BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

¿Comprarías libros en máquinas expendedoras?

Si hay algo que temo más que a los números rojos y a los incendios eso es, sin duda, la posibilidad de que mi afán de supervivencia librera termine por desvirtuar la esencia de reginaexlibrislandia. La mía ha de ser una librería única, como un traje hecho a medida por la más minuciosa de las modistas.

Por eso cuando de lo que se trata es de introducir cualquier cambio en mis confines analizo la idea hasta que me humea el pelucón. Sí, queridos, disecciono pros, contras y vuelta a empezar, porque si hay algo que mi experiencia vital me ha enseñado es que la ignorancia es tan atrevida como insensata.

Y es justo aquí donde entráis vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, este mi coro de ángeles de la guarda bibliófila traídos aquí por la Provivencia Librera y siempre dispuestos a darme vuestro impagable punto de vista.

Sí como cuando debatimos sobre mi guerra a las etiquetas adhesivas con los precios de los libros, o sobre cómo tenía que colocar la librería, o acerca de si debía marcar aquellos libros que yo recomendara, e incluso el escabroso tema de los seudónimos. Y, bueno, eso sin olvidar mi particular adaptación de la fórmula ¿Te gustó este libro? Prueba con éstos, versión reginaexlibrislandia y hasta si debía o no vender ‘audiodiscos’ en mis confines.

Pues bien, el reginaexlibrislandazo que me planteo ahora dar es la colocación de una máquina expendedora de libros en la mismísima puerta de reginaexlibrislandia.

Eso, queridos, teniendo en cuenta que estaría operativa cuando la librería tuviera el cierre echado o, lo que es lo mismo, de noche y en fiestas de guardar.

La idea es estar para mis clientes en caso de emergencia bibliófila, aunque obviamente no de cuerpo presente.

El precio sería ligerísimamente superior que en tienda para cubrir el mantenimiento de la máquina, y en el aparatejo colocaría una selección de títulos (novedades, mis recomendaciones, los más vendidos en mis confines, etc)…

Así que, decidme, ¿compraríais libros en una máquina expendedora? ¿Pros? ¿Contras? ¿Os habéis topado alguna vez con alguna? ¿Qué pensásteis?

47 comentarios

  1. Dice ser Elwen

    Por lo que leo, queda claro que la ubicación es importante y si tu librería no está en entornos de espera pues poca venta creo que tengas.Personalmente no sé si arriesgaría mi dinero en una máquina que se atasca. A uno no le duele demasiado perder 1 euro en una chocolatina pero perder 10 en un libro es significativamente diferente.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Claudia

    Me parece una buena idea para facilitar la compra de libros a los que, por timidez, por falta de tiempo o por cualquier otra razón, prefieren no consultar al librero/a. Tal vez tenga sus fallos como algunos han señalado (que se atasque, por ejemplo), pero pueden atender una demanda de compra compulsiva y no necesariamente de best-sellers.En mi caso, por ejemplo, siempre caigo y compro cuando veo las colecciones primorosamente editadas de Penguin con sus clásicos de ayer, hoy y siempre, no importa cuántas ediciones posea del mismo título. Os dejo un link de la página de un diseñador con las geniales cubiertas que ha hecho para la serie Penguin Great Ideas: http://www.davidpearsondesign.com/greatideasone.html.Y ya me diréis si no empezáis a buscar monedas para la máquina expendedora :)Saludos.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser cata

    me parece una gran idea ,no es lo mismo que entrar en la libreria desde luego, (nadie te va a echar una mano) pero muchas veces me quedo mirando el escaparate, y si pudiera comprar el libro en ese momento lo haria,reflexionando un poco sobre el tema me extraña que no existan en las estaciones de tren, metro….

