidad de Girona. Es la red social de la UB y la UPC para conectar conductores y pasajeros que quieren compartir viaje en coche para ir o volver de la universidad o en cualquier otro punto.

“Compartir coche sólo tiene ventajas personales y sociales: nuevos amigos, menos gastos, incentivos, menos emisiones de CO2, aparcamientos con prioridad…” señalan los promotores de la iniciativa.

La comunidad virtual fesedit UB-UPC surgió de un proyecto de innovación elaborado por la Universidad de Girona (UdG) donde ya funciona, igual que en la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona).

Para incentivar el uso del coche compartido en la UPC estudiarán destinar ciertas plazas de aparcamiento del Campus Nord para los usuarios de esta nueva comunidad, aunque esta reserva de plazas formará parte de una segunda fase del proyecto.

Por el hecho de compartir coche, los usuarios recibirán civis puntos.

Moda nueva a partir de prendas recuperadas

ZAR es un proyecto colaborativo,  puesto en marcha entre el Grupo Emaús Fundación Social y Amona Tela, diseñado y gestionado por Ainara Martín, que trata de combinar la moda, la cultura, y las emociones con la solidaridad, la inclusión y el consumo responsable.

“ZAR, (de zahar, viejo en euskera), muchas veces sinónimo en nuestra sociedad de inútil, en desuso, insignificante, que aplicamos indistintamente a las personas y a los objetos o prendas en este caso, se convierte en algo novedosos, atractivo, ilusionante, esperanzador y solidario“, señala Javier Pradini, director general del Grupo Emaús Fundación Social.

zar

Se trata de un proyecto colaborativo de diseño y moda creativa, reutilizada a partir de rescatar prendas de ropa que dejaron de ser útiles o se deshicieron de ellas. Las prendas han sido recuperadas evitando que se conviertan en residuos. 

El proyecto ha permitido recrear los espacios de selección y exposición de prendas que Emaús gestiona en Irún y San Sebastián y adaptarlos para albergar la nueva propuesta de trabajo colaborativo.

Y reúne varios objetivos:

. Ambientales, ya que se evita que cientos de prendas de ropa y complementos acaben en la basura.
. De proximidad,  ya que son prendas que en su mayoría han sido confeccionadas con criterios de calidad y proximidad a diferencia de los criterios actuales en los que se produce en entornos muy lejanos, en condiciones de explotación laboral.
. Y busca alcanzar objetivos sociales pues permiten al grupo generar empleo entre los sectores con más dificultades de acceso al mercado laboral.

El aumento del consumo colaborativo en España

Compartir, reutilizar, alquilar, intercambiar un articulo y aprovechar las habilidades de cada persona son los principios de la economía colaborativa, el modelo económico basado en el intercambio y uno de los 10
conceptos que van a cambiar el mundo, según la revista TIME.

“Disminuir la velocidad de crecimiento, las dificultades económicas de una gran parte de la población, el aumento de exigencias éticas, el desarrollo sostenible y la vida cotidiana cada vez más conectada son los factores que conducen al consumo colaborativo”, según se señala en El aumento del consumo colaborativo en España, una especie de libro blanco sobre este modelo de economía, cuyo autor es Adrián Sancho, co fundador de la app TratoJusto.

Consumo colaborativo en España

“Desde el inicio de la crisis, señalan, hemos asistido al boom del consumo colaborativo. Una gran cantidad de startups han
desarrollado herramientas que permiten esta nueva forma de consumir. Alrededor de 150 están disponibles
en España.

El consumo colaborativo ha creado nuevos mercados que hace unos años no se hubieran considerado como tales.
Un taladro en un cajón de un garaje se convierte en una fuente de ingresos para el propietario, al alquilárselo por
unas horas a una persona que lo necesita para montar un mueble en casa.

Además -se dice en el Libro blanco- este modelo ha reforzado los lazos sociales y la colaboración.

Rachel Botsman, autora junto a Roo Rogers en 2010 de Lo que es mío es tuyo: el auge del consumo colaborativo, afirma: “Nuestra participación en plataformas sociales y en las redes sociales definen cómo nos expresamos. Nos olvidamos y salimos de la cultura del hiper-individualismo para compartir con los demás nuestra vida. Esto es lo que podemos llamar la transición de la cultura del yo a la cultura del nosotros”.

