Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘peliculas’

La película que os gustaría ver el día de Navidad

Otro día de Navidad más. Otro día tonto de esos, en los que te pasas la tarde medio tirada en el sofá, con la tele y las conversaciones de la familia de ruido de fondo, mientras intentas que tu cuerpo procese todos los polvorones y chupitos que te has metido para el cuerpo y que ya empiezas a sentir en el botón del pantalón. ¡Ay qué tardes más entrañables! ¡Ay cuántas películas, más comentadas que vistas, me he tragados en días como hoy!

Y eso es precisamente lo que le pedí a mis compañeros de la redacción, que me dijeran qué película les gustaría ver un día como el de hoy. Un día cargado de emotividad, recuerdos y melancolía; en el que, en el mejor de los casos, estamos más dispuestos a mostrarnos más ñoños de lo habitual; y en el peor, ya hemos sobrepasado la cuota de paciencia y tolerancia que teníamos reservada para todo un año. Sea cual sea cada caso, estas son las películas que mis compañeros querrían ver el día de Navidad.

A David F., que va de inspector Callahan por la vida, le delata su elección, la comedia romántica ‘Cuando menos te lo esperas’ .

A Miren, metida en el mundo de la información política, le gustaría ver La vida de Briany propone que por ley la programaran todos los años por estas fechas.

A Dani, friki de la tecnología y los videojuegos, ‘Atrapado en el tiempo‘.

Amaya saca a relucir su lado romántico y musical con ‘Siete novias para siete hermanos‘. David, nuestro escritor de novelas de acción, también elige esta película.

Nuestra pequeña gran becaria Sara elige ‘Charlie y la fábrica de chocolate‘.

Busta, que se acaba de casar, opta por ‘Solo en casa‘. Elección que comparte con Jesús y con nuestra gallega Sara.

Adrián no lo duda: ‘La bella y la bestia‘.

Isra, que es un big boy (sobre toda una big person), elige ‘Big Fish‘.

Dani, aficionado a las risas y la juerga, ‘Esta casa es una ruina‘.

Melisa niega que sea exclusivamente por Mel Gibson, pero elige ‘Gallipoli‘.

Jaime se va a por un gran clásico: ‘Lo que el viento se llevó’. Chiqui, nuestro hombre tranquilo, ‘Alien, el 8º pasajero‘. Marta no se decide: o ‘Cuento de Navidad’ o ‘Love Actually’Héctor apuesta sobre seguro: Qué bello es vivir . Paula, una película estrenada cuando ella iba a la guarde: ‘Dentro del laberinto‘. Vero, con emoción, se decanta por ‘Pesadilla antes de Navidad‘.

Y yo… pues tras mucho dudar y cambiar varias veces, ‘My fair lady‘.

Y vosotros…. ¿qué elegís?

Películas navideñas a las que les falta algo

Compras compulsivas, llamadas a amigos con los que hace meses que no hablamos, comilonas, reuniones familiares, melancolía a raudales, un gran fastidio, estrenos de películas infantiles cada uno vive la Navidad a su manera y para cada uno la Navidad significa algo distinto. Para mí, en mi época de estudiante, la Navidad iba unida a las vacaciones, al tiempo libre y a las películas en casa. Todavía recuerdo unas navidades en las que pusieron ‘My fair lady‘ en la tele. Era la primera vez que la veía y como todas las niñas de mi edad quise parecerme a Audrey Hepburn (ejem) y llevar esos maravillosos vestidos, que entonces no sabía que eran de Cecil Beaton.

La Navidad y el cine, el cine y la Navidad. Hoy os propongo jugar con algunas películas relacionadas con estas fechas. En ellas falta un protagonista que, si el champagne no os juega una mala pasada, es fácil de averiguar. Suerte.
1-Cuento de Navidad.

2- El Grinch.

3- La vida de Brian.

4-Los fantasmas atacan al jefe.

5- El día de la bestia.

6. The Holiday.


7- Love Actually.


8- ¡Qué bello es vivir!


9- Pesadilla antes de Navidad.


10- Un padre en apuros.

PD. Me imagino que ya lo habréis visto, pero si a alguno se le pasó, por favor, entrad en el blog de El Becario y mirar el corto que ha colgado sobre cómo sería el nacimiento de Cristo en 2010. Creativo y simpático.

