Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘operacion’

El quirófano: una alternativa a la baja autoestima

Por Carla Tomillo

Una imagen de una operación en el quirófano (Europa Press).

Una imagen de una operación en el quirófano (Europa Press).

Hasta hace unos años, la cirugía estética me parecía algo exclusivo de las celebrities. Hoy en día cada vez conozco más gente que o se ha operado o se quiere operar. Dos de mis amigas quieren hacerse un aumento de pecho, y otra se lo plantea. No me atrevo a criticarlo, porque cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo, pero me gustaría que todos reflexionásemos sobre esta práctica cada vez más extendida de pasar por quirófano para acabar con nuestros “complejos”.

En una sociedad mayoritariamente dominada por la imagen y por que esta sea perfecta, la cirugía estética se presenta como la solución ideal. La realidad, desde mi punto de vista, es que el ser humano no encuentra la suficiente autoestima en su interior y una alternativa que encuentra es la admiración externa. Es una experiencia más, que la prueben, aunque yo estoy segura de que un cuerpo perfecto no aporta la felicidad.

Tres años sin reconstrucción de mama en el Doce de Octubre

Por Gema Lanciego Garrido

Un equipo del Servicio de cirugía plástica realizando una intervención.

Cirujanos plásticos en una intervención. (ARCHIVO)

El cachondeo de la lista de espera de cirugía plástica en el Doce de Octubre no tiene límites. Tras veinte meses en dicha lista para que me reconstruyan el pecho por un cáncer de mama sigo sin saber nada al respecto, según el hospital porque esas listas las llevan los propios cirujanos.

¿Por qué esa lista no se puede consultar? Nadie me dice nada. Bueno, el cirujano, tras comentarme la primera vez que la espera es de aproximadamente un año y presentarme después de ese tiempo en consulta, me dice que su tiempo de espera es ¡de tres a cuatro años!

Esto ya suena ¿a amiguismo o enchufismo? He dejado tres quejas en distintos organismos y ni siquiera contestan. ¿Quién se pone en el lugar de una mujer que lleva ya más de tres años sin una mama después de haber pasado por todo el tratamiento? A algunas mujeres nos afecta mucho psicológicamente.

Más de seis meses de espera para ser operada de la cadera

Por Patricia  Fernández

Si ustedes me lo permiten, les voy a contar de la manera más precisa, el caso de mi madre, para que ustedes puedan comprender el porqué de nuestra indignación.

Mi madre, una persona que sólo se queja cuando ya no puede más de dolores y la persona más dura que jamás he conocido, lleva padeciendo toda su vida dolor de espalda y artrosis.

Ha sido intervenida una vez de cervicales y tres veces de lumbares (artrodesis lumbar). Todo esto, después de estar durante 8 años en la Unidad del dolor del Hospital ‘La Paz’ tomando toda clase de medicación para el dolor, hasta que el límite eran parches de morfina, además de rehabilitación, fisioterapeutas, masajes….

Después de las operaciones sus dolores y limitaciones han ido en aumento.

Ha pasado en el Hospital ‘La Paz’ por un especialista de traumatología, con consiguientes pruebas y determinación de que el dolor no venía de la espalda. De ahí pasa al especialista de columna. Más de lo mismo, la deriva al especialista de cadera.

Personal médico durante una intervención quirúrgica. (HOSPITAL VALL D'HEBRON)

Personal médico durante una intervención quirúrgica. (ARCHIVO)

Con este doctor, seguimos con las pruebas y llega a la determinación de desgaste de cadera por artrosis. Hay que intervenir.

Nos dan la opción de derivarle a otro hospital o esperar lista para que le intervenga el doctor (el día 20 de octubre 2014 nos da volante para la intervención).

Decidimos esperar por la confianza que nos inspira y su manera de explicarnos la situación y lo que conlleva la intervención.

A través de un enlace, con el nombre y claves del paciente, puedes ver la media de tiempo de espera e indica que entre 70 y 90 días. En nuestro caso, han pasado 6 meses y 1 día.

Mi padre se presenta en varias ocasiones en el departamento de Administración del hospital para que le informen del tiempo aproximado de espera, ya que la salud de mi madre empeora, apenas puede andar sin ir sentándose donde puede y la grandísima dosis de medicación ya casi no le calma el dolor.

La primera llamada que tengo de ‘La Paz‘ es el día 16 de abril de 2015, indicándome que me confirmarán el lunes día 20 de abril de 2015 si ingresa esa tarde para ser intervenida el miércoles 22 de abril, dependiendo de las fracturas urgentes que tengan.

