BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘nuevo periodismo’

¡Paren máquinas! 6 novelas de periodistas que van a toda plana

Ay, cada vez que veo Luna nueva (Howard Hawks, 1941), me tiro toda la película a carcajada limpia. En ella Hildy Johnson (Rosalind Russell), la mejor reportera del Morning Post, anuncia que deja el periodismo para formar una familia. Pero Walter Burns (Cary Grant), editor del periódico y su ex-marido, se niega a dejar escapar a su plumilla estrella y urde todo tipo de ardides para retenerla en plantilla.

(Luna Nueva, 1941 / Columbia Pictures)

(Luna Nueva, 1941 / Columbia Pictures)

Tanto ésta como Primera Plana (Billy Wilder, 1974) destripan en clave de comedia las luces y las sombras de una profesión de raza, con especímenes capaces de lo mejor y de lo peor, y cuyo gremio cimenta el cuarto poder. Y yo, que soy permeable y pelín obtusa, decidí mientras miraba sin ver los títulos de crédito de Luna Nueva, que algo bibliófilo-periodístico tenía que montar yo en reginaexlibrislandia.

Veamos: dar con un hecho noticiable, investigarlo y verificar datos, buscar el enfoque adecuado y darle a la tecla para encapsular el texto y hacerlo digerible evitando florituras son las cartas de las que dispone quien quiera jugar una mano al periodismo. No hay, por tanto, sitio para la ficción pura, que es lo mío, y si me pusiera en plan reginofundamentalista hasta aquí habríamos llegado con el temita de la prensa y de los periodistas en mi librería.

Pero la Providencia Librera tuvo a bien iluminarme y abrir una grieta conceptual en la que me puse a amontonar como una loca tres tipos de libros y autores: novelas que ficcionan sobre el periodismo; libros de quienes, dotados de un talento fuera de serie para contar historias, articularon el Nuevo Periodismo, un nuevo género literario consistente en narrar hechos reales y articularlos en forma de libro que bien podía ser novela; y las obras gonzas de quienes, a caballo entre los dos géneros, entran tanto en su historia que son, a la vez, observadores y protagonistas de lo que escriben.

Pues bien, queridos, os aseguro que al poco rato la pila de ejemplares me sobrepasaba varios metros el topete del pelucón.

El caso es que con todo eso apilado yo me atiborré de lecturas y de relecturas para montar, días después, una parrilla bibliófilo-periodística con 6 novelas de y para plumillas que todo el mundo debería leer porque valen la pena. Van:

1. ¡Noticia Bomba! Evelyn Waugh. Anagrama. Un magnate de la prensa de Fleet Street llamado Lord Copper presume de la infalibilidad de su olfato para descubrir talentosos reporteros que inundan de exclusivas su tabloide y ganarle así lectores a la competencia. Sin embargo, a causa de una confusión de apellidos, envía a «cubrir» la guerra civil en una remota república africana a uno de los periodistas más improbables para tal misión. A partir de ese equívoco, Evelyn Waugh se lanza a una feroz y desopilante sátira sobre el mundo del periodismo, los enviados especiales, la información, la desinformación y la confusión. Considerada como una de las grandes novelas de humor del siglo XX, es también un vívido y corrosivo retrato de la profesión y del sector que arrancará las carcajadas tanto de quienes la sufren a diario como de los ajenos al mundillo.

Noticia Bomba

Noticia Bomba

2. Relato de un Naúfrago. Gabriel García Márquez. Debolsillo. Este debía ser el reportaje sobre un hombre, Luis Alejandro Velasco, que estuvo diez días a la deriva en una balsa mecida por el mar Caribe, y que encargaron a un tal Gabriel García Márquez. El entonces joven plumilla de El Espectador de Bogotá escuchó el relato de los hechos de boca de su protagonista, y lo transformó, tal vez sin pretenderlo, en un prodigioso ejercicio literario, una narración escueta y vigorosa donde late el pulso de un gran escritor. La publicación por entregas del reportaje en 1955 provocó un alboroto político considerable -se revelaba la existencia de contrabando ilegal en un buque de la Armada colombiana, lo que costó la vida de siete marineros y el naufragio, más afortunado, de Velasco- y el exilio para su autor, que se vio abocado a una nueva vida. Aunque el precio fue alto gracias a él legiones de lectores y de periodistas de todo el mundo devoran a diario la narración más perfecta de uno de los púgiles de las letras hispanoamericanas.

