BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Carta al bebé de la Villa de don Fadrique

Por Venancio Rodríguez Sanz

Querido bebé de la Villa de Don Fadrique (Toledo). No te conozco, pero no me resulta complicado sentir cariño por ti. Según creo, el mismo amor que cualquier persona en su sano juicio, pueda sentir por un bebé. Además, sabiendo lo que ha sucedido, con más motivo. Sé que es difícil comprender que una mamá pueda hacer una cosa así a su hijo recién nacido. Nada más imaginarte, nada más verte tan tierno e indefenso puesto allí, en el altar del cementerio; se me encoge el corazón.

Minuto de silencio que se guardó en La Villa de Don Fadrique en repulsa por la muerte de un bebé de tres meses. HÉCTOR MARTÍN / EFE

Minuto de silencio en La Villa de Don Fadrique en repulsa por la muerte de un bebé de tres meses. HÉCTOR MARTÍN / EFE

Tengo entendido que ella tenía problemas mentales, ¿lo sabías? He leído en la prensa que estos problemas se vieron incrementados por una depresión postparto. Y que, tengo que decírtelo, tu mamá era adicta a las drogas. Al entregarse a las autoridades, ella decía que estaba poseída por el diablo. Querido bebé, no sé cómo te llamas, por eso te llamo así, ¿no te molesta, verdad? Quiero decirte que tu mamá no era dueña de sus actos. Quiero comunicarte que en circunstancias normales, ella hubiera dado la vida por ti, que es lo que hacen todas las madres. Por eso no quiero que te sientas culpable de nada, pues no lo eres, ni que la culpabilices a ella.

Estoy seguro que, si algún día sale de la crisis en la que está ahora, sufrirá mucho por lo que ha hecho. Espero que tú, desde donde estés, le mandes todo el cariño del mundo para que pueda sobreponerse y seguir adelante. Sin más, te mando un fuerte abrazo deseándote todo lo mejor. Con cariño desde Zaragoza, Venancio.

1 comentario

  1. Dice ser Una

    Venancio, el bebé se llamaba José Alfredo como su padre colombiano.

    Sólo te ha faltado pedir que le dé cariño al médico del psiquiátrico que le dió el alta a su madre. Yo sería un alma en pena y la esperaría en la puerta del más allá, a ella y al médico, sabrían lo qué es cariño.

    16 agosto 2015 | 5:10

Los comentarios están cerrados.