El pasado 20 de abril me informan de que no ingresa y que como muy pronto la intervendrán este viernes día 24 de abril. Pero antes tengo que esperar otra nueva llamada de confirmación para ingreso e intervención.

Mi padre lleva cotizando a la Seguridad Social en torno a los 46 años. Mis dos hermanos y yo estamos trabajando, cotizando a la Seguridad Social, en mi caso concreto en un trabajo continuo de 17 años.

Creo que es una auténtica vergüenza que hayan esperado hasta el límite para intervenirla y aún sigan jugando con nosotros de esta manera, sin saber cuándo nos van a llamar y si posteriormente van a volver a rechazarnos la fecha para esperar una nueva. Y por último, pónganse en el lugar de un enfermo en el que ya se prepara para una fecha y se la cambian sin saber cuándo será.

 

Si hubiera justicia, no haría falta caridad

Por Ángel Villegas

Lo he oído recientemente en un programa deportivo de radio: a los oídos de un futbolista que está entre los más grandes del mundo llegó la noticia de que un niño de diez u once meses sufre una grave enfermedad. Alguien se lo dijo y él entregó, inmediatamente, un par de botas y una camiseta para el chaval.

Un hombre pide limosna. (REUTERS)

Un hombre pide limosna. (REUTERS)

Pero no se quedó ahí y, después de informarse, se comprometió a entregar una importante cantidad de dinero para que el niño fuera intervenido quirúrgicamente, porque de la rapidez con que se efectuara la operación dependía mucho la curación. En el sistema de salud español se le intervenía pero esperando un año, o quizá más, por lo que había que acudir a la sanidad privada.

Al parecer, hay una lista de espera que hace “imposible” que se le opere antes. Este crío no es el único caso y supongo que, con otras dolencias, habrá muchos en las mismas circunstancias. Lo he escuchado con una mezcla de alegría e indignación. Alegría porque esos privilegiados deportistas, admirados y, en ocasiones, aparentemente distantes, tienen nobles sentimientos que hacen que, al menos yo, les admire mucho más por ello que por lo que me deleitan con su talento deportivo. Indignación porque en un país como España, donde tanto sinvergüenza desvalija las arcas públicas, hay enfermos graves que tienen que esperar años para ser intervenidos, aun sabiendo que esa demora puede ocasionarles gravísimas consecuencias e, incluso, la muerte.

Bien está, y en lo que a mí respecta se lo agradezco en el alma, que haya gestos tan nobles como el del futbolista en cuestión. Pero, si hubiera justicia, si no se diera el hecho vergonzoso de una espera injustificable para acceder a un tratamiento médico, no sería necesaria la caridad de nadie.

El rey se lo ha buscado

Por Emilia Novas Soler

El rey Juan Carlos debe sentirse imprescindible para España porque ni por la edad, ni por sus achaques, ni por los problemas familiares y ni por muchos otros admite siquiera la posibilidad de abdicar. El rey Juan Carlos

Pero, si se siente tan necesario ¿cómo es que, incluso cuando no estaba asegurada la sucesión, ha practicado tantos deportes de riesgo, que le han dejado graves secuelas hoy crudamente al descubierto?

Todos lamentamos los accidentes pero cuando una persona se ha expuesto tan repetidamente a ellos, sin pensar en su familia y las graves obligaciones del cargo que desempeña, más que pena suscita indignación y el justo reproche: “Se lo ha buscado”.

A este nuevo “rey doliente” –no por su débil constitución, como Enrique III, sino por habérsela estropeado él mismo- le corresponde el apelativo contrario al de Felipe II, “el rey prudente”.

Sobre el seguro público o privado

Por Isabel Rodríguez

Urgencias  [Réplica a la carta ‘Seguridad Social o seguro privado’] Daniel B., respondo a tu planteamiento de Seguridad Social o seguro privado. Mi padre, de 63 años, tiene cáncer. Te resumo los gastos de 6 años de enfermedad: seis operaciones (360.000 euros), 11 meses de hospitalización (198.000 euros), pruebas preoperatorias (30.000 euros), quimioterapia (36.000 euros), medicación en casa (2.750 euros al año). Total en privado: 640.500 euros (sin contar ambulancias, asistencia domiciliaria, consultas de urgencias, etc.). Total Seguridad Social: 0 euros. ¿Qué te parece a ti?

