Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘profesionales’

Evaluaciones de segunda en un caso de un niño con altas capacidades intelectuales (ACC)

Por Begoña Rodríguez Jiménez

Varios niños en la puerta de un colegio (EFE).

Varios niños en la puerta de un colegio (EFE).

Soy mamá de un niño de 8 años evaluado de altas capacidades intelectuales (AACC) por una psicóloga clínica en un centro privado y otro hijo de 6 diagnosticado de intolerancia a la fructosa por un gastroenterólogo en el mismo centro privado.

¿Por qué el informe de evaluación de AACC se cuestiona en el centro escolar y el de intolerancia a la fructosa se cumple a rajatabla si ninguna de las dos valoraciones son visibles? ¿Es más importante evitar el dolor de barriga que el dolor emocional?

Vivimos en una sociedad en la que en muchos casos se desprecia el talento y no se potencia. En los colegios se cubren las necesidades básicas de aprendizaje y dejan las necesidades especiales en manos de las familias que en la mayoría de los casos carecemos de información y formación completa para gestionar sus demandas intelectuales y emocionales.

Es por esto por lo que pido sensibilización por parte de los organismos oficiales competentes en esta materia para que faciliten la burocracia, acorten el tiempo de espera para oficializar una evaluación privada y principalmente enriquezcan su educación acorde con sus necesidades intelectuales.

Señores, hay un altísimo porcentaje de fracaso escolar en este colectivo (se sitúa en torno al 70%) y después nos quejamos de la fuga de cerebros. Tenemos un potencial emergente de futuros profesionales. ¡Aprovechemos esa riqueza de talentos!

 

Necesitamos ayuda para evitar el cierre de un colegio para niños con autismo

Por Mª Paz Jiménez Cáceres

Un niño pintando un dibujo en un colegio de Madrid (Jorge París).

Un niño pintando un dibujo en un colegio de Madrid (Jorge París).

Soy madre de un niño discapacitado con autismo que está recibiendo una educación específica, adecuada a sus necesidades, en el colegio Juan Martos situado en Aravaca (Madrid). Mi hijo, con una grave discapacidad tanto intelectual como social (no tiene lenguaje), al igual que muchos de sus compañeros/as, necesita una intervención pedagógica especializada.

 Hace diez años unos profesionales que llevan en la sangre la educación especial, con mucho esfuerzo y dedicación completa, decidieron formar un equipo polivalente para crear este colegio especializado en la atención de niños/as con este trastorno tan complicado. En estos momentos la continuidad de este proyecto peligra, ya que el propietario del local donde se encuentra el Juan Martos no renueva el contrato de alquiler.
Ante esta situación, todo el equipo así como muchos padres, hemos comenzado la búsqueda de otro local llamando a innumerables puertas, pero sin éxito.
Existen colegios cerrados, locales en desuso, etcétera, que podrían permitir la continuidad de la educación de nuestros hijos en un entorno educativo especializado.
Por favor, a quien competa, necesitamos ayuda. Peligra el cierre de un colegio, la educación de nuestros hijos y el puesto de trabajo de unos grandes profesionales.  Los discapacitados también deberían importarnos.

 

Miedo a hacer reformas en casa

Por Cristina

Conjunto de herramientas. (ARCHIVO)

Conjunto de herramientas. Foto: ARCHIVO

Miramos mucho antes de contratar a personas para arreglar la casa y, ¿dónde están los profesionales? Nosotros no los encontramos. Alquilamos un piso vacío y nos recomendaron a un operario, por lo que lo contratamos. Éste tenía una razón social que constaba en el presupuesto. Resulta que lo que se tenía que terminar en dos semanas, duró mes y medio.

Respondía con evasivas cuando le reclamábamos. Fuimos a la dirección que constaba en el presupuesto y… ¡sorpresa, nadie le conocía! Al decírselo, su respuesta fue recoger su arsenal de maletas que había almacenado y marcharse sin terminar. Eso sí, reclamaba más dinero. Nos negamos a pagar hasta que no terminara la faena. Su venganza fue cortar los cables de una cama elevadora para una persona con discapacidad y cortar el cable de la nevera y lavadora.

Gracias al Hospital del Mar de Barcelona

Por Fausto Ruiz

Entrada del Hospital del MarPor una serie de circunstancias que ahora no vienen al caso, el mes de mayo tuve que someterme a una operación quirúrgica. La verdad es que en un principio me daba un poco de miedo, no ya tan solo por la misma operación si no también el tema de los recortes en sanidad.

Ahora que prácticamente todo ha pasado, puedo decir y felicitar a todos los médicos, ayudantes, etc. que de alguna forma han contribuido a mejorar mi salud. Punto y aparte se merecen todas las enfermeras y practicantes en sus varios turnos han contribuido, a pesar de mis dolores, molestias, padecimientos y malestares, a hacerme la vida más llevadera dentro del hospital.

Es curioso que tanto en el primer agradecimiento como en el segundo no haya echado de menos la simpatía, amabilidad y el buen hacer y las horas dedicadas a que mi salud mejore. Como solía decir, “menos mal que los recortes no han influido en el comportamiento de todas esas personas en el tratamiento a los enfermos”.

Gracias a todos los empleados de la planta 4 del Hospital del Mar de Barcelona.

Pagar por trabajar

Por Borja Rodríguez Vila (Investigador de la Universidad Politécnica de Madrid)

“La salida de la crisis está en la investigación”. “Debemos cambiar nuestro modelo productivo hacia uno basado en la investigación”. Esta y otras frases similares han salido de boca de nuestros políticos. Pero la realidad es que multitud de investigadores españoles (de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad de Granada entre otras) van a trabajar gratis este último mes del año. O directamente, pagar por trabajar. Estos “empleados públicos” van a ver aplicada la reducción de su salario anual en una catorceava parte, incluso cuando su financiación proviene de proyectos competitivos europeos que no están financiados por entidades españolas. Y esta reducción repentina va a producirse en diciembre, dejando a toda esta gente con menos de 200 euros para sobrevivir a estas navidades. Las palabras se las lleva el viento, y los hechos dicen que la investigación en España no es una prioridad, sino un estorbo.