Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘actores’

Los actores británicos homosexuales tienen miedo a ‘salir del armario’

Salir o no salir del armario, esa es la cuestión. Leo con interés los resultados de una encuesta llevada a cabo por el sindicato de actores británicos Equity que concluye que casi la mitad de los actores y actrices homosexuales prefieren no revelar a sus agentes sus preferencias sexuales. Detrás de esta reticencia están el miedo a perder buenos papeles de heterosexuales y la propia experiencia personal, ya que parece que casi un tercio de ellos confiesan que ha padecido algún episodio de homofobia.
Teniendo en cuenta que estamos hablando de gente del cine y del teatro, medios tradicionalmente más tolerantes, el resultado de la encuesta es desalentador.
La encuesta también refleja que el 94% de los entrevistados sí hablan abiertamente sobre su sexualidad con sus compañeros de trabajo. Es decir, que curiosamente tienen menos miedo a ser abiertos con sus colegas que con sus agentes, que son quienes les buscan curro. Y es que, como dice Malcolm Sinclair, actor homosexual y presidente de Equity, “el trabajo escasea y sea o no la sexualidad una barrera, la gente se equivoca y opta por la precaución“.

A raíz de esta encuesta, The Guardian recuerda cómo Rupert Everett se lamentaba hace unos años de haber revelado su sexualidad, algo que era algo así como un tiro en el pie para un actor en busca de trabajo, especialmente si el actor aspiraba a papeles protagonistas de galán.

Personalmente no veo el problema. Un actor es un actor, y poco importa que sepamos que es gay o no. Si es bueno en su trabajo, nos hará creer cualquier cosa. Será un villano o un traidor, un galán, un héroe, un conquistador o un cobarde todo lo convincente que sus cualidades interpretativas le permitan, independientemente de que prefiera o no a uno de su sexo para irse a la cama.

¿Y a ti qué te aportan las series de televisión?

Llevo meses discutiendo con amigos y compañeros de trabajo sobre si el mejor cine se hace ahora en televisión. En realidad hay poco debate, porque todos coincidimos en decir que series como El ala oeste de la Casa Blanca; Los Soprano; A dos metros bajo tierra;  Mad men o The Wire han sacado los colores a los guionistas más originales del cine. Son más creativas, más arriesgadas y desarrollan mucho mejor los personajes y las tramas. Yo todavía no he visto Juego de tronos, pero dicen que es espectacular, y The Pacific aguarda en la estantería del cuarto de estar a la espera de que termine con The Wire.

Cada persona con la que hablo me da una razón distinta para engancharse a una serie de calidad. Yo, al margen de que las historias me parezcan más o menos interesantes, y de los buenos ratos que me puedan hacer pasar, agradezco a algunas series el haberme descubierto a actores que de otra forma hubiera tardado más en ver o, en el peor de los casos, no conocería.

Gracias a Los Soprano yo supe quién era James Gandolfini, y por Frasier (una de las mejores series cómicas de todos los tiempos) me hice del club de fans de David Hyde Pierce y de Jane Leeves. En A dos metros bajo tierra, aparte de Michael C. Hall y Peter Krause, pude reencontrarme con una actriz a la que tenía casi olvidada desde La boda de Muriel, Rachel Griffiths, y me topé con la mirada inquietante de Jeremy Sisto, un actor al que le auguré una carrera cinematográfica más interesante de la que ha tenido.

Ahora que estoy enganchadísima a The Wire, le sigo la pista a Idris Elba; al que he podido medio reconocer en Thor y que, imperdonablemente me había pasado inadvertido en 28 semanas después, American Gangster o RocknRolla. Con Dominique West sí me había quedado; imposible no cogerle algo de manía en 300 o La sonrisa de Mona Lisa; pero gracias a su James ‘Jimmy’ McNulty, ahora lo tengo por el excelente actor que es.