Agradecimiento de un trasplantado

Por Emilio del Molino

Trasplante en quirófanoMe han realizado un trasplante bilateral de pulmones. En primer lugar quiero dar las gracias al donante y su familia, que decidieron en momentos tan duros que se realizase la donación (a finales de abril) y me salvase la vida, porque mi vida era vivir agonizando. Ahora vivo gracias a él y parte de él vive en mí. Muchas gracias a la ONT, coordinadoras, equipo de cirujanos (Dr. Varela), neumología (Dra. Ussetti), fisios, auxiliares, enfermeras del módulo de trasplantes de la 2ª planta. En general, todos me han atendido muy bien, y en particular Estefanía: su trato es inmejorable, muy humana y con muchísima vocación (te da vida). Muchas gracias al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda. La sanidad pública funciona.

Gracias al Hospital del Mar de Barcelona

Por Fausto Ruiz

Entrada del Hospital del MarPor una serie de circunstancias que ahora no vienen al caso, el mes de mayo tuve que someterme a una operación quirúrgica. La verdad es que en un principio me daba un poco de miedo, no ya tan solo por la misma operación si no también el tema de los recortes en sanidad.

Ahora que prácticamente todo ha pasado, puedo decir y felicitar a todos los médicos, ayudantes, etc. que de alguna forma han contribuido a mejorar mi salud. Punto y aparte se merecen todas las enfermeras y practicantes en sus varios turnos han contribuido, a pesar de mis dolores, molestias, padecimientos y malestares, a hacerme la vida más llevadera dentro del hospital.

Es curioso que tanto en el primer agradecimiento como en el segundo no haya echado de menos la simpatía, amabilidad y el buen hacer y las horas dedicadas a que mi salud mejore. Como solía decir, “menos mal que los recortes no han influido en el comportamiento de todas esas personas en el tratamiento a los enfermos”.

Gracias a todos los empleados de la planta 4 del Hospital del Mar de Barcelona.

Así será el aborto en España

Por J. M. Redondo

Cartel a favor abortoLa nueva ley sobre el aborto, por su efectividad, contentará a Gobierno e Iglesia. En nuestro país, oficialmente, desaparecerá el aborto. Existirán tres modalidades para que esto se cumpla. Y no tendrán validez estadística. Por una parte, las jóvenes de familias bien irán a clínicas privadas, regidas por órdenes religiosas, donde médicos amigos de la familia les operarán de miomas benignos. Por otro lado, las jóvenes de nivel medio, como antaño, volarán a Londres y se acabó. Por último, aquellas de pobreza evidente acudirán a las parteras del barrio o de la localidad y en esos pisos, sucios y siniestros por ser clandestinos, serán manipuladas a tal efecto, con grave riesgo para su vida y con grandes posibilidades de morir desangradas. De esta manera, el Gobierno de Rajoy con la alegría de la Iglesia siniestra, acabarán con el aborto en España.

Los pechos de la Jolie, o los de cualquier otra

Por Noelia Clemente Mombiela

Últimamente, la mastectomía de Angelina Jolie está en boca de todos. Y, lamentablemente, estamos siendo testigos de reacciones vergonzosas. He perdido la cuenta del número de comentarios que he leído, en redes sociales, que apuntan a que el 87% de probabilidades de desarrollar cáncer de mama al que aseguraba enfrentarse la actriz no era más que una excusa para plantarse unos pechos de silicona con tal de vencer a la gravedad, que, según estas opiniones, comenzaba a pasarle factura. Y otros comentarios de índole machista que no es necesario mencionar.

Angelina Jolie

Es vergonzoso e indignante que juguemos a los comentarios despectivos hacia las personas cuando su salud podría estar en peligro. Especialmente, me resulta repugnante cuando el comentario viene de un hombre. Es decir, opinar sobre algo que jamás podría ocurrirte resulta sencillo, desde luego, pero también gravemente aventurado. Sólo una mujer sabe cuánto cuesta tomar tamaña decisión. Hoy hablamos de Angelina Jolie, pero los medios nos enseñan cada día cómo la situación de la mujer parece ir reculando. En una pieza del Telediario de TVE ya nos dijeron cómo vestir: ni minifaldas, ni camisetas con los hombros al descubierto. Y la violencia de género, lamentablemente, sigue a la orden del día en 2013. Primero, les diremos a las mujeres qué deben hacer con sus pechos, incluso a riesgo de sus vidas. ¿Y qué será lo próximo? Regocijémonos, pues nuestro Gobierno ya ha pensado en ello: quitarles el derecho al aborto.