Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘hollywood’

Si quieres saber cuánto recaudará una película, date una vuelta por las redes sociales

A estas alturas probablemente ya hayáis oído hablar de Fizziology, pero si no, os resumo un poco una de las noticias más fascinantes que he leído en las últimas semanas y de la que estoy intentando saber un poco más.

Fizziology es una empresa creada por un tal Ben Carlson que ha obtenido un gran éxito al predecir con bastante exactitud la recaudación que tendrá una película partiendo de su nivel de notoriedad en las redes sociales, sobre todo en Twitter.

Básicamente lo que hace esta gente es convertir en algoritmos los mensajes positivos y negativos que recibe una película (cantidad, adjetivos utilizados, frecuencia de retuiteo, etc.) y pronosticar la cantidad que recaudará en taquilla. La primera vez que leí sobre esto, pensé que era un cuento chino; pero después cuando hasta el ‘Financial Times‘ le dedicó un extenso artículo sobre su asombrosa capacidad de anticipar resultados, me convencí de que lo que realmente hace el equipo de Carlson tiene mucho de científico y poco de maniobra publicitaria.

Por ejemplo, gracias a la actividad en Internet de los fans de la saga ‘Crepúsculo‘, esta empresa dijo que la última entrega lograría 140 millones de dólares en su día del estreno (recaudó 138,5).

Gracias a medir los porcentajes de mensajes positivos y negativos que obtiene una película durante su estreno y compararlos con lo obtenido por otras películas en semejantes circunstancias son capaces de prever si será o no un éxito o si el interés se desvanecerá tras el fin de semana de arranque. Así, por ejemplo, avisaron  en 2010 de que el porcentaje de 2,5 mensajes positivos por uno negativo que logró ‘Pesadilla en Elm Street (El origen)‘ en su estreno era mucho más bajo que el de otras películas y que era una mala señal. Y volvieron a tener razón. Tras los primeros días, la recaudación se desplomó un 50%.

Como después he leído más sobre sus asombrosos aciertos, he intentado echar un vistazo a algunos de los informes que están elaborando, pero sin resultado. Las productoras que trabajan con ellos y que los utilizan como gigantescos focus group mantienen sus secretos bajo llave, aunque ahora son más conscientes que nunca de una cosa: el colosal altavoz de Internet puede tumbar con cierto porcentaje de mensajes negativos cualquier proyecto cinematográfico, por muy marquetizado, empaquetado y publicitado que llegue.

Hollywood mira a Europa, con más atención que nunca, en busca de ideas para remakes

“Hollywood no tiene ideas propias, pero como tiene dinero, las compra a buen precio”. Ayer el tema de conversación de los más freakicinéfilos de la redacción era la ola de remakes a los que se están apuntando en la meca del cine sin apenas tiempo para que el filme original tenga un recorrido comercial en EEUU. La conversación se inició por ‘Intocable‘, de la que sospechamos que los Weinstein vayan a preparar una versión (aún más) almibarada (por cierto que la película todavía no se ha estrenado en EE UU) . Pero nos pusimos a hablar, y sin pensarlo mucho, empezaron a surgir títulos.

No es que esto de los remakes sea un fenómeno nuevo, pero sí es verdad que ahora los americanos parecen estar más atentos de lo que se mueve por Europa. Antes parecía que Hollywood era más proclive a versionarse a sí mismo y que los casos de filmes europeos que tenía un remake americano eran excepcionales: ‘Perfume de mujer’, ‘Tres solteros y un biberón’ o ‘La jaula de las locas‘ llamaron la atención en su día por inusuales.

Pero ¿y ahora? Pues que parece que el guionista europeo no ha acabado de poner el The End, cuando los productores americanos más avispados ya están peleándose por los derechos. ¿Eurofeeling? Así a bote pronto yo pienso en las españolas ‘Abre los ojos’ (convertida en ‘Vanilla Sky‘), ‘Rec’ (‘Quarantine‘), ‘Deliciosa Martha’ (‘Sin reservas‘); la danesa ‘Hermanos’ (‘Brothers‘), la sueca ‘Imsomnia’, de Eric Skjoldbjaerg (‘Insomnio’), dudo si incluir ‘Millenium’, porque más que un remake es otra versión de la novela de Largsson, y por supuesto el anunciado remake de ‘No habrá paz para los malvados’.