Los actores y las actrices que más odios irracionales despiertan

Tener tiempo de sobra para navegar por Internet (como yo ahora, que estoy de vacaciones), te permite descubrir artículos más o menos absurdos, como éste de Brian Moylan, en Defamer, sobre las actrices a las que dice odiar de forma irracional. Su lista empieza por la dulce January Jones de ‘Mad Men’ y continuá con gente como Katherine Heigl, Kate Hudson, Katie Holmes, Renée Zellweger o Jessica Biel. El cascarrabias de Moylan reconoce al menos que muchas de sus antipatías no pueden explicarse de forma racional y también reconoce que la sociedad tiende a juzgar más duramente a las mujeres que a los hombres (totalmente de acuerdo en ese punto); pero ese pequeño acto de contrición no evita que haya elaborado una ‘Vomit list’ de actrices, que los lectores, gustosos, han completado con odios de su propia cosecha: Keira Knightley, Julia Roberts, Nicole Kidman… Incluso hay quien se lanza e incluye algunos nombres masculinos: Sean Penn, Tom Cruise, Kiefer Sutherland y Kevin Costner (uno de los lectores sugiere que en realidad son la misma persona).

Al margen de las interpretaciones más o menos freudianas del hecho de que alguien odie irracionalmente a otro ser humano al que ni siquiera conoce, me ha llamado la atención este post porque es sincero en poner sobre la mesa algo que cualquier lector de este diario habrá comprobado hace tiempo: hay actores y actrices que son auténticos ‘percutores’ de emociones pasionales y extremas. No importa lo que hayan dicho o hecho, es más, a veces no es necesario ni que hayan abierto la boca, simplemente con nombrarlos en un artículo se desata un ‘momento de furia’ que impide cualquier intento de debate. Enseguida la atención se desvía hacia ellos, algunos lectores se olvidan de seguir leyendo y ya solo flotan en la pantallas sus nombres amplificados como si se vieran a través de una lupa. A este respecto, mi experiencia personal dice que algunos de los actores y actrices más odiados (irracionalmente) en nuestro país son, no necesariamente por este orden: Penélope Cruz, Javier Bardem y Guillermo Toledo. 

Yo, por mero pragmatismo, no me permito el lujo de odiar gratuitamente a quien no conozco (es despilfarro emocional solo se lo reservo a algunos conocidos, y en cualquier caso, más que de odio hablaría de falta de química, que es algo que desgasta mucho menos), así que me niego a hacer una lista de ‘antipáticos a su pesar’; sin embargo iré pensando una lista de ‘amores en la distancia’ para mañana.

Carmen Maura, una grandísima actriz, ¿a pesar de ser española?

Todo el mundo anda algo revuelto estos días con la noticia de que Luis Tosar ha sido nominado a los premios del Cine Europeo por su sensacional trabajo en Celda 211. En cierta manera me da la sensación de que mucha gente ha tenido la revelación de que Tosar es un gran actor gracias a esta película, cuando en realidad Tosar lleva lustros siendo un actorazo. Bueno, más vale un poco tarde que nunca. Pero lo que le ha pasado a Tosar creo que es algo que muchos otros actores españoles sufren.

Los españoles somos extraordinariamente mezquinos y cicateros a la hora de valorar el talento que tenemos por aquí. Nos cuesta decir piropos, es como si nos los tuvieran que arrancar con tenazas desde las entrañas. Cuando nos gusta una película española, todavía lo comentamos con sorpresa e incredulidad, aunque llevemos años de buenas cosechas. Si alguno de nuestros compatriotas recibe uno de los grandes premios (y no me refiero a la lotería), enseguida hay alguien que escribe algún reportaje desmitificador, no vaya a ser que el tipejo/a se vaya a creer alguien y se vuelva más insoportable de lo que todo el mundo ya va diciendo por ahí que es. No comments.

Por eso, el viernes, cuando leí en una entrevista en ‘El país’, que Yasmima Reza decía que Carmen Maura, a la que acaba de dirigir en su debut cinematográfico, Chicas, “es una de las mejores actrices que he conocido nunca”, me dije: y es verdad. Es genial, divertida, llena de registros, tiene uno de esos rostros que siempre enganchan y siempre quieres volver a ver y yo nunca le he dedicado una línea (o como mucho un par de ellas) en estos casi tres años que llevo haciendo el blog. Intolerable. Y aquí estoy, poniéndole remedio, confesando que es una de mis actrices preferidas. Que me encantó en ¿Qué he hecho yo para merecer esto? y en Mujeres al borde..y en ¡Ay Carmela!, y en El sueño de Valentín, y en Volver, y en La comunidad, y en Extramuros, y en .. y que si no he conseguido seguirla en esa versión tan ¿libre? de ‘Las chicas de oro’ no ha sido por culpa suya. Carmen, incluso con un guión como ese, tú sigues estando perfecta.

