Entradas etiquetadas como ‘Mozart’

Destripando bulos: Mozart sí que se llamaba ‘Amadeus’

Destripando bulos: Mozart sí que se llamaba ‘Amadeus’Desde hace varios años lleva correteando por las redes sociales un bulo en el que se afirma que el nombre completo del compositor austriaco Mozart (popularmente conocido como Wolfgang Amadeus Mozart) era Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart y que término ‘Amadeus’ no formaba parte de su nombre, sino que se trataba de un apodo, que según afirma el bulo significa ‘amado por Dios’ y que le fue asignado por un príncipe prusiano (no indican de quién se trataba) al quedar maravillado por las composiciones del genial músico.

Pero esto no deja de ser uno más de los muchísimos bulos que corren por la red sin fundamento alguno y que el desconocimiento (y muchas veces el aburrimiento) fomentan.

Tan solo tenéis que hacer una sencilla búsqueda en Google poniendo “Mozart no se llamaba Amadeus” y os aparecerá como resultado cientos de páginas que se han creído el mencionado bulo y lo han compartido (copia y pega) sin preocuparse de averiguar si eso es cierto o no.

En realidad ‘Amadeus’ no era ningún apododo del compositor y sí que formaba parte del nombre de Mozart, ya que era la forma en latín del griego ‘Theophilus’ o del alemán ‘Gottlieb’. De ahí que también podáis haber encontrado que se le nombra de esos dos modos. Dichos nombres (que en castellano son traducidos como ‘Amadeo’ o ‘Teófilo’) significan literalmente ‘Que ama a Dios’ (y también utilizado con el sentido ‘amado por Dios’ pero no por el motivo que asegura el bulo).

En su certificado de bautismo (del 28 de enero de 1756), el compositor aparece registrado como ‘Joannes Chrysost Wolfgangus Theophilus’; los dos primeros nombres (Joannes Chrysostomus) por el santo que se celebraba el día de su nacimiento, Wolfgangus lo recibía por parte de su abuelo paterno y Theophilus de su padrino de bautizo: Joannes Theophilus Pergmaÿr.

Destripando bulos: Mozart sí que se llamaba ‘Amadeus’ (certificado de bautismo)

Así pues, en caso de que alguien trate de corregiros al nombrar a Amadeus Mozart y os diga que en realidad no se llamaba de ese modo solo tenéis que enseñarle este post para que salga de su error.

Bajo estas líneas la captura de uno de esos memes virales que se comparten por la red

Captura bulo viral 'Mozart no se llamaba Amadeus'

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog

 

Fuentes de las imágenes: Wikipedia / Redes Sociales / Wikimedia commons

Cuando Mozart prometió a María Antonieta casarse con ella [Anécdota]

Cuando Mozart prometió a Maria Antonieta casarse con ella

Posiblemente muchos de los lectores del blog han levantado una ceja al leer el título de este post y se habrán preguntado en qué momento de sus vidas Wolfgang Amadeus Mozart y María Antonieta de Austria mantuvieron una relación sentimental en la que él le propusiera matrimonio a ella.

Pero no, no fueron pareja  y aunque el título pueda llevar a confusión no es erróneo, correspondiendo a una simpática anécdota protagonizada por ambos cuando tan solo eran unos niños.

Tuvo lugar en el Palacio Imperial de Hofburg en Viena, residencia oficial de los archiduques de Habsburgo, en octubre 1762, cuando María Teresa I de Austria organizó una velada musical a la que invitó a un pequeño y virtuoso niño prodigio de seis años de edad para que tocase algunas piezas en el clavecín (instrumento musical muy similar a un piano).

El pequeño, que era Mozart y había acudido al palacio acompañado de su padre, ejecutó varias piezas sin mirar el teclado e incluso llegó a improvisar algunos temas que los presentes le solicitaron. Tras su magnífica ejecución se bajó del asiento con tan mala pata de tropezar y caer de bruces al suelo.

El estirado protocolo no contemplaba este tipo de situaciones en un acto social, por lo que todos los presentes quedaron parados sin saber qué era lo que debían hacer frente al niño que estaba tumbado sobre el piso. En ese momento, María Antonieta (penúltima hija de la emperatriz, de los 16 que tenía) que era un par de meses mayor que Mozart se saltó el protocolo y acudió a ayudar a levantar al pequeño.

Éste, lleno de agradecimiento, le dio un buen achuchón a María Antonieta y, sin cortarse un pelo, prometió casarse con ella.

Evidentemente fue una promesa que no llegó a ningún lado y quedó como una anécdota entre niños. La emperatriz tenía otros planes más ambiciosos para el futuro de su hija: el de Reina consorte de Francia y aunque llegó a serlo su final fue trágico al acabar su vida a los 38 años de edad tras ser decapitada en la guillotina.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

 

Fuentes de consulta: Sotto voce de Roger Alier / pilloledistoria / marieantoinette / nytimes
Fuentes  de las imágenes: Wikimedia commons 1 / Wikimedia commos 2