Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘aborto’

La hipocresía de algunos cristianos

Por Darío Real

Plaza de San Pedro, en el Vaticano (Claudio Peri/EFE).

Plaza de San Pedro, en el Vaticano (Claudio Peri/EFE).

Me hace gracia la doble moral de aquellos que piensan que es Dios el único que tiene la potestad de dar vida y se rebelan en contra de la ciencia. Los mismos que están en contra del aborto, pero si tienen una hija embarazada con un hijo no deseado por la causa que sea (suele ser el qué dirán), se la llevan a abortar. Los mismos que todo lo arreglan con ir el domingo a misa y echar una propina en el cepillo.

Sepan ustedes que eso no les hace ser mejores personas, simplemente les hace sembrar hipocresía dejando que sus vástagos recojan vuestro testigo.

 

Hipocresía antiabortista

Por José Jiménez y Aurora González

Nada más cierto y evidente que el indubitable hecho de que, en los primeros meses del embarazo, lo que la gestante lleva en el útero no es más que una mera y simple parte de sí misma y no ningún “niño”, ni ser alguno con entidad o naturaleza propia como tal, ya que a eso sólo se llega bastante más adelante. De ahí que pueda haber —y haya, en la práctica— sietemesinos, pero no ‘dos-mesinos’ o ‘tres-mesinos’…

Imagen de una protesta contra el aborto frente a la sede del PP. (EFE)

Imagen de una protesta contra el aborto frente a la sede del PP. (EFE)

Por lo que los planteamientos y exigencias ‘anti-abortistas’, pretendidamente en defensa de la vida y convulsivamente contrarios a las leyes de plazos en la interrupción del embarazo, carecen por completo de todo válido fundamento y del menor asomo de razón. Y más aún, cuando esa sin-razón se quiere imponer con el Código Penal.

Pero resulta más que oportuno señalar un agudo elemento de contraste en los comportamientos y las actitudes —por activa y por pasiva— de esos supuestos defensores de la vida y de quienes organizan sus protestas y algaradas. Cada día, cientos de familias sufren —judicial o extrajudicialmente— la pérdida forzosa de sus hogares y se dan no pocos casos de suicidios por desahucios, lo cual, tan injusto e indefendible, figura en cabeza de las grandes calamidades sociales que nos está tocando padecer en los hodiernos tiempos. Y, ante eso, no vemos ni oímos que los referidos presuntos defensores de la vida eleven o promuevan queja alguna. No cabe, pues, sino sostener que es absoluto su desprecio de la verdadera y efectiva vida: la de los nacidos, la de las personas, como seres que lo son, que en esa condición, sienten y sufren.

La ignorancia es la madre del atrevimiento

Por Mª Eugenia Corraliza

Esta frase la usaba mi madre y la utilizo para resumir la negativa del señor Ruiz Gallardón a incluir la malformación del feto dentro de los supuestos para abortar. Utiliza su puesto de responsabilidad para aplicar su moral al resto de españoles.

Mi hijo tiene 20 años y alto grado de discapacidad. Tuvimos conocimiento de la malformación en su primer año de vida por lo que no vivimos la dificilísima situación de decidir si queríamos ser padres de una persona con muchos problemas que requiere apoyo y supervisión constantes.gallardon

Tener un hijo con discapacidad no es el deseo que habría pedido a los Reyes Magos, pero hoy no lo cambio por nada en el mundo. Es de lo mejor que me ha pasado en la vida y me enseña a superar las dificultades que la vida nos pone por delante. Lucho constantemente para que su discapacidad no le limite las oportunidades.

Si tuviera que aconsejar sobre la opción de tener un hijo con discapacidad me limitaría a informarle y respetaría su decisión. Ser madre de una persona con discapacidad requiere mucha capacidad física, mental, emocional y económica. Estar dispuesta a dejar de vivir para ti. Es un camino con muchas barreras en el que tendrás que tirar y empujar, caer y volver a levantarte y, lo más importante, vivirlo con alegría, sin desperdiciar ningún momento de disfrute con él. Si tu hijo percibe que es una carga, le generará infelicidad.

Entrarás a formar parte de un grupo de dificultad social: las babas provocan asco, los cuerpos y rasgos físicos extraños generan rechazo. Tendrás que aprender a no pasar desapercibida.

Invito al señor Gallardón a vivir un día con nosotros antes de tomar una decisión que afectará a personas con y sin discapacidad.