Relato de un naúfrago

Relato de un naúfrago

3. A sangre fría. Truman Capote. Anagrama. El día de noviembre de 1959 en que la familia Clutter fue brutalmente asesinada en su granja de Kansas marcó un antes y un después en la literatura. Truman Capote olfateó la historia a kilómetros y su instinto le dictó cómo hacerla suya. Ocho años después publicó A sangre fría e instauró con ella todo un nuevo género narrativo: la «non fiction novel», híbrido entre el periodismo y la literatura. El proceso creativo fue largo y destructivo para Capote, que siguió paso a paso y junto a su amiga y ayudante Harper Lee, la vida del pequeño pueblecito, esbozó retratos de los que serían víctimas y acompañó a la policía en las pesquisas que condujeron al descubrimiento y detención de Hickcock y Smith. Entre ese momento y la ejecución de ambos, perfiló a los dos criminales psicópatas con tal grado de veracidad y humanismo que el lector creerá llegar a conocerlos realmente. Un relato estremecedor de un crimen atroz que, tras pasar por el alambique de Capote, es un relato colosal y una clase magistral de investigación.

A sangre fría

A sangre fría

4. El honor perdido de Katharina Blum. Heinrich Böll. Seix Barral. La lucidez de Heinrich Böll y su brillante crónica de la repulsiva lapidación mediática de una mujer inocente que es arrastrada a la fuerza al epicentro del circo mediático más rapaz siempre tienen su hueco en las baldas de reginaexlibrislandia. Testigo del affaire que una joven anónima mantiene con un hombre que resulta ser un prófugo, un periodista sin escrúpulos difama a la mujer hasta volatilizar su reputación. Después de hacer de su vida un infierno, el paparazzi será asesinado por su víctima mediática, incapaz de reconstruir una intimidad demasiado ultrajada y sobreexpuesta. Así de actual es El honor perdido de Katherine Blum, una novela tan breve como certera y visionaria.

El honor perdido de Katharina Blum

El honor perdido de Katharina Blum

5. El motel del voyeur. Gay Talese. Alfaguara. Maestro del arte del reportaje y del nuevo periodismo, Gay Talese cincela un reportaje colosal sobre un hombre que se compró un motel en Denver para regentarlo y, de paso, espiar a sus clientes mientras mantenían relaciones sexuales. Para ello ni él ni su mujer escatimaron en ingenio ni en medios e instalaron una «plataforma de observación» en los conductos de ventilación. Fue el propio mirón quien contactó con Talese para contarle su secretillo, y Talese no dudó en viajar al Motel donde conoció a Gerald Foos, verificó la historia, espió desde la plataforma y ojeó los diarios en los que Foos registraba cuanto veía y escuchaba. Con todo ese material Talese montó una bomba de relojería que detonó en forma de extraordinaria muestra de periodismo narrativo, cuya onda expansiva sacude conciencias y enciende un intenso debate ético a nivel planetario.

El Motel del Voyeur

El Motel del Voyeur

6. Bloody Miami. Tom Wolfe. Anagrama. Una fábula vulgar, grotesca e irreverente, cargada de adrenalina, cincelada con sarcasmo y cimentada con el incuestionable talento de Wolfe para el reportaje, que en su día lo encumbró como periodista. En ella Edward T. Topping IV, blanco, anglo y sajón, de una pequeña dinastía de Yale, va con Mack, su mujer –también Yale– a un restaurante. Y mientras se desocupa una plaza para aparcar su utilitario ecológico un Ferrari, conducido por una latina despampanante y cargada de oro, les birla el hueco y se burla de Mack. Y es justo a esa ciudad -donde, como afirma Wolfe, una población venida de otro país, de otra cultura, con otra lengua, se ha hecho dueña del territorio en sólo una generación-, han enviado a Ed Topping para reconvertir el Miami Herald en un periódico digital, sin edición en papel, y lanzar El Nuevo Herald solo para las masas latinas. Wolfe descuartiza a una ciudad chamuscada por el sol, dividida y volátil, donde todos odian a todos y con la digitalización de un tabloide como telón de fondo.

