Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Archivo de mayo, 2012

¿Y si hacer cine fuera un negocio provechoso para todos, incluidos los ayuntamientos?

La prima por las nubes, la economía por los suelos, el desempleo… no sigo que os marcháis sin terminar el primer párrafo. A lo que iba, hace unos días leo esto:

La industria cinematográfica y de la televisión generó unos ingresos de 60.000 millones de dólares en Nueva York en la última década y actualmente emplea a unas 130.000 personas en la ciudad de los rascacielos, donde el mercado del entretenimiento ha crecido el 70% desde 2002.

(Los datos son de la oficina del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que hace palmas con las orejas al  haber encontrado un pequeño filón de oro en la industria del cine).

Y me pregunto. ¿Sería posible lograr algo así en Madrid? ¿Y en Barcelona? ¿Y en Alicante? Salvando las distancias, y entendiendo que la industria del cine en EE UU no tiene nada que ver con lo que tenemos por aquí, ¿os imagináis que fuéramos capaces de convertir nuestro país en un gigantesco escenario cinematográfico y que pudiéramos rentabilizar económicamente las horas de sol y la capacidad de nuestros artistas y nuestros técnicos?

Y justamente estos días han salido dos noticias relacionadas con este tema que invitan a proseguir el debate. Por un lado, el gobierno central y el valenciano preparan un recurso para evitar devolver 265 millones de euros que dieron como ayuda a la construcción de la Ciudad de la Luz en Alicante, y que  la Comisión Europea ha calificado de ilegales. Ambas ejecutivas argumentan que la operación fue legal y que los estudios son beneficiosos para la provincia. Desde su inauguración en 2005, los estudios han acogido  64 rodajes, se ha generado gran cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos y los hoteles de la ciudad han contabilizado 160.000 pernoctaciones relacionadas con los rodajes.

Por otro, la Spain Film Commission informa de que Ridley Scott busca en Alicante localizaciones para sus dos próximas películas, una de las cuales, ‘El consejero’, comenzará a rodarse este verano con Brad Pitt, Javier Bardem, Michael Fassbender y Cameron Díaz.

La foto superior corresponde al rodaje de la película, ‘The Garden of Eden‘, del  británico, John Irvin en la plaza de la Santa Faz de Alicante.

Los trabajadores de 20Minutos iniciamos hoy una huelga de firmas para pedir a la empresa más información sobre el ERE que preparan y para que los compañeros despedidos se vayan en las mejores condiciones económicas posibles.

Las películas inolvidables de Romy Schneider

Hoy hace 30 años que murió en París Romy Schneider. Echando un vistazo a lo que se ha publicado sobre ella este martes, veo que se subraya lo de siempre: su pasado como Sissy, su impresionante belleza, la melancolía de su mirada, su tormentosa relación con Alain Deloin y su trágico final después de unos acontecimientos horripilantes: su primer marido se suicida, se separa de su nueva pareja y, sobre todo, su hijo muere empalado en la verja de su casa. Dudo que alguien hubiera podido imaginar un final más triste y más cruel para la bella Sissi.

Pero además, también es justo recordar que la Schneider fue la primera mujer de habla alemana que logró triunfar en Hollywood después de Marlene Dietrich, y que esto se debió a una mezcla de talento, belleza, suerte y determinación, en la que también tuvo mucho que ver su amistad con Visconti. Tampoco se puede olvidar que trabajó con gente como Orson Welles, Joseph Losey, Otto Preminguer o Robert Siodmak.

Para recordarla hoy os propongo repasar algunas de sus mejores películas. Aunque particularmente Sissi me provoca urticaria la pongo la primera porque difícilmente se puede separar el nombre de la actriz vienesa del de la emperatriz.

Sissi emperatriz (1956)

El proceso (1962).

Boccacio 70 (1962)

El cardenal (1963)

¿Qué tal, Pussycat? (1965)

El asesinato de Trotsky (1972)

La muerte en directo (1980)

El imparable ascenso de Ivana Baquero en Hollywood: ahora, el remake de ‘Carrie’


Mientras dedicamos páginas y páginas a valorar si Pe y Bardem nos hacen el caso que deben, o  intentamos averiguar por qué las carreras de Pataky y Paz Vega nos despegan en Hollywood, se nos pasa que hay una jovencita española que lleva camino de convertirse en la estrella española internacional más importante de todos los tiempos: Ivana Baquero.

Piano, piano, Baquero se estrenó a lo grande en las supreproducciones con ‘El laberito del Fauno‘, y desde entonces se ha enganchado a las producciones internacionales y se ha codeado con gente como Kevin Costner, que si bien es cierto que en ‘La otra hija‘ no es la megaestrella que fue hace 20 años, quien tuvo retuvo, y Costner sigue alejado de ser un cualquiera.

