Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘festivales’

La segunda guerra mundial, en el festival de cine histórico de Torrijos

Hace un tiempo os preguntaba si, a vuestro juicio, había o no demasiados festivales en España. Os lo preguntaba porque hace un tiempo que vengo leyendo que en España sobran festivales y que esta sobreabundancia de oferta está dañando la calidad de los mismos, la mayoría con presupuestos muy pobres. Desde mi punto de vista, tener en tu ciudad un mal certamen es mucho mejor que no tener nada, porque genera afición y debate. Todo lo que sea divulgar el cine (y poder verlo), bienvenido sea.

Uno de esos festivales minúsculos, realizados con mucho esfuerzo y poquito dinero, es el festival de cine histórico de Torrijos, una localidad de Toledo, de apenas 12.000 personas, a una hora en coche de Madrid.

Este certamen celebra su segunda edición con la mirada puesta en el 70 aniversario del comienzo de la segunda guerra mundial.

Así, del 16 al 21 de octubre, con la colaboración del Canal de Historia, exhibirán distintos documentales sobre el tema.

Pero además homenajearán al actor Manuel Galiana y al director Francisco Rodríguez, que fue ayudante de dirección de películas como ‘Patton’ o ‘Doctor Zhivago’.

Entre las secciones que tienen programadas destaca una sobre la mujer en el cine y otra sobre películas de contenido supuestamente histórico, poco rigurosas u ortodoxas.

¿Quién dijo que los pequeños festivales no merecían la pena?

Cuéntanos cómo es el festival de cine de tu pueblo /ciudad.

Cannes y otros festivales de cine que ¿no deberían serlo?

Ha empezado Cannes: el festival internacional de cine con más pedigrí de Europa. Me encantaría poder ir, nunca he estado en un festival así de glamuroso (sí en Cannes, que es una ciudad bonita, estilosa y muy fotogénica); pero me temo que, un año más, me quedo en tierra, es decir en Madrid.

Como siempre, seguiré lo que dicen los críticos de las películas que se van estrenando. Leeré con paciencia los tópicos que toquen: que si ‘Up’, que si Tarantino, que si Amenábar… Cuando las críticas sean positivas (cosa rara, ya que lo más ‘in’ es poner a caldo las obras y hablar del “desastroso nivel de calidad de esta edición”, frase que se repite con sorprendente monotonía año tras año) se me pondrán los dientes largos y me empezarán a sudar las manos de impaciencia, esperando poder ver esas joyitas que aún no se han estrenado aquí y que tardarán en hacerlo (algunas incluso años, a pesar de haber ganado algún premio). Otra cosa distinta será que me dé tiempo a ir a ver la película en cuestión, porque está más que demostrado que gran parte de las películas que triunfan en los festivales y que son aplaudidas por el público que asiste a ellos pasan luego de puntillas por las salas comerciales, donde no son tan bien recibidas o entendidas.

Precisamente hace años que los expertos y los organizadores de festivales se quejan de que los criterios de los jurados y del público cinéfilo que acude a estos eventos está muy alejado del gusto del público general.

No está mal reflexionar sobre esto, como tampoco está mal escuchar algunas de sus quejas: hay demasiados festivales. Casi cada ciudad o pueblo que se precie monta el suyo; algunos de ellos son meras sucesiones de proyecciones de películas, programadas sin ningún criterio y sin ninguna actividad paralela que contribuya a fomentar el cine y educar el criterio del espectador, por lo que ni siquiera debería ser llamado festival, dicen.

Entiendo las quejas de los expertos y tienen algo de razón; pero qué queréis que os diga, a mí, que me he criado en una ciudad cinematográficamente en estado vegetativo, el que alguien, aunque sea sin criterio y “a palo seco”, me programe una semana ininterrumpida de cine, me parece un regalo. Se llame como se llame y aunque esté a cien años luz del glamour de la riviera francesa.

Arriba os he dejado un fotograma de ‘Up’, la primera película de animación en 3D que abre un festival de esta categoría.

¿La culpa la tienen los filmes convencionales? El eterno debate

Curioseando ayer la información que publica la web del London Film Festival, me encuentro en la portada con un vídeo de Penélope Cruz que acude al festival a presentar ‘Vicky Cristina Barcelona’. Cruz, que es con mucho lo mejor del filme de Woody Allen, explica en el vídeo que se encuentra en Londres trabajando en ‘Nine’, el musical que dirige Rob Marshall. Hay que ver qué lucida queda nuestra Pe en cada fiesta a la que va. No habla un inglés con acento de Oxford (ni falta que le hace); pero se expresa con desparpajo y acapara la atención de todos los fans. Hasta People se hace eco del vestido que ha lucido en su gala londinense.

Pero con el detalle con el que me he quedado a propósito del festival londinense es de la declaraciones que ha hecho allí el director catalán Albert Serra quien asegura que “el cine español se dirige al desastre total” porque produce “películas convencionales” que no tienen repercusión internacional.

“El cine español no se ve fuera de las fronteras, salvo el de Pedro Almodóvar y el de algunos francotiradores entre los que yo me incluyo”,

concluye.

Desde luego que las películas de Serra no pecan de convencionales, en Londres ha presentado ‘El canto de los pájaros’, un filme vanguardista, medio abstracto, rodado en blanco y negro con actores no profesionales, sobre el viaje de los tres Reyes Magos a Belén; pero ¿realmente cree que un trabajo tan artístico, experimental y poco convencional como ese generará mayor repercusión internacional que otros menos arriesgados? Fuera del círculo cinéfilo y de los lectores de ‘Cahiers du Cinéma’ lo veo difícil.