Bloody Miami

Bloody Miami

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis alguna de ellas? ¿Qué os pareció? ¿Recordais novelas sobre periodistas, periódicos y plumillas?
  • Sígueme en Facebook y Twitter

“Mejor me aireo con Los Ángeles del Infierno”

Si no encuentro referencias literarias para reinterpretar en clave de novela situaciones cotidianas me colapso. Así de extrema es mi bibliofilia y así de mal me sienta la vida más allá de mis anaqueles.

(Salvaje / Columbia Pictures)

(Salvaje / Columbia Pictures)

Lo bueno de eso es que almaceno bajo el pelucón más referencias librescas que pergaminos en la antigua Biblioteca de Alejandría. Lo malo es que cíclicamente me desborda tanta ficción pura contenida y necesito airearme con algo un poco más real y que a ser posible me desmonte algún que otro mito. Porque vivir en este estado de sobredramatización permanente me lleva a mitificarlo y novelizarlo prácticamente todo y a todos.

Pues bien, el otro día al echar el cierre de reginaexlibrislandia supe que era uno de esos momentos. Pero esta vez lo vi claro y me dije:

“Regina, tú lo que necesitas es vivir más. Paseos al aire libre, un poco de acción, algún tugurio, un puñado de tipos duros, mucho cuero, más tatuajes, alguna bacanal y una buena Harley para que se oxigene en el pelucón. Así que vuelve ahí dentro, coge el ejemplar de Los Ángeles del Infierno. Una extraña y terrible saga, y date un buen baño de realismo gonzo cortesía del señor Hunter S. Thompson”.

Y eso hice. Y, queridos, ¡mano de santo! Un par de días después vuelvo con una resaca descomunal, grasa de moto hasta en los higadillos, el pelucón chamuscado y unas cuantas magulladuras, pero con la bibliofilia total y absolutamente regenerada y un renovado y voraz apetito por la ficción pura.

Vamos, que he tenido dosis de realismo y de chulazos sobre ruedas para una buena temporadita. Yo creo que para cuando logre despegarme de la epidermis los jirones de los vaqueros y la chupa quizá me plantee las siguientes vacaciones de no ficción. Pero ha merecido la pena, queridos. El libro es una clase magistral de tantas cosas que hasta yo perdí la cuenta. Palabra de Regina (o de lo que queda de ella).

Si os tientan los moteros, os enganchasteis a la serie Hijos de la Anarquía o en su día disfrutasteis con las legendarias  Salvaje (1953) o Easy Rider seguid mi consejo y haceros con un ejemplar. La experiencia lectora es abrumadora de principio a fin.

NOTA DE REGINA:

Más allá de un mito de celuloide, Hells Angels fueron la gran pesadilla del sueño americano, una panda de forajidos motorizados que atravesaba el país hasta las trancas de alcohol, droga y ácido, dejando a su paso regueros de sangre, muchachas violadas y cajas fuertes reventadas. Y si alguien sabe de qué iban sus orgías de violencia y excesos, ése es Hunter S. Thompson, que, fiel al género periodístico que él mismo acuñó, el gonzo, fue literalmente uno de ellos durante un año para contar, desde dentro, cómo se ve el mundo a lomos de una Harley.

Visceral, sobrecogedora y frenética, así es Los Ángeles del Infierno: una extraña y terrible saga (Anagrama), un viaje de ida al reverso más sórdido y salvaje del alma humana. Una odisea que refleja sin tapujos la bicefalía de la sociedad estadounidense de los años sesenta: la mentalidad conservadora y tradicional enquistada en la Guerra Fría frente a la actitud vital de nihilismo extremo de una generación de veinteañeros que, al saberse desclasados y sin opciones en el nuevo capitalismo rapaz, toman una carretera secundaria decididos a cumplir su lema a rajatabla: “Cuando hacemos el bien nadie lo recuerda; cuando hacemos el mal nadie lo olvida”. Una disección tan brillante, cruda y lúcida de uno de los últimos grandes “mitos americanos”. Los mismos que, sin entender muy bien cómo, pasaron en pocos años de temibles renegados a VIPs de las fiestas de la alta sociedad californiana. Y es que todo es posible en (norte)América.