Películas para llorar a gusto y sin complejos

Al hilo del post en el que os contaba que, de momento, me he quedado con las ganas de verBiutiful‘ porque los amigos con los que iba a ir se niegan a ver dramas, me escribe una lectora, Julia, para decirme que ella va a propósito a llorar al cine, que por poco más de 8 euros puede pegarse una panzada a sollozar, sin inhibiciones ni explicaciones a nadie, que le sirve de catarsis y la deja como nueva. Me dice que esta opción es más barata que pagar a un psicólogo y tan efectiva como “descargar preocupaciones con un amigo de confianza”.

Pues Julia tiene su punto de razón. Llorar y reír sin control, a gran escala, un poco a lo bestia, deja el cuerpo relajado y la mar de cansado. Y si se hace a posta, sin motivos graves, por el mero hecho de dejarse llevar por la trama de una película, pues entonces entiendo que pueda ser hasta placentero y un poco catárquico.

Yo misma tengo una pequeña lista de películas ‘suelta mocos’ que veo cuando quiero desenredar emociones. Lo curioso es que independientemente de las veces que las haya visto siempre acabo teniendo que recurrir al kleenex, no necesariamente en las mismas escenas cada vez.

La primera de todas, la que nunca me falla es ‘Tierras de penumbra‘. El diálogo final entre Anthony Hopkins, y Joseph Mazzello (su hijastro Douglas) es de los que provocan hipos sonoros.

La segunda es Dublineses, el último filme de John Huston, la escena final, que es la más emocionante, donde suena ‘The Lass o Aughrim’, no he podido descargármela de Youtube, pero a cambio os dejo el tráiler.

La tercera, y sigo con esta lista no apta para estados carenciales de optimismo, Ladrón de bicicletas. Emocionante donde las haya.

La cuarta, 21 gramos. Solo para momentos que requieran experiencias duras.

La quinta, La vida es bella. Preciosa música, grandes interpretaciones…a llorar.

Cada cierto tiempo amplío y cambio la lista, pero estas películas suelen regresar a ella. Y a vosotros, ¿qué películas os hicieron llorar?

Películas sociales para un día como hoy

Hoy estoy de huelga por razones que no viene a cuento explicar en este blog de cine; pero que básicamente son las mismas que ya han desgranado gente que explica estos asuntos mucho mejor que yo: léase Nacho, léase Juan Carlos, léase Almudena…pero aunque hoy no he acudido a trabajar a la redacción de 20minutos.es sí he querido compartir con vosotros un lista de películas sobre los conflictos laborales y las huelgas. Hay muchas, así que yo he elegido cinco de las que más me gustan y que han sido las primeras que me han venido a la cabeza cuando he pensado en un día como el de hoy.

La primera por ser la más clásica, la que sirve de referente al resto en las escuelas del cine es ‘La huelga‘, de Sergei M. Eisenstein; una película que hay que ver poniendo en contexto. Estamos en el año 1924, en la Unión Soviética, y dirige Eisenstein, un auténtico maestro de la realización y el montaje con fines ideológicos.

Después, por ser no menos clásica, pondría ‘La ley del silencio‘, con un Marlo Brando superlativo, enfrentado a su hermano mafioso, mendigando un trabajo en los muelles…Lo mejor es verla para entender por qué es un clásico, por qué luego escandalizó tanto el giro dado por su director, Elia Kazan.

La cuadrilla‘, de Ken Loach. Un ejemplo de realismo, nada mágico, que conviene ver sin prejuicios, para darse cuenta de que muchas situaciones que en el cine se muestran como excepcionales, casi ‘al límite’, son más cotidianas de lo que nos gusta reconocer.

Habrá quien diga que ‘Las uvas de la ira‘, de John Ford, que adaptaba una novela homónima de John Steinbeck, es un ejemplo desfasado y exagerado de lo que son las condiciones laborales de los trabajadores. Desde luego que lo es, si hablamos del presente, pero, ¿se atreve alguien a asegurar que el futuro no se le parezca? Cruzo los dedos.

Billy Elliot’, de Stephen Daldry. Una película que seguramente figurará en las listas de filmes sobre danza, pero que también refleja las dificultades económicas y conflictos personales que surgen en una familia que afronta una huelga de larga duración. Divertida y emotiva, sin dejar de tener un punto serio y de reflexión.

¿Qué me decís de vosotros?

P.D. Leyendo los datos de seguimiento de huelga, me reafirmo en la creencia de que vivo en un país eminentemente de letras. Lástima que no tengamos a más Javier Marías o Benjamín Prados entre nosotros.

Hitchcock, ¿qué hiciste con tu película?

Se busca filme perdido del maestro del suspense. Quien pueda proporcionar información sobre su paradero, diríjase al British Film Institute.

