Entradas etiquetadas como ‘olor a chamusquina’

Nuestra prodigiosa memoria olfativa

Nuestra prodigiosa memoria olfativa

Aunque nuestra nariz no es tan sensible ni está tan desarrollada como la de un perro o la mayoría de los animales, puede llegar a recordar 50.000 olores diferentes. Esa prodigiosa memoria olfativa es la que hace que olamos un aroma y éste pueda transportarnos con nuestros recuerdos a décadas atrás, a un momento vivido, a un lugar concreto.

Que podamos recordar hasta 50.000 aromas no quiere decir que ese sea el tope de los que nuestro olfato pueda llegar a percibir, ya que en realidad podemos distinguir hasta la friolera de un billón de olores diferentes.

Según investigadores de la Universidad de Pittsburgh los diferentes efluvios que podemos percibir se pueden clasificar en diez categorías: fragante (que es el olor suave y agradable), el olor a madera o resina (llamado también leñoso), el olor químico, el mentolado o refrescante, el olor dulce, el olor a quemado o ahumado (donde incluiríamos el de las características palomitas de maíz o el conocido como chamusquina), el olor a podrido, el rancio o acre (entre los que se incluye el ajo y el del fósforo), y dos olores frutales: uno que incluye los cítricos y el que lo excluye (resto de frutas).

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuente de la imagen: Dennis Wong (Flickr)

¿Cuál es el origen de la expresión ‘me huele a chamusquina’?

¿Cuál es el origen de la expresión 'me huele a chamusquina'?

La chamusquina es el característico olor que desprende al quemarse la superficie de alguna ropa o el que percibimos cuando alguien se quema por accidente algún pelo o vello.

El popular modismo, “Esto me huele a chamusquina”, se utiliza cuando alguien cree tener indicios de que algo no está saliendo tal y como esperaba o que algo va a salir mal.

La frase proviene de tiempos de la inquisición, cuando eran quemados los libros y escritos sospechosos de herejía. Muy a menudo la quema de esos libros iban acompañadas del propio autor o su impresor.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: pexels