BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Móviles en mi librería no, gracias

Llamadme loca, intransigente o suicida empresarial, pero me estoy planteando sugerir a quien se aventure en mis confines libreros que tenga la bondad de silenciar su teléfono móvil o, in extremis y por imperiosa necesidad, que haga un uso sigiloso del infernal aparatejo. No lo puedo soportar, queridos, no puedo.

A ver, obviamente hay casos y casos. Los que despiertan a la psichokiller que llevo dentro tienen un patrón determinado: entran a reginaexlibrislandia sin mostrar el más mínimo interés por los libros, buscando un rincón aislado de la meteorología y del ruido del tráfico donde parlotear a voces y sin interrupciones.

Os juro, queridos, que a veces creo que hasta me van a pedir fuego para el cigarrito y que, de paso, les traiga un café. Para colmo, toquetean con aire cansino los ejemplares, con especial devoción por los de las mesas, revolviéndolo todo sin mirar nada.

Además el hecho de que yo les clave una mirada inyectada en sangre les resbala con una facilidad pasmosa: es como si el móvil activara una burbuja que les aísla del medio pero que, para mi desgracia, no les insonoriza.

Cuando su conversación termina estos especímenes de sinohabloporelmovilreviento abandonan mis confines sin más pero, eso sí, en un silencio absoluto. AB-SO-LU-TO. Si, como si al colgar se les quebraran las cuerdas vocales. Y eso ya me carga de veneno. Me carga, me carga, me carga.

El otro día casi me abalanzo sobre uno de ellos para atizarle en el cogote con un ejemplar de La hoguera de las vanidades que estaba etiquetando.

Por suerte para el insensato me contuve, y en lugar de eso musité para mi pelucón una cita del novelón de Tom Wolfe:

“Sin embargo… sin embargo… ciertas formas de fatalidad son tan obvias que no hay modo de sortearlas”

En mi caso podría sortearla poniéndome absolutista y prohibir el uso del aparatejo en mis confines a decretazo limpio…

Y bien, queridos, ¿qué demonios hago yo con esa fatalidad llamada sinohabloporelmovilreviento que se pasea a sus anchas por mis confines?

¿Os parecería extremo que invitara a no utilizar el móvil en reginaexlibrislandia, como si fuera una biblioteca? Como regianexlibrislandianos de pro, ¿os ofendería mi medida?

(NOTA DE REGINA: La hoguera de las vanidades es una impecable y gloriosa disección del yuppieismo elevado a su máximo exponente, en el que la avaricia se pasea engominada y con trajes de Armani por el corazón financiero del mundo: Manhattan. Pero como todo lo que sube baja, cuando uno cae desde lo más alto aterriza en la sordidez absoluta. Maravilloso).

19 comentarios

  1. Dice ser Lourdes

    No soy muy aficionada al teléfono móvil, incluso pueden pasar días sin que lo utilice, pero me parecería fatal que estando en una librería me sonara el móvil y tuviese que salir fuera para poder hablar por teléfono. Pagaríamos justos por pecadores y sólo hay que tener un poco de morro y dirigirse al sujeto que te molesta y darle una nota de atención

    30 noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser patidifusa

    Estoy de acuerdo que es un tema de educación, pero la realidad es otra: los móviles dominan a la mayoría de la población. Cada día debo decirle al menos a un usuario de la biblioteca en la que trabajo que haga el favor de NO hablar por el móvil en la sala! Y encima, me miran mal. Por eso la propuesta del inhibidor, aunque ya sé que barato no es (unos 300€ mínimo…)El ser humano necesita adicciones, no creéis? Que si móviles, que si messenger, que si ansiolíticos, que si antidepresivos, que si drogas de todo tipo (legales e ilegales), que si prensa rosa…

    30 noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Karma 7

    ¡¡¡¡ESTHER, LA TRIUNFITA DE OT, EN PELOTA PICADA Y CON SU MANO EN EL CONEJITO!!!!Ahí está el enlace, sale ella desnuda y hay un vídeo… http://www.cuadernodecibersexo.comES UN ENLACE RELACIONADO CON LA NOTICIA, PARA QUE LA VEAN LOS LECTORES, SI LO CENSURAS, TRASLADO A TODOS LOS BLOGS DURANTE 72 HORAS.15.06.2008 – 22:59h – Dice ser ESTHER EN BOLAS – #2A favor En contra 0 (0 votos)lo dijo ESTHER LA DE OT EN BOLAS · 16 Junio 2008 | 02:16 AMlo dijo Karma 7 · 16 Junio 2008 | 09:13 AM

    16 junio 2008 | 10:35

  4. Dice ser Sonia

    Está visto que la estulticia y los malos modales son la nueva epidemia urbana, y como prueba el post de más arriba. Ya hay mucho bares que están pegando la pegatinita de prohibido móviles, así que no creo que peques de snob si te apuntas a ello … por cierto, que menos que unos buenos días al salir de reginaexlibrilandia… Leí hace años “La hoguera de las vanidades” y me pareció sublime, creo recordar que luego hicieron una versión cinematográfica con Tom Hanks …

    16 junio 2008 | 11:12

  5. Dice ser Tanakil

    ¿Nos puedes decir el nombre de tu librería? ¿Al menos en qué ciudad se encuentra? Estoy muy intrigada…Saludos,Tanakil.

