Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘6’

La próxima vida de Brittany Murphy

He de decir que a Brittany Murphy no le había prestado realmente atención hasta ahora, a pesar de haber participado en ‘Sin City’. Su muerte ha hecho que haga un esfuerzo por recordar las películas en las que la había visto y rápidamente me han venido a la cabeza dos títulos (me temo que no sus mejores películas): ‘Clueless’, en la que el protagonismo era para la gran promesa Alicia Silverstone, y ‘Recién Casados’, en la que formaba una simpática pareja con Ashton Kutcher. Así de caprichoso es el recuerdo. Ni ‘Sin City’, ni ‘Inocencia Interrumpida’, ni ‘8 millas’. Brittany Murphy era para mí esa chica de enormes y expresivos ojos, con pinta de asustada, que cedía siempre el protagonismo a sus compañeros de reparto.

Ahora leo que Brittany era una chica con muchísimos problemas de autoestima, constantemente preocupada por su físico, a la que se le han atribuido desórdenes alimenticios e incluso adicciones a las drogas por el deseo de controlar su peso y, quizás, dar tregua a su personalidad perfeccionista. Algunos periodistas que la entrevistaron dicen que era una chica que no acababa de estar a gusto en Hollywood, donde la competitividad y el deseo de prolongar la juventud acaba pasándoles factura al cuerpo y la mente.

Para agravar más la mala sensación que me ha dejado todo lo que he leído en las últimas horas sobre ella, llego a la página de TMZ y me encuentro con un vídeo, grabado el 1 de diciembre, que, visto hoy, es, cuanto menos, algo espeluznante. En él, Brittany, muy demacrada y delgada, le suelta a una periodista tras una entrevistas: “¿Podría tener tu pelo en mi próxima vida?”. A lo que la periodista le responde: “¿Y yo puedo ser tú en mi próxima vida?”. “Sin problemas”, contesta la actriz.

¿Es Brittany Murphy otro juguete roto de Hollywood? No lo sé, pero desde luego no parecía una ‘estrella’ demasiado feliz.

Los Goya, una gala poco emocionante, pero llena de peculiaridades

Anoche me fui a la cama antes de que acabar la gala de los Goya (no penséis mal, madrugo para entrar a trabajar), pero la grabé y acabo de terminar de verla. Reconozco que he agradecido poder darle al ‘fast forward’ un rato, como también he agradecido que se emitiera con retardo y hubiera habido una labor previa de edición. Así me he evitado algunos de esos interminables minutos en el que los premiados, en su butaca, besan a los de su alrededor con emoción desbordada y cara de sorpresa. Una sorpresa que yo no sentí en ningún momento, porque arrasó ‘Camino’, la gran favorita.

Este rotundo éxito, esta unanimidad al reconocer la calidad de la película de Javier Fesser me lleva, sin embargo, a preguntarme ¿por qué demonios nadie seleccionó o al menos preseleccionó esta película para que compitiera al Oscar a la mejor película extranjera, si era, parece ser, la mejor del año en España? ¿Por qué se volvió a colar un filme de Garci, si ‘Sangre de mayo’, como se ha visto en la gala, no se ha comido un colín? ¿Fue, como me temo, por un problema de fechas de estreno? Si hay alguien que conozca la razón, o la sospeche, que nos ilumine, por favor.

También la gala me suscita otras preguntas ¿Por qué ahora que por fin la Academia de la Lengua reconoce la acepción de nominar como “proponer a alguien para un premio”, los de la Academia del cine se empeñan en utilizar solo la palabra candidato, candidaturas, etc.?

¿Por qué a pesar de los esfuerzos de Carmen Machi eché de menos durante toda la gala la vis cómica de Rosa Mª Sardá, o incluso el desparpajo insolente de José Corbacho?

¿Por qué en la alfombra verde había tantas caras de famosos/as que raramente hacen cine, por no decir que no lo han hecho nunca?

¿Por qué ha habido invitados que ni siquiera se han inventado una buena excusa para no estar presentes? El caso de la persona que cogió el Goya a la mejor película hispanoamericana en nombre del director chileno, Andrés Wood, fue tremendo: “Está de vacaciones con su familia”. Nadie lo puede acusar de falta de sinceridad, ni de ser un descastado; pero de falta de interés

¿Por qué en todos los resúmenes de noticias destacan más el Goya obtenido por Penélope, como actriz secundaria, que el que ha ganado la espléndida Carme Elías como actriz protagonista?