Y también es más ecológico, ya que aboga por la utilización de un mismo producto por varias personas, optimizando su uso, satisfaciendo las mismas necesidades, pero reduciendo el número de bienes en circulación y, por tanto la presión sobre los recursos naturales.

Esta forma de consumo significa un nuevo modelo de negocio que da prioridad a compartir y reutilizar, concluye el libro blanco.

La app TratoJusto ya tiene una comunidad de 10.000 usuarios

TratoJusto es una aplicación gratuita para Smartphones iOS y Android, que permite a personas que necesitan ayuda ponerse en contacto con personas de su entorno dispuestas a ayudar en cualquiera tipo de situación.

Lanzada en abril de 2014, con un diseño fácil e intuitivo, ha seducido ya a más de 10.000 usuarios, que han entrado a formar parte de su comunidad.

Un gran éxito en pocos meses de vida, que muestra el intéres creciente de la gente por el consumo colaborativo. Cada vez hay más y más personas que buscan otras formas de consumo, alejándose del consumismo y el individualismo, señalan los promotores de TratoJusto, aplicación de la que ya informé aquí al poco de crearse.

TratoJusto2

“Parece que las personas necesitaban buenas herramientas, buenos servicios, como TratoJusto, para descubrir este nuevo sistema económico basado en el intercambio y el consumo responsable”, añaden.

TratoJusto te conecta con las personas con las habilidades necesarias para responder a tus solicitudes de ayuda, en cualquier momento y lugar.

El funcionamiento es muy sencillo, el usuario escribe una solicitud de ayuda en la que se describe lo que le hace falta, cuándo y dónde necesita la ayuda, y el dinero que está dispuesto a pagar a cambio de la misma. Todos los usuarios cercanos serán notificados sobre esta solicitud, y pueden enviar su propuesta para ayudarle. Además, también se puede utilizar la ventana del chat para ponerse en contacto con el usuario que ha solicitado ayuda y pedirle más detalles si es necesario.

Tras esto, el usuario que inicialmente puso su mensaje de petición de ayuda escogerá una propuesta entre todas las recibidas. De este modo, solo queda que ambas partes se pongan de acuerdo para reunirse y cerrar un trato justo.

“Desde que somos pequeños, tenemos en casa dos tortugas, mis padres nos las compraron a mi hermano y a mí. Se llaman Pity y Chachá. Un verano que no pudimos contar con amigos para que se quedaran con ellas, me tuve que quedar en casa con las tortugas, porque no podíamos viajar con ellas en el avión. En ese momento me dije que ¡Ojalá alguien pudiera quedarse con ellas! Seguro que algún vecino estaría dispuesto a cuidar de Pity y Chachá”.  Adrián Sancho, responsable de Comunicación de TratoJusto, explica así cómo entendió que una app para pedir ayuda de cualquier tipo, como TratoJusto, funcionaría.

TratoJusto disponible de forma gratuita en la tienda GooglePlay y en la AppStore.

DiscoTapa por un consumo alimentario responsable

El próximo sábado se celebrará en Madrid otra de las iniciativas que llevan a cabo organizaciones que claman por el consumo responsable. Ya he hablado aquí de las DiscoSopas, encuentros que ponen en contacto a gentes y proyectos interesados en el reciclaje de comida y en compartir alimentos. Y ahora llega la DiscoTapa, una manera desenfadada de luchar contra el despilfarro alimentario.

DiscoTapa

La organizan Foodsharing en español y La Colmena que dice Sí, dentro de Biocultura, la Feria Internacional de Productos Ecológicos y Consumo Responsable, que tendrá lugar en el Pabellón 9 de IFEMA, del 13 al 16 de noviembre.

La DiscoTapa  tiene como objetivo sensibilizar del problema del despilfarro alimentario  y además presentar una iniciativa que hace más eficiente el consumo, La colmena que dice Si,  una herramienta con la que los consmidores conectan con productores de proximidad a través de una plataforma virtual que gestiona la compra de alimentos, sin intermediarios, lo que supone un ahorro importante de dinero y del tiempo entre la recogida de los alimentos y su consumo.