Fracasó la encerrona

Por Pedro García

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. (Ballesteros/EFE)

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. (Ballesteros/EFE)

El Partido Socialista está intentando por todos los medios dividir al Partido Popular con la reforma de la ley del aborto, desgraciadamente se nota en todas las actuaciones públicas que hacen los miembros del PSOE. Han llegado al punto de forzar en el Congreso una votación secreta, una especie de encerrona, mecanismo extraordinario y usado en sólo dos ocasiones. Rubalcaba ha exigido a los populares lo que él ha negado a sus diputados catalanes. Después del resultado del pasado martes, parece que de nada le ha servido. El Grupo Popular hizo piña para apoyar la reforma de Gallardón, que es una promesa electoral del partido. No cabe duda de que el ministro de Justicia ha salido reforzado tras fracasar la maniobra de la oposición en pleno. Sigue habiendo perspectivas de poder salvar por ley más inocentes vidas.

Que paren el mundo, que me bajo

Por Mario Huelves

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. (EFE)

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. (EFE)

Me gustaría expresar la absoluta decepción, descontento y desagrado que he sufrido al leer una noticia. Una información de tal calibre y cuyo titular sinceramente me ha dado vergüenza ajena. Este sentimiento de repudia ha sido por esto: “El Gobierno dice que la reforma del aborto será buena para la economía. En el siglo XXI señores, en un país europeo y desarrollado, ¿cómo se puede tener la poca desfachatez de manifestar tal barbaridad?

Desde luego que me provoque estos sentimientos no está ligado a que no me sorprenda. Pero no solo a mí, sino también a generaciones anteriores a la mía que tanto han luchado por este derecho tan básico. Si anteponen el dinero a la salud, en ningún caso van a dejar de producirse, sino que se realizarán en condiciones peores. Que paren el mundo, que yo me bajo.

Por la vida… de las mujeres nacidas

Por Mina Lisboa

Siento repugnancia al comprobar que la ideología más retrógrada de este país ha triunfado -esperamos que no de forma duradera- en la política, que nos afecta todos en nuestras propias vidas.

Los grupos llamados “pro-vida” en Francia, además, crecidos por este golpe, este maltrato a la mujer de hoy -que la de ayer no sufrió (lo cuál hace todo aún más triste: ¿seguiremos yendo hacia atrás? ¡No debemos consentirlo!)- se ven inspirados por la España rancia, profunda, misógina, machista-llena de mujeres, además, que profesan esta subcultura denigrante que ve a la única mujer auténtica como una madre múltiple y sacrificada. Ahora, salen a la calle exigiendo que el gobierno francés haga lo mismo que el español, que dé un salto atrás, porque “nada es irreversible”. Pero, ¿qué les pasa? ¿De verdad les importa más la vida de alguien que aún no existe que la de un ser que ahora mismo está vivo y de cuya felicidad y libertad quieren colgar una cadena que nos ate a una religión patriarcal y reaccionaria?

Manifestación en París en contra de la reforma del aborto impulsada por Gallardón. (Etienne Laurent / EFE)

Manifestación en París en contra de la reforma del aborto impulsada por Gallardón. (Etienne Laurent / EFE)

¿Qué clase de modelo es un proyecto de ley que, por solo poner un ejemplo de la vergüenza que supone, podría obligar a una adolescente que no se atreva a acusar a su propio padre de violación (y estas cosas suceden en esa institución que tienen en los altares llamada familia) a tener que pedirle autorización para abortar un hijo fruto de esta relación de violencia sexual e incesto?

Exijamos una enseñanza completa y sana de la sexualidad, incluyendo la salud sexual y reproductiva, en las aulas (esto es más importante que cualquier asignatura) por el bien de toda la sociedad. Exijamos que todos los anticonceptivos tengan un precio accesible o que sean gratuitos, y que la mujer pueda decidir, sin cortapisas, libremente, si quiere ser o no madre, abortando en caso de que todo lo demás haya fallado. Por la vida en libertad y en plenitud de todas nosotras, las mujeres nacidas;  porque la vida en esclavitud no merece la pena ser vivida.

Gallardón, bajo palio de la Almudena

Por Francisco Javier España Moscoso

Ni en mis peores pesadillas pensaba que algún día iba a escribir esto y créanme que todavía no se si está pasando. Sr. Gallardón; es cierto que usted nos anticipó sus intenciones nada más coger el cargo de Ministro de Justicia, pero hombre, rebajar los derechos de la mujer a posiciones decimonónicas, o peor, preconciliares, me parece un exceso y la única explicación que veo en esta recalcitrante decisión de cargarse la actual Ley del aborto, es pretender reconciliarse con esa rancia parroquia de ultraderecha que se ha sentido ultrajada por la reciente revisión de la “doctrina parot”, parroquia a la que ya le estaban saliendo novios en partidos con pocos escrúpulos.

Gallardón saluda a una parlamentaria  (Ballesteros / EFE)

Gallardón saluda a una parlamentaria
(Ballesteros / EFE)

El caso, Sr. Ministro, es que volvemos a aquellos años de plomo en donde los preservativos se compraban en cajetillas con nombre de conocidos tabacos de importación y las mujeres se la jugaban en la ruleta del aborto clandestino; eso si, muy a su pesar y gracias a la globalización, lo que en los setenta era un infausto y caro viaje a lo desconocido para abortar, ahora solo será un billete low cost de ida y vuelta a Londres con visita guiada.