Ángeles del Infierno, Hunter S. Thompson

Ángeles del Infierno, Hunter S. Thompson

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis Los Ángeles del Infierno? ¿Qué os pareció? ¿Alguna otro libro de moteros que recomendéis?
  • Sígueme en Facebook y Twitter

Katharina Blum, mártir literaria del amarillismo rapaz

De ingratitud e inconsciencia está el mundo lleno. Basta que el pobre Heinrich Böll se preocupara por augurar en 1974 en forma de novela hasta qué punto era peligroso el sensacionalismo rapaz para que nosotros no sólo desoigamos sus advertencias, sino que aplaudamos a cuanta Katharina Blum de pacotilla ofrezca sus órganos blandos al mejor postor.

Porque, eso sí, mientras que la heroína silueteada a palabras por el escritor alemán era una víctima indefensa y arrastrada a la fuerza al epicentro del circo mediático, muchas de sus replicantes de carne y hueso hacen lo que sea por conquistar sus ‘quince minutos’ de fama warholiana.

En fin, queridos, de mediocres con delirios de starlettes de serie B están los platós llenos, no me diréis que no.

La lucidez de Heinrich Böll y su brillante crónica de una lapidación mediática siempre tienen su hueco en las baldas de reginaexlibrislandia.

Y aunque me lo piden menos de lo que yo quisiera hoy la Providencia Librera decidió darme una alegría bibliófilo-periodística materializando ante mi a un joven que, sin saberlo, buscaba su ejemplar de El honor perdido de Katharina Blum.

El muchacho, reginaexlibrislandiano con un pie en la asiduidad, titubeó un par de minutos antes de acercarse a mi escritorio y dirigirse a mi:

– Cliente: Estooo, perdona…- Regina: ¿Sí? ¡Ah, hola!

– C.: A ver si me puedes ayudar…

– R.: Lo intentaré, ¿qué necesitas?

– C.: Mira, tengo que hacer un trabajo que relacione periodismo y literatura, y no doy con lo que busco.

– R.: pero, ¿sabes lo que buscas? ¿Nuevo periodismo? ¿Capote? ¿Periodismo Gonzo? ¿Escritores-articulistas? ¿Novelas publicadas por entregas en periódicos? ¿Reportajes novelados de García Márquez?

– C.: No, no, alguna de esas sería mi última opción. Verás, mi padrino vivió unos años en Alemania, ¿sabes? Como siempre dije que quería ser periodista él me hablaba de un libro que se publicó cuando él vivía en Berlín y que iba sobre la prensa rosa. Como no sabía alemán no lo llegó a leer, pero su novia sí y le contó de qué iba. Era algo sobre una mujer. Él siempre lo quiso leer en español, pero no sé si llegó a encontrarlo. Murió hace tres años, y ahora con lo del trabajo este me acordé del libro famoso…

– R.: Mmmm, mmm… Prensa, Alemania, mujer. Mmmm, ¿sabes más o menos cuándo vivió tu padrino en Alemania?

– C.: Cuando yo aún no había nacido, por los setenta.

– R.: Bueno, pues apostaría mi biblioteca personal a que lo que buscas es El honor perdido de Katharina Blum, de Heinrich Böll. Se publicó en 1974 y es una crítica feroz al sensacionalismo rapaz que, además, tiene una estructura a caballo entre la crónica y la novela. Es uno de mis favoritos.

– C.: ¡No me digas! ¿Y lo tienes?

– R.: Sí, está ahí, por la B de Böll.

Y se lo llevó. Él estaba entusiasmado con su libro, y yo no cabía en mi regio pelucón de euforia librera. No sólo iba a leerse un novelón e imagino que a reflexionar sobre su desalentador mensaje, sino que con su trabajo sobre la obra de Böll quizás diera qué pensar a algún que otro aprendiz de plumilla de su misma promoción.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis El honor perdido de Katharina Blum? ¿Conocíais la novela? ¿Y algo de Heinrich Böll? ¿Recordáis alguna que otra obra literaria que arremeta contra el sensacionalismo periodístico?

Nota de Regina. Testigo del affaire que una joven anónima mantiene con un hombre que resulta ser un prófugo, un periodista sin escrúpulos difama a la mujer hasta volatilizar su reputación. Después de hacer de su vida un infierno, el paparazzi será asesinado por su víctima mediática, incapaz de reconstruir una intimidad ultrajada y sobreexpuesta. Así de actual es El honor perdido de Katherine Blum, una novela tan breve como certera y visionaria.

Por cierto, que un año después de su publicación el cineasta germano Schlöndorff filmó su versión de El Honor perdido de Katharina Blum, con cuyo trailer me despido por hoy: