Gastroenteritis aguda: una infección habitual en verano

Aunque la gastroenteritis aguda es una infección que puede afectar a los niños a lo largo de todo el año, es más habitual en los meses de verano. Este hecho se junta con que los mocos de nuestros hijos nos dan una tregua y nos abandonan hasta que vuelvan a la guardería, lo que genera la falsa sensación de que,en esta época del año, de lo único que se contagian es de este tipo de infecciones.

Por ello no está de más recordar a qué nos enfrentamos y así os lleváis la lección aprendida para las vacaciones. En este post encontrarás información útil de cómo actuar si tu hijo presenta una diarrea.

¿Es lo mismo decir Gastroenteritis Aguda y Diarrea?

Cuando los pediatras diagnosticamos a un niño de gastroenteritis aguda, estamos haciendo referencia a las infecciones del tracto digestivo, de ahí su nombre: “gastroenter-“, que hace referencia al estómago y el intestino, e “-itis”, que significa inflamación.

Como os podeis imaginar, cuando el intestino está inflamado se producen una serie de cambios que dan lugar a que el agua que bebemos se absorba peor y con ello aumente el número de deposiciones y pierdan consistencia, lo que comúnmente se conoce como diarrea.

Debido a esto, decir diarrea y gastroenteritis aguda en niños es hablar de lo mismo en la mayoría de los casos.

¿Cuáles son los síntomas?

Ademas de la mencionada diarrea, en una gastroenteritis aguda pueden aparecer otros síntomas como la fiebre y los vómitos. A estos síntomas se suman otros como el dolor abdominal y el malestar general.

Si tu hijo tiene “suerte” solo presentará diarrea, mientras que si le toca la mala tendrá todo el cuadro clínico completo.

¿Quién provoca las gastroenteritis?

Las gastroenteritis agudas están provocadas por virus y por bacterias. En la gran mayoría de los casos no podemos diferenciar quién la provoca ya que los síntomas que producen unos y otros son muy similares.

Sin embargo, a los pediatras, salvo casos muy concretos, no nos importa quién es el responsable de la diarrea, ya que, independientemente de que se trate de virus o bacterias, el tratamiento es el mismo.

Estos virus y bacterias tiene una transmisión que se denomina fecal-oral, es decir, el contagio se produce a través del contacto con las heces de un paciente enfermo o convaleciente y uno sano. Por eso, la higiene de manos es muy importante, así que no olvides lavártelas en caso de que tu hijo esté pasando una de ellas después de cambiarle el pañal.

La rehidratación oral, la base del tratamiento

Las gastroenteritis agudas, ya sean por virus o por bacterias, se curan solas. Lo que oyes, no hace falta tomar ningún tipo de medicamento para acabar con ellas. Por ello, lo que tenemos que hacer es un tratamiento sintomático mientras mejora el cuadro clínico.

Los pilares de este tratamiento son, por un lado, administrar un antitérmico/analgésico como el paracetamol para tratar la fiebre, el dolor y el malestar general. Y por otro, lo más importante, aportar líquidos para evitar la deshidratación.

Como dijimos al principio, la diarrea es uno de los síntomas principales de la gastroenteritis aguda. Con ella, se produce una pérdida de líquido y sales minerales que tendremos que reponer para que nuestro hijo no sufra una deshidratación. Pero que quede claro, no vale cualquier bebida que preparemos en casa. Lo mejor es recurrir a las soluciones de rehidratación oral (también llamado suero) de venta en farmacias, ya que éstas contienen la cantidad exacta de agua y sales que recomienda la Organización Mundial de la Salud para que sean asimiladas de forma correcta por el intestino enfermo.

Pero ojo, al igual que no es adecuado que vosotros preparéis en casa esas soluciones de rehidratación, las bebidas comerciales “para deportistas” tampoco valen ya que contienen una proporción diferente de agua y sales a lo que está recomendado.

