Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘tres’

Tres años sin reconstrucción de mama en el Doce de Octubre

Por Gema Lanciego Garrido

Un equipo del Servicio de cirugía plástica realizando una intervención.

Cirujanos plásticos en una intervención. (ARCHIVO)

El cachondeo de la lista de espera de cirugía plástica en el Doce de Octubre no tiene límites. Tras veinte meses en dicha lista para que me reconstruyan el pecho por un cáncer de mama sigo sin saber nada al respecto, según el hospital porque esas listas las llevan los propios cirujanos.

¿Por qué esa lista no se puede consultar? Nadie me dice nada. Bueno, el cirujano, tras comentarme la primera vez que la espera es de aproximadamente un año y presentarme después de ese tiempo en consulta, me dice que su tiempo de espera es ¡de tres a cuatro años!

Esto ya suena ¿a amiguismo o enchufismo? He dejado tres quejas en distintos organismos y ni siquiera contestan. ¿Quién se pone en el lugar de una mujer que lleva ya más de tres años sin una mama después de haber pasado por todo el tratamiento? A algunas mujeres nos afecta mucho psicológicamente.

Relexiones sobre el terrible accidente

Por Julián Juan Lacasa

En dos décadas que funciona aquí el tren de alta velocidad, nunca había habido ningún accidente, de ningún tipo, sólo que se haya parado el tren en plena vía si se iba la electricidad. Pero un accidente como el del otro día ha sido terrible. Curiosamente yo pensaba alguna vez si me podría pasar a mí, viendo la gran velocidad del tren, que es fácil que pase como el otro día, algo que no pasa si se va a menos velocidad, como en los trenes de Cercanías, más lentos. tren2

Pero hay cosas que se han visto alrededor del accidente que dan vergüenza ajena. Podría empezar con el maquinista vanidoso que presumía en su página de Facebook de conducir a más velocidad de la permitida y no ser nunca sorprendido por sus jefes. Pero hay algo que no cuadra, como que fallaran los sistemas de seguridad justo en ese momento, y nadie se ha parado a pensar en ello, directamente a lanzarse a la yugular del maquinista, que a veces parece el “chivo expiatorio” para calmar a las gentes desesperadas por haber perdido a familiares. Lo peor fue la actitud de los medios de comunicación aquella terrible noche, más preocupados por emitir sus programas que les dan mucha audiencia, y otros que parecía que querían retrasar la cobertura de la noticia porque les podía perjudicar políticamente. En esto último, parece que les ha salido bien la jugada, pues podían ir al lugar del accidente o a los hospitales a visitar heridos, hacerse las fotos con ellos y quedar como unos santos.

En momentos terribles como éste, si vamos con los nervios a flor de piel, no miramos todo con la frialdad que hace falta, a mí también me pasaría, y más si por culpa del accidente perdiera a alguien querido, como una novia. Y también me podría preguntar si los recortes presupuestarios que ha habido han podido perjudicar el buen estado de los trenes, los de alta velocidad necesitan un mantenimiento minucioso. No se ha hablado de ello, ahora parece que lo único indispensable es criminalizar al maquinista y poco más. Que las familias de los muertos y heridos puedan superar esto, no quiero hacer el típico deseo que se hace en estas tragedias, que luego sólo sirve para los primeros días y luego, si te he visto, no me acuerdo. Ánimo necesitarán, pero de verdad.