BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘Terror’

El curioso, mitológico y sexual origen del término ‘pánico’

El curioso, mitológico y sexual origen del término ‘pánico’

Conocemos como ‘pánico’ al estado de miedo intenso y el cual, en ocasiones, se convierte en colectivo o contagioso.

Para encontrar su origen etimológico debemos acudir a la Mitología Griega en la que nos encontramos con Pan, Dios de la fertilidad y sexualidad masculina, quien estaba dotado de un insaciable apetito sexual y vigorosidad.

Según relatan las fábulas mitológicas, una de las mayores aficiones del Dios Pan era perseguir a las Ninfas de los bosques con el fin de poseerlas sexualmente. También disfrutaba asustando a todo aquel con el que se cruzaba y había perturbado el sueño de su siesta.

De ahí que surgiera el término ‘pánico’ para referirse al momento de terror intenso. Al castellano llegó a través del latín ‘panicus’ y a éste desde el griego ‘panikós’ (Πανικός) compuesto por ‘Pan’ (nombre del mencionado Dios) y el sufijo ‘iκός’ (relativo a).

Cabe destacar que, a partir de la Edad Media, la imagen de Pan se utilizó en los aquelarres y rituales de brujería, representándolo como un macho cabrío y asociándolo a menudo con el propio diablo.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál fue la primera película de terror de la historia del cine?

¿Cuál fue la primera película de terror de la historia del cine?

A pesar de que hoy en día el visionado de ‘Le Manoir du Diable’ (La mansión del diablo), dirigida en 1896 por Georges Méliès, nos arrancaría más de una sonrisa y alguna carcajada, está considerada como ‘la primera película de terror de la historia del cine’.

Se trata de un cortometraje de poco más de tres minutos, una duración muy superior a los filmes rodados en la época de los inicios del cine.

El argumento es de lo más sencillo: dos caballeros llegan a un castillo que está habitado por Mefistófeles, quien aparece y desaparece ante los visitantes, además de convertirse en murciélago. También sale un curioso personaje que ayuda al diablo, así como varios fantasmas cubiertos por una sábana. Tras enfrentarse a todos estos, finalmente acaba con el diablo empuñando un crucifijo.

La película contaba con unos rudimentarios efectos especiales que, evidentemente, era algo totalmente novedoso. Según explica la web EarlyCinema esos efectos se le ocurrieron a Méliès tras una sencilla filmación que realizó en una calle en otoño de 1896 en el que se atascó la cámara durante unos segundos, rectificó el problema y continuó filmando. Tras revelar la cinta de repente vio como objetos que había filmado aparecían y desaparecían de repente o se convertían en otras cosas.

Eso motivó que utilizase esa técnica durante el rodaje de ‘Le Manoir du Diable’ y sean continuos los objetos y personas que aparecen y desaparecen.

Otros posts relacionados que te pueden interesar leer:

 

 

 

 

Fuentes de consulta: openculture / mentalfloss / Emerson collegeEarlyCinema
Fuente de la imagen: Captura de Youtube

¿Por qué cuando tenemos miedo nos llevamos las manos al rostro?

Es un simple acto reflejo.

El miedo nos provoca una reacción en la que, sin darnos cuenta, nos llevamos las manos hacia el rostro, procurando tapar los ojos, pero no del todo, porque nuestro instinto curioso nos hace querer saber qué está ocurriendo y/o ver cómo continua aquello que nos ha asustado.

Cuando algo nos da miedo, también solemos llevarnos la mano hacia nuestra boca. Este acto es más por contención que por el propio susto.

Nos tapamos la boca para no gritar e inconscientemente lo hacemos para no asustar con nuestro grito, a la vez, a aquellos que se encuentran cerca de nosotros.

Los psicólogos recomiendan que, ante un acto de terror, gritemos y liberemos la tensión que ello nos puede provocar.

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)