¿Por qué se mencionó tantas veces la presencia de Benicio del Toro en la sala? ¿Tan cortos andaban de glamour en la ceremonia?

¿Por qué los micrófonos estaban colocados tan tan bajitos que todos los que desfilaban por el escenario tenía que encorvarse para poder hablar?

Spain is different

También ha habido muchas cosas que me han hecho gracia y me han servido para darme cuenta de las diferencias culturales que existen, por ejemplo, entre España y sus Goya y EE UU los Oscar, por poner un ejemplo de una ceremonia que veremos dentro de unas semanas

Aquí casi todo el mundo agradecía el premio a su familia (como en EEUU); pero, además, algunos incluían un recuerdo cariñoso para sus pueblos de nacimiento, veraneo… a los que intentaban promocionar en 5 segundos (bien hecho, sí señor).

También la preocupación por el paro, tema poco glamuroso donde los haya; pero de gran actualidad, era mencionado por más de un premiado.

Y a vosotros ¿qué otras cosas os llamaron la atención de la gala o de los premios?

Al lobby judío le sale competencia en Hollywood: los árabes

Algo puede cambiar en Hollywood, si, como leo, los Emiratos Árabes comienzan a invertir en la industria americana del entretenimiento. Abu Dai, uno de los siete integrantes de los Emiratos Árabes, ha creado una productora, Imagenation Abu Dhabi, que planea invertir 700 millones de euros para coproducir películas con empresas estadounidenses durante cinco años. Los filmes tendrán presupuestos modestos, comparados con las megaproducciones hollywoodienses, pero servirán para promocionar los nuevos valores del cine árabe.

Este proyecto permitirá a los Emiratos Árabes consolidar su discreta posición en el mercado americano, donde ya tiene varios proyectos en marcha a través de otra compañía estatal Abu Dhabi Media Company, que coproduce con Warner Brothers ‘Shorts’, de Robert Rodríguez.

¿Y qué le puede importar al espectador medio todas estas alianzas? Pues puede que nada, o puede que mucho. De entrada, el que se vaya a promocionar a directores y artistas desconocidos hasta ahora será un soplo de aire fresco en los anquilosados mercados americanos y europeos.

Después, especulando ya un poco, puede ser interesante ver cómo los todopoderosos productores de Hollywood, en especial el lobby judío que controla buena parte de la industria, tiene que vérselas con nuevos socios cargados de petrodólares, y con un visión diferente del mundo y sus problemas. ¿Empezará a cambiar el planteamiento de algunas películas, por ejemplo aquellas que hablan del conflicto palestino-israelí, si son los árabes los que pagan la cuenta? ¿Puede esta nueva alianza comercial hacer más por el entendimiento entre Oriente y Occidente que algunos organismos internacionales?

No sé, el tiempo dirá. De momento, en Emiratos Árabes, aunque sueña con entrar en Hollywood, mantiene sus puertas bien cerradas a productos que consideran despectivos con su cultura, como la taquillera ‘Zohan, licencia para peinar’, en la que un ridículo Adam Sandler encarna a un agente israelí del Mosad que combate a un terrorista palestino no menos patético y memo.

¿Qué opináis vosotros de todo esto?

Lo que me perderé en agosto, lo que veré en septiembre

Cuento los días que me quedan para irme de vacaciones: tres. En poco tiempo cogeré las maletas y dejaré el sofocante Madrid; también me alejaré de los cines. Probablemente hasta septiembre no pueda ver algunas películas muy interesantes que se estrenan este agosto, como ‘Wall-E. Batallón de limpieza’ de Andrew Stanton (‘Buscando a Nemo’). Una fábula animada sobre un robot de limpieza, de la que ya se dice que podría competir por el Oscar al mejor filme con otras películas no animadas (6 de agosto). También en agosto (día 13) llega ‘El caballero oscuro’, de Christopher Nolan. He leído tanto a favor y en contra de esta nueva entrega de Batman que todavía no sé qué me voy a encontrar. ‘Mamma Mía’, la adaptación cinematográfica del archiconocido musical de Abba, se estrena el 13 de agosto. Por una debilidad ya confesada en este blog, pagaré mi entrada por ver cantar a Meryl Streep.

