Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘actualidad’

Segundas partes que sí son buenas: Aliens, El padrino, Superman…

¿Segundas partes nunca fueron buenas? No para la revista Empire, que acaba de elaborar una interesante lista con las mejores cincuenta secuelas del cine. La lista incluye segundas, terceras y hasta sextas partes de algunos títulos míticos, como ‘Regreso al futuro’, ‘Misión Imposible’ o ‘La Guerra de las Galaxias’ y deja fuera a propósito trilogías o bilogías que están consideradas como una sola unidad, como Kill Bill o El señor de los anillos.

¿Lo más destacado? Quizá el haberse atrevido a poner a Aliens, el regreso un puesto por encima de El padrino 2; pero a estas alturas nadie peca de atrevido al colar en los cinco primeros puestos, además de los filmes de James Cameron y de Coppola, Terminator 2, Toy Story 2 y El caballero oscuro (puesto quinto).

Sin embargo sí me llama la atención que la lista admita sin complejos títulos como ‘Agárralo como puedas 2’ o ‘Aeropuerto 2’, pero pensándolo bien ¿por qué no?

Un filme dirigido por un español también se cuela entre las 50 mejores secuelas: ’28 semanas después’, de Juan Carlos Fresnadillo.

Shrek 2, Star Treck: First contact, Hellboy 2, Halloween 3, Mision Imposible 3

Gremlins 2, Indiana Jones y la última cruzada, Harry Potter y el prisionero de Azkabán, Spiderman 2, El ultimatum de Bourne, Harry Potter y la orden del Fénix, Indiana Jones y el templo maldito, Star Trek II: la ira del Khan, Superman 2, Antes del atardecer, El mito de Bourne…

y así hasta 50 títulos.

Yo, como tampoco voy de original, sin duda votaría a ‘El padrino 2’ como la mejor secuela de la historia del cine; pero ¿y vosotros? ¿Cuál elegiríais? ¿Echáis de menos algún título? ¿Creéis que en algún caso la secuela fue mejor que el original?

DiCaprio se lanza al rescate de la última superviviente del Titanic

Ésta es una historia con final feliz, una historia que tiene mucho que ver con el cine y con una vida de película. Leonardo DiCaprio y el director James Cameron han donado 30.000 dólares para pagar los cuidados de la última superviviente del Titanic: Milvina Dean, una anciana inglesa de 97 años que contaba solo con 9 semanas cuando el gigantesco trasatlántico se hundió en el océano.

Milvina, cuenta la BBC, viajaba en el barco con sus padres y un hermano. El padre, Bertram Dean, murió en el naufragio; pero logró salvar a su familia, que regresó a Southampton, donde Milvina ha vivido la mayor parte de su vida.

Fue un amigo de la anciana quien contactó con la estrella de cine para pedirle ayuda. La mujer necesita enfermeras y cuidados constantes que suman más de 3.000 euros al mes y corría el riesgo de tener que abandonar la residencia en la que vive. Sus necesidades económicas ya la habían forzado a subastar todos los recuerdos que tenía del Titanic. Ahora DiCaprio, como ya hizo en la película con Kate Winslet, se ha lanzado al rescate de la anciana y se ha ofrecido a ayudar a pagar su manutención.

Por lo que parece ha sido el amigo de Milvina quien ha dado publicidad al generoso gesto de DiCaprio y Cameron; pero me alegro de que nos hayamos enterados. Así se nos quitará el mal sabor de boca que nos dejaron los productores y el director de ‘Slumdog Millonaire’, que parecen ignorar la situación en la que aún viven los pequeños protagonistas de su película; a pesar de que durante la resaca de los Oscar dijeron que se harían cargo de su educación.

Nos quedamos sin cines

Ver una película en pantalla grande, a oscuras, abrigados por el calor de otros seres humanos que reaccionan más o menos como nosotros ante determinadas escenas, es una de las mejores formas de entretenimiento que conozco. Sin embargo, nos quedamos sin cines. Según el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), en enero había en España 563 salas, con 3.565 pantallas, muchas menos que hace cinco años, cuando había contabilizadas 1.194 cines con 4.390 pantallas.

