Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘pirateria’

Piratas de Somalia… ¡y de novela!

Uno de los síntomas de quienes padecemos bibliofilia congénita es la reconducción patológica y sistemática de cualquier tema al ámbito de la Literatura. Y en reginaexlibrislandia mis libreros y yo lo hacemos casi continuamente.

Por ejemplo, lo que empezó siendo un simple comentario sobre el Melody, el crucero italiano que este fin de semana repelió el ataque de unos piratas somalíes

 

 

… Pronto cambió de rumbo hasta un repaso por libros poblados por piratas, bucaneros y filibusteros.

Sí, queridos, esos carismáticos renegados con alma de tormenta, piel de salitre y alguna que otra gota de ron en vena. Esos que sin escrúpulos, patria ni más raíces que las velas y el ancla de su navío, surcaban las aguas a la caza del botín, tiñendo el azul marino de rojo escarlata y junto a los que vivimos cientos de aventuras entre líneas.

Románticos como Espronceda (La canción del Pirata) y Lord Byron (El Corsario) dedicaron poemas a estos feroces lobos de mar, y en prosa más de uno vendió su pluma a un corsario, real o ficticio. Defoe, Stevenson o Salgari son ejemplos de autores de novelas de piratas con patas de palo, garfios y mapas del tesoro que conquistaron a lectores de varias generaciones.

Aquí os dejo algunos de los títulos varados en los anaqueles de reginaexlibrislandia y os invito a que citéis vuestros preferidos para completar mi fondo-pirata…

¿Listos? ¡¡¡¡¡¡Al aaaaaaabordaaaajeeeeee!!!!!!

‘La isla del tesoro’. R. L. Stevenson. Jim Hawkins se embarca en La Española junto al capitán Smollet, Long John Silver y el resto de la tripulación, rumbo a la isla del tesoro. Emoción, salitre y alguna botella de ron.

‘El corsario negro’. Emilio Salgari. El noble Emilio de Roccanera se convierte en el Corsario Negro, un héroe solitario y feroz que surca el Caribe para vengar a su familia, pero también a su amor.

‘El relato de un corsario yanqui’. N. Hawthorne. Narra la vida de un corsario de la guerra de 1812 de EE UU contra Inglaterra, sus peripecias en el mar y en la prisión de Dartmoo.

‘Historias de piratas’. A. Conan Doyle. Fresco sobre las aventuras y peripecias de bucaneros, piratas y filibusteros que, con la calavera por bandera, se entregaban a rapiñas por todos los mares.

‘El cazador de piratas’. R. Zacks. El capitán Kidd, un mercenario al servicio de la Corona inglesa, capturaba a otros piratas y los obligaba a devolver sus botines.

‘El libro de los piratas’. Howard Pyle. Historias ilustradas de bucaneros que surcaban el Caribe hacia el Canal de las Bahamas en busca de los tesoros de los galeones españoles.

‘Los buscadores de tesoros’. W. Irving. Sanguinarias hazañas, amoríos y aventuras de carismáticos renegados con piel de salitre y viento en perpetua búsqueda de grandes tesoros.

‘La taza de oro’. John Steinbeck. Cuenta la vida del pirata Henry Morgan, que arrebató la isla Providencia (hoy Santa Catalina) a los españoles y emprendió la conquista de Panamá.

‘Historias de piratas’. Daniel Defoe. Un marino francés navega por el Índico y las costas africanas. Él y otros piratas toman Libertaria, donde crean su propia civilización con los botines de todos.

‘El halcón del mar’. Rafael Sabatini. Oliver Tressilian se convierte, a su pesar, en uno de los piratas más temidos y respetados del Mediterráneo tras sobreponerse a muchas penalidades.

Mujeres piratas’. G. V. Chamorro. Siempre hubo corsarias, auténticas lobas de mar cuyos nombres están escritos en letras de oro y escarlata en los anales de la piratería.

‘Bajo bandera negra’. David Cordingly. Centrándose en los siglos XVII y XVIII, la edad de oro de la piratería, el libro analiza cómo era la vida entre piratas, sus costumbres y sus tópicos.