    16 junio 2008 | 11:22

  6. Dice ser Victoria

    Desde luego a mi también me tiene intrigada aunque yo me imagino dónde está.La verdad agradecería que un dia los moviles dejaran de funcionar…en pocas ocasiones he podido pensar: menos mal que existe el movil. Pero desde luego no es crucial para vivir.

    16 junio 2008 | 11:45

  7. Dice ser Jeipi

    No sé, supongo que debe haber algún modo para que un lugar determinado quede fuera de cobertura, como en lo más profundo de un túnel. (Y si aún no lo hay, acabarán inventándolo, porque demanda no les faltará.)

    16 junio 2008 | 15:00

  8. Dice ser laia

    Yo también trabajo en una librería, y estoy contigo, es lo peor la gente que habla dando voces con el mobil, o que se dirigen a ti dejando el libro en el mostrador sin mirarte a la cara para que se lo cobres y continuan hablando por el mobil.Otra tendencia que hay es gente que se queda en el portal hablando a gritos con el telefonito y pasando por delante la puerta automática constantemente, más de una vez he salido ha decirles que salgan de la puerta.A mi me parece una falta de respeto y una mala educación terrible.

    16 junio 2008 | 15:13

  9. Dice ser armstrongfl

    No estaría nada mal que en Exlibrislandia se respirase un aire limpio de telefonía móvil. Cada cosa es para lo que es. Y una librería, sin ser una biblioteca, puede ser un remanso de concentración, relax y ambiente en calma.En varias librerías hay lugares para que los “clientes” se sienten y dediquen tiempo a hojear y leer páginas enteras de libros, y curiosear. Incluso, Armstrongfl ha visto alguna en la que uno podía tomar café y hacer tertulias con otros lectores, en el tono adecuado y con mucho respeto. Era en el extranjero.Y en cuanto al libro elegido de Tom Wolfe es un libro maravilloso y muy bien escrito. Una lástima que no llegase a atizar al individuo suavemente en el cogote y comprobar si es cierto el dicho de “la letra con sangre entra”. (Es broma)

    16 junio 2008 | 16:00

  10. Dice ser patidifusa

    Tienes otra alternativa: pon un inhibidor de frecuencia en la librería. De este modo no podrán hablar por el móvil y tú no te ves obligada a poner el cartel de “prohibido los móviles”. Y te digo esto porque yo trabajo en una biblioteca, y a los usuarios les da igual lo grande que sea el cartel: ellos contestan tranquilamente al móvil, el cual ni tan solo han tenido la delicadeza de silenciar. Entonces ya me ves a mi, yendo a explicarle al usuario que en una biblioteca no se habla por el móvil… La madre que los p….!Me encanta tu manera de escribir. Felicidades por el blog!!!

    16 junio 2008 | 17:04

  11. Dice ser Blank

    El uso impresentable del móvil daría pie a varias tesis de sociología, antropología y, ¿por qué no? psicología clínica.Los inhibidores de frecuencia que comenta Patidifusa están instalados en la Biblioteca Nacional, y gracias a ellos nos evitamos tonterías. Da pena que haya que gastar dinero en evitar la patosería ajena.Regina, más que el inhibidor, que debe de costar una pasta, ¿por qué no coges tu móvil o un inalámbrico, te sitúas cerca del bocazas en cuestión y finges una conversación a voces, para expulsarlo? Lo vas siguiendo por toda la librería con tu propia conversación, hasta que lo expulses, como a los moscardones.(Es una idea tonta, pero me gustaría ver algo así algún día…)

    16 junio 2008 | 17:17

  12. Dice ser Lilith

    Yo reconozco su utilidad, pero desde luego muchas veces me quedaría de bien dándole un martillazo a mi despertador y a algún movil (incluido el mío por supuesto)saludos.

    16 junio 2008 | 17:43

  13. Dice ser mowin

    La medida me parecería INUTIL, perfecta pero inutil.No es cuestión de las normas o medidas que se tomen, sino de educación, y no tenemos ninguna. Si hablamos de teléfonos móviles es ya uno de los colmos, no se respeta (deja de usar) en ningún sitio, bibliotecas – como dicen más arriba -, conciertos, teatro, cine, transportes públicos, comercios, por la calle (voceando),… es un elemento que se ha entromedito en nuestras vidas sin preaviso y no sabemos lo que significa, ni como usarlo. Algo parecido ocurre con las rotondas de tráfico, que de la noche a la mañana surgieron en nuestras carreteras, y cada cual hace lo que le viene en gana -y eso que éstas están reguladas por el código de circulación-.

