Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘cary grant’

Los retoños con sus famosos papás

Antes de empezar. Cinegallifante para Buscadora, que se curró, y acertó, todas las contestaciones.

Y los ‘hijos de’ de las fotos eran…

Jennifer Grant. Dueña de unos impresionantes ojos oscuros que parecen la mezcla perfecta de los de su padre, Cary Grant, y los de su madre, Dyan Cannon, no ha tenido mucha suerte a la hora de encontrar trabajos en el cine. En EE UU se ha prodigado sobre todo en la televisión, como bien contestaba ayer, Astur, en las series ‘Sensación de vivir‘ y ‘Movie Stars’.

Toby Stephens (arriba) y Chris Larkin (abajo). Ambos son hijos de Maggie Smith, con la que ambos guardan cierto parecido físico, y de Robert Stephens. Tiene además en común que ambos han hecho mucha televisión en Inglaterra, donde son actores respetados. A Larkin lo pudimos ver además en ‘Master and Commander’ y ‘Valkiria’, por ejemplo. A Stephens en ‘Muere otro día’ y en la miniserie ‘Jane Eyre’.

Tony Peck, el hijo de Gregory Peck y de su segunda mujer, Veronique Pasanni, ha pasado sin pena ni gloria por películas como ‘El río que nos llev’a o ‘La conjura de El Escorial’, a las órdenes del español Antonio del Real. En el cine de EEUU suele ser un secundario discreto.

Sachi Parker, hija de Shirley MacLaine y de Steve Parker. Con un gesto pizpireto y cierto gracejo, pero con mucho menos tirón que su madre, a Parker la hemos visto de secundaria en películas como ‘Aquí te pillo, aquí te mato’ o ‘Peggy Sue se casó‘.

Pia Lindström, hermanastra de Isabella Rosellini y de los otros dos hijos de Ingrid Bergman. Su padre era el médico sueco Peter Lindström. Periodista, presentadora y actriz en películas italianas, es la hija menos conocida de la gran actriz sueca.

 

Sam Robards, hijo de dos grandes del cine: Jason Robards y Lauren Bacall, ha trabajado en películas como ‘American Beauty’ o ‘AI Inteligencia Artificial‘, pero sobre todo en series: ‘The Good Wife’ y ‘Gossip Girl‘.

Mamie Gummer. Con esa nariz larga y delgada, esa sonrisa y esa piel de porcelana es difícil no relacionarla con su madre, Meryl Streep. Su padre es el escultor Don Gummer. Su hermana, Grace Gummer, de 26 años, ha hecho sus pinitos en ‘Margin Call’ y ‘Larry Crowne’. Ella ha destacado en la serie ‘The Good Wife’ y la película ‘Encerrada’, de John Carpenter.

Que paséis un buen verano.

 

Un libro de memorias de un prostituto bisexual de Hollywood desvela los secretos sexuales de los grandes de la época dorada

No sé si llegará a ser un superventas  o si lo veremos en las librerías de por aquí traducido al español, pero Scotty Bowers, un octogenario gigoló y prostituto bisexual de Hollywood,  ha conseguido que muchos medios hagan un hueco, en sus respectivas secciones de cultura, al libro de memorias que está a punto de publicar.

No es difícil imaginar por qué.

Bowers, de 88 años, ha escrito un libro que promete dejar a la altura de La bella durmiente el célebre libro de Hollywood Babiliona, de Keneth Anger. Con el sugerente título de Full Service: My adventures in Hollywood and the Secret Sex Lives of the Stars (Servicio completo: Mis aventuras en Hollywood y las vidas sexuales secretas de las estrellas), sale a la venta el próximo 14 de febrero (sí, el día de San Valentín), en EE UU.

En él Bowers revela sus relaciones homosexuales con algunas de las grandes estrellas de la época dorada de Hollywood. También su labor de mediación para conseguir chicas o chicos a sus clientes. Por su gasolinera que servía de tapadera, Bowers cuenta que pasaron gente como Cary Grant (con el que tuvo encuentros sexuales frecuentes), Vivian Leigh, Walter Pidgeon, Édith Piaf o Rock Hudson.

 

También cuenta que a lo largo de sus décadas de amistad con Katherine Hepburn, le llegó a ‘presentar’ unas 150 chicas, alguna de ellas incluso llegó a ser más o menos fija. Y que también se lo montó frecuentemente con Spencer Tracy (gran amor de Hepburn), con el que al parecer tuvo una relación muy apasionada.

Bowers, que lleva casado 27 años con la misma mujer, y que muy bien podría haber pasado el resto de sus días disfrutando del sol de Florida, que es el equivalente a nuestro Benidorm para los jubilados yanquis, dice que dejó sus asuntillos en la década de los 80, con la aparición del Sida, y que habla ahora porque ya todos los afectados están muertos y no puede herir a nadie. Se le olvida mencionar que tampoco ahora puede nadie responderle, ni acusarle de mentir o inventarse datos.

Sí, creo que será un éxito de ventas. Reconozco que yo también siento una morbosa curiosidad por leerlo.

Una visita virtual al paseo de la fama de Hollywood

No sé cómo andáis de mitomanía, ni de tiempo libre; pero si os gusta conocer detalles de la vida y milagros de vuestros actores preferidos, y tenéis tiempo y ganas, os recomiendo una página que descubrí el otro día por casualidad. Se trata del recorrido virtual por el paseo de la fama que ofrece la página web de ‘Los Angeles Times’.

El directorio ofrece un listado completo de los actores que tienen estrella. Desde ahí se accede a su biografía (que incluye una foto de la estrella conmemorativa), y se puede ver, además, qué otros actores o actrices relacionados con él están también en el paseo. Por ejemplo, buscando a Cary Grant, la web también te remite a su ex mujer, Dyan Cannon, su ‘amigo’ Radolph Scott y su compañera de reparto y gran amiga Grace Kelly.

Un mapa señala los lugares claves en la vida de esa persona. Por ejemplo en Cary Grant se señalan Bristol, en Inglaterra, la ciudad donde nació el 18 de enero de 1904; pero también Coney Island, donde empezó a actuar al llegar a EEUU; Queen Mary, donde conoció a su tercera mujer, Betsy Drake, que lo introdujo en el LSD, experiencia clave en su trayectoria vital, y Davenport, donde sufrió el ataque al corazón que le costó la vida el 29 noviembre de 1986.

Ah, y también se pueden dejar mensajes que generen cierta polémica, como el que dejó un tal William Dobkowski el 19 de abril y que considera que Grant era: “un actor sobrevalorado cuyo método consistía en poner poses delante de la cámara“.

Lo dicho, si tenéis tiempo, no os la perdáis. Es muy entretenida.