    11 Marzo 2009 | 23:16

  4. Dice ser Mònica

    Me parece una buena idea. Pasar por la calle y que te llame la atención un libro.La única pega que le veo es que si la máquina está en la calle pues es muy probable que termine siendo objeto de vandalismo o robo.Pero la idea me parece buena

    11 Marzo 2009 | 23:20

  5. Dice ser Beni

    Hola, llevo leyéndote un tiempo pero nunca había comentado, jeje.Yo me encontré una máquina de esas en un intercambiador del metro y me pareció muy curiosa, habría comprado un libro si hubiera tenido el dinero suficiente… no me parecieron caros y los títulos me parecieron interesantes (aunque ahora no recuerdo ninguno).Yo creo que estaría bien lo de la máquina para cuando tengas cerrado, pero también hay que mirar si saldría rentable :/ si existe la posibilidad de ponerla un tiempo y si no resulta quitarla, yo es lo que haría, aunque no sé si eso sería posible.En la máquina que yo vi había una pegatina en un lateral con la reseña de cada libro :). Lamentablemente cuando volví, la máquina había desaparecido, me quedé con las ganas del libro…Espero que mi comentario se entienda, no me gusta releer lo que escribo…

    11 Marzo 2009 | 23:20

  6. Dice ser Maria Isabel

    Yo he visto esas máquinas en el intercambiador de Moncloa y la verdad es que aunque leer, y por tanto los libros son mi gran pasión, no compraría en ellas, las máquinas, me parece muy impersonal a los libros hay que tocarlos, acariciarlos, sentirlos,en fin quizá os parezca loca, pero pides opiniones y ahí va la mía.Además es como un poco raro que de repente te dé una “baja” de lectura como te puede dar de azúcar y necesitar una chuche, .Lo dicho es mi opinión, tambien es verdad que no sé donde queda tu librería, te lo pregunté una vez para ir y nunca me respondiste.Saludos

    11 Marzo 2009 | 23:32

  7. Dice ser MariC

    Nunca había visto una cosa así, pero no creo que las usara, primero por las razones que da María Isabel, y segundo porque demasiadas veces se me ha quedado la chocolatina enganchada en una máquina de esas 😉

    11 Marzo 2009 | 23:39

  8. Dice ser Cronista

    Sintiéndolo por los libreros, no me importaría comprar un libro si me viese en un momento de emergencia: un autobús que no llega, un aeropuerto sin kiosko… pero ir a las librerías tiene su encanto, y dudo que una máquina expendedora tenga mucha oferta.http://cronicassalemitas.blogspot.com/

    11 Marzo 2009 | 23:50

  9. Dice ser laprimadeaudrey

    No me parece mala idea para casos de emergencia como por ejemplo en salas de espera, transportes, hoteles,etc. Incluso para a hacer un regalo así inesperadamente a horas intempestivas pero tambièn creo que el surtido se verìa limitado por el espacio de la máquina. Resumiendo: No me parecen ningún estorbo pero tampoco algo que nos irían a cambiar la vida.

    12 Marzo 2009 | 10:08

  10. Dice ser Anura

    Recuerdo cuando en el metro de Barcelona empezaron a aparecer las primeras mâquinas expendedoras de libros. Me parecieron una buena idea: sôlo presentaban tîtulos en formato de bolsillo, lo cual siempre aprecio por el poco espacio que tengo en las estanterîas; pero tenîan la pega de que sôlo presentaban best-sellers, pocos tîtulos, bastante âridos, con poco atractivo (para mî).En todo caso, una vez decidî darle a uno de ellos de una oportunidad. Me acerquê al autômata, seleccionê el libro, metî mis monedas, esperê a que saliera el libro… En vano. El autômata se tragô mis monedas y mis esfuerzos para que las escupiera – o escupiera el libro – no sirvieron para nada. Quedê escarmentada y no lo volvî a probar jamâs.