¿Que no son muchas películas si se tiene en cuenta el nivel de producción de Los Angeles? Pues quizá no, aunque yo solo estoy poniendo algunas de las que se han hecho. ¿Que lo de rodar versiones es más viejo que aquello de ‘periodistas del mundo fusilaros los unos a los otros’? Pues también. Pero no me negaréis que los últimos ejemplos de remakes que se preparan son, cuanto menos, significativos.

¿Os animáis a completar la lista? ¿Qué opináis?

PD. La idea de este post es de Dani, nuestro ‘freaky’ multifacetas (tecnología, videojuegos, cine…)

Argumentos delirantes en la ‘lista negra’ de los proyectos de Hollywood

Hace unos días la web The Black List publicaba la lista negra de los guiones favoritos de los productores de Hollywood, que todavía esperan ser realizados. Entre ellos, en el top-ten de los que más han gustado está Self/Less de Alex y David Pastor.

Un relato sobre “un hombre extremadamente rico condenado a morir de cáncer y que se somete a una drástica operación para transferir su consciencia al cuerpo de un joven“-cito textualmente-“pero puede que todo no vaya tan bien como parece cuando el hombre empieza a descubrir el misterio que rodea al origen del cuerpo y la organización secreta que matará para salvaguardar sus secretos”.

Nadie puede negarle a los hermanos Pastor que saben cómo suscitar (o no) interés por su película con solo cinco líneas. A mí siempre me ha maravillado el trabajo de concreción que conlleva una sinopsis. ¿Habéis intentado alguna vez sintetizar un guión de unas 90 páginas en cuatro líneas, sin que se pierda lo fundamental, sin que se desvirtúe la esencia?

Como hacerlo bien es todo un arte y el resultado a veces puede ser demasiado sorprendente, e incluso hilarante y algo marciano, el diario The Guardian le proponía a su lectores un juego: adivinar qué sinopsis, de un grupo de 10, eran verdaderas y figuraban realmente en ‘la lista negra’ y cuáles eran falsas y habían sido inventadas por la mente delirante de alguno de sus redactores. El juego tenía más miga de la que parecía. Para no copiarlo íntegro, os muestro cuatro de los ejemplos que proponían (por cierto, el de los hermanos Pastor también estaba). ¿Os atrevéis a decir cuáles de estas películas son proyectos que se harán algún día y cuáles no?

Un ex piloto de la NASA que sufre amnesia– y que es también la primera persona que viajó a la velocidad de la luz- se da cuenta de que posee la habilidad de viajar hacia atrás en el tiempo. En el camino redescubre su amor por su mujer.

Un cuento a lo Frankenstein sobre un científico que inventa una droga para resucitar a su hijo, fallecido en un terrible accidente de tráfico. Su invento provoca una epidemia de zombies caníbales.

Un falso documental sobre un oficinista, obsesionado con los videojuegos, que es reclutado por el Ejército de EE UU después de que Washington sufra un ataque terrorista. La acción sigue al oficinista durante su entrenamiento como parte de una nueva generación de estrategas militares.

Un desventurado y desgraciado maestro cafetero recibe la visita de dos soldados del futuro con muy mala leche que le convencen de que la humanidad está condenada y él es el único que puede salvarla.

¿A que no es tan fácil? Luego os digo las repuestas.

La foto corresponde a la película ‘Infectados (Carriers)’, el anterior filme de los hermanos Pastor.

Cuando Hollywood era el Hollywood del ‘glamour’

Quienes tengáis la suerte de poder viajar a Londres de ahora al 23 de octubre, podréis disfrutar de la superexposición que ha organizado la National Portrait Gallery de Londres. El título, aunque pelín exagerado, lo dice todo: El Glamour de los Dioses: Retratos de Hollywood (Glamour of the Gods: Hollywood Portraits).

