Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘aprobar’

El curioso origen etimológico del término ‘firmar’

Se conoce como firma a la rúbrica que se pone a mano, al pie de un escrito, con intención de identificarse en el mismo y dar autenticidad cuando se trata de algún tipo de documento oficial. Puede ser con el nombre y apellidos completos o parte de estos, las iniciales, un garabato e incluso con una simple equis (esto último en el caso de personas que no pueden o saben escribir).

El curioso origen etimológico del término ‘firmar’

Su origen etimológico lo encontramos en el término latino ‘firmāre’, cuyo significado literal era ‘dar firmeza’, ‘solidez’, ‘seguridad’.

Y es que no había nada más firme ni que diese más seguridad que estampar un garabato en un documento cuando se cerraba un trato, dando así la palabra de que se cumpliría lo convenido y/o pactado en él.

El vocablo ‘firmāre’ dio origen a otras muchas palabras que hoy en día utilizamos con asiduidad como son: ‘afirmar’ (Asegurar o dar por cierto algo), ‘firmeza’ (Entereza, constancia, fuerza moral de quien no se deja dominar ni abatir), ‘firmamento’ (Bóveda celeste en que están aparentemente los astros), ‘confirmar’ (Corroborar la verdad) o ‘reafirmar’ (Reforzar una postura o una condición).

 

 

Lee y descubre el origen etimológico de otras expresiones y palabras

 

 

Fuentes de consulta: Diccionario de la RAE / etimologias.dechile
Fuente de la imagen: pexels

¿De dónde surge decir ‘ha pasado la criba’ para referirnos a quien supera una prueba de selección?

¿De dónde surge decir ‘ha pasado la criba’ para referirnos a quien supera una prueba rigurosa?Solemos utilizar la expresión ‘pasar la criba’ para referirnos al hecho de superar una selección o prueba rigurosa.

El origen de este modismo lo encontramos en el acto de cribar, que es la acción de limpiar y separar el trigo y otras semillas o cereales del polvo, la paja, tierra e impurezas, el cual se realiza desde hace centenares de años con un utensilio llamado ‘criba’.

Esa selección rigurosa para que quede lo que es realmente válido y desechar aquello inservible es lo que dio origen a la expresión y el sentido que hoy en día le aplicamos para el que supera una prueba.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen de poner nota a los estudiantes que se examinan?

¿Cuál es el origen de poner nota a los estudiantes que se examinan?

Estamos en época de exámenes. Por un lado muchos son los estudiantes que estos días están realizando los exámenes de final de curso y otros los que se enfrentan a la temida ‘selectividad’ que les dará acceso a poder escoger sus carreras universitarias.

El hecho de examinar a alguien para evaluar cuánto sabe o ha aprendido es casi tan antiguo como el propio hecho de tener un conocimiento y compartirlo. Ya desde la antigüedad los sabios preguntaban a sus discípulos que atendían a sus explicaciones.

También encontramos que los primeros ‘exámenes oficiales’ (o al menos así consta) se originaron en China en el siglo VII y eran una serie de pruebas que se realizaban para seleccionar a los funcionarios públicos (lo que hoy llamaríamos oposiciones).
A raíz de surgir las primeras universidades en el siglo XI los tribunales académicos comenzaron a realizar exámenes orales a los alumnos.

Pero a pesar de llevar tantos siglos realizándose exámenes no fue hasta el año 1792 cuando a alguien se le ocurrió calificar con una nota el trabajo de sus alumnos. Dicho personaje fue William Farish, profesor de Química y Filosofía Natural (Física) en la Universidad de Cambridge.

Hasta aquel momento los profesores evaluaban los conocimientos de sus alumnos a través de los exámenes aprobándolos o suspendiéndolos, pero no indicaban cuál era el grado de conocimiento que tenía cada estudiante.

Las clases solían ser reducidas para que el maestro pudiera dar una atención más personalizada a cada alumno, pero esto hacía que tuvieran que dedicarle mucho tiempo a cada uno además de ganar menos salario, ya que se retribuía en función del número de asistentes a cada aula.

El hecho de calificar tras cada examen y evaluar con una nota cuál era el grado de conocimiento de cada alumno permitió a William Farish poder tener una clase con muchos más estudiantes que el resto de sus colegas, lo que llevó a que no tardaran en copiar la idea y ponerla en práctica.

 

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

 

Fuentes de consulta: joebower / javierdisan
Fuente de la imagen: Wikimedia commons