Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘Literatura y Periodismo’

Échate unas risas leyendo ¡Noticia bomba! de Evelyn Waugh

Mira que es contagiosa e irreprimible la pasión por un libro.

(Quemar después de leer, 2008 / Focus Features)

(Quemar después de leer, 2008 / Focus Features)

Y más aún si es de esos en los que la carcajada te aguarda a cada salto de línea. De ahí que el mejor prescriptor libresco es cualquier lector con el que te cruzas y al que pillas poseído por un título. Supura éxtasis libresco por cada poro de su epidermis y es absolutamente incapaz de reprimir su necesidad de gritarle al universo en pleno que deje lo que sea que esté haciendo y corra a por un ejemplar activado por un histriónico “¡TIENES QUE LEER XXXX!”.

Ni si quiera yo, que mi oficio es prescribir a diario, soy inmune a ese poderoso efecto secundario de un episodio de biblioposesión en mi tiempo libre. Y más de una vez (y de dos, y de tres), he montado el biblionumerito estando suelta allende los confines de mi librería.

De hecho esta misma tarde lo he vuelto a hacer. Y sí, ha sido con uno de esos libros con los que me río de principio a fin: ¡Noticia bomba! de el grandísimo Evelyn Waugh.

Mira que me lo he releído veces y nunca falla: carcajadas continuas. El caso es que como amanecí algo turbia y renegando del mundo, decidí apaciguar a la bestia y autoprescribirme algo de mi propia biblioterapia de risas para evitar males mayores.

Apenas tres horas después estaba completamente transformada. Parecía otra. O, mejor dicho, estaba extasiada y poseída por la novelita. Pero es que, queridos, menudo festival de carcajadas con el amigo Waugh. Me sentía radiante y relajada, tanto que decidí salir -poseída y todo- a derrochar buenrollismo histérico por el barrio.

Y fue justo ahí, apenas unos metros después de plantar el pie regino en la calle, cuando me topé con una reginaexlibrislandiana de pro:

Clienta: Uy, Regina, muy contenta se te ve hoy, ¿no?

Regina: ¡Sí, si, si, querida!

Clienta:Pero, ¿te ha pasado algo?

Regina: ¡Uy! ¿Que si me ha pasado algo? ¡ALGO! ¡SÍ!

Clienta: ¿De qué hablas?

Regina: TIENES QUE LEERTE ¡NOTICIA BOMBA! DE EVELYN WAUGH

Clienta: ¡Acabáramos! ¡Un libro, cómo no!

Regina: En serio, mujer, TIENES QUE LEERTE ¡NOTICIA BOMBA! Mira cómo tengo el cutis. ¿Sabes por qué? De la jartá de reirme que me he pegado esta mañana. Me he quedado nueva. En serio, ¡LÉETELO YA!

Clienta: Pero qué son, ¿monólogos? ¿o qué?

Regina: Noooo. Evelyn Waugh es un escritor británico de la primera mitad del SXX. ¿Te suena Retorno a Brideshead?

Clienta: Sí, sí, me leí Retorno a Brideshead. De hecho te lo compré a ti, Regina

Regina: Pues este tiene poco que ver con aquel. Los dos son excepcionales, pero en ¡Noticia Bomba! destila todo su ingenio y talento para la sátira con un relato desternillante que pulveriza el sarao de la prensa y las corresponsalías de guerra.

Clienta: ¿Ah, sí?

Regina: Sí, y sabe del tema, porque él fue corresponsal de guerra. Pero aquí levanta una comedia de enredos maravillosa, en la que un tabloide manda por error a cubrir una guerra en un país remoto a un colaborador de temas de botánica. Es hilarante, en serio. ¡AY, TIENES QUE LEÉRTELO!

Clienta: vale, vale, CÁLMATE UN PO-QUI-TO, REINA. ¿Lo tienes en reginaexlibrislandia? Que voy mañana a por él

Regina: Sí, sí. En serio, es que TIENES QUE LEERTE ¡NOTICIA BOMBA!

Y se fue (más bien salió huyendo, todo sea dicho, menos mal que ya sabe que no suelo ser peligrosa) y yo continué dándole rienda suelta a mi episodio de biblioposesión noticiabombiana compulsiva a discreción. Conocidos, reginaexlibrislandianos de distinta graduación, familiares, amigos, en persona, en los bares, por teléfono, a gritos. Me faltó darme al grafiti, ahora que lo pienso. Pero es que en serio, querid@: ¡TENÉIS QUE LEEROS NOTICIA BOMBA, DE EVELYN WAUGH. Y más si queréis echaros unas risas de libro. Palabra de Regina ExLibris.

NOTA DE REGINA EXLIBRIS

¡Noticia bomba!

¡Noticia bomba!