Un símil que utilizamos con nuestros pacientes para que se hagan una idea de cuánto suero tienen que dar de beber a un niño con diarrea es el símil del cubo que pierde agua. Les decimos que su hijo es un cubo que tiene un agujero abajo por el que está perdiendo agua y que hay que irlo rellenando por arriba para que siga estando lleno. De esta forma, a mayor número deposiciones, más cantidad de líquido tendrán que tomar.

“Un niño con diarrea es como un cubo que pierde agua: hay que irlo reponiendo para que no se vacíe”

Sin embargo, cuando la diarrea se junta con vómitos hay que tener paciencia. Es preferible ofrecer el suero poco a poco, para que el estómago lo pueda asimilar y no vuelvan a vomitar. Tras un vómito es prudente esperar un rato (30-45 minutos) antes de volver a ofrecer algo al niño para que el estómago descanse. En caso de que a pesar de ir poco a poco tu hijo siga presentando vómitos o la velocidad a la que presenta deposiciones no permite que beba suero suficiente, debes acudir al hospital ya que es probable que ese cubo al que nos referimos se acabe vaciando.

¿Y la comida?, ¿qué hacemos con los sólidos?

Los sólidos también son una parte importante del tratamiento de las gastroenteritis. Aunque un niño puede mantenerse unos días con las soluciones de rehidratación, en cuanto presente una buena tolerancia y le apetezca, es adecuado reiniciar su alimentación habitual.

Lo único que debes evitar son comidas con mucha grasa o con mucho azúcar, ya que podrían hacer que la diarrea se perpetuara.

Como verás, no hemos dicho nada de la leche, ya que no es necesario retirarla de entrada en caso de una gastroenteritis. Y en caso de hacerlo, debe ser siempre el pediatra el que lo indique.

¿Y qué hago si mi hijo toma lactancia materna?

En el caso de que tu hijo tome el pecho de manera exclusiva o ya estés con la alimentación complementaria, no hay ninguna justificación para retirar el pecho. De hecho es una manera fantástica de mantener hidratado a tu hijo ya que con la leche le aportas agua, sales y nutrientes.

Si todo va bien, en unos días tu hijo estará como nuevo…

Lo habitual es que una gastroenteritis aguda se mantenga durante unos días (habitualmente menos de una semana). También es frecuente que mantengan alguna deposición blanda durante algún día más pero ya con un mejor estado general.

Si como hemos dicho, tu hijo es capaz de beber más líquidos de los que pierde (y por tanto el cubo no se vacía), en unos días estará como nuevo. Sin embargo, en caso de que que el aporte de líquidos no sea adecuado puede que se deshidrate. En estos casos, el estado general del niño empeora apareciendo decaimiento marcado, tendencia al sueño, llanto sin lágrimas, boca seca o haga menos pis. Si se produce alguno de estos síntomas debes acudir al hospital para que tu hijo sea evaluado.

Vigila los signos de alarma: empeoramiento del estado general, tendencia al sueño, llanto sin lágrimas, boca seca, menos diuresis…. En estos casos acude al hospital.

En el caso de que la diarrea perdure más allá de 5-7 días consulta con tu pediatra. Hay algunos casos poco habituales que se benefician de la recogida de un cultivo de heces y un tratamiento antibiótico dirigido.


Esperamos que hayas entendido que las gastroenteritis agudas son infecciones pasajeras y que con un buen tratamiento de mantenimiento es suficiente para que se solucionen. Si quieres saber más puedes consultar los siguientes enlaces:

  • Gastroenteritis aguda: mitos y leyendas (link).
  • ¿Es necesario el empleo de probióticos en caso de gastroenteritis aguda? (link).
  • Recomendaciones para padres de la Sociedad Española de Pediatría sobre la Gastroenteritis aguda (link).

Para terminar os dejamos con esta infografía sobre la gastroenteritis y los vómtios que pertenecen a nuestra colección de #Pediconsejos:

Si tu hijo tiene gastroenteritis.png

Si tu hijo tiene vómitos

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.