Entradas etiquetadas como ‘manicomio’

¿De dónde surge decir que alguien está loco de ‘remate’ o de ‘atar’?

Las expresiones ‘loco de remate’ y ‘loco de atar’ suelen ser utilizadas para enfatizar el trastorno mental de alguna persona y como modo de señalar que esa locura es extrema, aunque en la mayoría de ocasiones el uso de dichas locuciones no es para referirse a alguien que tiene las facultades mentales dañadas, sino para señalar una situación o conducta extraña, fuera de lo común.

¿De dónde surge decir que alguien está loco de ‘remate’ o de ‘atar’?

El añadirle el término ‘atar’ a la expresión es una clara alusión a los casos de aquel enfermo mental que suponía un posible peligro y que, tras ser encerrado en un sanatorio (antiguamente llamado ‘manicomio’), era maniatado o se le ponía una camisa de fuerza.

El decir a alguien que estaba loco de atar significaba literalmente que estaba para ser encerrado en un manicomio y ser atado.

Por su parte, el término ‘remate’ es algo más rebuscado al incorporarlo a la expresión. Hace referencia a aquel trastorno mental que llega al límite de la locura, debido a que el vocablo hace referencia a la primera acepción que da el Diccionario de la RAE a la palabra: ‘Fin o cabo, extremidad o conclusión de algo’.

El vocablo ‘remate’, en este caso, nada tiene que ver con la acción de chutar un balón hacia la portería (por ejemplo en el fútbol) o el con poner fin a la vida de alguien, asegurándose que muere (por ejemplo pegando una segunda puñalada, golpe o tiro) y suele ser utilizada en otras expresiones como ‘tonto de remate’ (ser muy tonto).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

El encéfalo y la personalidad, según Franz Joseph Gall [Anécdota]

El encéfalo y la personalidad según Franz Joseph Gall [Anécdota]El anatomista y fisiólogo de origen alemán Franz Joseph Gall, creador de la pseudociencia conocida como ‘frenología’, se vanagloriaba de conocer el carácter y aptitudes de las personas según la forma de la cabeza de éstas. Entre otras muchas cosas también fue conocido por ser autor de la famosa “protuberancia de las matemáticas”, con la que intentaba demostrar que la persona que poseía determinado tipo de cráneo tenía unas dotes innatas para el cálculo numérico.

En cierta ocasión realizó una visita al manicomio de Bicêtre con la intención de demostrar cómo era capaz de acertar sobre las tendencias criminales de los enfermos allí recluidos con un simple y rápido estudio de la forma del encéfalo.

Mientras exploraba a uno de ellos le preguntó:

«¿Por qué está usted aquí? En su cráneo no encuentro ningún tipo de locura»

«No le extrañe, doctor,- contestó el enfermo – porque esta no es mi cabeza, sino una que me puse para sustituir la que me cortaron durante la Revolución»

 

Fuente de la imagen: wikimedia commons