    17 junio 2008 | 9:06

  14. Dice ser gotomax

    Muy buenos días, existe una discreta a la vez que efectiva solución a tu conflicto con esos no-invitados molestos. Lo venden en “la tienda del espía”, vale algo menos de setenta euros y se trata de un inhibidor de señales. De mayor intensidad es lo que llevan los coches oficiales, evitando así que se puedan activar dispositivos a distancia a su paso.Básicamente crearías “una burbuja” a tu alrededor, así los móviles quedarían inutilizados al no recibir señal alguna (quedarían fuera de cobertura). Antecedentes de uso de estos aparatos los tienes en el aparcameinto del Fórum en Barcelona, donde muchos usuarios se quejaban de no poder cerrar o abrir sus vehículos. Eran los inhibidores colocados para evitar ataques terroristas.Así mismo en las cercanías de una comisaría ocurre algo similar. Cuando ha de llegar el comisario, activan el inhibidor hasta que “el pájaro”(así le denominan)está en el nido. En ocasiones olvidan desactivar el sistema, provocando grandes problemas a usuarios de coches como el SMART, que en sus primeras versiones no tenía cerradura física, por lo que al no poder enviar señal desde el mando sus dueños no podían abrir el coche.En fin, gracias por tu espacio ya que sin quererlo me he extendido en exceso.Un saludo, me gustan tus entradas.

    17 junio 2008 | 13:35

  15. Dice ser Mafalda

    Me parece una genial ídea. A mí cuando me suena el móvil en una tienda, pido disculpas y salgo fuera. Me da mucha rabia el mal uso y con la mala educación con que se utiliza este aparato.Una vez se me ocurrió decirle a una amiga que por favor, mientras estuviese comiendo conmigo, no volviera a coger el móvil y se enfadó, sin pararse a pensar que quizas yo tambien tenía derecho a enfadarme por pasarme la mitad de la comida como si estuviese sola, (aunque mejor sola que con alguien que está constantemente hablando por el móvil). Por cierto no soporto los móviles en los restaurantes.

    17 junio 2008 | 15:46

  16. Dice ser Leticia

    Lo primero decir que me encanta tu blog y también me gustaría saber donde está tu reino :)Respecto a lo del móvil yo veo bien poner un cartel, de tal manera que no entren para refugiarse y la gente que esté dentro y les suene salga a la calle a hablar.Lo del inhibidor de frecuencia me parece fatal, porque si yo estoy en la biblioteca y recibo una llamada ( tengo el móvil silenciado) salgo a la calle a atenderla o lo dejo para después, pero me gusta saber que tengo una llamada, porque puede ser importante.¿Y si pasa algo y no me entero hasta 2 ó 3 horas más tarde porque algunos irrespetuosos atiendan el móvil dentro de la biblioteca?

    17 junio 2008 | 23:13

  17. Dice ser Alatriste

    Los móviles son una tecnología muy reciente y aún en desarrollo. Estoy seguro de que dentro de muy pocos años vendrán con un dispositivo incorporado que permitirá que en cines, bibliotecas y lugares semejantes queden silenciados y solo sirvan para enviar y recibir SMS.Pero claro, eso es el futuro, y no resuelve el problema de hoy… personalmente estoy a favor de que se prohíba el uso de móviles (salvo para auténticas emergencias) en locales públicos. Y al paso que vamos, la popularidad de los inhibidores va a hacer que su precio sea cada vez más asequible…

    18 junio 2008 | 8:36

  18. Dice ser gotomax

    Ya, la necesidad imperiosa de estar conectado a todas horas. Lo entiendo, es ese sudor frío que te recorre la espalda si de repente te das cuenta que, oh horror!!!, olvidé el móvil en casa.Igualito que antaño, cuando todavía sabías cómo carajo funcionaba una cabina telefónica, etc…Algo parecido a cuando rebuscabas en el bolsillo y no encontrabas una sola ficha ranurada para usar un teléfono público. Simplemente no llamabas y ya está.No quería irme de un extremo a otro, pero en el término medio está el equilibrio. Seguro que por estar dos horas en la biblioteca desconectada del mundo no va a derrumbarse el mundo, y si es así, pues deberías renunciar a ciertas cosas. En el cine (que dura aproximadamente dos horas)¿también esperas llamadas? ¿sales corriendo a contestar la llamada o simplemente continuas visionando la película? Se que cuesta al principio, pero saber apagar el terminal en determinados sitios es un buen principio para recuperar la propia intimidad, ala vez que respetar a los demás.Un salud…..espera, que me llaman.

    19 junio 2008 | 10:28

  19. Hola…Esto es como todo… ¿Que un comerciante quiere poner “sus” normas?, pues estupendo… Pero también es estupendo que cada cual pueda escoger donde comprar.Te pueden gustar o no ciertas cosas, peeeeero, al fin y al cabo, son los clientes (con o sin teléfono móvil, delgados, gordos, feos, guapos, altos, bajos, fumadores, no fumadores, estúpidos, encantadores, bla, bla, bla) los que te van a dar de comer.Particularmente, pues no, no me ofendería esa medida, como tampoco creo que, en ese caso, fuera motivo de ofensa para el propietario de la tienda que escogiera otra tienda para ir a comprar.Saludos.

    19 junio 2008 | 19:39

Los comentarios están cerrados.