Entradas etiquetadas como ‘ejecución pública’

¿Sabías que la guillotina se inventó por causas humanitarias?

¿Sabías que la guillotina se inventó por causas humanitarias?

En 1789 el médico y diputado en la Asamblea Nacional, Dr. Joseph-Ignace Guillotin, presentó un artefacto que servía para cortar la cabeza a los condenados a muerte.

Se había inspirado en modelos ya existentes en otros países que tenían el fallo de no realizar un corte limpio en la primera caída de la cuchilla, lo que provocaba un sufrimiento prolongado al ejecutado.

Hasta entonces en Francia se había estado utilizando el método tradicional para cortar la cabeza: un verdugo con un hacha. Pero éste se encontraba con el mismo problema anterior; hasta rebanar por completo la cabeza tenía que asestar varios hachazos.

Con este nuevo dispositivo (bautizado como ‘guillotina‘ en honor a su inventor) la cuchilla caía rápidamente y la cortaba al instante, evitando así sufrimientos innecesarios y prolongados al condenado que lo único que provocaba era excitar a la muchedumbre allí reunida, ávida de espectáculos sangrientos.

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 
Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué antiguamente durante las ejecuciones públicas los padres abofeteaban a sus hijos?

¿Por qué antiguamente durante las ejecuciones públicas los padres abofeteaban a sus hijos?Tiempo atrás, cuando las ejecuciones a los presos se realizaban públicamente en una plaza, para el disfrute y regocijo de los habitantes de la población, existía una curiosa práctica realizada por un gran número de padres hacia sus hijos.

Esta costumbre consistía en asestar una bofetada en la mejilla derecha del muchacho en el mismo instante en que el filo decapitaba la cabeza del condenado o el verdugo abría la trampilla de la horca.

A la sonora bofetada le seguía unas sabias palabras del progenitor (que muy posiblemente habría heredado de su padre décadas atrás, en una situación similar) y no eran otras que un recordatorio de esa ejecución para el resto de la vida del joven, indicándole que un mismo destino, como el que había tenido el desgraciado que se encontraba yaciendo muerto sobre el cadalso, podría ser el futuro que le esperase al muchacho en caso de meterse en problemas con la justicia y no llevar una vida recta y digna.

Ese ritual de iniciación venía a marcar la puesta de largo del joven (por llamarlo de algún modo) siendo a partir de ese momento cuando comenzarían a tratarlo como a un adulto más de la familia, debiendo incorporarse a la vida laboral y tener responsabilidades.

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw