BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

“Quiero un libro para construirme un submarino”

Tengo que evitar a toda costa las corrientes de aire, porque en una de estas se me van a congelar las facciones en una mueca de perpetuo asombro.

Si, queridos, algo parecido a esas muñecas hinchables o love dolls con la boca y los ojos muy, muy abiertos. A primera hora del sábado pasado entró en reginaexlibrislandia un caballero. Quería ver todo lo que tuviera relacionado con el Tibet y, de paso, con el Yeti. Mientras le acompañaba a la zona de viajes inició un monólogo que me dejó total y absolutamente petrificada. Héte aqui un fragmento:

“Soy católico, apostólico, romano y creo en los extraterrestres, señorita. Existen. Somos híbridos, los seres humanos somos híbridos. Dios todopoderoso creó a una primera generación de hombres que se unieron a distintos tipos de extraterrestres y de ahí las diferentes razas. ¿Ve? Chinos, negros o nosotros, nadie es mejor ni peor, simplemente diferentes Y esa diferencia viene por el tipo de extraterrestre y sus particularidades. Pero, eso si, todos vamos mal. Tenemos que rezar, rezar y rezar para dar gracias a Dios y ser más humildes, para poder ser tolerantes. Y en el fondo somos energía, si, bolas cargadas de energía. Por ejemplo, a mi todos los días a las 4 de la madrugada me despiertan cinco ánimas del purgatorio: veo sus bolas de luz en el techo de mi dormitorio. Están allí, pero vienen a despertarme, porque saben que rezo, rezo mucho señorita, todo el mundo debería rezar. Rezar y estudiar, seleccionar un área de conocimiento y no parar de investigar. Si no lo haces te vuelves loco. Por eso me he especializado en ovnis, en el Yeti y en las religiones tibetanas. Llevo veinte años leyendo sin parar. Y orando. Así que se mucho, pero no dejo que nadie lo sepa. Hay gente poderosa a la que no le interesa que sepamos, por eso tengo que ser discreto. ¡Mire! Me llevo este libro de montaña. Adiós, y rece”.

Recuerdo que tardé unos minutos en reaccionar. Me daba vueltas la cabeza, y sus palabras me zumbaron en el cerebro durante todo el día como si fueran un enjambre de abejas. Me lo imaginaba leyendo y absorbiendo información sin parar para consolidar los pilares de su universo espiritual.

El caso es que este sábado regresó, a la misma hora:

Él: Verá, quiero construirme un submarino y necesito un libro que explique cómo hacerlo.

R.E.: Me temo que no tengo nada.

Él: Vaya, es que no me lo puedo quitar de la cabeza.

R.E.: Podría leerse 20.000 leguas de viaje submarino, de Julio Verne. No es lo que busca, pero para ambientarse nada mejor que el capitán Nemo y su Nautilus.

Le di un ejemplar ilustrado y empezó a ojearlo. Parecía entusiasmado.

Si, si, sin duda esto es lo que buscaba, si. Me lo llevo. Por cierto, la semana que viene doy una conferencia sobre el Yeti aquí cerca. Venga si puede. Y rece. Adiós.

No fui capaz de verbalizar mi ‘adiós’. Me pregunto qué será lo próximo que quiera leer y si volverá.

Por cierto, ¿alguien conoce libros sobre cómo construir submarinos en casa?

16 comentarios

  1. Dice ser David

    Tanto como un manual de “construya su submarino en un par de tardes” no, me temo que hay que estudiar navales y/o aeronautica junto con cierta experiencia para hacer algo decente.En el blog de Tecnología obsoleta tiene muchas referencias a los primeros pasos en la construcción de submarinos (incluida la historia de los ingenios españoles). Por ejemplo:http://www.alpoma.net/tecob/?p=311Felicidades por el blog. Me encanta !

    27 enero 2008 | 23:25

  2. Dice ser Alexiei

    Creo que eso de la raza híbrida con los extraterrestres le viene a algunos de un pasaje del Génesis donde dice que las hijas de los hombres se acostaron con los gigantes y concibieron, pero en plan reinterpretación moderna del pasaje. Gente pa tó (es una de los momentos más clamente míticos del libro y por tanto muy inquietante para los católicos ortodoxos).

    27 enero 2008 | 23:57

  3. Dice ser duka

    Yo de pequeño me leí muchos libritos de la colección Plesa/SM de “Cómo hacer” y de “El joven ingeniero”. Este le habría venido de perlas.

    28 enero 2008 | 1:38

  4. Dice ser Ijon Tichy

    ;-)… y hablando de otra cosa, ¿has publicado tú algo, aparte de tus artículos en este blog? Me gustaría mucho saberlo y si es “accesible” de alguna forma… para leerlo, “mayormente”.