Además de esta parte informativa, quienes se apunten cocinarán tapas de manera colectiva, con alimentos donados o que han sido desechados y que aún pueden reutilizarse. Todo acompañado de música en directo, como se hace también en las DiscoSopas, y de gente que trabaja para conseguir reducir el despilfarro alimentario.

Será el sábado 15 de Noviembre a las 19 h en Biocultura.

 

Vivir mejor con menos

Vivir mejor con menos: Descubre las ventajas de la nueva economía colaborativa, libro, cuyo autor es Albert Cañigueral (@AlbertCanig) y que salió ayer a la venta, es una auténtica guía sobre lo que es el consumo y la economía colaborativa.

consumo colaborativo

Cañigueral, el alma mater de la página de referencia ConsumoColaborativo.com, considera que “una gran mayoría de ciudadanos es cada día más consciente de que el modelo económico actual hace aguas; consecuentemente, buscan y proponen fórmulas alternativas basadas en la economía colaborativa“.

El libro expone por qué consumir más no equivale necesariamente a vivir mejor y plantea un nuevo modelo en el que el consumo se entiende como un medio para el bienestar, y no como un fin en sí mismo.

Se analizan las ventajas y alternativas de la nueva economía colaborativa en sectores como la movilidad, el turismo y las finanzas, entre otros; y vislumbra los profundos cambios que este nuevo modelo económico puede aportar a nuestra sociedad.

El primer capítulo del libro se puede descargar gratis aquí, y si  te haces con una copia del libro, que la editorial Conecta aceptó publicar con licencia Creative Commons BY-NC-ND 3.0, compártelo con tus amigos, aconseja Alber Cañigueral, ingeniero multimedia y conector de OuiShare para España y América Latina.

Intercambio de casa entre empleados de una empresa

Corporate Home Exchange es una web de servicios colaborativos que tiene como objetivo ofrecer a las empresas un abanico de beneficios para empleados basados en el consumo colaborativo a través de una plataforma virtual dedicada de uso exclusivo para sus trabajadores.

Esta firma ofrece un portal de intercambio de casas para las empresas que tienen preferiblemente empleados en el extranjero, aunque se pueden crear también plataformas para intercambios nacionales. La plataforma permite a cada empleado ver los anuncios y registrarse para compartir su casa con un compañero de la misma empresa en otro país.

Después de más de seis años de experiencia en el mercado público general con la web Intercambiodecasa.es, son pioneros en proponer la fórmula del intercambio exclusivamente para empresas. Una iniciativa que responde a las necesidades de los empleados que buscan una alternativa al coste de los hoteles para sus vacaciones.

intercambio de casa

El sistema de intercambio de casas surgió en los años cincuenta, aunque desde la década de los setenta se hizo evidente que era una opción viable, segura y económica para pasar unas vacaciones lejos de casa. Permite además a las familias evitar el coste del alquiler y disfrutar de unas vacaciones más económicas, según esta empresa, que cifra el ahorro medio de una familia que utiliza esta alternativa en 3.000 euros.

Aunque limitar los gastos no siempre es la única intención de los viajeros. El hecho de no estar alojado en un hotel facilita la integración local y permite descubrir la cultura de una región más intensamente, señalan sus promotores.

El funcionamiento de la plataforma, disponible en ocho idiomas, es muy sencillo y permite a los empleados acceder fácilmente a los distintos beneficios que se presentan en forma de módulos. Los trabajadores pueden conectarse desde cualquier dispositivo con acceso a Internet utilizando su dirección de correo electrónico corporativa.

El empleado podrá publicar en la plataforma de forma gratuita su anuncio o perfil. Después de crear su anuncio, podrá navegar y consultar los anuncios o perfiles que más le interesen. A través del sistema de mensajería interna de la plataforma, el empleado podrá ponerse en contacto con los propietarios que desee y concretar con ellos la organización del intercambio.

Además del intercambio de casa, la plataforma ofrece otros servicios que la empresa puede contratar, tales como intercambio lingüístico para hijos de empleados, compartir coche, o el alquiler por días.