Entradas etiquetadas como ‘yorokobu’

¿De dónde proviene la expresión ‘Me suda la polla’ para contestar groseramente a alguien?

¿De dónde proviene la expresión ‘Me suda la polla’ para contestar groseramente a alguien?Reconozco que finalmente esto va a acabar siendo una saga de posts (de momento es una trilogía), debido a que sois muchos los que vais preguntando nuevas dudas que tenéis a raíz de posts que voy publicando. Empecé con la entrada ‘¿Sabías que la expresión ‘sudar como un cerdo’ no se refiere al animal?’ y de esta salió otro post titulado ‘¿De dónde proviene la expresión ‘sudar como un pollo’?’, pues bien, éste ha originado que varios de vosotros me preguntarais sobre el origen de la expresión ‘Me suda la polla’ que algunas personas utilizan como respuesta (a modo grosero y contundente) para decir que algo le es completamente indiferente.

Muchas y muy diversas son las respuestas que se pueden encontrar en la red en las que pretenden explicar el origen de esta expresión (y a cuál más inverosímil) entre las que encontramos una posible patología médica (la hiperhidrosis genital o sudoración excesiva de la entrepierna) tal y como apuntan en Yorokobu (aunque como trastorno existe no hay ninguna evidencia que la vincule con la expresión y/o su origen). También podemos encontrar que se viralizó una explicación totalmente falsa que fue inventada por el autor del blog Emitologías y que mezcla a Hipócrates, Sócrates y la sudoración de la parte genital (cabe destacar que esta es una página que se dedicaba a inventarse orígenes de expresiones y de la que escribí un post sobre ello hace un par de años).

Para encontrar el origen debemos partir de la premisa de que la expresión ‘me suda la polla’ en sí no surge de ningún momento concreto de la Historia (día, anécdota, personaje…) sino como una evolución en el lenguaje coloquial para indicar que algo es indiferente o no le importa absolutamente para nada a aquel que lo utiliza.

Todo parece indicar que surgió como una variante al ‘eso me resbala’ (aunque hay quien sostiene que es a la inversa) y cuyo significado viene a ser el mismo. Como bien es sabido algo que suda (secreta sudor o un líquido por sus poros) resbala y no hay nada más ‘resbaladizo’ como la indiferencia hacia un asunto, pero si encima (y con propósito de enfatizar más la contestación) le añadimos a la expresión el miembro sexual masculino en su forma más vulgar conseguimos resaltar el grado de desinterés hacia el asunto.

Un gran número son las diferentes expresiones que pueden utilizarse para decir que algo nos es completamente indiferente: me la suda, me la trae al pairo, me la refanfinfla, me la trae floja, me la sopla, me la bufa (catalanización de la última)  o la mencionada ‘me suda la polla’ y después un sinfín de locuciones en las que de coletilla se le añade algún elemento: me importa una polla, me importa un bledo, me importa un pimiento, me importa un pito, me importa un huevo, me importa dos cojones

Así pues, la expresión que nos trae hoy, surge del lenguaje popular y sin poderse determinar en qué momento se originó y que se utiliza con la intención (malintencionadamente y con desprecio) de recalcar la poca importancia que sentimos hacia un asunto.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 
Fuente de la imagen: photobucket

¿De dónde surge la famosa expresión de ‘El coño de la Bernarda’?

¿De dónde surge la famosa expresión de ‘El coño de la Bernarda’?Suele utilizarse expresiones como ‘Eso parece el coño de la Bernarda’ o ‘Esto es como el coño de la Bernarda’ para referirse a un lugar o suceso de mucho barullo y personas e incluso donde cada uno opina una cosa diferente.

Y es que esta expresión, fiel a su significado, también tiene un buen barullo detrás para poder encontrar cuál es su verdadero origen. Debo reconocer que, en los diez años que llevo escribiendo este blog, este es uno de los posts que más tiempo me ha tenido entretenido buscando y rebuscando sobre el origen de esta famosísima expresión debido a que son muchísimas las fuentes e historias que corren por ahí, siendo la mayoría de ellas simples invenciones, ya sea porque se encuentran en alguna página de humor, forme parte de una novela de ficción o simplemente quien la escribió mezcló contenidos de varios sitios, haciendo finalmente un batiburrillo de informaciones (la mayoría de ellas inexactas o erróneas).

