BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿De dónde surge el término ‘sadomasoquismo’?

¿De dónde surge el término ‘sadomasoquismo’?

Se conoce como ‘sadomasoquismo’ a la práctica sexual en la que se alcanza placer a través de causar y recibir dolor y/o humillación. Esta parafilia de comportamiento sexual (a la que el Diccionario de la RAE acuña como ‘perversión’), tiene una antigüedad que se pierde en el tiempo (nuestros ancestros ya disfrutaban dando o recibiendo algún tipo de daño).

Pero el término sadomasoquismo, con el que lo conocemos, en realidad está compuesto de dos vocablos (sado/sadismo y masoquismo) que corresponden a dos famosos escritores: el primero a Donatien Alphonse François, comúnmente conocido como ‘marqués de Sade’, quien introdujo en algunas de sus obras a personajes que encontraban excitación y placer sexual al provocar dolor y humillación en otras personas. El propio marqués de Sade disfrutaba con este tipo de prácticas.

Por otro lado nos encontramos con el escritor de origen austriaco Leopold von Sacher-Masoch, quien en algunas de sus obras introdujo situaciones en las que alguno de sus personajes disfrutaban y alcanzaban el clímax sexual al verse humillado o maltratado por otra persona.

Fue en el año 1890 cuando el psiquiatra alemán Richard von Krafft-Ebing publicó un tratado sobre la psicopatología de la conducta sexual y en él señalaba que el patrón de comportamiento se ciertos individuos que sentían placer sexual a través del dolor y/o humillación (ya fuese dando como recibiendo) se asemejaba a lo descrito tanto por el marqués de Sade (los que infligen dolor) como por Leopold von Sacher-Masoch (los que lo reciben).

Así fue como acuñó ambos comportamientos con la distinción nominal de ambos ‘Sadismo’ por el marqués de Sade y ‘Masoquismo’ derivado de Masoch y de la unión de ambos surgió ‘Sadomasoquismo‘.

Cabe puntualizar que una persona que es sometida al sadismo no tiene porque sentir placer de esa práctica (el que lo siente es quien produce el dolor) ni en el caso del masoquismo ser la persona que lo inflige (pues el placer lo disfruta quien recibe el castigo).

 

Parte de esta curiosidad es una de las que expliqué la pasada madrugada en el programa ‘Contigo dentro’ de la Cadena SER en la fantástica entrevista que me realizó Celia Blanco (@Latanace).
Puedes escuchar mi intervención en el siguiente enlace:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2)

2 comentarios

  1. Dice ser cada cultura tiene su verdad única y verdadera...

    La RAE, como todos los modos de pensar humanos, deberían actualizarse en su modo de ver las cosas. Más aún cuando se habla se sexo, eso tan maldito que aún viene arrastrando tabú, estigmatización y fanática censura.
    Igual que cuando llamaban herejes o enfermos a lso qeu decían que la Tierra se movía. El ser humano no es muy dado a adaptarse a los tiempos. Siempre sucumbe erróneamente al tomar como sano el pensamiento cerrado, ése que cree es modélico cuando ni siquiera existían derechois humanos ni valores. Los famosos valores perdidos, siempre puestos como bandera falsa por quienes no se dan cuenta de la riqueza conseguida ensus presentes, porque en esos pasados no existieron esos valores que proclaman.

    12 Septiembre 2016 | 11:55

  2. Dice ser Jesús

    No creo que sean “prácticas sexuales”. Otra cosa es que haya o pueda haber sexo, o que uno o una se excite sexualmente dando o recibiendo latigazos. ¿Es una práctica sexual ver un partido de fútbol sólo porque uno se excite sexualmente viendo como el Alavés le gana al Barça por 2 -1 ? Por otro lado, el sadomasoquismo, según cuentan, es la cara oscura de los políticos; a veces, en algunos lapsus, dan noticia de ello: “La azotaría hasta que sangrase”, por ejemplo.

    12 Septiembre 2016 | 22:28

Los comentarios están cerrados.