Hoy mismo leo que Ivana, que el 11 de junio cumple 18 años, ha dado un paso más en su conquista del mercado estadounidense y ha conseguido entrar en el reparto del remake de ‘Carrie‘ que prepara la escritora y guionista Kimberley Peirce (‘Boys don´t cry‘).

Ivana asumirá uno de los tres principales papeles secundarios, junto a Judy Greer y Gabriella Wilde. Los papeles protagonistas serán para Julianne Moore y Chloë Grace Moretz, que encarnarán los que hicieron Piper Laurie y Sissy Spacek respectivamente en el clásico de Brian de Palma.

Este proyecto, encargado al guionista Roberto Aguirre-Sacasa (‘Glee’, ‘Big Love’), dicen que será más fiel al texto de Stephen King. Está previsto que se estrene en Marzo de 2013.

El sorprendente aspecto visual de ‘El gran Gatsby’ de Baz Luhrmann

Hoy vuelvo a comentar un tráiler, lo siento no puedo menos. No me quiero repetir, pero es que me ha chocado tanto el vídeo promocional de ‘El gran Gatsby‘ que lo quiero comentar con vosotros y recabar vuestra opinión.

Y digo que me ha chocado porque es tan colorista, tan musical y grandioso, a la manera única de Baz Luhrmann, que me parece mentira que me esté contando la novela de Scott Fitzgerald.

No digo que la película no vaya a estar bien, en apenas un par de minutos poco se puede decir sobre el resultado de algo que dura más de dos horas, pero el aspecto visual se aleja tanto de la imagen mental que tengo de la genial novela de Fitzgerald que me he quedado algo perpleja al ver esto:

No sé si porque la novela de Fitzgerald siempre me ha dejado un regusto triste, no consigo encajar toda esa exuberancia visual con el dolor  y soledad que refleja el texto. Quizá me haya quedado enganchada mentalmente al aspecto impecable que ofrecía la anterior película de ‘El gran Gatsby‘, la que rodó Jack Clayton en 1974, con Mia Farrow y Robert Redford. La fotografía que entonces realizó Douglas Slocombe era romántica y cálida, esta de Simon Duggan es bonita, pero más vitalista y luminosa.

No me meto a juzgar la idoneidad de  DiCaprio y Carey Mulligan.Ya veremos qué tal se apañan en esta revisión, a priori tan poco convencional, del filme de Luhrmann.

Aunque me surgen algunas dudas:  ¿Por qué ese afán de convertir el tráiler en un videoclip musical? ¿Por qué dotarlo de una acción trepidante cuando en la novela de Scott el tempo es más pausado? y ¿Por qué era necesaria hacer la película en 3D?  ¿Tan grande es el espectáculo que ha creado Luhrmann?

Los trabajadores de 20Minutos iniciamos hoy una huelga de firmas para pedir a la empresa más información sobre el ERE que preparan y para que los compañeros despedidos se vayan en las mejores condiciones económicas posibles.

Mis razones para decir que el tráiler de ‘Skyfall’, la nueva de Bond, es impresionante

Ay, que ya queda menos, que la fecha se acerca y por fin llega un tráiler oficial de Skyfall. Contened el aliento porque es impresionante. Es impresionante porque:

-se ponen los pelos como escarpias al oír ese voz profunda y preciosa de Daniel Craig diciendo: “Algunos hombres vienen a matarnos, los mataremos nosotros primero”.

– porque, aunque solo dura 1.24 minutos se adivina una película de acción desatada, trufada de efectos especiales de alto voltaje.

-porque ya aparecen algunos de los grandes actores que participan en esta entrega: Ralph Fiennes, Judie Dench y Naomi Harris.

-porque nos deja con las ganas de verle la cara del nuevo villano: Javier Bardem, que sabemos que va de rubio y con traje de policía.

– y porque el interrogatorio del comienzo anticipa un rollo psicológico que le va como anillo al dedo a ese rostro granítico e impenetrable de Daniel Craig.

Uf. Agárrense que vienen curvas. Por cierto, para los que queráis saber qué demonios quiere decir ‘Skyfall’, aquí os dejo un enlace de un foro en inglés donde se debaten posibles opciones de significados.

‘Skyfall’ llega a finales de octubre a nuestro país.

“Los odiosos y vulgares Richard Burton y Elizabeth Taylor” salen a la venta

Cuando uno piensa en la pareja que formaron Richard Burton y Elizabeth Taylor la memoria se llena de frases hechas sobre su compleja historia de amor, su belleza, la sexualidad que emanaban, pero nadie espera encontrarse una descripción como esta:

Siempre odié a los Burtons por su vulgaridad, ordinariez y su extremo mal gusto, ella combinaba lo peor de EEUU y el gusto británico, él es tan machote y basto como solo un galés puede serlo.
Ella esperaba mis halagos. No obtuvo ninguno. Sentí que debía ser profesional y continué, pero no sin odiar a ese monstruo.