Cabe destacar que, tras una exhaustiva búsqueda de información, no se puede asegurar que la mencionada ‘Bernarda’ existiera en realidad, ya que parece ser más fruto de antiguas leyendas e historias que muy posiblemente se fueron transmitiendo oralmente y, sobre todo, no se sabe con certeza dónde surgió ya que según cada fuente se la ubica en un lugar diferente.

Nos podemos encontrar que hay quien señala que la tal Bernarda vivió en Granada (unos dicen que en Atarfe y otros en la ficticia Artefa) durante el siglo XVI y que se ganaba la vida como ‘santera’, siendo capaz de conseguir curar múltiples dolencias con el solo hecho de introducir la mano dentro de su vagina. Según esta historia, parece ser que había una gran peregrinación y muchos eran los que la visitaban para sanarse.

También hay quien la sitúa en Ciudad Real (en los alrededores de Sierra Morena), coincide en siglo y profesión (santera), pero en lugar de curar personas sanaba animales de los pastores y lo hacía, también, dejándose tocar su sexo (lo que no se especifica es quién tocaba dichas partes, si los pastores o los animales).

Algunos de los relatos sobre el posible origen de esa mujer habla sobre la aparición milagrosa de ‘San Isidro labrador’, en unos casos a la propia Bernarda y en otros en sueños a un tal Aurelio del Alto Otero (personaje del que no he encontrado referencia alguna que no esté vinculada con esta historia).

Según esta leyenda, tras el fallecimiento de Bernarda, tiempo después fue desenterrada y lo único que quedaba intacto de ella era su ‘santo coño’, por lo que fue llevado hasta la iglesia del pueblo y lo colocaron dentro de una urna de oro para que fuese venerado por todos los peregrinos que hasta allí acudiesen. Evidentemente todo esto tiene más apariencia de ser un mito que algo que pueda haber sucedido realmente.

Entre la amalgama de posibles orígenes algunos son los que dicen que Bernarda era morisca y otros directamente musulmana. Incluso podemos encontrar quién asegura que era hija de un rey musulmán llamado Aben Humeya.

¿De dónde surge la famosa expresión de ‘El coño de la Bernarda’?

También nos encontramos quienes defienden la hipótesis de que Bernarda no fuese ninguna curandera sino una prostituta muy popular y solicitada; tanto que sus partes íntimas apenas tenían descanso, pues atendía a un cliente tras otro. Sinceramente, para mi esta posibilidad es la que parece que puede acercarse más a una posible procedencia del personaje y la famosa expresión.

En este sentido la ubican por un lado hacia el final de la Guerra del Rif (septiembre de 1925) a una prostituta llamada de ese modo que viajó hasta Marruecos para ganarse un buen dinero mientras atendía las fogosidades de los soldados habían participado en el desembarco militar de Alhucemas.  Parece ser que la tropa se entretuvo con Bernarda durante todo el largo tiempo que esperaron órdenes para continuar con el avance (el cual se prolongó hasta la primavera de 1926).

Otras fuentes, manteniendo la misma profesión de prostituta, sitúan a Bernarda ejerciendo en la Sierra Sur de Sevilla, siendo también muy solicitada y sin dejar descanso alguno a su vagina.

Para finalizar, destacar que gran parte de toda la información que circula alrededor del personaje de la Bernarda o está vinculada a ella, a su famoso coño, a la población de Artefa  y como santera del siglo XVI está extraída de la novela La parábola de Carmen la Reina’ publicada en 1992 por el escritor granadino Manuel Talens (fallecido el pasado julio de 2015) siendo ficción. Lo único que está claro es que la expresión ya existía y se usaba desde mucho antes de haberse publicado la mencionada novela.

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Varias han sido las personas que me han hecho llegar sus consultas respecto al origen del ‘coño de la Bernarda’ entre ellas: @melisatuya, @alexherreradiaz, @Beatrizhll, @luiseduardodejo, Juan Carlos Pérez y Maricarmen Sainz
Fuentes de consulta: manueltalens.com / granadahoy / ideal.es / cosasdeandalucia / elpimo (pdf) / yorokobu / elventano / grupotortuga / kendocrinologia / ‘Con dos huevos’ de David Sánchez y Héloïse Guerrier / laalacenadelasideas
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / grupotortuga