¡Noticia Bomba! Evelyn Waugh. Anagrama. Un magnate de la prensa de Fleet Street llamado Lord Copper presume de la infalibilidad de su olfato para descubrir talentosos reporteros que inundan de exclusivas su tabloide y ganarle así lectores a la competencia. Sin embargo, a causa de una confusión de apellidos, envía a «cubrir» la guerra civil en una remota república africana a uno de los periodistas más improbables para tal misión. A partir de ese equívoco, Evelyn Waugh se lanza a una feroz y desopilante sátira sobre el mundo del periodismo, los enviados especiales, la información, la desinformación y la confusión. Considerada como una de las grandes novelas de humor del siglo XX, es también un vívido y corrosivo retrato de la profesión y del sector que arrancará las carcajadas tanto de quienes la sufren a diario como de los ajenos al mundillo.

 

¡Paren máquinas! 6 novelas de periodistas que van a toda plana

Ay, cada vez que veo Luna nueva (Howard Hawks, 1941), me tiro toda la película a carcajada limpia. En ella Hildy Johnson (Rosalind Russell), la mejor reportera del Morning Post, anuncia que deja el periodismo para formar una familia. Pero Walter Burns (Cary Grant), editor del periódico y su ex-marido, se niega a dejar escapar a su plumilla estrella y urde todo tipo de ardides para retenerla en plantilla.

(Luna Nueva, 1941 / Columbia Pictures)

(Luna Nueva, 1941 / Columbia Pictures)

Tanto ésta como Primera Plana (Billy Wilder, 1974) destripan en clave de comedia las luces y las sombras de una profesión de raza, con especímenes capaces de lo mejor y de lo peor, y cuyo gremio cimenta el cuarto poder. Y yo, que soy permeable y pelín obtusa, decidí mientras miraba sin ver los títulos de crédito de Luna Nueva, que algo bibliófilo-periodístico tenía que montar yo en reginaexlibrislandia.

Veamos: dar con un hecho noticiable, investigarlo y verificar datos, buscar el enfoque adecuado y darle a la tecla para encapsular el texto y hacerlo digerible evitando florituras son las cartas de las que dispone quien quiera jugar una mano al periodismo. No hay, por tanto, sitio para la ficción pura, que es lo mío, y si me pusiera en plan reginofundamentalista hasta aquí habríamos llegado con el temita de la prensa y de los periodistas en mi librería.

Pero la Providencia Librera tuvo a bien iluminarme y abrir una grieta conceptual en la que me puse a amontonar como una loca tres tipos de libros y autores: novelas que ficcionan sobre el periodismo; libros de quienes, dotados de un talento fuera de serie para contar historias, articularon el Nuevo Periodismo, un nuevo género literario consistente en narrar hechos reales y articularlos en forma de libro que bien podía ser novela; y las obras gonzas de quienes, a caballo entre los dos géneros, entran tanto en su historia que son, a la vez, observadores y protagonistas de lo que escriben.

Pues bien, queridos, os aseguro que al poco rato la pila de ejemplares me sobrepasaba varios metros el topete del pelucón.

El caso es que con todo eso apilado yo me atiborré de lecturas y de relecturas para montar, días después, una parrilla bibliófilo-periodística con 6 novelas de y para plumillas que todo el mundo debería leer porque valen la pena. Van:

1. ¡Noticia Bomba! Evelyn Waugh. Anagrama. Un magnate de la prensa de Fleet Street llamado Lord Copper presume de la infalibilidad de su olfato para descubrir talentosos reporteros que inundan de exclusivas su tabloide y ganarle así lectores a la competencia. Sin embargo, a causa de una confusión de apellidos, envía a «cubrir» la guerra civil en una remota república africana a uno de los periodistas más improbables para tal misión. A partir de ese equívoco, Evelyn Waugh se lanza a una feroz y desopilante sátira sobre el mundo del periodismo, los enviados especiales, la información, la desinformación y la confusión. Considerada como una de las grandes novelas de humor del siglo XX, es también un vívido y corrosivo retrato de la profesión y del sector que arrancará las carcajadas tanto de quienes la sufren a diario como de los ajenos al mundillo.

Noticia Bomba

Noticia Bomba

2. Relato de un Naúfrago. Gabriel García Márquez. Debolsillo. Este debía ser el reportaje sobre un hombre, Luis Alejandro Velasco, que estuvo diez días a la deriva en una balsa mecida por el mar Caribe, y que encargaron a un tal Gabriel García Márquez. El entonces joven plumilla de El Espectador de Bogotá escuchó el relato de los hechos de boca de su protagonista, y lo transformó, tal vez sin pretenderlo, en un prodigioso ejercicio literario, una narración escueta y vigorosa donde late el pulso de un gran escritor. La publicación por entregas del reportaje en 1955 provocó un alboroto político considerable -se revelaba la existencia de contrabando ilegal en un buque de la Armada colombiana, lo que costó la vida de siete marineros y el naufragio, más afortunado, de Velasco- y el exilio para su autor, que se vio abocado a una nueva vida. Aunque el precio fue alto gracias a él legiones de lectores y de periodistas de todo el mundo devoran a diario la narración más perfecta de uno de los púgiles de las letras hispanoamericanas.