    12 Marzo 2009 | 10:13

  11. Dice ser Kitiara

    Yo no lo haría!!!! de hecho, yo no entraria en una libreria que tuviera una maquina de esas en la puerta.Me parecen bien para el metro, para los grandes centros comerciales o las estaciones de tren, ahi pasas y de repente te das cuenta de que te falta un libro con el q amenizar el viaje y coges “cualquier cosa”Por una libreria pasas y de repente te llaman los libros, no solo que te ayuden a matar el tiempo. Las librerias son como … templos de libros?? por decirlo de una manera bonita.Para mi, ver una máquina de esas en la puerta de una libreria, significa q la persona q la lleva sólo trata los libros de forma mercantil, como quien vende patatas fritas. No me gustaría nada, y seguiría andando hasta la siguiente.pero claro… eso yo q tengo una relación muy mia con los libros!

    12 Marzo 2009 | 10:18

  12. Dice ser Amayya

    Yo creo que poner una máquina expendedora de libros precisamente en la puerta de una librería no tiene mucho sentido. Estas máquinas creo que funcionan en lugares en los que es normal leer y en un momento dado no tienes libro, y voila! ahí está la máquina para sacarte del apurillo y amenizarte el rato ocioso que tengas. Un estación de tren, de metro, una sala de espera de un hospital,…Yo, particularmente, nunca compraría un libro en una máquina expendedora teniendo justo detrás una librería con muchísimos más libros para elegir, pudiendo abrirlos, ojearlos, olerlos…Saludos!

    12 Marzo 2009 | 10:20

  13. Dice ser Amayya

    Kitiara… parece que nos leemos el pensamiento… jeje

    12 Marzo 2009 | 10:22

  14. Dice ser Bea_zgz

    Pues a mi me parece una idea genial… Yo creo que más de una persona iría paseando y pasaría por dealnte, se quedaría mirando y encontraría el interés por alguno… Y seguramente aunque no tuviese intención de comprar nada, le resultaría curioso, se pararía a mirar y aunque no necesitase más libros porque ya tiene para leer, o porque no le gusta leer, seguramente compraría también… Puede ser una forma de marketing poner algo que llame la atención a la gente… Si tu intención es ganar más dinero, que supongo que sí siendo tu propio negocio…Yo he visto en Madrid en algún intercambiador de metro, y siempre me ha parecido una gran idea, y siempre que he pasado, lo primero que hecho es sacar el monedero a ver si llevo dinero, y lastimosamente, no llevaba…También puede servir para la gente que pasa por ahí sin intención de entrar la librería, vea en la máquina algún libro que le interese o llame su atención entre a la librería…^^.

    12 Marzo 2009 | 10:30

  15. Dice ser Eva

    A í me regalaron un libro de máquina expendedora paseando una noche por París…(Eso sí, eran libros de bolsillo de verdad: 3€)

    12 Marzo 2009 | 10:51

  16. Dice ser Vampirro

    Ir a una librería tiene su encanto. El olor de los libros, el orden de los mismos, su tacto… tiene un gran componente romántico para aquellos que amamos los libros, del mismo modo que una biblioteca es un lugar especial y mágico para nosotros.Sin embargo, un día cualquiera en horario no comercial o festivo puedo pasar por una máquina expendedora de libros, si voy sin prisa pararme a ver cuáles hay, y si hay alguno que me interesara y su precio no se subiera a la parra me lo compraría.Si esta máquina estuviera en la puerta de su librería, habría conseguido un cliente nuevo que no habría tenido sin dicha máquina.Si, además, hubiera más gente como yo, esta máquina expendedora, que nunca podría sustituir el placer de una librería o de la conversación de una dependienta bibliófila que ama su trabajo, resultaría rentable para su negocio y por lo tanto una buena idea.

    12 Marzo 2009 | 11:30

  17. Dice ser Srta.G.

    No! No. Bueno, sí, por supuesto, los días de fiesta o alguna madrugada a lo mejor a alguien le da por ir en busca y captura de un libro (incluso seguro que hay algún yonki de las máquinas expendedoras d elibros), pero creo que esos días son escasos y en ningún caso compensan la desvalorización que supone una máquina expendedora de libros (absurda ya como concepto) que los pone al nivel de las chocolatinas. Personalmente adoro las librerias (cuanto más caóticas y polvorientas mejor), puedo pasar horas mirando títulos y hojeando páginas -soy más una rata de biblioteca que una consumidora-, pero dejando de lado esto, sinceramente no creo tampoco que mereciera la pena a nivel económico. Aunque me pese, quizás en el metro puedan tener su razón de ser, pero en plena calle y junto a una librería… no lo veo yo muy rentable. Descubrí tu blog por casualidad hace sólo unos días, pero ahora me paso en cuanto me levanto y justo antes de dormirme y voy leyendo tus entradas anteriores. Me gusta. Un saludo!

