Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘estrellas’

A cada estrella, su retoño

Vacaciones, al fin. Parecía que no iban a llegar nunca, pero ya están aquí. Huyo de la ciudad, desconecto de todo durante unas semanas y solo me informaré de lo que pasa ahí fuera por el viejo, denostado y, sin embargo maravilloso, papel de periódico. Eso quiere decir que cuelgo las botas durante unas semanas y dejo el blog en estado de letargo veraniego, que es un estado muy interesante para el verano ¿no creéis? ¡Ah, qué siestas planeo!,  ¡qué maravillosas tardes de modorra y dolce far niente esbozo en el horizonte!  Si alguna vez durante estas semanas siento deseos de darle a las teclas, como decía el chiste, respiraré hondo y esperaré a que se me pase.

Pero me quiero ir con un juego, nada serio, algo para desintoxicar de las noticias tan poco edificantes con las que nos despachamos a diario. La idea me surgió el otro día al ver esta foto:

¿Sabéis quién es? Yo no tenía ni idea hasta que leí el pie. Resulta que es hija de uno de los grandes actores clásicos de la historia del cine. Y cuando digo grande, I mean it; como diría mi profesor de inglés, es decir, que es uno de los grandes de verdad, de esos que cuentas con los dedos de una mano cuando haces repaso de los actores más importantes de la historia del cine. Por eso hoy os propongo que emparejéis estas caras con sus famosos padres. Todos tienen en común que, además de tener famosísimos progenitores, han hecho sus pinitos en el cine (algunos algo más que eso). ¿Os animáis?

LOS RETOÑOS

SUS FAMOSOS PADRES

La solución: en unas cuantas horas.

Cuando Hollywood era el Hollywood del ‘glamour’

Quienes tengáis la suerte de poder viajar a Londres de ahora al 23 de octubre, podréis disfrutar de la superexposición que ha organizado la National Portrait Gallery de Londres. El título, aunque pelín exagerado, lo dice todo: El Glamour de los Dioses: Retratos de Hollywood (Glamour of the Gods: Hollywood Portraits).

Se trata de una selección de algunas de las fotografías más espectaculares del archivo fotográfico de la John Kobal Foundation, que cuenta con más de 5.000 retratos de las estrellas que más brillaban en el olimpo entre los años 1920 y1960. Están todos los grandes (Marlene Dietrich, Bogart, Brando, Chaplin, Hayworth…), en pleno esplendor, fotografiados con mimo por talentos como Clarence Sinclair Null (que era el fotógrafo oficial de la MGM, y amigo íntimo de Greta Garbo) o Elmer Fyer (de la Warner Brother).

Esa era otra época, nadie se autorretrataba en pelotas delante del espejo, ni era pillado in fraganti buscando petróleo en en el fondo de las fosas nasales. Los estudios ejercían un férreo control sobre sus estrellas y su imagen, y todas las fotografías que se ponían en circulación habían sido cuidadosamente seleccionadas. Las estrellas no solo eran grandes , tambíen eran hermosas e influyentes. Sus peinados eran imitados, sus poses, copiadas. Ponían de moda camisetas y rebecas o ayudaban a enterrar para siempre maquillajes y complementos.

Si como decía Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses, “son las películas las que se han hecho pequeñas”, esta exposición nos recuerda que hubo un tiempo en que tanto estrellas como películas eran grandes y fascinantes.

Paseo nostálgico con las estrellas ancianas del séptimo arte

Ha comenzado el TCM Classic Film Festival, un certamen que se celebra en Hollywood durante cuatro días y que reúne a las viejas (algunas viejísimas) estrellas del séptimo arte. La edición anterior fue un gran éxito y este año los organizadores han querido volver a asegurarse la atención mediática concediéndole la proyección inaugural aUn americano en París‘, que acaba de ser restaurada. Su protagonista femenina, Leslie Caron, ya casi octogeneria, posó sonriente y coqueta sobre la alfombra roja. Os dejo su fotos y otras cuantas curiosas del festival para que déis rienda suelta a la nostalgia.