El filme tuvo un recibimiento tibio en Cannes, donde fue el único trabajo español seleccionado; pero me temo que acabará siendo visto por sus amigos, los críticos y cuatro cinéfilos enteradillos más y que generará expectación entre un reducido grupo de personas que lo contemplarán y disfrutarán como se disfruta de una obra de arte en un museo. ¿Hay algo más minoritario que eso? ¿Es realista pensar lo contrario?

Al final creo que el problema del cine español no es que los directores hagan filmes más o menos arriesgados, vanguardistas, o ‘convencionales’, sino que no logran ofrecer películas que conecten con la gente, no cuentan las historias que la gente quiere ver. ¿Cuántas veces no habéis salido del cine medio aburridos, con la sensación de haber visto más de lo mismo?

Por cierto, el próximo proyecto de Serra va sobre las bodas de Caná, en las que, explica el propio Serra, “Jesucristo, antes de convertirse en moralista, quiere que todo el mundo se emborrache y se lo pase bien”. Ojalá los espectadores también lo pasen bien con su filme.

El festival de las ‘no-películas’

Hace unos días os hablaba de Teaserland, el primer festival del mundo dedicado a mostrar tráilers falsos, es decir de películas que no existen. A mí esta iniciativa, que en realidad también es un concurso abierto a los más creativos, me parece una idea extraordinaria, no solo por lo entretenido que puede llegar a ser ver un buen tráiler, si no porque puede dar ideas a los productores sobre futuras películas. ¿Por qué el proceso no se puede invertir? ¿Y si primero vemos un buen tráiler, a modo de sinopsis, y después alguien se decide a desarrollar la película?

Prestigiosos directores de cine (Isabel Coixet, Juan Antonio Bayona, Enrique Urbizu, Juan Cruz y José Corbacho, Paco Plaza, Jaime Rosales…. ) se han volcado con Teaserland y han elaborado sus propios tráilers que participarán fuera de concurso. Jaume Balagueró, uno de los promotores de la idea, ya ha colgado en la web del festival su trabajo: el tráiler falso de ‘El Exorcista V’. Inquietante.

¿Qué os parece un festival de este tipo? Para quienes hayan pinchado arriba y hayan visto el tráiler de Balagueró ¿Os gustaría que existiera realmente la película ‘El Exorcista V’ o pensáis que no merece la pena?

Teaserland se presentará en sociedad el 4 de octubre en el Festival de Sitges. El ganador de este curioso concurso se lleva 30.000 euros que tendrá que destinar a realizar un corto.

La maldición de Almodóvar

Que conste que así no titulo, que luego la legión de fanáticos seguidores del director manchego se me echa encima, sino The Guardian, que se ha marcado un interesante reportaje sobre el cine español y lo poco conocido que es fuera de nuestras fronteras.

El periódico británico viene a decir que el descomunal éxito de Almodóvar ha eclipsado al resto de directores españoles, que se las ven y se las desean para colocar sus películas en el extranjero. “Si no vienen con el sugerente eslogan de una película de Pedro Almodóvar la película lo tiene muy difícil para conseguir distribución”, señalan. De hecho, del centenar de películas que se producen al año en España apenas cuatro o cinco consiguen estrenarse en el Reino Unido.

La reflexión de The Guardian no surge porque sí, sino porque estos días se celebra el London Spanish Film Festival que junto al Viva Film Festival de Manchester es la mejor plataforma del cine español en aquellas tierras. Gracias a este festival londinense, los británicos han conocido los trabajos de Jaime Rosales (‘La soledad’); Félix Viscarret (‘Bajos las estrellas’), Antonio Muñoz de Mesa (‘Amigos de Jesús’), Carlos García-Alix (‘El honor de las injurias’), Alberto Morais (‘Un lugar en el cine’) y Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña (‘La habitación de Fermat’). Además el festival le ha dedicado una retrospectiva a Fernando Fernán Gómez. Sobre Fernán Gómez el periódico británico les recuerda a sus lectores que se trata del actor que trabajó con (¿adivinan quién?) Pedro en ‘Todo sobre mi madre’, haciendo de padre enfermo de Pe. . Una ironía que refuerza el sentido del titular del artículo.

Comienza Documenta Madrid

Permitidme que hoy os comente una noticia que afecta, sobre todo, a los madrileños y a la gente que ande de visita por la capital.

Comienza Documenta Madrid 2008. Cuando media capital se ha marchado a la costa o a las provincias a respirar aire puro y desestresarse un poco, arranca la quinta edición de un festival que va ganado en prestigio año a año. Del 2 al 11 de mayo, se podrán ver 105 trabajos de 38 países, que participarán en las distintas categorías: hay largometrajes documentales, cortos, reportajes

El programa es tan extenso y completo (además de proyecciones, hay foros, una exposición…) que lo mejor es entrar en la web del festival y perderse un rato para ver si hay algo que nos interesa. A mí personalmente me gustaría poder asistir a la Master Class que el día 9 ofrece en el Instituto Francés el realizador galo Nicolas Philibert, conocido en nuestro país sobre todo por el delicioso ‘Ser y Tener’ y por ‘Regreso a Normandía’, estrenada hace unas semanas.

También será interesante conocer la faceta documental de Michelangelo Antonioni (un autor, por otro lado, que a mí no me entusiasma (excepto en ‘Blow up’, que me parece magnífica). El festival le rinde homenaje y proyecta títulos como ‘Gente del Po’, ‘Sette canne, un vestid’ o ‘Lo Sguardo di Michelangel’, una de sus últimas películas, que ganó el Premio de la Crítica Internacional en la Sección de Cortometrajes de la SEMINCI de Valladolid en 2004.