Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘exposición’

Cuando Hollywood era el Hollywood del ‘glamour’

Quienes tengáis la suerte de poder viajar a Londres de ahora al 23 de octubre, podréis disfrutar de la superexposición que ha organizado la National Portrait Gallery de Londres. El título, aunque pelín exagerado, lo dice todo: El Glamour de los Dioses: Retratos de Hollywood (Glamour of the Gods: Hollywood Portraits).

Se trata de una selección de algunas de las fotografías más espectaculares del archivo fotográfico de la John Kobal Foundation, que cuenta con más de 5.000 retratos de las estrellas que más brillaban en el olimpo entre los años 1920 y1960. Están todos los grandes (Marlene Dietrich, Bogart, Brando, Chaplin, Hayworth…), en pleno esplendor, fotografiados con mimo por talentos como Clarence Sinclair Null (que era el fotógrafo oficial de la MGM, y amigo íntimo de Greta Garbo) o Elmer Fyer (de la Warner Brother).

Esa era otra época, nadie se autorretrataba en pelotas delante del espejo, ni era pillado in fraganti buscando petróleo en en el fondo de las fosas nasales. Los estudios ejercían un férreo control sobre sus estrellas y su imagen, y todas las fotografías que se ponían en circulación habían sido cuidadosamente seleccionadas. Las estrellas no solo eran grandes , tambíen eran hermosas e influyentes. Sus peinados eran imitados, sus poses, copiadas. Ponían de moda camisetas y rebecas o ayudaban a enterrar para siempre maquillajes y complementos.

Si como decía Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses, “son las películas las que se han hecho pequeñas”, esta exposición nos recuerda que hubo un tiempo en que tanto estrellas como películas eran grandes y fascinantes.

Las fotografías de Jessica Lange en el centro Niemeyer de Avilés

En ‘Tootsie’ embelesó a Dustin Hoffman, que se delataba y traicionaba su travestimo por poder estar con ella, y en ‘King Kong’ hacía temblar de emoción a un descomunal y enamoradizo gorila. Jessica Lange, compañera durante décadas de Sam Shepard y bellísima protagonista de películas como’ El cartero siempre llama dos veces’ o’ La Caja de Música’, lleva al Centro Niemeyer de Avilés una muestra de su talento como fotógrafa.

Unseen’, una muestra que el centro Niemeyer ofrece en primicia, recoge 78 fotografías realizadas por Lange durante los últimos 20 años. La exposición se abre al público el domingo, y el sábado la propia Lange llegará a Avilés para hablar de su trabajo como fotógrafa, disciplina artística para la que se formó en la Universidad de Minnesota.

Yo no he podido ver más fotos que las que os muestro, pero creo que merecen mucho la pena. En la de abajo del todo, que quizá no podáis distinguir demasiado bien, se intuye la cara de Shepard.

© Jessica Lange / dichroma photography. Cortesía Howard Greenberg Gallery

Los dibujos de Akira Kurosawa, motivo de una exposición en Bilbao

Aunque cualquier excusa es buena para hacerse una escapadita a Bilbao, ahora hay una razón más: la exposición que la Alhóndiga le está dedicando a la faceta pictórica Akira Kurosawa. Por primera vez en España se muestra una colección con los dibujos utilizados por Kurosawa como referencia de algunas de sus últimas películas, entre ellas: Kagemusha, la sombra del guerrero y Ran.

En realidad los dibujos son parte de los storyboard que Kurosawa utilizó para rodar y para pedir también financiación para sus proyectos. Con ellos bajo el brazo el genial director japonés se recorría las productoras en busca de un apoyo económico que tardaba demasiado en llegar.

La exposición, titulada ‘La mirada del sumarái: los dibujos de Akira Kurosawa’, se podrá ver hasta febrero; pero por si no os da tiempo a acercaros, los organizadores me han dado permiso a publicar estas imágenes que os dejo abajo. La muestra es uno de los actos organizados por la Alhóndiga para conmemorar el centenario del nacimiento del director.


Firma de las fotos: Kurosawa Production Inc. Bajo licencia Exclusiva de HoriPro Inc.

Siempre se ha dicho que Kurosawa renunció a su gran vocación, la pintura, por el cine y que siempre recurrió al dibujo para calmar sus inquietudes artísticas, especialmente cuando la industria del cine era roñosa con él. Viendo los dibujos está claro que hubiera sido un gran pintor, pero los aficionados al cine le agradecemos que prefiriera cultivar su creatividad en la gran pantalla.