Peter O´Toole (79 años) con su hija Kate.

Las hermanas Hayley (65 años)  y Juliet Mills (70 años). Fantásticas, ¿no?

Margaret O´Brian (74 años). Ha pasado mucho desde que protagonizara con Elizabeth Taylor ‘Mujercitas’.

Diane Baker (73 años), todavía muy atractiva.

Tippi Hedren (80 años). La suegra de Banderas estaba radiante.

Los verdaderos nombres de las estrellas. Las respuestas

Ahí van los nombres de nacimiento de las estrellas que os mostré ayer. Algunos eran fáciles, porque, como decís algunos de vosotros, solo han acortado sus larguísimos nombres u omitido algún apellido; pero en otros casos las transformaciones son sorprendentes.

El verdadero nombre de Brad Pitt es William Bradley Pitt y el de Meryl Streep es Mary Louise Streep.

Cary Grant (Archibald Alexander Leach) y Bette Davis (Ruth Elizabeth Davis).

Clive Owen (Cleeve Van Olwen)y Natalie Portman (Natalie Hershlag).

Lauren Bacall (Betty Joan Perske) y Lana Turner (Julia Jean Mildred Francias Turner).

Alan Alda (Alphonso Joseph D’Abruzzo)y Glenn Ford (Gwyllyn Samuel Newton Ford).

Eric Bana (Eric Banadinovich)y Hugh Grant (Hugh John Mungo Grant).

Las estrellas se meten en política

Las estrellas de Hollywood no se cortan un pelo a la hora de apoyar a sus políticos preferidos. Personalmente me parece bien que un actor diga en voz alta a quién va a votar. Sé que a mucha gente esta actitud le molesta, prefieren que las estrellas se mantengan al margen de la política y no hagan uso de su carisma y su posición privilegiada para condicionar el voto de los demás. Yo no lo veo así. Desde mi punto de vista cualquier persona tiene, como cualquier otro ciudadano, el derecho a expresar libremente sus opiniones políticas y mostrar su rechazo o su apoyo a los candidatos de turno. Además no sé hasta qué punto la opinión de un actor /músico/escritor puede influir en la opinión meditada que cada uno debe formarse por sí mismo ,valorando otros datos objetivos. La única pega es que puede ser un arma de doble filo. Un actor, en cierta forma, depende de la opinión del público para seguir trabajando. Si se politiza demasiado, corre el riesgo de levantar simpatías inquebrantables en algún bando y odios furibundos en otro.

Todo esto viene a raíz de un reportaje que vi anoche en ‘Los Angeles Times’ sobre los famosos y los políticos a los que apoyan. En el reportaje quedaba claro, por ejemplo, que el demócrata Barak Obama cuenta con el apoyo de Ben Aflleck, Scarlett Johansson, Bruce Springsteen, John Cleese (no puede votar, por ser británico, pero se ha ofrecido a escribirle los discursos), Matt Damon, Edward Norton (quien producirá un documental sobre Obama), el productor David Geffen, Oprah Winfrey, Will Smith, Halle Berry, John Leguizamo y el rapero Jay-Z (marido de Beyonce).

Su gran rival, Hillary Clinton, tiene a su vez las simpatías de Elton John, Jack Nicholson, Glenn Close, Eva Longoria, Roseanne Barr, Quincy Jones, Jon Bon Jovi y el jugador de baloncesto Magic Johnson.

Según este mismo reportaje el republicano John McCain solo habría reunido, hasta ahora, las adhesiones de Tom Selleck y las televisivas Angie Harmon (‘Ley & Order’) y Heidi Montag (‘The Hills’).

¿Qué os parece a vosotros que los actores apoyen públicamente a los políticos? Por seguir con el duelo Esperanza-Rajoy ¿Qué actores creéis que apoyarían a la Presidenta de la Comunidad de Madrid y quiénes al líder de la oposición?