    12 Marzo 2009 | 12:02

  18. Dice ser Samuel

    Yo las he visto sobre todo en estaciones de tren y de metro, que al fin y al cabo es donde tienen una mayor tirada por aquello de que es donde más se lee o al menos eso parece, sobre todo si el viaje es largo, ademas lo que suelen vender son best sellers o libros de los que se habla mucho, que tambien eso tira a la gente a la hora de comprarlos. Aun asi, donde este una libreria de toda la vida y el trato personal para elegir tu proxima lectura, que se quite estas maquinas modernas.

    12 Marzo 2009 | 12:30

  19. Dice ser ..D..

    Si te ofrecen un tiempo de prueba, estaria bien arriesgarse y probar, pero tambien suelen tentar mucho para los vándalos. Para eso tendria que estar detras del cierre y que tuviese huecos para poder sacar el libro.Otra cosa es que el libro al caer podría estropearse mucho y eso a mi no me gusta

    12 Marzo 2009 | 13:21

  20. Dice ser Anto

    Yo no compraría libros de una máquina expendedora que esté al lado de una librería, no le veo la lógica; en todo caso, en estaciones de metro o de autobuses sí me parece muy buena idea, siempre está bien para los ratos muertos de espera, pero por un ataque bibliófilo que no puede esperar… me parece que no.Saludos, Regina.

    12 Marzo 2009 | 13:23

  21. Dice ser Homo libris

    Si evito comprar libros en grandes superficies, y prefiero darme el “pateo” de ir hasta la ciudad para comprar los libros que deseo en las librerías que me parecen más de confianza precisamente por el trato, por el contacto con los libros, creo que en raras ocasiones llegaría a comprar de una máquina expendedora un libro, como si se tratase de un refresco o un bocadillo.No digo que no sea útil, es posible que salta incluso rentable (si no es objeto de vandalismo, como bien apuntan un poco más arriba), pero me parece menos apetecible hacerlo así.Sí me resulta más interesante poder comprarlos por Internet. Frente a los grandes “Amazons” y similares, me gusta comprar en librerías que tengan disponible su catálogo por Internet. Bien porque sean librerías de viejo, y busque algún libro descatalogado tras haber “barrido” literalmente las librerías de mi ciudad, bien porque sea en librerías donde compro habitualmente y deseo que sean ellas quienes me traigan el libro deseado, si no lo tienen disponible, o que me lo reserven para ir a recogerlo, en estos últimos casos, a la propia librería.Me sumo a la petición de información. ¿Dónde se ubica tu librería? Creo que muchos seguidores de esta bitácora tuya estaríamos encantados en pasar algún día por los confines de tu reino librero.Un saludo.

    12 Marzo 2009 | 13:27

  22. Dice ser Antonio larrosa

    No me estraña que prono existan esas máquinas por doquier , el otro dia ví una que expendia periodicos y revistas en un hotel de la costa brava. pero fuí a recepción a reclamar, porque el diario que saqué tenia fecha de dos dias anteriores.Clica sobre mi nombre

    12 Marzo 2009 | 13:29

  23. Dice ser antonio larrosa

    No me estraña que prono existan esas máquinas por doquier , el otro dia ví una que expendia periodicos y revistas en un hotel de la costa brava. pero fuí a recepción a reclamar, porque el diario que saqué tenia fecha de dos dias anteriores.http://www.antoniolarrosa.com

    12 Marzo 2009 | 13:32

  24. Dice ser La mujer Quijote

    ¿Qué libros irían a la máquina? ¿Superventas, novedades destinados a superventas, autores como Saramago, Auster, Coelho, Zafón, …? Eso ya lo tienen los quioscos de prensa (algunos abren de 6 de la mañana a 10 de la noche y otros ni cierran) y las grandes superficies (abren hasta las 10 de la noche). No le veo mucho futuro salvo en estaciones o aeropuertos, aunque sorpresas da la vida.

