El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘inmigrantes’

“No nos conviene que los inmigrantes voten porque votarán a la derecha”

Hace unos días el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho (en la foto), había dicho que quería que los inmigrantes votaramos en las elecciones municipales. Nos sorprendió gratamente. E inmediatamente surgieron las preguntas ¿Cómo lo hará?

“Que lo hagan, no que lo digan”, me decía Joan Herrera, de IU-ICV. El mismo había presentado en 2006 una propuesta no de ley para que los inmigrantes pudieran votar en las elecciones municipales. Habían llegado a un acuerdo con el PSOE para impulsar el cambio de la ley, pero luego el trámite no prosperó gracias a la negativa del líder del PSOE catalán, José Montilla. En Cataluña era plena campaña autonómica.

“No nos conviene que voten porque luego votarán a la derecha”, comentan entre bambalinas fuentes socialistas. Pepe Blanco salió ahora a rebatir las palabras de Corbacho y hace tiempo la misma María Teresa Fernández de la Vega había dicho que este tema no estaba en el horizonte de su gobierno.

¿De qué manera sería posible que votemos?

Habría dos formas: la primera, cambiando el artículo 13.2 de la constitución, que es el artículo que nos impide votar. Esto no se ve muy cercano. Aun y cuando lo propusiera el PSOE no tendría votos suficientes en el Congreso, porque ni lo votaría el PP ni lo votarían los nacionalistas, y no llegarían a tener mayoría.

Y otra, mediante los acuerdos de reciprocidad con nuestros países. Esto es factible. Sucede en Europa. Cualquier ciudadano de la Unión Europea (UE) puede votar en las municipales españolas, y viceversa. Los acuerdos de reciprocidad, de hecho, existen con países como Colombia o Chile y está cerca la firma del acuerdo con Argentina. Pero falta un paso importante: hay que ratificarlos. La vía de los acuerdos de reciprocidad tienen el problema de que, según con quién se hayan firmado, habrá “inmigrantes de primera e inmigrantes de segunda”. Esto ya sucede: los inmigrantes de la UE son inmigrantes de primera. Pero si se ratifican más acuerdos es una manera de hacer camino, mientras se prepara el espacio para, algún día, cambiar la constitución.

Quedan algunas preguntas pendientes ¿Por qué Corbacho contradijo a su propio partido? ¿Queda bien decirlo? Y si queda bien ¿Por qué no lo hace de una vez? ¿Tendrán de verdad miedo de perder votos?

Europa del Este y América Latina se enamoran bailando cumbia

La banda de música argentina Ráfaga es un grupo muy popular, que comenzó sus andaduras cantando lo que se conoce como “cumbia villera”: ritmos obreros, salseros, que provienen de los barrios más pobres de Buenos Aires. Son de esos ritmos que la elegante clase media argentina se negaba a bailar hasta que no tuvo más remedio que volverlo “moda” para dejarse, por fin, llevar por sus caderas.

Tanto movió y movió Ráfaga, con todas su fuerzas, que traspasó las fronteras y llegó lejísimos: a Europa del Este, ni más ni menos. Hicieron furor en Rumania con sus ritmos tropicales y llegaron a llenar un estadio en Bucarest, con 110 mil personas.

Hace poco se inventaron un super hit, precioso, que encontré deambulando por Tribuna Latina, una canción más que cumbiera, “hip hopera”, hecha en español y en rumano, con el grupo europeo Korekt.

Y claro ¿qué mejor lugar para juntar al público que España, repleto de latinoamericanos y rumanos? Por eso Ráfaga está ahora de gira por aquí.

Les dejo este videito “Sabes”, el video en cuestión, la alegría de las mezclas:

Y otro video de sus orígenes, Cumbia Villera, pura y dura:

Ah! La gira, según Tribuna Latina:

25 y 26 de abril. Oviedo

1º de mayo. Madrid

2 de mayo. Barcelona

3 de mayo. Asturias (nuevamente)

(los cambios y horarios se pueden consultar en su web oficial).

Inmigrantes se apuntan directo al paro

Esta semana el Boletín Oficial del Estado (BOE) trajo una novedad para los extranjeros que han llegado con un visado de reagrupación familiar. La buena nueva es que ahora estas personas se pueden inscribir como demandantes de empleo en cualquier oficina del Instituto Nacional de Empleo (INEM) sin tener que esperar a cumplir un año de residencia.