Socorro, periodista a la vista

Este fin de semana se celebró la tradicional gala de presentación de los nominados a los Goya, una cita organizada para que éstos tengan la oportunidad de charlar entre sí en un clima más relajado que el de la ceremonia de entrega de premios y hablen con la prensa. Yo he tenido la oportunidad de asistir un par de años y lo recuerdo como una experiencia divertida, pero sumamente estresante. ¿Por qué? Porque la mayoría de actores, el objetivo preferido de los periodistas, llegan a la fiesta más que hartos de promociones, entrevistas y sesiones fotográficas, y huyen como de la sarna de cualquiera que se les acerque con un micrófono en la mano.

El resultado es que te pasas media noche intentando enganchar a algún rostro conocido que quiera contestarte a tu batería de preguntas, aunque se suponga que han ido allí para eso. Así que, como siempre, te acaban atendiendo los más pacientes y simpáticos, los únicos que se han parado a hablar con todos los demás medios. Es decir, que tienes muchas posibilidades de que al día siguiente te encuentres una entrevista parecida a la tuya, al mismo personaje, sobre la misma película, en otro medio de la competencia. Todavía no he hablado con mi compañero Israel, que ha cubierto la gala este año, y no sé qué tal le habrá ido a él. Por el vídeo, parece que al menos se divirtió.

Y todo esto sin contar con que las estrellas que más brillan en el universo, ya sean actores o directores, generalmente pasan de asistir a este encuentro, alegando, cómo no, motivos profesionales. A veces echo de menos la profesionalidad de la que hacen gala las grandes estrellas de Hollywood durante las promociones. He tenido la suerte de entrevistar a unas cuantas y todas ellas se mostraron educadas y colaboradoras. Si llegaron a pensar que mis preguntas eran un rollo o que yo era un ser unicelular, lo disimularon con elegancia.

Yo, personalmente, nunca he tenido una mala experiencia con ningún actor español, incluso he conocido a gente bastante agradable (al contrario que algunos compañeros míos que me han contado anécdotas terribles); pero sí he acabado más de una entrevista con la sensación de que el entrevistado me había hecho el favor de mi vida al concederme cinco minutos de su valiosísimo tiempo.

Y tú ¿has tenido alguna mala experiencia con algún artista español?

Desfigurados por la caracterización

Hay caracterizaciones tan espectaculares que llegan a transmutar a un actor en otro. Cuando ayer os proponía un juego con la intención de descubrir en una fotografía a Daniel Day-Lewis, en la película ‘Pozos de ambición’ de Paul Thomas Anderson, no podía imaginarme que en realidad se tratara de un tal Vince Froio, como me ha indicado uno de vosotros, Dan (por cierto, ¿quién demonios es Vince Froio? ¿Alguien había oído hablar de él antes de hoy?). Vi la foto que os mostré ayer hace unos días (no recuerdo si era el día de los Inocentes) no en un medio, si no en varios, y aunque Dan dice que la confusión entre Daniel Day-Lewis y este tal Vince Froio, que también participa en ‘Pozos de ambición’, se aclaró hace tiempo, a mí, como habréis comprobado, el mensaje no me ha llegado hasta ahora. Desde luego, viendo a Froio y a Daniel Day-Lewis, cualquiera podría decir que son, si no hermanos gemelos, al menos primos hermanos.

Éste es un montaje con Vince Frorio y Daniel Day-Lewis en varias fotos de estudio y en ‘Pozos de ambición’, que se estrena el 15 de febrero

Al margen de esta incógnita, que yo resolveré definitivamente el día que vea la película (me niego a pensar que no se trate de Daniel), lo que yo intentaba contaros en este post es cómo las transformaciones físicas espectaculares suelen llevar buena suerte a los actores, sobre todo a las actrices. Totalmente irreconocibles gracias al maquillaje ganaron un Oscar Nicole Kidman (‘Las horas’) y Charlize Theron (‘Monster’). La desesperada Felicity Huffman tuvo que conformarse con una nominación, pero al menos se dio el gustazo de pasearse por la alfombra roja más sexy y femenina que nunca, para asombro de quienes habían creído que ‘Transamerica’ estaba realmente protagonizada por un transexual.