No son espectros, solo están desenfocados

No son espectros, aunque según os los muestro ahora, lo parezcan; pero dado que nos acercamos al día de Todos los Santos (o de Halloween, según cómo se mire) he pensado que no estaría mal darle un aspecto algo menos carnal a la fotogalería-juego que os propongo para el fin de semana.

Creo que, aunque desenfocados, no es difícil averiguar de quiénes se trata, pero os dejo algunas pistas para ayudaros. Las fotos las he tomado prestadas de Thedailybeast, una web que os animo a conocer si tenéis tiempo.

Ninguno de los dos cumple ya los sesenta, y son casi quintos (bueno, exagero, en realidad se llevan cuatro años), pero hasta este año no habían trabajado juntos. Ha sido en una comedia que se estrena en unas semanas en EE UU.

Una directora y sus dos actores. Han rodado una de las películas más esperadas del año, que conquistó el León de Oro en el pasado Festival de Venecia (lo he dejado demasiado fácil).

Durante el último año, y gracias a una película de altos vuelos, ha estado nominada a casi todos los premios más importantes del cine (incluso ha ganado alguno). Dicen que es una de las grandes actrices de su generación, que es la misma que la de Keira Knightley y Carey Mulligan.

Las dos son conocidas por su lado cómico, aunque no se dediquen solo y exclusivamente a hacer comedia. Tienen muchas cosas en común, aunque no compartan apellido, aunque podrían.

¿La bella y la bestia? Podría ser, si no fuera porque él, además de hacer un cine bestial, es muy inteligente. Tanto que con su última película nos intenta hacer creer una historia que no fue, pero que pudo haber sido, y que de haber sido, hubiera sido otra historia.

Tiene uno de esos apellidos imposibles de pronunciar para un latino, y unos músculos que en algún momento han llegado a parecerse a los de Madonna. Una gran actriz, a la que hace años que no le llega un buen papel.

La Wikipedia mató a Russell Crowe durante un rodaje

Alguien que le tienes ganas a Russell Crowe subió a la Wikipedia que el actor había muerto despeñado durante un rodaje en Austria en las montañas Hahnenkamm. Bien pensado no era una mala muerte para un actor de las características de Crowe. No se trataba de un accidente cualquiera, morir despeñado, durante un día de trabajo, en una montañas tan espectaculares como las Hahnenkamm, le otorgaba a Crowe un final acorde a la grandeza de sus personajes. El general Maximus o Robin Hood, sin ir más lejos, no hubieran rehuido una muerte así: al pie del cañón, dándolo todo por una buena causa.

.

La Wikipedia tardó poco en corregir el horror, digo el error; pero aún así, la muerte ‘wikipediada’ de Crowe corrió como la espuma en Internet. En Los Angeles Times para quitarle hierro al asunto han hecho un recopilatorio de ‘muertes falsas’ de famosos. Si tenéis un rato, te echas unas risas viendo la inventiva que gastan algunos para matar virtualmente a las estrellas que detestan (supongo). En esa galería de muertos vivientes están, por ejemplo, Will Smith, al que mataron conduciendo su Porsche; Paris Hilton, a la que se han cargado varias veces, apuñalándola, con enfermedades varias, incluso ‘suicidándola’; Will Ferrell, que supuestamente la palmó haciendo parapente o Jeff Goldblum quien se vio obligado a acudir a un programa de televisión para demostrar en persona que seguía vivo. Pero la lista no acaba ahí, también cuentan los casos de Paul McCartney,Tom Cruise, Tom Hanks o Britney Spears… En fin, que ya no eres nadie si no tienes tu propia muerte falsa colgada en la red

Una visita virtual al paseo de la fama de Hollywood

No sé cómo andáis de mitomanía, ni de tiempo libre; pero si os gusta conocer detalles de la vida y milagros de vuestros actores preferidos, y tenéis tiempo y ganas, os recomiendo una página que descubrí el otro día por casualidad. Se trata del recorrido virtual por el paseo de la fama que ofrece la página web de ‘Los Angeles Times’.

El directorio ofrece un listado completo de los actores que tienen estrella. Desde ahí se accede a su biografía (que incluye una foto de la estrella conmemorativa), y se puede ver, además, qué otros actores o actrices relacionados con él están también en el paseo. Por ejemplo, buscando a Cary Grant, la web también te remite a su ex mujer, Dyan Cannon, su ‘amigo’ Radolph Scott y su compañera de reparto y gran amiga Grace Kelly.