Esta disposición marca un antes y un después, pues hasta ahora las personas que llegaban a España gracias a la reagrupación familiar no tenían derecho a acceder al mercado laboral de forma inmediata.

Pero del dicho al hecho hay mucho trecho dice un refrán popular y aunque esta disposición está en vigencia desde el 18 de marzo, habrá que ver cómo empieza a articularse en la práctica.

No quiero ser pesimista, pero hace un tiempo salió una disposición similar, que permitía que los extranjeros que contaban con un permiso de estancia por estudios hacer lo mismo y créanme que no fue tan fácil.

Los estudiantes llegábamos a las oficinas del INEM y nos decían que no era posible registrarnos. Los interesados hacíamos mención a la disposición ministerial, pero las personas del otro lado de los escritorios nos decían que no estaban al tanto. Fue necesario llevar el BOE impreso, para informar a los técnicos de empleo.

Ahora, en el caso de las personas reagrupadas, mi consejo es que los interesados hagan lo mismo y visiten el portal en Internet donde aparecen todos los boletines del Estado. Y, papel en mano, acudan a inscribirse como demandantes de empleo.

La disposición es importante porque todas las personas que llegan por reagrupación familiar –un promedio de 200 mil por año- sólo tienen un permiso de residencia, pero no una autorización para trabajar. Esta situación afectaba, sobre todo, a mujeres y jóvenes que llegaban en edad escolar. Las mujeres se volvían dependientes de sus cónyuges y abundaban los casos de maltrato, y los jóvenes, que terminaban su formación en España, no podían acceder al mercado laboral, a menos que consiguiesen una oferta de empleo por su cuenta.

Ahora, si se cumple a disposición a rajatabla, estas personas figurarán en las listas del INEM y serán más visibles para las empresas españolas que busquen mano de obra.

¿Se puede medir la integración de los inmigrantes?

Dicen que Madrid avanza en el camino correcto hacia la integración. Una de las voces que lo dice es el Consejero de Inmigración de la región, Javier Fernández-Lasquetty. A continuación revisamos los resultados del Barómetro de la Inmigración para que juzgue por usted mismo.

Todo parte de una medición que se hizo en Madrid, durante el mes de noviembre: 1.200 personas fueron encuestadas (800 españoles y 400 extranjeros). El dato más llamativo es que el 41% de los españoles cree que los extranjeros están poco o nada integrados.

Este dato se opone a la percepción de los foráneos, pues un 82% de los extranjeros encuestados se siente integrados en la sociedad madrileña, incluso un 41% ha manifestado su anhelo de establecerse permanentemente en Madrid.

Obviamente se está manejando diferentes definiciones de la palabra “integración”. Por eso una de los apartados del estudio de la Comunidad de Madrid debería haber sido: qué significa esa palabra para un extranjero y qué para un español.

Con frecuencia, en mis rutinas de trabajo como periodista, suelo preguntar a las personas –esencialmente latinoamericanas- que entrevisto qué es para ellas la integración, y las respuestas son varias. Unos igualan integración a tener los respectivos permisos de trabajo, otros a tener un trabajo bien remunerado, o un trabajo cualificado.

Pero las respuestas que más me gustan son aquellas que me dicen que la integración es cuando se entiende España y se deja de preguntar en la calle como hacen los extranjeros recién llegados. Otros me dicen que se sienten integrados cuando hablan con sus hijos –que han nacido en España- y hablan de un mismo país.

De cualquier manera la percepción de integración es tan subjetiva que no creo que pueda ser medida por ningún barómetro. Lo que si pueden hacer los instrumentos de medición es darnos pautas para juzgar por nosotros mismos. Por eso apunto más porcentajes del reciente estudio: el 25% de los españoles tiene algún amigo extranjero en su entorno más cercano, y el 72% de los inmigrantes tiene algún amigo español. Además, el 50% de los españoles trata de manera habitual con extranjeros en el vecindario.

Algunos puntos comunes: ambos grupos coinciden también en que la inmigración es positiva para la economía y que los extranjeros permiten cubrir puestos de trabajo para los que no hay mano de obra suficiente.

Y, para terminar, el dato positivo para los latinoamericanos: los españoles de origen tienen mayor simpatía hacia los argentinos, chinos, ecuatorianos, bolivianos y peruanos, por este orden, y en menor medida a los marroquíes y rumanos.