Entradas etiquetadas como ‘new england patriots’

Quién fue… Aaron Hernandez: cadena perpetua por asesinato y suicidio en su celda

Aaron Hernandez, con los Patriots (WIKIPEDIA).

Este domingo os traigo la historia de un deportista de élite que acabó mal, muy mal. Su historia es muy famosa (tiene hasta un documental en Netflix), pero no me resisto a hablar de él. Es Aaron Hernandez.

El 25 de noviembre de 1989 nacía en Bristol, Connecticut, Estados Unidos, Aaron Josef Hernandez. Su padre era de origen puertorriqueño y su madre de origen italiano. Empezó a destacar en la Universidad de Florida, y se convirtió en uno de los mejores jugadores de su promoción.

Fue elegido por los New England Patriots en el draft de la NFL de 2010 y pronto destacó como uno de los mejores jugadores del campeonato, llegando a ser seleccionado por el Pro Bowl tras su segunda temporada. En agosto de 2012 firmó una multimillonaria extensión de contrato con el equipo de Massachussetts.

Pero todo se torció. El 26 de junio de 2013, Aaron Hernandez, que ya había tenido numerosos problemas legales por peleas, fue detenido por la muerte a tiros de Odin Lloyd, un jugador semiprofesional que era pareja de la hermana de la novia de Hernandez. En casa del jugador se encontraron pruebas como el arma del crimen. Los Patriots lo despidieron de manera inmediata.

Hernandez fue juzgado y el jurado lo declaró culpable de asesinato en primer grado, delito que en Massachusetts conlleva la pena de cadena perpetua sin posibilidad de fianza. Sobre los motivos de Hernandez para cometer el crimen, nunca se confirmaron, pero una de las líneas de investigación de la policía es que el jugador mató a Lloyd porque éste había descubierto su bisexualidad y Hernandez temía que lo revelara.

En prisión, Hernandez fue sancionado varias veces por su mal comportamiento, y al mismo tiempo empezó a leer la Biblia y a acercarse a la religión. Pero fue demasiado para él. El 19 de abril de 2017, Aaron Hernandez fue hallado ahorcado con sus sábanas en la ventana de su celda. Tenía 27 años. En su organismo se encontró una droga, el K2, asociada a brotes psicóticos.

Tras la autopsia, y a petición de la familia, el cerebro de Hernandez fue donado a la Universidad de Boston para que buscaran signos de encefalopatía traumática crónica, una enfermedad común en personas que han recibido numerosos golpes en la cabeza, como los jugadores de fútbol americano. La investigación halló esta enfermedad en grado 3 (de 4). Los expertos revelaron que esta condición pudo producir factores como falta de juicio, impulsos incontrolables, ira, paranoia o volatilidad emocional. Hernandez tenía migrañas y lapsus de memoria.

El pasado mes de enero se estrenó en Netflix un documental sobre su vida.

Espero que os haya gustado el artículo. El jueves volvemos con más.

Qué fue de… Eric Naposki: la estrella de la NFL en cadena perpetua por asesinato

Foto de la ficha policial de Naposki (Orange County Sheriff’s Office).

Este sábado vamos a recordar a un deportista profesional que como otros, arruinó su carrera por meterse de lleno en el mundo del crimen. Es Eric Naposki.

¿Quién era?: Un exjugador de fútbol americano de finales de los 80 a finales de los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Pues además de por su paso por los New England Patriots y los Indianapolis Colts de la NFL, por jugar en los Barcelona Dragons de aquella liga mundial que se puso en marcha en los 90.

¿Qué fue de él?: Pues como os contaba, cumple cadena perpetua en la Corcoran State Prision, en California, donde curiosamente cumplió condena el archifamoso Charles Manson.

¿Sabías qué…?: El caso de Naposki es propio de una novela negra. El crimen fue cometido en 1994, en Newport Beach, California. La víctima fue Bill McLaughlin, un acaudalado empresario, que murió a tiros en su casa. Tras una investigación, resultó que Naposki mantenía un romance con Nanette Johnston, la pareja de la víctima. Ambos conspiraron para que tras la muerte del empresario, Johnston cobrara un cuantioso seguro de vida.

– El caso estuvo 15 años sin resolver hasta que se procedió a la detención de Naposki.

– Por las circunstancias del caso, Naposki se podía haber enfrentado a la pena de muerte, pero la fiscalía no la pidió.

– Nanette Johnston fue también condenada a cadena perpetua por su papel en el crimen.

– Sobre la condena de Naposki no cabe libertad condicional.

– Naposki ha defendido siempre su inocencia y basa su defensa en que nunca se halló el arma homicida, ni si ADN ni sus huellas en el lugar del crimen.

– La defensa del jugador también alega que en los más de 15 años que pasaron entre el crimen y el juicio se perdieron pruebas exculpatorias.

– Naposki ganó con los Dragons una World Bowl.

– Llegó a ser capitán del equipo.

– Mide 1,88 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Eric Andrew Naposki nació el 20 de diciembre de 1960 en Nueva York. Empezó a jugar como profesional en 1988 en los New England Patriots. En 1989 jugó en los Indianapolis Colts. En 1991 recaló en España para jugar en los Barcelona Dragons, donde estuvo en dos etapas. Se retiró en 1997.

Hasta mañana.

Quién fue… Darryl Stingley: el drama de quedarse tetrapléjico en un terreno de juego

Darry Stingley, en una entrevista (YOUTUBE).

Darryl Stingley, en una entrevista (YOUTUBE).

El lector neike me recomendó hace unas semanas que contara la historia de este deportista. Le eché un vistazo, me informé, y aquí os la traigo. Es de las tristes, aviso. Os presento a Darryl Stingley.

Nacido el 18 de septiembre de 1951 en Chicago, desde joven destacó para la práctica del fútbol americano. Sus cualidades la valieron una beca para la Universidad de Purdue, en Indiana, donde se adaptó a la posición de receptor. En el draft de la NFL de 1973 fue elegido en primera ronda por los New England Patriots.

Sus cinco primeras temporadas fueron muy buenas, con 110 recepciones y 14 ‘touchdowns’, hasta el desgraciado día en el que Stingley se hizo, a su pesar, mundialmente famoso.

Ocurrió en un partido de pretemporada, el 12 de agosto de 1978. Los Patriots visitaban California para jugar contra los Oakland Raiders. En un lance del partido, Stingley chocó con el defensor de los Raiders Jack Tatum. LA colisión fue violentísima. Stingley se rompió la cuarta y quinta vértebras cervicales, dañándose la médula espinal. El resultado no podía ser más desolador: tetraplejia. Como ironía del destino, Stingley acaba de negociar una mejora de contrato, que se iba a rubricar al regreso de California y que le iba a convertir en uno de los receptores mejor pagados.

Stingley, atendido tras el golpe (YOUTUBE).

Stingley, atendido tras el golpe (YOUTUBE).

Aunque la acción de Tatum no supuso ninguna infracción de las reglas del juego, el incidente fue un auténtico shock para este deporte. Así, la NFL legisló para evitar jugadas agresivas.

El mítico John Madden, entonces el entrenador de los Raiders, fue el primero en visitar a Stingley en el hospital. Sería el comienzo de una estrecha amistad. Al poco tiempo, la NFL y los Patriots acordaron que el equipo de Massachussets se haría cargo de todos los gastos médicos de Stingley de por vida, así como la educación de sus hijos.

Por el otro lado, Jack Tatum se quedó profundamente marcado para toda la vida. Se le puso el sobrenombre de ‘el Asesino’. No se puso en contacto con Stingley, aunque según su versión, quiso visitarlo en el hospital y fue la familia de Stigley quien lo rechazó. La televisión intentó reunirlos a principios de los 80, pero Stingley lo impidó, alegando que era una estrategia publicitaria por parte de Tatum, que acababa de publicar su autobiografía.

Jack Tatum, de joven (YOUTUBE).

Jack Tatum, de joven (YOUTUBE).

Con el tiempo, Stingley rehizo su vida. Se licenció en Educación Física por la Universidad de Purdue y se incorporó a los Patriots como director ejecutivo de personal.

El 5 de abril de 2007, Darryl Stingley, de 55 años, fue hallado muerto en su casa de Chicago. Falleció a causa de una neumonía que lo provocó un paro cardiaco, debido a su estado cuadriplégico. Poco más de tres años después, a la edad de 61, falleció en Oakland Jack Tatum, a causa de un ataque al corazón. Tenía 61 años. Se iban así los protagonistas de una de las más duras y controvertidas historias del fútbol americano.

Así se vio en televisión el desgraciado choque de Stingley:

Buen fin de semana.