Un mapa señala los lugares claves en la vida de esa persona. Por ejemplo en Cary Grant se señalan Bristol, en Inglaterra, la ciudad donde nació el 18 de enero de 1904; pero también Coney Island, donde empezó a actuar al llegar a EEUU; Queen Mary, donde conoció a su tercera mujer, Betsy Drake, que lo introdujo en el LSD, experiencia clave en su trayectoria vital, y Davenport, donde sufrió el ataque al corazón que le costó la vida el 29 noviembre de 1986.

Ah, y también se pueden dejar mensajes que generen cierta polémica, como el que dejó un tal William Dobkowski el 19 de abril y que considera que Grant era: “un actor sobrevalorado cuyo método consistía en poner poses delante de la cámara“.

Lo dicho, si tenéis tiempo, no os la perdáis. Es muy entretenida.

Aniston, Gandolfini y compañía se unen contra la caza de delfines

Estaba a punto de apagar mi ordenador y pirarme para disfrutar del fin de semana cuando me encuentro un correo sobre ‘The Cove’, el documental/ thriller medioambiental dirigido por el fotógrafo Louie Psihoyos, que ganó un Oscar en la pasada edición de los premios.

Resulta que para apoyar esta película, y como parte de la campaña mediombiental ‘Take Part’, el productor Fisher Stevens ha recabado la ayuda de algunos famosos amiguetes, que han rodado un vídeo para concienciar a la gente sobre la caza de delfines.

Ahí se puede ver a Jennifer Aniston, Courtney Cox, James Gandolfini, Woody Harrelson, Ben Stiller, Naomi Watts y Robin Williams.

Que lo disfrutéis.

Cómo se estropean los cuerpos, cuando no hay directores de fotografía

¡¡¡¡¡Quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!

No fue exactamente así, pero algo parecido soltó esta mañana cuando vi esta foto. Son nada menos que Christian Slater, Adrien Brody y Keanu Reeves, posando durante los entrenamientos de la carrera de las celebridades, que organiza Toyota en Long Beach, Los Ángeles, y que este año se celebra el 17 de abril.

Así vistos, bajo una demoledora luz solar de mediodía, sin maquillaje ni filtros favorecedores, parecen tres colegas cuarentones (aunque Brody todavía no los haya cumplido), con cierta cara de resaca (quizá por eso de las gafas de sol) y con pinta de tener que currárselo mucho de noche para llamar la atención de una chica en la discoteca de moda.

Ni siquiera Patrick Dempsey, que tiene fama de supercañón, sale muy favorecido en esta foto con Tony Hawk.

Es un consuelo. Es un consuelo saber que también ellos son mortales, a pesar de la fama y sus abultadas chequeras. Quitado el maquillaje y los favorecedores focos que los maestros de la fotografía colocan como nadie, lo que queda son unos hombres que también acusan el paso del tiempo.

Bajo estas líneas os dejo al simpático Brian Austin Green muy lejos ya de cuando protagonizaba ‘Sensación de vivir’.

P.D. El año pasado Keanu Reeves, al que su afición a la velocidad ya le ha costado el bazo y algún que otro trozo de oreja, fue el ganador y este año luchará por revalidar el título.

FOTOS: EFE

¿Tiene Beckham futuro como actor?

Se venía anunciando desde que se marchó al ‘prestigioso’ Los Angeles

Galaxy, lo que de verdad quería David Beckham era ser actor y emular a su amigo Tomy. Tantos partidos jugados, tantas camisetas sudadas, para que en realidad sea la visión de una alfombra roja reluciente lo que ocupe los sueños del futbolista más deseado del mundo (con permiso de Cristiano, Iker, Torres, Ljungberg, Zidane …).

Actitudes, no le faltan, desde luego, y aptitudes, después de ver este vídeo con fines benéficos que ha grabado con el humorista James Corden, Smithy, para la BBC, puede que tampoco.

Ahí os lo dejo para que juzguéis por vosotros mismos y me deis vuestra opinión.

Confieso, con algo de rubor, que a mí me ha hecho gracia. Me parece que Beckham tiene ‘toque’ no solo para el fútbol y que está más dispuesto a reírse de sí mismo que la mayoría de masters del universo. Quizá no desentonara en un pequeño papel cómico.

¿Qué os ha parecido?