Más o menos ese es el mensaje que ha querido lanzar el Instituto británico del cine para encontrar ‘El águila de la montaña’, una película muda de Hitchcock, de la que se perdió la pista en 1926, poco después de rodarse. Al parecer Hitchcock la rodó en Alemania, a donde le habían mandado los estudios Gainsborough, de Londres, para que aprendiese de Fritz Lang y Murnau.

El British Film Institute desconoce si la película llegó a exhibirse en los cines y sospecha que el propio Hitchcock, eterno perfeccionista, pudiera haberla destruido, quizá descontento con el resultado. Se trataría de la única película acabada de Hitchcock de la que no existen copias.

‘El águila de la montaña’ forma parte de la lista de los topten de los más buscados por el British Film Institute, películas de las que se ha perdido la pista por distintas razones: ‘Two Crowded Hours’, de Michael Powell (1931) ; ‘Squadron Leader X’, de Lance Comfort, 1943; ‘Sleep is Lovely’, de David Hart (1968); ‘Symptoms’, de Joseph Larraz (1968) ; ‘Somewhere in Politics’, de John E Blakeley (1948) ; ‘The Last Post’, de Dinah Shurey (1929) ; ‘Linda’, de Don Sharp (1960); ‘A Study in Scarlet’, de George Pearson, 1914); ‘Maria Marten or the Mystery of the Red Barn’, de Maurice Elvey, 1913.

Pero junto a esta curiosa iniciativa, llama la atención la campaña de recogida de donativos que han puesto en marcha para restaurar 9 filmes mudos de Hitchcock, que pretenden digitalizar.

“Por ti, por todos, dona el dinero que puedas, cada céntimo vale”.

Pues me encanta esta campaña, me sumo.

¿Has vivido alguna vez alguna experiencia un poco cinematográfica?

Mi caso no ha sido único. En mi misma situación llegó a haber 7 millones de personas, aunque para mi familia, vecinos y el personal de la guardería de mi hija el mío fue ‘el caso’. Hace una semana quedé atrapada en Estocolmo por la nube de un volcán islandés. Regresar a casa se convirtió en una especie de aventura que ahora todos me animan a contarles alguna vez a mis nietos (ésta es también una de las razones por las que he tardado tanto en actualizar este blog, os pido disculpas).

Para llegar a Madrid he utilizado todos los medios que estaban a mi alcance, excepto el avión, por razones que ya conocéis, y el burro (porque no encontré ninguno por aquellas tierras).

Decir que el algún momento me sentí como Thelma y Louise sería falso. Porque aunque sí es cierto que tuve que viajar hasta Paris en coche, lo que da a mi aventurilla cierto carácter de road-movie, yo no soy ni Susan Sarandon ni Geena Davis, mis compañeros de viaje eran gente bastante pacífica y equilibrada y ni mucho menos me topé por el camino con nadie que se pareciera remotamente a Brad Pitt.

Sí es cierto, sin embargo, que el relato de estos hechos ha provocado que distintas personas me hayan hablado de road-movies tan dispares como la comedia protagonizada por Steve Martin y John Candy ‘Mejor solo que mal acompañado’, el clásico ‘Paris, Texas’, la bucólica ‘Entre copas’ o el filme de Cuarón ‘Y tu mamá también’.

Ninguna de ellas, he de confesar, se parece en nada a mi discreto y bien organizado recorrido europeo. Como además de kilómetros recorridos me traje de Estocolmo un buen resfriado, tengo la memoria en una nebulosa más densa que la nube del volcán, os animo a que me ayudéis a recordar títulos de road-movies que os impactaron y también que me digáis si alguna vez habéis vivido una situación que os recordara, aunque fuera ligeramente, una película que hubierais visto en el cine.

Películas que te cambian el estado de ánimo y te chutan optimismo fílmico

¿Alguno de vosotros ha utilizado el cine no ya como evasión si no directamente ya como dosis de prozac, es decir, para levantar un ánimo decaído o en huelga de entusiasmo? Yo sí, aunque, para mi sorpresa, veo que mucha gente no. Sin ir más lejos mi chico, que cuando le he preguntado por las películas que ve para animarse, para chutarse una dosis de optimismo fílmico, me ha mirado con una perplejidad solo comparable a la mía después de ver la suya.

“Yo veo las películas porque me gustan, no porque me animen”, me ha dicho mientras me miraba con cara de preocupación. Pues yo sí, hay muchas películas que veo cada vez que me siento algo ‘depre’ porque sé que me van a cambiar el ánimo. Mi lista de favoritas es ésta:

Y vosotros, ¿qué películas veis para levantaros el ánimo?