    12 Marzo 2009 | 13:44

  25. Dice ser Martín

    ¿Qué clase de urgencia justifica tener que comprar un libro en una maquina de esas? Cuando yo voy a un sitio en el que voy a pasar mucho tiempo (tren, hospital, etc.) ya me preocupo de llevar un libro o varios para tener algo que leer, elegido por mi entre los que me gustan y no los que quiera ofrecerme el expendedor.Puede que en alguna ocasión te veas en una de esas sin un libro, pero en esos sitios suele haber una papelería o quiosco a mano con un oferta similar a la que tendría la maquina. (quizás en los momentos en los que estén cerrados podría ser útil).Y, desde luego, en una librería ya me parece el colmo del absurdo. Algunos decís que si pasas y ves algo interesante te enganchas. Pero para eso ya están los escaparates. Y si la librería está cerrada te esperas al día siguiente.Si empezamos así, pronto nos plantearemos tener librerias de guardia, como las farmacias.

    12 Marzo 2009 | 16:07

  26. Dice ser James

    No creo que te compense por aquello del vandalismo

    12 Marzo 2009 | 17:17

  27. Dice ser Lola

    Eso, compremos todo en máquinas expendedoras. La relación que había antes entre empleados de tiendas (me refiero a buenos dependientes, atentos y respetuosos y que saben lo que tienen en su tienda) y clientes (clientes educados y que no miran al empleado por encima del hombro) se está perdiendo. Odio, no ya comprar en una máquina, es que también odio esas tiendas tipo supermercado en que todo está a tu alcance pero si vas a preguntar algo a un dependiente, te mira con desagrado porque le interrumpes su labor de doblar ropa y te atiende de mala gana, no siempre es así, pero la mayoría de las veces sí.Trabajé durante bastante tiempo en una librería, y la relación que teníamos con los clientes fijos era especial, conocíamos sus nombres y ya sabíamos que era más o menos lo que venían buscando. Una máquina está bien para salir de un apuro, pero nada más. De todos modos si tienes que tener la máquina fuera, en la calle, deberás tener en cuenta a los amigos de lo ajeno y a los gamberros, que igual no saben ni leer pero con tal de hacer daño les da igual que sea un libro de Victor Hugo o uno de Corín Tellado.Saludos,

    12 Marzo 2009 | 17:27

  28. Dice ser Sonrisa Radiante:)

    Prefiero la librería y esperar a que abra,tener paciencia para conseguir ese maravilloso libro.Vivimos en tiempos todo fast.Fastfood,fastcine, fastropa, y ahora fastbook!!!!!!Tener paciencia,si cuando mandas pedir un libro tarda días y esperas…la paciencia es una virtud.S.R. 🙂

    12 Marzo 2009 | 19:24

  29. Dice ser leona

    ¡¡SÍ!! No conocía esas máquinas pero me entusiasma la idea.¡Pónla!

    12 Marzo 2009 | 20:52

  30. Dice ser SRYA

    El otro día, paseando por la ciudad en la que vivjo Gijón, me encontré una máquina expendedora en una … ¡carnicería!.. lomitos, pechugas rebozadas, pinchos morunos, chorizo, etc… como dice mi madre ¡nunca la vi más gorda! (sin procacidad eh?)Vamos no me extrañaría encontrar una maquinita de esas pero estoy con mucha otra gente que ya ha hablado antes… yo prefiero entrar en una librería, tocar los libros, olernos, leer un poco de este, otro poco de aquél.. ver qué está mirando la gente…. pasar por mil libros y salir con uno (o sin ninguno).. eso, no me lo da la máquina.No creo que suponga una gran diferencia, aquellos que leen tienen libros esperando turno para ser leídos o releídos.. los que no les gusta.. bufff no creo que se molesten.Pero… ya tuvimos profetas por estas tierras…Regina, confío en ti y tus habilidades

    12 Marzo 2009 | 20:55

  31. Dice ser Reichel

    Si el libro es más caro en la expendedora…. no lo compraría. Los libros no son como el pan, que sin pan no se come.. A los que de verdad nos gusta leer, preferimos dedicar un tiempo a elegr a nuestra próxima víctima…Yo no compraría en tu máquina.