Sr. Gallardón, usted siga a lo suyo que ya se ha ganado salir bajo palio de la Almudena.

Ley “mamá cocaína”, una aberración

Por Mari Ángeles Fernández

63260Petrificada me he quedado al leer la noticia de Alicia Beltrán, una mujer embarazada que vive en Wisconsin y que fue detenida el pasado 18 de julio por haberle contado a su médico que había sido adicta a los medicamentos. Y es que la ley de Wisconsin, conocida como “mamá cocaína”, otorga a las autoridades el derecho de “encarcelar” a una futura madre si consume alcohol o drogas de manera severa y se niega a ir a un centro de tratamiento voluntariamente.

Veo muy bien que se vele por el bienestar del feto y que se ayude a las madres con la labor de desintoxicación llegado el caso, pero creo que esta ley es una total aberración. En primer lugar porque atenta contra el derecho fundamental de libertad de la persona. En segundo lugar porque se trata a la mujer como un mero objeto para gestar hijos bajo el control estatal. Y en tercer lugar porque nadie, excepto ella misma, tiene derecho a decidir sobre su vida y la de su futuro hijo.

Si midiésemos a todas las mujeres “enfermas” por el mismo rasero que el de la ley Wisconsin, deberíamos también encarcelar a futuras madres que hayan sufrido o sufran anorexia, bulimia u obesidad, entre otras, y que no quieran internarse voluntariamente en un centro de tratamiento. Ellas también estarían poniendo en peligro al feto, ¿no?. En fin, lo dicho, como mujer y persona, opino que esta ley es una total y absoluta aberración.

No quiero ser cómplice, ni verdugo

Por Emilio Álvarez

No solo existe Femen en España sino muchas asociaciones que luchan para que el aborto se legisle desde el principio de la democracia, para ayudar a las mujeres y no para condenarlas, para ayudarlas desde el punto de vista sanitario y psicológico. Una doble condena, social y moral no es buena. femen
Yo no estoy a favor del aborto, nunca lo estaré como cristiano, pero siento que debemos acompañar a esas mujeres en sus procesos, comprenderlas, creo en la autodeterminanción de la persona desde un concepto cristiano, creo que la mujer cuando toma una decisión así no se le olvidara nunca y no quiero ser yo quien la estigmatice o la haga abortar en condiciones sanitarias que no sean del siglo XXI. Creo en el amor de Dios, que mira y no juzga sino que acompaña desde la realidad, creo en el perdón antes que en la condena, creo en el amor antes que en la estigmatizacion y creo que el aborto estaba bien regulado hasta ahora y que modificarlo deja a la mujer desprotegida, a la merced de nuevos viajes al extrajero, donde no se la juzgue por cometer un supuesto delito.
Yo no sé si es sagrado o es un derecho, lo que si sé es que no quiero ser cómplice, ni verdugo. No quiero estar siempre en la teoría sino ir a la practica de la vida diaria y ver la realidad, ser flexible, no solo de dogmatismo vive el hombre.
Cuando las activistas dicen el “Aborto es Sagrado” están haciendo una consigna para interpelar a Gallardón, están haciendo un lema polémico para que se escuche, están dando voz a mujeres que piensan diferente a sus señorias.

Las trabas de Rubalcaba a la reforma de la ley del aborto

Por Pedro García

El Secretario General del Partido Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, no deja de buscar las ocasiones para arremeter contra el Gobierno a propósito de la anunciada reforma de la ley del aborto, que aseguraba el pasado sábado el ministro de Justicia “sigue adelante”. El líder de la oposición se ha reunido en un acto organizado por su partido “en defensa de los derechos de las mujeres” para insistir en su rechazo a la reforma e indicar que harán “todo lo que pueda” para que la propuesta del PP no llegue siquiera al Parlamento aunque reconoció que con sus 110 diputados “poco podrá hacer”.70944

Rubalcaba volvió a su cantilena habitual: que la reforma de la ley conducirá a “clandestinizar” el aborto de manera que solo las mujeres con dinero podrán practicárselo mientras que las que no dispongan de recursos se arriesgarán a condiciones sanitarias muy malas e, incluso, pondrán en riesgo su libertad.

Por supuesto, nada dijo sobre la libertad del no nacido a la vida, que es cosa que los socialistas y la izquierda en general han olvidado en sus argumentos abortistas al anteponer la libertad de matar al hijo no nacido al derecho a nacer. En este contexto, Rubalcaba apuntó que para lograr que la reforma de la ley no llegue a debatirse siquiera hace falta que los ciudadanos “hagan saber que no la quieren”, dando así a entender que una movilización de la sociedad podría frenar el propósito del Gobierno”. Por el momento parece que lo está consiguiendo.