La persona que así habla de la pareja de actores más famosa del cine (con permiso de Woodward y Newman) no es alguien a quien debieran dinero, sino el famoso diseñador y fotógrafo Cecil Beaton, que estos días es noticia precisamente por esta fotografía que tomó a la pareja en diciembre 1971 y que el martes sale a subasta en la casa Bloomsbury de Londres.

La fotografía, hasta ahora inédita, ha permanecido durante 30 años en propiedad de  Brian Hammond, unos de los mejores amigos de Beaton. Se tomó durante una fiesta en la mansión de los Rothschilds, en Chateau de Ferrières, cerca de París.

Su ‘descubrimiento’ público ha servido para recordar lo poco que apreciaba Beaton a la “gorda” Taylor y a su esposo; pero también para apreciar el gran talento de un hombre que superó sus antipatías personales para realizar un gran retrato artístico. ¿O quizá dejó traslucir, en el gesto que captó en ambos, que los veía como “unos estúpidos”? ¿Qué opináis?

Aprende a tener el atractivo de Fassbender

Michael Fassbender se queja en la revista GQ estadounidense de que enseñar el pene en Shame, y más concretamente, salir orinando en el váter, le privó de tener el Oscar.

¿Es eso noticia?  Pues yo creo que no, o al menos no es una noticia de última hora- aunque sea una frase llamativa- porque cuando se anunciaron las candidaturas, y el nombre de Fassbender se quedó fuera, ya se señaló al archiconocido puritanismo de Hollywood como principal razón para esa injusticia. Decir que el asunto del pene trajo cola sería intentar hacer un chascarrillo tabernero, pero es verdad que el asunto coleó durante bastante tiempo (vaya, lo siento, no puedo evitarlo).

En fin, que para mí lo más importante del pedazo de reportaje que anuncia la revista GQ en portada son las fotos de Fassbender en plan megapibón. Creo que además, el actor habla de su relación con su compañera de Shame, Nicole Beharie, de por qué le gusta vivir en la parte Este de Londres, y del cabreo que se llevó al perderse las fiesta del Kodak Theatre, después de que todo el mundo hubiera dado por hecho que recibiría la invitación.

Pero si queréis saber lo que realmente me ha dejado en el sitio: el impresionante titular de la portada. “Amplifica tu sex appeal, aprende de este chico, Michael Fassbender”.  Ay, qué risa tía Felisa. ¿Por qué nos hacen esto los señores editores?

Es como si a mí me quisieran vender que puedo aprender a tener el atractivo sexual de Charlize Theron o Scarlett Johansson. ¡Qué demonio! (Quod natura non dat Salmantica non praestat). El sex appeal de Fassbender se llama tener unos ojos de escándalo y un cuerpo esbelto y armonioso. Que luego actúa bien y tal, pues claro, pero lo del sex appeal me da que va más allá de acertar con el estilismo o ensayar miradas en el espejo.

El rostro felino de Katharine Hepburn, según Zadie Smith

Con tanto prestar atención a las celebraciones del aniversario del inicio del movimiento 15-M, se me pasó por alto que ayer, 12 de mayo, hubiera sido el cumpleaños de Katharine Hepburn, una de mis actrices preferidas.

Casualmente, justo ayer, como si el azar me estuviera mandando un mensaje que no hubiera sabido interpretar hasta hoy, leía el pasaje que Zadie Smith le dedica a Hepburn en su libro ‘Cambiar de idea’ (un libro de ensayos magnífico de una escritora sobresaliente, muy creativa e  inteligente).

Cuenta Zadie que Hepbun le “impresionó desproporcionadamente” desde que la vio de pequeña y que en cierta manera encarnó a los tipos de mujer que le hubieran gustado ser. Dice que lloró amargamente cuando supo que había muerto y que todavía hoy utiliza una de sus frases en Historias del Filadelfia como guía cuando se va a poner a escribir: “El momento para decidirte acerca de las personas es nunca”. Con esta emocionante y acertada descripción de Hepbun os dejo.