Se trata de una selección de algunas de las fotografías más espectaculares del archivo fotográfico de la John Kobal Foundation, que cuenta con más de 5.000 retratos de las estrellas que más brillaban en el olimpo entre los años 1920 y1960. Están todos los grandes (Marlene Dietrich, Bogart, Brando, Chaplin, Hayworth…), en pleno esplendor, fotografiados con mimo por talentos como Clarence Sinclair Null (que era el fotógrafo oficial de la MGM, y amigo íntimo de Greta Garbo) o Elmer Fyer (de la Warner Brother).

Esa era otra época, nadie se autorretrataba en pelotas delante del espejo, ni era pillado in fraganti buscando petróleo en en el fondo de las fosas nasales. Los estudios ejercían un férreo control sobre sus estrellas y su imagen, y todas las fotografías que se ponían en circulación habían sido cuidadosamente seleccionadas. Las estrellas no solo eran grandes , tambíen eran hermosas e influyentes. Sus peinados eran imitados, sus poses, copiadas. Ponían de moda camisetas y rebecas o ayudaban a enterrar para siempre maquillajes y complementos.

Si como decía Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses, “son las películas las que se han hecho pequeñas”, esta exposición nos recuerda que hubo un tiempo en que tanto estrellas como películas eran grandes y fascinantes.

Hollywood prepara una versión de ‘La Comunidad’ de Álex de la Iglesia

Me gusta Álex de la Iglesia. Me gusta como director, porque creo que es uno de los creadores españoles más entretenidos y ágiles, que no es poco decir (especialmente de un director de por aquí); y también me cae bien (creo que esto ya os lo había dicho alguna otra vez). En sus entrevistas se nota que es un hombre inteligente y culto, pero con ningún aire de divo; un hombre con los pies en la tierra, con ganas de pasárselo bien trabajando y hacérselo pasar bien a los demás. Un tío con estilo, vaya.

Con todos los dolores de cabeza que le han dado últimamente ‘sus colegas’ de la Academia de cine, sinsabores que como él mismo dice, le han llevado a “resetear amigos”, habrá tenido pocos momentos de ‘subidón’, por eso hoy me ha alegrado saber que Hollywood prepara una versión de La Comunidad’ Que alguien tome una obra tuya para inspirarse es un bonito halago, un piropo indirecto que espero que insufle energía y optimismo a Álex.

¿Y quiénes bajara el director Ken Kwapis (‘Qué les pasa a los hombres’; ‘Hasta que el cura nos separe’) como protagonistas? Pues, como hablamos de Hollywood y ahí priman las carnes prietas y tersas, se habla de Emily Blunt y Reesse Withespoon en el papel que interpretó Carmen Maura. “Queremos a alguien que tenga fuerza suficiente para escapar y subir por las paredes del edificio”, ha dicho el director. (ejem)

Los productores del proyecto también están estudiando adaptar otra obra de De la Iglesia, ‘Muertos de risa’, pero encontrarles versiones rejuvenecidas de El Gran Wyoming y Santiago Segura puede ser una misión imposible.

La cinta se rodará en Detroit y del guión se eliminarán algunos personajes considerados un poco frikies.

‘La Comunidad’ obtuvo tres Goya, entre ellos el de mejor actriz para Carmen Maura.

Una visita virtual al paseo de la fama de Hollywood

No sé cómo andáis de mitomanía, ni de tiempo libre; pero si os gusta conocer detalles de la vida y milagros de vuestros actores preferidos, y tenéis tiempo y ganas, os recomiendo una página que descubrí el otro día por casualidad. Se trata del recorrido virtual por el paseo de la fama que ofrece la página web de ‘Los Angeles Times’.

El directorio ofrece un listado completo de los actores que tienen estrella. Desde ahí se accede a su biografía (que incluye una foto de la estrella conmemorativa), y se puede ver, además, qué otros actores o actrices relacionados con él están también en el paseo. Por ejemplo, buscando a Cary Grant, la web también te remite a su ex mujer, Dyan Cannon, su ‘amigo’ Radolph Scott y su compañera de reparto y gran amiga Grace Kelly.