    28 enero 2008 | 6:10

  5. Dice ser Lilith

    REZA!!!!!!!!!!! REZA!!!!!!!!!!!!!!

    28 enero 2008 | 10:24

  6. Dice ser Miranda

    Esas bolas de luz en el techo de su dormitorio ¿no serán por casualidad bombillas, y no ánimas?Un submarino no sé, pero en los libros de Bricomanía te enseñan a alicatar tú mismo el cuarto de baño, como curso de iniciación no le iría mal.Por favor, no dejes de informar de sucesivas apariciones de este cruce entre el agente Mulder y Don Quijote de la NASA. Y reza.

    28 enero 2008 | 12:55

  7. Dice ser Pasaba por aquí

    Hacer un submarino que baje es fácil. Lo complicado es que vuelva a subir. Pero quién sabe, lo mismo alguien que reza tanto como él, tiene enchufe…

    28 enero 2008 | 16:20

  8. Dice ser Pasaba por aquí

    Me ha picado la curiosidad y he buscado un poco por Internet. Al parecer en EE.UU. es una afición relativamente común. Y en este enlace tienes una bibliografía sobre la materia con varias decenas de títulos: http://www.psubs.org/book.html Eso si, todos ellos en la lengua de Shakespeare.

    28 enero 2008 | 16:37

  9. Dice ser Emilio

    1) A mí también hubo un tipo que me comentó algo parecido a la una de la mañana en los pasillos desolados de mi colegio mayor (para que os hagáis una idea, el hotel de Resplandor parecía más acogedor que aquello, y el tipo era tan grande que podría haberme crujido el cráneo con dos dedos, era profesor universitario, para más señas. De vez en cuando me citaba frases de la biblia y me las hacía continuar, para comprobar que le hacía caso).2) No tengo nada de submarinos, pero sí hay un libro titulado algo así como “La ciencia en casa. Cómo fosilizar a tu hámster”.Y rece, señorita, rece.

    28 enero 2008 | 20:50

  10. Dice ser fer

    algo saldra en instructables…

    28 enero 2008 | 21:43

  11. Dice ser SRYA

    Bueno, dos libros en una semana… buen promedio. Ojalá tengas muchos clientes como este. POr si acaso, vete rezando ;o)

    29 enero 2008 | 10:21

  12. Dice ser Garvin

    Y yo me pregunto. ¿Para qué quería este hombre el submarino?

    29 enero 2008 | 19:12

  13. Dice ser Marqus

    Hola, yo quería proponerte un tema para una entrada. Hace unas semanas pediste opinión sobre la manera de organizar una librería; me gustaría saber tu opinión (y la de los lectores y asiduos a librerías) acerca de las formas de proteger una librería, o más concretamente los libros. Las tiendas de ropa, por ejemplo, tienen la posibilidad de “reciclar” sus sistemas de seguridad, es decir, los cacharritos esos que les quitan a las prendas y van acumulando en recipientes durante todo el día para luego colocarselo a prendas nuevas. El susodicho sistema no daña (o no lo hace en gran medida al menos) el producto que protege del hurto, y por tanto no le supone un gasto constante al comercio. En cambio, cuando hablamos de libros, nos encontramos con un sistema (uno de tantos, imagino; yo conozco éste) que consiste en pegar una tira metálica en el interior del libro que tendrá que ser desmagnetizada a la hora de vender el libro. La tira no daña el libro (pues se ajusta a la perfección al espacio que hay entre páginas) y es visualmente agradable (pues de hecho no se ve) pero supone una pérdida del sistema y un gasto continuo.¿Qué te parece? ¿Qué opinas tú, Regina, o qué sistema de seguridad usáis vosotros/as en vuestra librería anónima? Un saludo y actualiza más a menudo, anda, que es agradable leerte.

    29 enero 2008 | 23:45

  14. Dice ser Mundi

    Yo también fui aprenzdiz de librero y “El tibetólogo”, como lo llamábamos, también vino a mi librería (curraba todos los sábados). Tal vez te esté desvelando el misterio pero te adelanto que el personaje tiene su juguillo y si quieres sacáselo te aconsejo le le vayas hablando de algunos temas sobre los que también es experto:- San Olaf: Mito o realidad- Ayer y hoy de la guardia suiza del Papa.- Noruego, ese idioma.Suerte.Lo cierto es que es un personaje curioso y hay que tratarlo con cariño… ¡pero da vidilla e incluso para escribir en un blog!

    30 enero 2008 | 20:32

  15. Dice ser jesus

    son un mierda

    05 noviembre 2008 | 21:44

  16. Dice ser Santi Benítez

    Vale… pero, ¿Al final no hay libro sobre como construirse un submarino?Ôo-~

    04 agosto 2009 | 20:10

Los comentarios están cerrados.