    12 Marzo 2009 | 22:38

  32. Dice ser Matasiete

    Ya sé que todos preferís el contacto con el kioskero antes de comprar las chuches, tocar los condones y comentarlo con el farmacéutico, y explicarle al señor de la ventanilla del metro que quieres un billete para Sol porque allí vive un primo tuyo y le llevas un regalo porque hoy es su cumple.Pero hay más gente en el mundo y estas cosas cubren huecos de demanda. Y, como he dicho otras veces, los libros no son solo de quienes los huelen.Comprar en máquinas, lo que sea, se suele hacer por tres motivos:1. Urgencia: no cabe en este caso.2. Impulso: lo ves y de repente te apetece.3. Necesidad u oportunidad: una máquina en una estación es un servicio magnífico. Al lado de una librería me parece una tontería.Por 2. y 3., rotundamente sí a la idea.

    12 Marzo 2009 | 23:49

  33. Dice ser nowhereman

    ¿Por qué no? …Estaría bien, si fuera algo así como si humanizaras tu máquina. Me explico, podría ser como tu “librera de guardia” con la selección de títulos elegida por tí, con los criterios que a tí te parecieran. Por ejemplo, para el sábado de madrugada una selección en la máquina, de libros que tu recomendarías a esas horas a insomnes solitarios. ¡qué se yo!, algo así me parecería original. No nos pasemos de “puretas”.Saludos

    13 Marzo 2009 | 9:30

  34. Dice ser IvanF

    Yo no la usaria de forma habitual, y si la libreria estuviese abierta compraría dentro el libro aunque estuviese disponible en la máquina.Sin embargo, hace poco tuve que hacer tiempo en el centro de una ciudad nordica, no tenia un libro conmigo, y estaba todo cerrado (incluidas librerias): esa maquina hubiese sido mi salvación!

    13 Marzo 2009 | 10:42

  35. Dice ser Lucía

    La verdad, no lo veo necesario, ni siquiera útil. No conozco a nadie que un buen día se da cuenta de que tiene una necesidad irrefrenable de leer x libro, aunque sean las tres de la mañana, y sienta el impulso de ir a la librería en la que vio una máquina expendedora que seguro estará funcionando y tendrá el título que busca… Además hay que tener en cuentra que el libro será más caro y que te pierdes la posibilidad de mirarlo, hojearlo, hacerle preguntas al librero…En realidad, no me parece una buena idea para una librería, aunque sí lo veo bien para otra clase de lugar, tipo aeropuerto, estación de tren, etc… Lugares donde de repente te puedes encontrar en la necesidad de leer algo. Y pondría en la máquina libros de bolsillo, muy baratos, tipo Harlequines o similar. Eso sí creo que funcionaría, en tu caso, lo dudo…

    13 Marzo 2009 | 12:08

  36. Dice ser Adonay

    Creo que es una buena forma como cualquier otra de incentivar a la gente a comprar un libro, posiblemente sean las ediciones mas baratas y no los mejores titulos pero si se llevan uno aunque sea por curiosidad… pues es una persona mas que ejercita el cerebro leyendo xDD (cosa cada vez mas rara en estos dias)

    13 Marzo 2009 | 19:03

  37. Dice ser Auror

    Primero felicitarte por el blog.Y después preguntarte ¿qué pasa con el precio fijo del libro? ¿Te saltarías la norma que tanto ha costado mantener?Un afectuoso saludo