Ya a finales de agosto llegarán ‘Hellboy 2‘, de Guillermo del Toro, y ‘Los girasoles ciegos’, de José Luis Cuerda. A lo mejor para estas dos últimas ya estoy de vuelta en la civilización.

Sin embargo, si os soy sincera, los estrenos que con más impaciencia espero son los de septiembre. Sobre todo, los de la primera semana, ya que para el 5 de septiembre está previsto el estreno de ‘Che. El argentino’; la primera entrega del proyecto más ambicioso de Steven Soderbergh y Benicio del Toro (que ejerce de productor y protagonista). Solo por ver la recreación que Del Toro hace de la personalidad del guerrillero argentino merece la pena ir al cine. Para esa misma semana está programado un western (tan poco usual en las carteleras) de James Mangold (‘Identidad’), con Russel Crowe y Christian Bale: ‘El tren de las 3:10’. Y el día 19, una de las películas más mediáticas y publicitadas, ya desde su rodaje: ‘Vicky Cristina Barcelona’ (19 de septiembre), de Woody Allen. Me cuenta una amiga que la vio en Cannes que es de lo mejorcito de Allen y que sus tres principales intérpretes: Javier Bardem, Scarlett Johansson y Penélope Cruz se salen. Habrá que verla.

Un juego de memoria cinematográfica

Como estamos a punto de comenzar el fin de semana, hoy os propongo un juego. Adivinar a qué película pertenecen las escenas que os muestro y averiguar qué actor aparece con la cara emborronada. Creo que los títulos de las películas son fáciles de acertar. Para descubrir el nombre de los actores tapados solo se necesita algo más de memoria fotográfica. Ánimo. Mañana publico las respuestas.

El género judicial le debe mucho a esta película, a la forma en que se plantea el caso y a la tensión psicológica que se establece entre los personajes. ¿Sabrías decirme qué secundario de lujo se esconde a la izquierda de E.G. Marshall y de Henry Fonda?

Un buen ejemplo de que las adaptaciones de novelas pueden ser grandes películas también. ¿Sabes a quién sujeta Russel Crowe?

James Stewart consiguió la Copa Volpi de Venecia por este filme que destripa el sistema judicial americano. ¿Recuerdas con qué actor se las tenía que ver en los tribunales?

Josephine Hull y Jean Adair son dos viejecitas muy especiales, que le complican mucho la vida a su sobrino (en negro), con sus ‘pequeñas manías’.

Los héroes a veces no son quienes creemos. A veces mueren solos e ignorados. James Stewart y John Wayne, a las órdenes de uno de los más grandes. ¿Recuerdas a quién se enfrentan?

Como es habitual en él, bordea el exceso y se mete de lleno en su personaje. Engordó 40 kilos para lograr la caracterización e hizo que los sastres que trabajaban para el personaje real al que da vida le hicieran el vestuario para la película.

Otra vez John Wayne, otra vez en un clásico. El drama y la comedia se funden en esta película donde los secundarios brillan tanto como los protagonistas. ¿Te acuerdas de qué grandísimo actor acompaña a Wayne en esta escena?

Si quiere, puedes jugar al trivial con estas películas.

Las firmas contra Uwe Boll crecen rápidamente y ya superan las cien mil

No he podido meterme antes a actualizar el blog, pero me moría de ganar por preguntaros si seríais capaces de firmar para que un artista dejara su trabajo. Y en caso afirmativo, contra quién firmaríais. Lo pregunto por la noticia que dábamos ayer en nuestra web sobre el director Uwe Boll, que ha prometido abandonar el cine si reúne un millón de firmas pidiéndoselo.

Le llueven las críticas por sus adaptaciones cinematográficas de dos videojuegos, ‘House of the Dead’ y ‘Alone in the Dark’ (foto de arriba), y ha echado un órdago a sus detractores para ver si son capaces de unirse contra él. Pa chulo, él. No es que se esté poniendo delante de los leones, precisamente, un millón de firmas es mucha tela; pero, desde que la noticia se supo ayer, el número de peticiones ha crecido espectacularmente. La página desde la que se firma para que Boll se vaya a su casa a hacer calceta tenía 18.000 firmas cuando el director supo de la campaña en su contra. Como le debían parecer una ridiculez, soltó lo de: “si reúnen un millón, lo dejo”. Ayer, a media mañana, había cerca de 50.000 peticiones. Hoy, en el momento de elaborar este post, ya van por encima de las 100.000 (103.974). Yo no he firmado, porque no he visto las películas y me parece injusto; pero con ganas me quedo, más que nada por darle en las narices al tal Boll y ver si es capaz de cumplir lo que promete.