Relato de un naúfrago

Relato de un naúfrago

3. A sangre fría. Truman Capote. Anagrama. El día de noviembre de 1959 en que la familia Clutter fue brutalmente asesinada en su granja de Kansas marcó un antes y un después en la literatura. Truman Capote olfateó la historia a kilómetros y su instinto le dictó cómo hacerla suya. Ocho años después publicó A sangre fría e instauró con ella todo un nuevo género narrativo: la «non fiction novel», híbrido entre el periodismo y la literatura. El proceso creativo fue largo y destructivo para Capote, que siguió paso a paso y junto a su amiga y ayudante Harper Lee, la vida del pequeño pueblecito, esbozó retratos de los que serían víctimas y acompañó a la policía en las pesquisas que condujeron al descubrimiento y detención de Hickcock y Smith. Entre ese momento y la ejecución de ambos, perfiló a los dos criminales psicópatas con tal grado de veracidad y humanismo que el lector creerá llegar a conocerlos realmente. Un relato estremecedor de un crimen atroz que, tras pasar por el alambique de Capote, es un relato colosal y una clase magistral de investigación.

A sangre fría

A sangre fría

4. El honor perdido de Katharina Blum. Heinrich Böll. Seix Barral. La lucidez de Heinrich Böll y su brillante crónica de la repulsiva lapidación mediática de una mujer inocente que es arrastrada a la fuerza al epicentro del circo mediático más rapaz siempre tienen su hueco en las baldas de reginaexlibrislandia. Testigo del affaire que una joven anónima mantiene con un hombre que resulta ser un prófugo, un periodista sin escrúpulos difama a la mujer hasta volatilizar su reputación. Después de hacer de su vida un infierno, el paparazzi será asesinado por su víctima mediática, incapaz de reconstruir una intimidad demasiado ultrajada y sobreexpuesta. Así de actual es El honor perdido de Katherine Blum, una novela tan breve como certera y visionaria.

El honor perdido de Katharina Blum

El honor perdido de Katharina Blum

5. El motel del voyeur. Gay Talese. Alfaguara. Maestro del arte del reportaje y del nuevo periodismo, Gay Talese cincela un reportaje colosal sobre un hombre que se compró un motel en Denver para regentarlo y, de paso, espiar a sus clientes mientras mantenían relaciones sexuales. Para ello ni él ni su mujer escatimaron en ingenio ni en medios e instalaron una «plataforma de observación» en los conductos de ventilación. Fue el propio mirón quien contactó con Talese para contarle su secretillo, y Talese no dudó en viajar al Motel donde conoció a Gerald Foos, verificó la historia, espió desde la plataforma y ojeó los diarios en los que Foos registraba cuanto veía y escuchaba. Con todo ese material Talese montó una bomba de relojería que detonó en forma de extraordinaria muestra de periodismo narrativo, cuya onda expansiva sacude conciencias y enciende un intenso debate ético a nivel planetario.

El Motel del Voyeur

El Motel del Voyeur

6. Bloody Miami. Tom Wolfe. Anagrama. Una fábula vulgar, grotesca e irreverente, cargada de adrenalina, cincelada con sarcasmo y cimentada con el incuestionable talento de Wolfe para el reportaje, que en su día lo encumbró como periodista. En ella Edward T. Topping IV, blanco, anglo y sajón, de una pequeña dinastía de Yale, va con Mack, su mujer –también Yale– a un restaurante. Y mientras se desocupa una plaza para aparcar su utilitario ecológico un Ferrari, conducido por una latina despampanante y cargada de oro, les birla el hueco y se burla de Mack. Y es justo a esa ciudad -donde, como afirma Wolfe, una población venida de otro país, de otra cultura, con otra lengua, se ha hecho dueña del territorio en sólo una generación-, han enviado a Ed Topping para reconvertir el Miami Herald en un periódico digital, sin edición en papel, y lanzar El Nuevo Herald solo para las masas latinas. Wolfe descuartiza a una ciudad chamuscada por el sol, dividida y volátil, donde todos odian a todos y con la digitalización de un tabloide como telón de fondo.

Bloody Miami

Bloody Miami

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis alguna de ellas? ¿Qué os pareció? ¿Recordais novelas sobre periodistas, periódicos y plumillas?
  • Sígueme en Facebook y Twitter