No sé si a vosotros este dato os preocupa u os da exactamente igual, porque sois de los que consumís cine preferentemente en casa, pero a mí me da pena y me preocupa. Sobre todo me preocupa que cada vez sea más difícil encontrar cines pequeños en los centros de las ciudades, cines a los que acudir dando un paseo para disfrutar de una noche cinéfila.

Me entristece que, en la mayoría de las pequeñas y medianas ciudades que visito con asiduidad, ir al cine significa trasladarse con coche a las afueras, a un gran centro comercial, a ver, con suerte, alguna buena película comercial. Por supuesto, en esas salas es imposible ver películas ‘de autor’ o en versión original. Lo malo es que los espectadores ya se han acostumbrado a la paupérrima oferta y se resignan ante lo que consideran un mal menor : “por lo menos seguimos teniendo algún cine“, piensan.

Me gustaría saber cómo son los cines que visitáis, ¿Son pequeños o multisalas? ¿Qué tipo de programación ofrecen? ¿Es posible ver películas en versión original? ¿Ha desaparecido de vuestra ciudad algún cine emblemático en los últimos tiempos?

Otro día hablaremos de por qué desaparecen los cines y si podemos hacer algo por evitarlo.

No solo los internautas se meten con González- Sinde

Lo del nombramiento de Ángeles González-Sinde como ministra de Cultura está trayendo más cola de lo que suponía el otro día cuando os comentaba mi sorpresa por su nombramiento.

A las quejas de la Asociación de Internautas, que ha pedido su recusación por “conflicto de intereses” con las sociedades audiovisuales que gestiona, se unen otras voces que, con mayor o menor carga irónica, recuerdan que la actual ministra colaboró en el guión de nada menos que ‘Mentiras y gordas’, una película que ha sido duramente recibida por la crítica- “creen haber hecho ‘Trainspotting’, pero les ha salido algo parecido a Groovy (o a Martín Vigil)”; “Es difícil encontrar alicientes narrativos o cinematográficos a este aparente retrato generacional”; “Busca el equilibrio entre la crónica petarda y una forma de realismo” (leo por ahí en distintos medios).

Da igual que la película sea mala de solemnidad, que tenga diálogos ridículos o que recurra a estereotipos trillados y explotados hasta el hartazgo por la televisión: adolescentes hiperactivos sexualmente, con problemas de identidad, que intentan encontrarse así mismos a través de sus relaciones de pareja. Da igual. La película ha triunfado en taquilla. Fue la más vista durante el fin de semana de su estreno y ya ha recaudado cuatro millones de euros, un dineral para el cine español. Un dineral que se embolsará su productor, Gerardo Herrero, e imagino que también González- Sinde si firma el guión junto a Alfonso Albacete y David Menkes. Un exitazo gracias al estudiado cóctel de actores explosivos a los que no les da reparo enseñar cacha (Hugo Silva, Mario Casas, Yon González, Ana Polvorosa, Yon González, Maxi Iglesias, Alejo Sauras), + mucho sexo desinhibido, + algo de drogas y ¿rock and roll? Todo muy original, como se ve.

En cualquier caso, como os decía, me ha llamado la atención que precisamente haya quien utilice la colaboración de González-Sinde en esta película como ejemplo de lo poco apropiado de su elección para gestionar el ministerio de Cultura.

¿Conseguirán los internautas frenar a la ministra? ¿Lo harán quienes critican su labor como guionista? El culebrón González- Sinde continúa.

Una directora de cine para luchar contra la piratería

Hoy quería dedicarle el post a una buena noticia para cinéfilos; pero la realidad me hace posponer este tema para el próximo día. Por primera vez en nuestra historia, una directora y guionista de cine se convierte en Ministra de Cultura. Me imagino que la noticia os habrá cogido tan por sorpresa como a mí.