Su gran amor, Spencer Tracy, lo expresó en los siguientes términos: “No tiene mucha carne, pero la que hay es de primera“. Y así es. Esbelta sin ser flaca, Hepburn era como un largo músculo, con poco pecho, pero sorprendentemente curvilínea  vista por detrás. Podía lucir un vestido como cualquier starlet de Hollywood, pero el corazón te daba un vuelco al verla con un pantalón holgado y una blusa blanca bien planchada. Tenía un rostro felino sin ser coqueto, las mejillas sepulcrales, pero los labios gruesos y generosos. Los ojos-y no hay estrella de cine en la que al final no se reduzca todo a los ojos-tenían ese don de mirar con inteligencia y pasión hacia un punto de la distancia media, una mirada a la que aspiran y a veces consiguen los presidentes. La nariz era más problemática. A algunos les parecía una nariz noble y enérgica, con personalidad, pero muchos la consideraban demasiado refinada, masculina y presumida. En algunas de sus primeras películas, un setenta por cierto largo de la interpretación es de nariz para abajo, y el aficionado medio al cine de los años treinta, en plena Depresión, no estaba de humor para que lo miraran con condescendencia por encima de un instrumento tan recto y severo.

La nueva comedia de Ben Stiller cambia de título para no herir sensibilidades

La última comedia de Ben Stiller cambia de título para no herir sensibilidades. ¿Se les iba la mano con la ironía? No ¿Se pasaban tres pueblos con las referencias escatológicas? No (al menos no en el título). ¿Entonces?  Pues que se llamaba ‘Neighborhood Watch’, y los productores de la película han preferido evitar cualquier alusión al neighborhood watch más famoso ahora en EEUU: George Zimmerman, el vigilante voluntario que mató a Trayvon Martin,  un chico negro de 17 años, en un barrio residencial de Sanford (Florida).

El caso fue enormemente polémico, no solo en EEUU, porque solo se inició una investigación en serio cuando la comunidad negra  y las asociaciones de derechos civiles clamaron contra lo que parecía una muerte absolutamente injustificada, a pesar de que el vigilante alegó legítima defensa. La grabación de una conversación telefónica que el joven mantenía con su novia cuando fue tiroteado demostró que iba desarmado y caminaba despreocupadamente a visitar a su padre.

¿Tiene algo que ver el argumento de la comedia de Stiller con este suceso? Nada absolutamente, excepto que Stiller y su panda de descerebrados ejercen de vigilantes voluntarios que patrullan su barrio para evitar una invasión alienígena.

Desde fuera no parece esta una razón suficiente para cambiar el título, sobre todo teniendo en cuenta que la temática está tan alejada del caso de Trayvon Martin, pero los productores han preferido curarse en salud y evitar cualquier tipo de suspicacia o malentendido. En cuanto murió el chico, retiraron parte de la publicidad,  y ahora han optado por cambiarle el título, que pasa a ser ‘The Watch’ (El guardia).

¿Exceso de prudencia? ¿Autocensura? ¿Sensata sensibilidad? ¿Lo políticamente correcto llevado hasta la paranoia? ¿Qué opináis?

‘The Watch’ está protagonizada por Jonah Hill, Ben Stiller,Vince Vaughn y Billy Crudup y en EE UU se estrena el 27 de julio.

A los periodistas siempre nos quedará ‘Primera plana’

Hoy miles de periodistas españoles han salido a la calle para protestar por la terrible precariedad de la profesión y por las presiones que impiden trabajar en libertad y con responsabilidad. Hace dos años y medio dediqué un post a los colegas que habían perdido su trabajo, entonces hablaba de 2.000 puestos de trabajo destruidos en un año. Hoy los despedidos por la crisis son ya más de 6.000 (una minúscula gota en el mar de los cinco millones de españoles que quieren trabajar y no pueden).

En aquel post recordaba las películas sobre el periodismo que más me habían gustado (‘Todos los hombres del presidente‘, ‘El desafïo: Frost contra Nixon‘, ‘Al filo de la noticia‘, ‘The paper‘, ‘Luna nueva‘…) y vosotros proponíais alguna otra: ‘El gran carnaval‘, ‘Buenas noches, y buena suerte‘, ‘Chantaje en Broadway‘… incluso ‘Superman‘, que como oía hace poco en la redacción, con algo de chufla, había estado detrás del despertar de más de una vocación.

¿Y ‘Primera plana‘? Me diréis. ¿Me he olvidado de ella? No, la dejo para el final, porque esta obra maestra (una más) de Billy Wilder retrata mejor que ninguna las grandezas y miserias de esta profesión tan maltratada. Sé que habrá alguno por ahí que le guste verse a sí mismo como el implacable  Walter Matthau, o como el profesional y bienintencionado Jack Lemmon. Dudo que nadie pueda parecerse a ellos: son tan perfectos en su imperfección, tan complejos dentro de sus estereotipos, que cualquier aspirante a imitarlos cae en lo grotesco.

De todas las secuencias de la película hay una que me gusta especialmente, porque resume con esa mezcla tan wilderiana de ironía, crítica y cariño de qué van esta profesión y los afortunados que todavía trabajan en ella. Ahí os la dejo. Que la disfrutéis.


¿A que os entran ganas de verla entera?