    13 Marzo 2009 | 19:46

  38. Dice ser v.s.

    Hola,nunca me he topado con ninguna, y estoy de acuerdo con Maria Isabel en que los libros hay que tocarlos, PEEEEEEEEEEEERO :más de una vez y de dos, a distintas horas, me he visto en la NECESIDAD de leer algo que no me ofrecían ninguno de los libros que siempre tengo esperando.Así que la idea me parece más que bien.Incluso me parece de lo más romántica la imagen de una lectora bajando a la calle medio en trance, en chándal y deportivas, y con el pelo recogido de aquella manera, y caminando por inercia hacia la máquina…Está por ver si estas urgencias acosan a una cantidad de adictos lo bastante elevada como para hacer rentable la inversión.Besos.

    13 Marzo 2009 | 21:38

  39. Dice ser Si quieres que sea rentable

    Si quieres que sea rentable coloca únicamente libros que puedan provocar una compra espontánea.Esa máquina no será para el lector habitual (que sabe lo que quiere leer y se lo compra) sino para el lector casual.Así que pon solo libros de los que estén de moda. que la gente pase y diga “anda, si este es el libro del que me habló funalito, me lo voy a comprar a ver”.Otros libros que pueden tener buena salida son libros de los que se ha hecho película recientemente.Olvídate de clásicos y de tus preferidos, la clase de cliente que compraría esos libros los comprará en tienda, se van a quedar muertos de risa.

    14 Marzo 2009 | 2:43

  40. Dice ser Adela

    Creo que el comentario que me antecede, es el más cercano a mi criterio, porque todos no somos iguales, nosotros, los que estamos metidos de lleno en tu blog, amamos los libros y por tanto, a los libreros, no necesitamos una máquina, pero… ¿y los otros?Tal vez, esos que pasaron de noche y compraron un libro por embullo o diversión en la máquina, se motiven con la lectura y te visiten al cabo del tiempo.Entonces, la ganancia será doble.Pero recuerda que soy habanera, si aquí ponen una maquinita de esas, una sola… jaja, ¡la que se arma!Un saludo,ADE

    14 Marzo 2009 | 5:04

  41. Dice ser Álex

    Pues hombre yo no creo que sea una buena opción, por lo menos para tu/vuestra/la librería.El gasto, aunque no fuera excesivo, de la máquina creo que no podría afrontarse con las ventas de ésta.Este tipo de máquinas suelen ponerse para satisfacer una necesidad puntual en un momento dado y de forma más o menos urgente (ganas de fumar-tabaco, sed-cocacola, hambre-roquilletas y demás,…).Creo que un libro no entraría en este tipo de “necesidades”. Un libro es algo que, generalmente, sabes de antemano cuál llevarte y no te guias, al menos la mayoría de las personas, por un impulso inmediato de comprar libros.Creo que es algo más premeditado, casi como un ritual: entrar en la librería, caminar por los pasillos, ojear los estantes…Vamos que en mi opinión creo que es novedoso pero, en el fondo, no muy práctico.Aunque se agradece que en estos tiempos surgan nuevas ideas y más cuando en tu caso van enfocadas a nosotros los lectores.Un saludo

    14 Marzo 2009 | 16:47

  42. Dice ser ADMIRADORA!

    No lo veo una buena opcion. Me ENCANTAN las librerias, es que me ENCANTAN. Me puedo pasar horas y horas mirando las estanterias, y al final no comprar nada, solo el placer de mirar y mirar libros.Pero lo que mas me gustan, son esas librerias inglesas en las que puedes tomar un cafe mientras te lees tu libro. Esa si me parece una buena idea, ademas ahora con la crisis, mucha gente no sabe que hacer con su tiempo y un libro ayuda a evadirse de la realidad destructiva.Me encantan esas librerias, es que me encantan. Y aqui no las hay, por lo general.Asi que yo votaria por una maquina de cafe en tu libreria y unos buenos sofas, esa es mi opinion.A ti, que eres muy grande. Soy MUY MUY fan!!!!Saludos