Así es, Ángeles González-Sinde, la hija de José María González-Sinde, director de prestigio y uno de los prepulsores de los premios Goya, que otorga la institución que hasta ahora presidía su hija, toma el relevo de César Antonio Molina.

No sé qué hará González-Sinde con la cantidad de temas pendientes que deja su antecesor en el cargo (Ley de Archivos, nueva ley del libro…), pero sí parece claro que habrá un objetivo prioritario en su mandato: acabar con la piratería, o al menos intentarlo. González-Sinde desde su puesto en la Academia de Cine Español se ha mostrado muy combativa con las descargas ilegales en Internet, a las que señala como responsables, en parte, de la crisis de espectadores del cine español. Lo ha manifestado en público cada vez que ha tenido ocasión (incluida la última gala de los Goya) y hace apenas una semana visitaba, junto con una veintena de directores y productores, a su predecesor en el cargo para tratar precisamente sobre cómo luchar contra la piratería.

¿Conseguirá González-Sinde acabar con las descargas ilegales? Si lo hace, ¿frenará la sangría de espectadores que sufre el cine español?

De momento, hay un proyecto que se verá directamente beneficiado e impulsado por la nueva ministra: la construcción del Centro Nacional de Artes Visuales, que se ubicará en la antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, y que se preveía que estuviera listo para 2012.

Os dejo el enlace al encuentro digital que González Sinde mantuvo con los lectores de ’20 minutos.es’.

¿Cómo valoráis su nombramiento? ¿Ayudará al cine?

Fotogramas libres de humo

Puede que las mejores películas de cine negro se hayan rodado entre sugerentes bocanadas de humo, pero está claro que la aséptica ciencia moderna exige costumbres más saludables o, en su defecto, un justo castigo a la infracción cometida. Me explico. Hace unos días la asociación médica británica (the British Medical Association) le pidió al Gobierno medidas más duras contra el tabaco. A las advertencias catastrofistas en letras mayúsculas, unían una sugerencia: dejar que los censores intervengan en aquellas películas que ofrezcan una imagen positiva del hábito de fumar. Con lo de imagen positiva entiendo que sea el atractivo protagonista/héroe el que fume, o que lo haga como una muestra más de su carácter intrépido.

Incluso hay quien ha llegado a sugerir que en las series de televisión, donde las tramas suelen ser más largas y contemplan el paso de los años, los personajes fumadores tengan un ‘final lógico’ y acaben muriendo de cáncer o de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. ¿Se imaginan?

La batalla por introducir en el cine hábitos de vida sanos no es nueva, ni la han inventado los ingleses, aunque parece que estos se estén tomando la cruzada antitabaco muy en serio. Hace unos años, en EE UU, la Motion Picture Association of America (MPAA) anunció que tendría en cuenta las ‘escenas nicotinadas’ a la hora de clasificar una película como apta o no para todos los públicos.

Yo soy ex fumadora, una ex ‘heavy smoker’, como dirían los British, que, siguiendo con el tópico, ahora aguanta poco el humo del tabaco, y mucho menos el olor (que antes ni notaba); pero sinceramente toda esta paranoia alrededor del tabaco en el cine me parece un ejercicio espantoso de hipocresía, además de un trampa mortal para la creatividad y el realismo. ¿Se imaginan películas en las que solo aparecieran personas saludables, perfectas, sin vicios… ? ¿o sociedades ideales con individuos equilibrados, sanos y justos? ¿Quién se creería eso? ¿Hubiera sido la historia del cine igual sin Bogart o Dietrich con un cigarrillo en los labios? No, claro que no.

Y ya puestos, por qué no emprenden una cruzada contra las películas que muestren comportamientos incívicos, cielos contaminados, comida basura, o a empresarios sin escrúpulos saliéndose con la suya. Si queremos hacer un cine para educar, eduquemos también en otros aspectos.