BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

Muchas son las veces en las que no sabíamos que existía un término concreto con el que llamar o definir a ciertas cosas. Y es que, en realidad, todo tiene un nombre pero en infinidad de ocasiones lo desconocemos, por eso en este post os voy a dar unos cuantos ejemplos de cosas, hechos y partes del cuerpo que tienen nombre y que seguramente la mayoría de vosotros desconocíais…

Luquete - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Luquete:

La rodaja de naranja o limón que se introduce en algunas bebidas

 

 

 

 

 

Lemniscata - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Lemniscata:

Nombre con el que se conoce al símbolo de infinito (curva plana similar a un ocho volteado)

 

 

 

Jeme - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Jeme:

Es una unidad de medida. Si separamos el máximo posible los dedos índice y pulgar, un jeme es la distancia que queda entre ambos

 

 

 

 

Petricor - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Petricor:

Es el característico olor de la lluvia cuando cae sobre una superficie seca

 

 

 

 

Trago - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Trago:

Es la prominencia de la oreja que está situada delante del conducto auditivo

 

 

 

 

Filtrum - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Filtrum:

El surco que tenemos situado entre nuestra nariz y el labio superior

 

Vagido - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Vagido:

Es el llanto o gemido de un recién nacido

 

 

 

 

Artejo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Artejo:

Los nudillos de los dedos

 

 

 

Hallux - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Hallux:

Dedo gordo del pie

 

 

 

 

Recazo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Recazo:

La parte del cuchillo que no corta (la opuesta al filo)

 

 

Agrafe - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Agrafe:

Nombre que se le da a las grapas y piezas metálicas utilizadas para sujetar el cierre de las botellas

 

 

Escrupulillo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Escrupulillo:

La bolita que hay dentro de un cascabel para que suene

 

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: pippalou (morguefile) / christmasstockimages / iesmonre / marissavoo (deviantart) / Wikimedia commons / snoweternal (deviantart) / yohann aberkane (Flickr) / iskir (Flickr) / amamavas / pixabay / champagne-corbon / argazkiak

10 comentarios

  1. Dice ser saleupse

    Ampersand (el símbolo del &).

    07 Enero 2015 | 12:32

  2. Dice ser Elena

    Existe una plataforma por la recuperación de la palabra “luquete”
    https://www.facebook.com/recuperemosluquete

    07 Enero 2015 | 12:36

  3. Dice ser José Acosta

    Hallux no apararece en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española

    07 Enero 2015 | 15:05

  4. Muy interesante

    08 Enero 2015 | 10:43

  5. Dice ser Kituketa

    Esto es lo que sale en pasapalabra, no? jeje

    09 Enero 2015 | 8:16

  6. Dice ser jose l. lorenzatti

    siempre se aprende algo nuevo, aunque sea viejo como el mundo

    10 Enero 2015 | 0:21

  7. Dice ser Ropa de China

    Totalmente desconocidas en mi vocabulario, algunas realmente extrañas.

    Un saludo!

    10 Enero 2015 | 3:02

  8. Dice ser Uncoba

    Siento tener que realizar una corrección, pero creo que la definición de Lemniscata es errónea.

    El símbolo del infinito (similar) fue introducido por el matemático inglés John Wallis en 1656 en su Obra Aritmética Infinitorum.

    No fue hasta 1694, 38 años más tarde, cuando la lemniscata fue descubierta por Jakob Bernoulli, definiéndose como un tipo de curva modificación de una elipse, (x^2 + y^2)^2 = 2a^2 (x^2 – y^2).

    Erróneamente, debido a su similitud gráfica, se suele denominar Lemniscata al símbolo del infinito, siendo más probable su origen religioso, místico u alquímico.

    15 Enero 2015 | 16:59

  9. Dice ser Uncoba, gracias por tu comentario.
    Sobre lo que te comentas y para no enrollarme en este comentario (más que nada por falta de tiempo), te recomiendo la lectura del post “No lo llames infinito, llámalo lemniscata” (http://gaussianos.com/no-lo-llames-infinito-llamalo-lemniscata/) que publicó en 2012 mi amigo y grandísimo matematico y divulgador, Miguel Ángel Morales (@gaussianos)
    Un saludo

    15 Enero 2015 | 18:05

  10. Dice ser Uncoba

    Muchas gracias por tu recomendación Alfred, y sin pretender menospreciar el artículo de Miguel Ángel Morales (el cual ya había tenido la suerte de leer hace tiempo) y mucho menos a su autor, pongo en duda que el origen del símbolo del infinito sea la lemniscata.

    Especialmente cuando hay referencias a la evidencia de su uso por John Wallis 38 años antes, y diversas teorías sobre su origen: desde serpientes uróboros, hasta orígenes místico u alquímico.

    No obstante, al fin y al cabo no se trata de nada más que una simple discusión sobre el verdadero origen del símbolo, y me hubiese gustado que quedase solo como una apreciación. Dado que en la actualidad está más que extendida la asociación entre la lemniscata y el infinito, lo considero suficientemente aceptable e instructivo como para incluirlo en este fantástico artículo, aunque hubiese agradecido una anotación sobre la “dudosidad” de su origen.

    15 Enero 2015 | 19:03

Los comentarios están cerrados.