‘El galeón de Manila’. M. Lozano Leyva. En 1755 un galeón español sale hacia Acapulco cargado de tesoros. Su tripulación se empleará a fondo para repeler el asedio pirata y proteger su botín.

‘Los tigres de Mompracem’. Emilio Salgari. Sandokán y su querida Lady Mariana se enfrentan a animales salvajes junto a Yáñez y J. Brooke y contra el despechado barón Willi.

‘El médico de los piratas’. Carmen Boullosa. En el siglo XVIII, el esclavo Smeeks, que sabe curar, se une a la Cofradía de los Hermanos de la Costa, piratas sanguinarios, pero generosos entre sí.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿os gustan las novelas de piratas, bucaneros, corsarios y filibusteros? ¿Cuál es vuestra preferida?

“Quiero enrolar a mi nieto en La Hispaniola

Desde que me embutí en mi piel de librera me han pedido libros de las formas más inesperadas que os podáis imaginar, queridos.

Patinazos con los títulos unas veces, cruces de autores y obras otras, y hasta han jugado conmigo a una gloriosa variante pseudo bibliófila del concurso ‘Pasapalabra’, que consiste en ir dándome pistas inconexas sobre un título del que apenas tenían referencias, a las que yo voy replicando con los títulos que me salen directamente del pelucón.

Van algunos ejemplos:

– “En el título tiene la palabra Arpa” para El Arpa de hierba, de Capote- “Algo de alguien que se comió o algo un queso” para Quien se ha llevado mi queso.

– “Los limones ciegos” para ¿Los Girasoles Ciegos? ¿Entre limones? Buscaban Los Girasoles Ciegos.

– “El guerreo entre la cebada” para El guardián entre el centeno.

– “La portada es rosa y naranja” para… nunca lo llegué a averiguar.

– “Nosequé de un lenguado de un tal Turrell” para Filetes de Lenguado, de Durrell.

– “El nuevo de un tal Tutankami”, para After Dark de Haruki Murakami.

Son anécdotas divertidas y retos libreros que hacen más maravillosa si cabe mi vida en reginaexlibrislandia.

Pero la petición formulada ayer por un encantador septuagenario me cautivó. Llegó a mis confines de la mano de un niño de unos once o doce años:

– Cliente: Buenas tardes, señorita.- Regina: ¡Hola! ¿En qué puedo ayudarles?

– C.: Mire, quiero enrolar a mi nieto Lucas en ‘La Hispaniola’

– R.: Ah, ¡ja, ja, ja!, ¿alguna edición en especial?

– C.: Creo que han sacado una en Austral, ¿no?

– R.: Si, van 125 años de la primera edición de La Isla del Tesoro y la han reeditado en tapa dura.

– C.: ¿Y la tiene usted?

– R.: Sí, aquí está.

– C.: Verá, mi padre me la regaló a mi, y yo a mi hijo, que es el padre de Lucas, así que ahora nosotros se la regalamos a él. Es una tradición familiar.

– R.: Seguro que le encanta.

– C.: ¡Eso creo yo! Y cantará conmigo eso de «Quince hombres en el cofre del muerto. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ; Y una botella de ron!»

Y se fueron nieto y abuelo con el libro de R.L. Stevenson en la mano. Según me contaron, iban a pasar la tarde bebiendo chocolate y líneas de La Isla del Tesoro.

Y, ay queridos, como una es tremendamente permeable saqué a la filibustera que llevo dentro y nada más echar el cierre en reginaexlibrislandia canturreando («Quince hombres en el cofre del muerto. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ; Y una botella de ron!») puse rumbo junto al jovencito Jim Hawkins a la isla del tesoro del Capitán Flint, infestada de piratas hambrientos de oro y sedientos de ron.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis La Isla del Tesoro? ¿A qué edad? ¿Os gustó? ¿Y qué os parece la forma en que el caballero me pidió el libro de Stevenson?

Ah, va el trailer de una curiosa adaptación de La isla del Tesoro para Tv de 1990 con un sorprendente reparto: Christian Bale, Charlton Heston, Christopher Lee y Oliver Reed, entre otros: