El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘dia de muertos’

Entre brujas, patriotas y muertos

Este día se celebra Halloween en la mayor parte del continente americano y pasa lo de siempre: los niños y otros menos niños se disfrazan y van por las puertas diciendo trato o truco o triki triki Halloween. Y mientras las brujas, duendes, fantasmas y supermanes se pasean por los portales, en Ecuador se celebra el Día del Escudo Nacional y hay toda una campaña para desterrar la fiesta (yanqui) de las brujas.

Pero más allá de brujas y patriotas, el 31 de octubre marca el regreso de muertos en México. Ya lo anticipamos en este blog, y ahora les recordamos que esta noche se levantan los altares mexicanos para llamar a sus muertos. En Madrid, podremos ver una muestra de estos altares de muertos en el Museo de América y en la Delegación del Principado de Asturias en Madrid. Pasa a visitarlos, porque como dicen los mexicanos “no hay que tenerlo miedo a la muerte”.

Les dejo dos videos para entender la tradición mexicana del Día de Muertos; el segundo es una propaganda de la televisión azteca para que las familias no olviden de armar sus altares esta noche.

¿Están los muertos entre los vivos?

Los muertos vuelven a casa la noche del 31 de octubre. Eso es lo que se cree fervientemente en México, donde la idea de la muerte parte de un sincretismo cultural entre lo que impuso la religión católica y la cosmovisión de las diferentes civilizaciones indígenas mexicanas (aztecas, zapotecas, mixtecas, huicholes, mayas…).

Los indígenas no creían que los muertos abandonaban este mundo, mejor dicho, su alma se quedaba en la tierra y sus tareas eran cuidar la salud de la familia y de la comunidad y garantizar el éxito de la cosecha. ¿Y dónde estaba oculta el alma? Algunos creían que estaba concentrada en los huesos, por eso incineraban los cadáveres, pero antes les colocaban una piedra en la boca para recoger el alma en ella. Huesos y piedras se guardaban en las casas de los indígenas para sentir la presencia de los muertos.

Por eso, los mexicanos hoy en día pueden celebrar el Día de Muertos más con alegría que con pesadumbre, porque en verdad es un reencuentro con las personas que se marcharon un día. Desde la noche del 31 de octubre y hasta el 2 de noviembre, las familias mexicanas se preparan para recibir a sus familiares difuntos y montan altares para homenajearlos, como el que aparece en la fotografía de este post. Colocan los retratos de sus muertos y hasta preparan la comida que más les gustaba en vida para consentirlos.

Los altares tienen un elemento imprescindible que son las flores, mejor si son las famosas flores de cempatzuchil, las oficiales durante los días de muertos.

Les cuento todo esto porque la Embajada de México en España este año propone celebrar el Día de Muertos en Madrid y montará una exposición de altares para muertos. De momento se están convocando a las personas que quieran participar en esta muestra.

Los requisitos mínimos son:

-La ofrenda debe contener al menos velas, flores, alimentos y fotografías.

-Llevar sus propios materiales (mesa, papel, comida, bebida, adornos, etc.).

-Dedicar la ofrenda a una persona o varias personas

-Medidas de la ofrenda: 2 metros de alto como máximo x 2 metros de ancho x por 1 metro de fondo.

Las propuestas tienen que ser enviadas al siguiente e-mail: cultura@embamex.es. No olvide poner en el asunto “Día de Muertos”.

Ya para terminar les incluyo una cita del libro Idea de la muerte en México, de Claudio Lomnitz, para explicar la inclusión obligatoria de las flores en los altares.

Entre los aztecas, algunos creían que los niños muertos vivían como pájaros del corazón {…} se suponía que las almas de los niños pájaros regresarían a otros cuerpos humanos y vivirían una vida completa. {…} Las teyolias (alma del corazón) que residía en pájaros, huesos o piedras podrían ser invocados o llamados de regreso. {…} Parece igualmente posible que el nutrido uso de flores en “los días de muertos” fuese inicialmente una manera de llamar de regreso a los espíritus pájaro de los niños y los antepasados.