BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Por qué algunas personas creen que tomar un vaso de leche les ayuda a conciliar el sueño?

¿Por qué algunas personas creen que tomar un vaso de leche les ayuda a conciliar el sueño?Llevo toda la vida viendo a mi madre hacer el mismo ritual todas las noches: prepararse un vaso de leche caliente antes de ir a dormir porque así (según ella) le ayudará a conciliar el sueño mucho más rápido.

Por mucho que he tratado de explicarle que éste es uno más de los muchísimos mitos que llevan décadas transmitiéndose de una generación a otra y sin tener detrás una validez científica, mi madre sigue empeñada en que sí que es eficaz y que le ha funcionado desde que siendo niña su madre se lo inculcó.

El convencimiento que tiene hacia esta panacea es tal que incluso coge la tablet que le regalamos hace un par de navidades y tras una búsqueda en Google me muestra los resultados de aquellas páginas que aseguran que tomar un vaso de leche ayuda a dormir (evidentemente yo le muestro aquellas que dicen lo contrario). Pero a pesar de ello me dice categóricamente que alguna que otra noche que no ha podido tomar su vaso de leche no ha podido conciliar el sueño y cuando sí lo bebe el efecto sedante es inmediato.

Y es que la verdad, para mi madre y una infinidad de personas, el hecho de tomar un vaso de leche antes de acostarse sí que les ayuda a conciliar el sueño, pero esto ocurre en realidad por puro efecto placebo debido a que lo que les funciona es el ritual de realizarlo cada noche y no el hecho de que la leche sea un alimento que contenga triptófano, un aminoácido que  ayuda a mantener los niveles de serotonina y melatonina en el cerebro (tal y como indican aquellos que defienden la hipótesis de que es un buen somnífero).

Si el hábito de tomar leche antes de acostarse lo sustituimos por el de cualquiera de estos otros: leer un libro, rezar unas oraciones, escuchar un poco de música, masturbarse, realizar ejercicio relajante o yoga e incluso que te cuenten un cuento, encontraremos que el resultado es exactamente el mismo: todos ayudan a conciliar el sueño y es que a cada persona le funciona una cosa distinta, aquella que de manera rutinaria esté acostumbrada a realizar el momento previo a meterse en la cama (o cuando ya esté dentro de ella).

Posiblemente más de un lector del blog se esté preguntando que si, tal y como he comentado un par de párrafos más arriba, la leche es rica en triptófano y está demostrado que éste es un aminoácido que ayuda a inducir el sueño, por qué no va a ser efectivo en un vaso de leche caliente antes de dormir…

Y es que la respuesta es muy sencilla: porque la cantidad de triptófano que un vaso de leche contiene es ínfima y para que realmente pudiese hacernos efecto dicho aminoácido tendríamos que ingerir varios litros. Incluso está demostrado que el triptófano presente en otros productos lácteos (como el yogurt o el queso) es muy superior al de un vaso de leche, así como en otros alimentos como el bacalao (hasta diez veces más); legumbres como las lentejas, la soja o garbanzos; cereales como el arroz silvestre o el trigo; frutas como el aguacate o las naranjas; la carne, infinidad de pescados e incluso multitud de frutos secos.

En resumidas cuentas… lo que realmente va bien para conciliar el sueño más rápidamente es realizar una rutina que nos sea placentera y será nuestro propio cerebro el que se encargue de proporcionarnos la serotonina y melatonina que necesitamos para dormir rápida y placenteramente pero el triptófano de la leche nada habrá intervenido en ese proceso.

 

 

Te puede interesar leer: ¿De dónde proviene la idea de que contar ovejitas ayuda a conciliar el sueño?

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos’

 

 

 

Fuentes de consulta: Juan Revenga (El nutricionista de la general) / sabescuidartehoy / cocinatis / uamshealth / sleepbetter
Fuente de la imagen: zac-attack (Flickr)

3 comentarios

  1. Dice ser AborrezcoLaLeche

    A mi la leche hace tiempo que empezó a sentirme mal, y la he sustituido por leche de AVENA.
    ¡Y estoy perfectamente de los huesos y de todo aquello para lo que supuestamente es imprescindible la leche y que inculca la industria mafiosa de la leche!

    16 agosto 2016 | 11:10

  2. Dice ser Solomillo

    #1
    La industria de la leche no es más mafiosa ni menos que la industria de la leche de avena.
    El calcio no solo está presente en la leche. Por ejemplo, por cada 100g de leche de completa 116mg son calcio, mientras que por cada 100g de garbanzos, 145mg son calcio, o 250mg de calcio por cada 100g de avellanas…
    Si no te has quitado de la dieta otros derivados lácteos como el yogurt y el queso, las legumbres, las verduras, el pescado, gran parte de las frutas, etc… tu consumo de calcio diario puede ser totalmente normal.
    Mafioso es llamar ‘leche’ a lo que los vendedores de leche de avena llaman leche de avena, o leche de arroz, o leche de soja, o leche de almendras… ¿cómo demonios ordeñas a una almendra?. Nadie llama “leche de chufa” a la horchata. Eso sí, ricas sí que están ricas esas “leches”, porque si miras los componentes, que están puestos en orden de la cantidad presente en el producto, en primer lugar verás agua, en segundo lugar verás azúcar, y luego con suerte la almendra, el arroz, o lo que sea, ocupará la tercera posición.
    Vamos, que dependiendo de la marca que compres, puede que te compensa beberte una Coca-Cola.

    16 agosto 2016 | 16:32

  3. Dice ser El drogas

    Actualmente, algunos ganaderos suministran relajantes a las vacas en el momento de ordeñarlas. Dan mas leche pero las vacas se vuelven adictas. Esto lo he visto personalmente. Se inyecta en la vena que recorre el vientre por la parte inferior.

    16 agosto 2016 | 21:04

Los comentarios están cerrados.