Un mapa señala los lugares claves en la vida de esa persona. Por ejemplo en Cary Grant se señalan Bristol, en Inglaterra, la ciudad donde nació el 18 de enero de 1904; pero también Coney Island, donde empezó a actuar al llegar a EEUU; Queen Mary, donde conoció a su tercera mujer, Betsy Drake, que lo introdujo en el LSD, experiencia clave en su trayectoria vital, y Davenport, donde sufrió el ataque al corazón que le costó la vida el 29 noviembre de 1986.

Ah, y también se pueden dejar mensajes que generen cierta polémica, como el que dejó un tal William Dobkowski el 19 de abril y que considera que Grant era: “un actor sobrevalorado cuyo método consistía en poner poses delante de la cámara“.

Lo dicho, si tenéis tiempo, no os la perdáis. Es muy entretenida.

¿Valen las estrellas lo que cobran?

“Se ha pagado mucho dinero por Cristiano Ronaldo (94 millones); pero apruebo el fichaje del Madrid. Las estrellas del fútbol son las que llevan la ilusión a la gente. Nosotros damos circo, no pan; a la masa le mueve el corazón y el amor a sus colores y quieren a los cracks con su camiseta”, dijo hace unos días el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, para escándalo de muchos.

Casi al mismo tiempo, la revista Forbes publica la lista de los actores mejor pagados del momento. Harrison Ford encabezaba la clasificación, gracias a los 65 millones que se llevó por volver a interpretar a Indiana Jones, seguido de Adam Sandler (55 millones), Will Smith (45), Eddie Murphy y Nicolas Cage (ambos empatados con 40 millones) y Tom Hanks (35).

Y después de tanta cifra astronómica, tanto sueldazo intermegaplanetario (como diría la Pajín), mi pregunta es ¿realmente lo valen? ¿realmente merecen estas estrellas el dinero que cobran? ¿El razonamiento del presidente de la FIFA podría también aplicarse al cine y por lo tanto justificar esta lluvia de dinero? ¿Acude la gente al cine por ver a determinada estrella?

Al lobby judío le sale competencia en Hollywood: los árabes

Algo puede cambiar en Hollywood, si, como leo, los Emiratos Árabes comienzan a invertir en la industria americana del entretenimiento. Abu Dai, uno de los siete integrantes de los Emiratos Árabes, ha creado una productora, Imagenation Abu Dhabi, que planea invertir 700 millones de euros para coproducir películas con empresas estadounidenses durante cinco años. Los filmes tendrán presupuestos modestos, comparados con las megaproducciones hollywoodienses, pero servirán para promocionar los nuevos valores del cine árabe.

Este proyecto permitirá a los Emiratos Árabes consolidar su discreta posición en el mercado americano, donde ya tiene varios proyectos en marcha a través de otra compañía estatal Abu Dhabi Media Company, que coproduce con Warner Brothers ‘Shorts’, de Robert Rodríguez.

¿Y qué le puede importar al espectador medio todas estas alianzas? Pues puede que nada, o puede que mucho. De entrada, el que se vaya a promocionar a directores y artistas desconocidos hasta ahora será un soplo de aire fresco en los anquilosados mercados americanos y europeos.

Después, especulando ya un poco, puede ser interesante ver cómo los todopoderosos productores de Hollywood, en especial el lobby judío que controla buena parte de la industria, tiene que vérselas con nuevos socios cargados de petrodólares, y con un visión diferente del mundo y sus problemas. ¿Empezará a cambiar el planteamiento de algunas películas, por ejemplo aquellas que hablan del conflicto palestino-israelí, si son los árabes los que pagan la cuenta? ¿Puede esta nueva alianza comercial hacer más por el entendimiento entre Oriente y Occidente que algunos organismos internacionales?

No sé, el tiempo dirá. De momento, en Emiratos Árabes, aunque sueña con entrar en Hollywood, mantiene sus puertas bien cerradas a productos que consideran despectivos con su cultura, como la taquillera ‘Zohan, licencia para peinar’, en la que un ridículo Adam Sandler encarna a un agente israelí del Mosad que combate a un terrorista palestino no menos patético y memo.