Todo el asunto, desde el hecho de que se firme pidiendo que un artista (en este caso un director de cine) se vaya a su casa, hasta la contestación de Boll , me parece lamentable (si me pongo trascendental) y terriblemente cómico (si le miro la parte divertida). ¿Vosotros qué opináis?

Se ofrece cónsul de buen ver para papel con frase en película

No suelo frecuentar mucho la compañía de cónsules, embajadores y gente del cuerpo diplomático, cuando digo mucho quiero decir nada; pero el otro día tuve una simpática charla telefónica con Inocencio Arias, el cónsul de España en Los Angeles y columnista de ’20 minutos’. No, no os asustéis no pienso hablar aquí de política, eso se lo dejo a Escudier, sino de cine. ¿Y qué tiene que ver Inocencio Arias con el cine? Pues mucho.

Para empezar, desde que está destinado en Los Angeles ofrece cada año en el consulado una gala de bienvenida a los españoles que optan a algún Oscar. El año pasado organizó un encuentro para más de 120 personas con motivo de la nominación de ‘El laberinto del Fauno’ y este año pensaba hacer lo mismo con Javier Bardem; pero no pudo ser. Según me contó Arias (al que sus amigos llaman Chencho), después de un arduo trabajo para localizar al representante de Bardem en EE UU y tras cinco días en espera de una contestación, el agente amablemente declinó la oferta del consulado porque Javier estaba “muy ocupado y con la agenda repleta”. Así que don Inocencio aprovechó que no tenía nada que hacer allí y se vino a España a pasar unos días “no me iba a quedar a darle una cena a mis amigos ¿no? Yo lo que quería era presentarle a gente, promocionar el cine español en Los Angeles. Hubiera invitado a quien él me hubiera dicho”. De Alberto Iglesias , que también optaba a un Oscar, no se acordó en ese momento (“qué chico más simpático”, dice de él).

Pero al margen del contacto ocasional con las estrellas, don Inocencio es también un actor vocacional que, como ya conté hace unos meses, a punto estuvo de interpretar un pequeño papel en ‘La intérprete’, de Sydney Pollack.

“El embajador de Singapur que es muy amigo mío, me organizó una cena con Pollack. Fue una encerrona. Allí él que se lleva muy bien con Pollack lo persuadió para que me diera un papelito, porque yo quería conocer a Nicole Kidman. Al principio iba a ser un embajador de un país latinoamericano, un papel con frase ¿eh?, que yo ya tengo mi currículum, pero luego me ascendieron a presidente. Todo estaba listo para el rodaje cuando me dijeron que no iba a poder ser, que los sindicatos (americanos) se habían metido por medio y no dejaban que yo, que no estaba sindicado, hiciera de actor, así que me quedé sin papel. Pero como me dijo Andy García: si Pollack hubiese presionado más, yo habría trabajado”.

Al currículum al que se refiere Inocencio incluye hasta ocho pequeñas intervenciones en películas de Manuel Summers (‘Locky 5’), Berlanga (‘Todos a la cárcel’) , Antonio del Real (‘Corazón loco’) … Habla de ellas con cariño, con nostalgia. Se nota que le gusta el cine y echa de menos ese mundillo. Durante la charla me ofrezco a ayudarle dentro de mis posibilidades: escribir un post en el que diga que está disponible para un papelito con frase en alguna buena película. Acepta encantado mi oferta. Este hombre derrocha buen humor y simpatía. Así que, Belén, si estás leyendo esto y ves que encaja en tu próximo proyecto, acuérdate de él. Tal vez Guillermo del Toro (que trabaja mucho en L.A.) pueda hacerle un hueco. Si alguien puede hacerle llegar el mensaje a algún director de casting, que corra la voz. Creo que será difícil encontrar a un actor con más entusiasmo y mejor disposición que él. Ah, y las buenas maneras y la elegancia están más que demostradas. Que haya suerte.