Entradas etiquetadas como ‘poesía’

¿De dónde surge la expresión ‘No perder ripio’?

¿De dónde surge la expresión ‘No perder ripio’?

Se utiliza la expresión ‘No perder ripio’ para referirse a aquel que presta mucha atención a cualquier explicación y/o a todo lo que escucha sin perder el más mínimo detalle.

El término ripio proviene del latín ‘replere’ cuyo significado es ‘rellenar’. En castellano se utiliza la palabra ripio para referirse a las piedras, fragmentos de ladrillos u otros materiales que se utilizan en albañilería para rellenar los huecos que quedan tras hacer una obra, levantar un muro, asfaltar una carretera…

Pero también podemos encontrar que dicho término se comenzó a utilizar para referirse a aquellas rimas fáciles y sin sentido que algunas composiciones poéticas llevan y que se han colocado como ‘relleno’ para que tenga la consonancia adecuada al verso (a pesar de que pueda tratarse de una palabra o frase superflua).

Del hecho de querer ‘rellenar’ cada hueco aprovechando al máximo todos los recursos/materiales (sea en albañilería como en poesía) surgieron expresiones como ‘No perder ripio’ o ‘No desechar ripio’ como clara alusión al que está muy atento a lo que oye sin perder palabra (por mi superfluo que sea el asunto) y al que no pierde ni malogra ocasión alguna.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: euscreen (Flickr)

Los paseos de Wallace Stevens y la inspiración [Anécdota]

Donde Wallace Stevens encontraba su inspiración [Anécdota]Considerado como un poeta tardío, Wallace Stevens pasó la mayor parte de su vida ganándose el pan que llevaba a la mesa a través de su trabajo como ejecutivo de una importante compañía de seguros, un empleo que no le satisfacía plenamente pero que le permitía poder tener una cómoda vida.

No comenzó a publicar sus obras (mayoritariamente poesía) hasta después de haber cumplido los cincuenta años y en 1955 (el mismo en el que falleció a la edad de 75 años) recibió el Premio Pulitzer de Poesía por la obra ‘Collected Poems’.

Famosos eran sus largos paseos en los que frecuentemente encontraba la inspiración mientras iba caminando, por lo que al mismo tiempo que andaba iba escribiendo todo lo que se le iba pasando por la cabeza, después le daba todos esos papeles a su secretaria para que los pasase a máquina. La mayoría de ocasiones eran trozos de papel, hojas arrugadas que llevaba en los bolsillos e incluso que había recogido del suelo.

 

Lee y disfruta de más anécdotas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Fuente de la imagen: newyorker (Walter Sanders)