Al Pacino (‘Dick Tracy’), Ralph Fiennes (‘Harry Potter y el cáliz de fuego’), Heath Ledger (‘Los amos de Dogtown’) y Paul Bettany (‘El código Da Vinci’) no han lograron ningún premio, pero han añadido un toque de color a su currículum interpretativo.

Por cierto, el gordo calvo (perdón, quería decir el alopécico con sobrepeso) del collage fotográfico no es otro que el cienciólogo Tom Cruise, pillado in fraganti durante una pausa del rodaje de ‘Tropic Thunder’, la comedia coral que ha dirigido Ben Stiller. En su caso, ningún maquillaje logrará nunca acercarlo al Oscar. ¿o sí?

¿Recuerdas algún otro maquillaje espectacular que te llamara la atención? No vale El hombre elefante, de David Lynch.

Y reitero mi pregunta, para quien sepa contestármela: ¿Pero quién demonios en Vince Froio?

¿Quién se esconde tras esta elaborada caracterización?

Es difícil reconocerlo, pero es uno de los mejores actores que tiene el cine actual. Hoy te propongo un juego: adivinar su identidad. Te voy a facilitar algunas pistas. Seguro que lo adivinas. Mañana te hablo de él y de otros actores que quedaron irreconocibles gracias al talento de sus maquilladores.

-Es nieto de Sir Michael Balcon, uno de los artífices de la factoría Ealing, célebre por sus películas de humor negro.

-Sólo ha rodado cuatro películas en los últimos diez años.

-Su padre es un laureado poeta anglo-irlandés.

-Tiene fama de ser extremadamente concienzudo preparando sus trabajos. Lo de meterse en la piel del personaje, en su caso, no es una frase hecha.

-Aunque nació en Londres, adoptó la nacionalidad irlandesa en 1993.

-Ha cumplido cincuenta años el 29 de abril.

-Ha ganado un Oscar encarnado a un personaje real.

Interpretando a Hamlet, en el National Theater de Londres, abandonó el escenario porque dijo haber visto el fantasma de su padre. Un colapso nervioso interrumpió definitivamente las representaciones.

-Después de ganar el Oscar, se retiró del cine y trabajó durante una época como zapatero en Italia.

-Está casado con la hija del dramaturgo Arthur Miller.

-Las apuestas dicen que este año se llevará otro Oscar por el papel para el que aparece caracterizado en la foto.

¡Están vivos!

Hace una semanas vi esta foto de agencia. La pasé entre mis compañeros y a cada uno le llamó la atención una cosa. Unos se fijaron en el hecho en sí de ver a dos estrellas dándose un pico: Kirk Douglas y John Travolta. De Travolta la verdad hace tiempo que esperaba algo más que eso. Otros se fijaban en lo tirante que parece la cara de Douglas, a punto de resquebrajarse por la tensión. A otros les llamó la atención la cara de sorpresa, o miedo, que tiene Douglas. Yo creo que la máscara que le han dejado no le permite muchas alegrías gestuales. Pero a mí, sinceramente, lo que más me impresiona de la foto es saber que Douglas sigue vivo (cumple 91 años el domingo).

Quedan pocos iconos del cine como él. Y cada vez son menos, por razones obvias. De ahí que me haya apresurado a escribir estas líneas. Haciendo memoria recuerdo que aún siguen entre nosotros gente como Olivia de Havilland (tiene 91 añitos); su hermana, Joan Fontaine (90 años), por supuesto, Paul Newman (82 años); Elizabeth Taylor (75); Tony Curtis (82); Angela Lansbury (82 años); Lauren Bacall (83); Karl Malden (95), Richard Widmark (93); Celeste Holm (90); Cyd Charisse (86); Eva Marie Saint (83); Eli Wallach (92) … ¿Se os ocurre algún otro?