Con faldas y a lo loco. Nunca falla, la he visto tropecientas mil veces, pero Tony Curtis y Jack Lemmon travestidos pueden con todo.

Cuando menos te lo esperas. No es un comedión, pero tiene el suficiente número de golpes buenos como para oxigenar los pulmones con unas buenas risas.

2 días en París. Genial, si uno quiere reírse un poco de las relaciones de pareja.

Matar a un ruiseñor. ¿Qué deciros de esta peli de la que tanto hablo? Redonda, entrañable…

My fair Lady. ¡Qué canciones, qué escenografía, qué colorido, qué bien Rex Harrison y Audrey Hepburn!

Historias de Filadelfia. Uno de los grandes clásicos. Una de mis preferidas por sus situaciones, su puesta en escena, sus actuaciones.

Reencuentro. Un canto a la amistad, a mi gusto mucho más conseguido que ‘Los amigos de Peter’. La película que me refuerza en la idea de que Lawrence Kasdan es un tipo con mucho talento.

– Un gángster para un milagro. Capra en estado puro. Habrá quien lo acuse de ñoño o trasnochado. Ojalá todos los ‘grandes’ directores tuvieran algo del toque Capra.

El golpe. Newman y Redford. ¿Se necesita alguna justificación más?

El pecado de Cluny Brown. Deliciosa. Una de las primeras películas que pondré a mi hija cuando tenga la edad suficiente como para apreciar la ironía de sus inolvidables diálogos.

Full Monty. Lloré de risa la primera vez que la vi en el cine. Fue la primera vez que me pasaba algo así. Y todavía ahora no puedo evitar una carcajada con algunas escenas.

Fantasía. El Disney más inspirado, combinado con la música de Bach, Beethoven, Tchaikovsky, Stravinsky … ¿Alguien da más?

Eva al desnudo. Como la vida misma, pero con un final algo más feliz de lo habitual. Depués de verla es imposible no admirar a Bette Davis.

PD. Tal día como hoy, hace 102 años nació Bette Davis.

Y vosotros, ¿qué películas veis para levantaros el ánimo?

Fotogramas libres de humo

Puede que las mejores películas de cine negro se hayan rodado entre sugerentes bocanadas de humo, pero está claro que la aséptica ciencia moderna exige costumbres más saludables o, en su defecto, un justo castigo a la infracción cometida. Me explico. Hace unos días la asociación médica británica (the British Medical Association) le pidió al Gobierno medidas más duras contra el tabaco. A las advertencias catastrofistas en letras mayúsculas, unían una sugerencia: dejar que los censores intervengan en aquellas películas que ofrezcan una imagen positiva del hábito de fumar. Con lo de imagen positiva entiendo que sea el atractivo protagonista/héroe el que fume, o que lo haga como una muestra más de su carácter intrépido.

Incluso hay quien ha llegado a sugerir que en las series de televisión, donde las tramas suelen ser más largas y contemplan el paso de los años, los personajes fumadores tengan un ‘final lógico’ y acaben muriendo de cáncer o de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. ¿Se imaginan?

La batalla por introducir en el cine hábitos de vida sanos no es nueva, ni la han inventado los ingleses, aunque parece que estos se estén tomando la cruzada antitabaco muy en serio. Hace unos años, en EE UU, la Motion Picture Association of America (MPAA) anunció que tendría en cuenta las ‘escenas nicotinadas’ a la hora de clasificar una película como apta o no para todos los públicos.

Yo soy ex fumadora, una ex ‘heavy smoker’, como dirían los British, que, siguiendo con el tópico, ahora aguanta poco el humo del tabaco, y mucho menos el olor (que antes ni notaba); pero sinceramente toda esta paranoia alrededor del tabaco en el cine me parece un ejercicio espantoso de hipocresía, además de un trampa mortal para la creatividad y el realismo. ¿Se imaginan películas en las que solo aparecieran personas saludables, perfectas, sin vicios… ? ¿o sociedades ideales con individuos equilibrados, sanos y justos? ¿Quién se creería eso? ¿Hubiera sido la historia del cine igual sin Bogart o Dietrich con un cigarrillo en los labios? No, claro que no.

Y ya puestos, por qué no emprenden una cruzada contra las películas que muestren comportamientos incívicos, cielos contaminados, comida basura, o a empresarios sin escrúpulos saliéndose con la suya. Si queremos hacer un cine para educar, eduquemos también en otros aspectos.