¿Qué opináis vosotros de todo esto?

Los actores son mileuristas

Como lo oyen, la gran mayoría de actores son mileuristas. Esta afirmación, hecha en España, no llama a nadie la atención, porque aquí medio país gana eso, con suerte. Pero es que la frase la ha pronunciado la Screen Actors Guild (SAG), la principal asociación de actores de EE UU, y la más combativa en las negociaciones que se están llevando a cabo en la negociación del nuevo convenio del sector. Bueno, en vez de mileuristas, dirían algo así como mildoralistas, y en vez de una cifra mensual, estaríamos hablando de una cifra anual; porque, de hecho, casi dos tercios de sus 122.000 miembros ganan menos de 1.000 dólares al año por actuar.

Es bueno recordar de vez en cuando estas cosas, porque desde fuera, cuando se menciona la palabra: huelga, unida a actores, unida a Hollywood, unida a subida de salarios, pensamos en un grupito de millonarios afortunados, que tienen a su cargo una legión de publicistas, asistentes, estilistas, guardaespaldas… y que están acostumbrados a gastar más dinero por segundo que lo que gana cualquier ciudadano medio en un mes. Detrás de ese minoría, de ese pequeño grupo que resplandece en el olimpo de los dioses, está la cruda realidad de la profesión: miles de personas que sobreviven como pueden y alternan pequeños papeles en películas con largas temporadas haciendo de camareros, canguros, paseadores de perro… o cualquier otro trabajo temporal que puedan encontrar.

Por el momento, las negociaciones entre los sindicatos y las productoras sigue. La SAG y la American Federation of Television & Radio Artists (AFTRA) (el sindicato mayoritario que engloba a los actores de la televisión) han recibido una última oferta que supondría un aumento de sueldo de 250 millones de dólares para el colectivo de actores en tres años. Hasta la próxima semana no se tomará una decisión; pero en una industria fuertemente tocada por la huelga de guionistas, una huelga que a principios de año mantuvo paralizado Hollywood durante tres meses y provocó pérdidas de más de 2.500 millones de dólares, pocos quieren plantearse volver a parar la actividad. O mejor dicho, perderse la única oportunidad del año de trabajar.

Un impostor se hace pasar por el padre de Heath Ledger

Por si alguien pensaba que ya lo había oído todo sobre la trágica muerte de Heath Ledger, ahí va lo último: un desconocido, algunos medios de comunicación estadounidenses dicen que se trata de un artista, se hizo pasar por el padre del fallecido actor para intentar captar la atención de algunos famosos.

Se sabe que justo después de conocerse la noticia de la muerte de Ledger el farsante llamó por teléfono a Tom Cruise para intentar que el cienciélogo lo consolara. También contactó con John Travolta, al que, quizá porque creyó algo ingenuo, pidió un billete de avión para poder volar desde Australia, aunque Travolta no picó. No se sabe cómo, incluso logró hablar con el médico forente que ha realizado la autopsia de Ledger, pidiéndole detalles sobre la muerte de ‘su hijo’.

Las estrellas con las que habló empezaron a sospechar cuando el impostor se olvidó un tanto de su pena y mostró un interés desmedido por conocer los números privados de teléfono de antiguos compañeros de rodaje de Ledger como Mel Gibson y Christian Bale. La historia parece increíble sino fuera porque la ha destapado The New York Post y ha sido confirmada por el agente de Cruise, quien ha reconocido que el actor habló con el supuesto padre al menos en un par de ocasiones.

No entiendo qué motivos puede tener alguien para hacer algo tan demencial. ¿Suscitar la compasión de un grupo de celebridades, que casualmente eran amigos del fallecido? ¿Intentar lograr un beneficio económico? ¿Tener dos minutos de protagonismo frente a un interlocutor sobrecogido por la tragedia? ¿Hablar con Tom Cruise? La Policía dice que está tras su pista y que lo cogerá. Si lo hacen, por favor, que alguien le pida una explicación.