    17 Marzo 2009 | 9:18

  43. Dice ser Paco

    Hola a todos ¡¡Sí a las expendedoras ¡¡Acercan la lectura a todo el mundo, independientemente de que comulguemos o no con los títulos y autores que están a la venta.Segun mi forma de ver las cosas, lo importante es leer, crear mono de lectura y ayudar al personal a “alimentar su mente”…..dónde y como se adquieran los libros me parece del todo secundario.Coincidiendo con las grandes campañas en pro del fomento de la lectura, ¿realmente no veis adecuado facilitar la adquisicion de libros, aproximando los libros a los lectores?Sobre el trato en una libreria “a la vieja usanza”, la verdad es que no puedo disentir, pero, amigos…. estas están en peligro de extincion, por los FNAC, Corte Ingles, casa del libro…. Acaso son estas librerias con un trato personal? lo dudo.

    18 Marzo 2009 | 11:48

  44. Dice ser paco

    Hola de nuevo….¡¡por cierto,https://www.facebook.com/home.php#/group.php?gid=58006968531&ref=n…el grupo esta abierto para quien quiera colaborar.saludos y gracias

    18 Marzo 2009 | 11:49

  45. Dice ser Ika

    Me inclino por el no.Una máquina expendedora de libros sería buena idea en una tienda de 24h, un hospital, una estación o en lugares donde tienes que estar mucho rato de espera. Sin embargo en una librería no la veo con mucho sentido. Para mí las librerías son pequeños templos de los libros. Paseas tranquilamente mirando los títulos, leyendo las reseñas, y lo más importante, tienes al librero que te puede aconsejar y resolver dudas. Una máquina expendedora en la puerta por mucho que solo funcionase en días festivos, creo que le haría perder su esencia.Además, veo otras desventajas. La primera que esas máquinas son muy traicioneras y a veces se atascan. Si llegado el momento ocurriera eso entonces adiós libro y adiós dinero. Segundo, al estar expuesta al público podría ser objetivo de vandalismo. Igual te la podrían romper o incluso llevarse los libros, hay mucho desaprensivo por ahí. Y por último y no menos importante, personalmente me echaría para atrás el precio. Yo soy buena lectora y cuando he tenido necesidad de adquirir algo para leer he buscado libros de bolsillo, más económicos porque ya que te lo tienes que comprar al buen tun tún, sin saber si va a estar bien o va a ser un tostón, al menos que sea por poco dinero.Luego a lo mejor decides arriesgarte y es un éxito jejeje. No suelo comentar por aquí pero quería dejar mi opinión ya que no se suelen ver propuestas como esta, que no dejan de ser una buena idea, aunque como he dicho, pienso que en este caso, poco prácticas.De todas formas, como han dicho por arriba, se agradece que se busquen nuevas formas de acercarse al público,Un saludo.

    21 Marzo 2009 | 1:19

  46. Dice ser jessica

    yo creo que sería una gran idea. además de tus recomendaciones, o los más leídos, también podias poner libros que traten temas tabú, como por ejemplo de sexo.yo he visto libros en la biblioteca o en librerías que tratan el tema del sexo o de el erotismo pero a la hora de la verdad ha ganado la vergüenza.creo que si en una máquina de esas pusieras algun libro de ese estilo…. yo por lo menos, me animaría a comprarlo, aunque tuviera que ir a por el a las 12 de la noche para que nadie me viera.un beso

    31 Marzo 2009 | 14:45

  47. Dice ser nowhereman

    Gracias Claudia por el link, no conocía la colección y el diseño de las cubiertas es realmente precioso. Efectivamente dan ganas de comprarte el libro sólo por eso. Espero que los interiores no desentonen demasiado (Calidad de papel “digna”, tamaño y tipo de letra .. etc.). El resto de trabajos que se ven en la web también son magníficos, son libros bonitos, independientemente de que puedan ser de bolsillo, ya podría tomar nota algún que otro editor español. Un saludo y otra vez, gracias.

    15 Abril 2009 | 13:05

Los comentarios están cerrados.