Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘salario’

Universitarios, lo difícil está por llegar

Por Lorena Corona

Universitarios en una clase (Atlas).

Universitarios en una facultad (Atlas).

La parte más difícil para los universitarios no son los exámenes finales o el Trabajo Fin de Grado. En realidad, la parte más difícil viene después de terminar la universidad.

Con el título en mano, lo único que nos queda es sumergirnos al mercado laboral. Para muchos, la búsqueda se nos torna muy complicada.
En los últimos años se ha incrementado el número de graduados que no logramos incorporarnos al mercado laboral. Ante esta situación, muchos acabamos trabajando en grandes multinacionales  a cambio de un sueldo tan pequeño que ni siquiera nos ayuda a cubrir nuestras necesidades básicas. Otros pocos, los que se lo pueden permitir, optan por continuar los estudios de postgrado para así adquirir más conocimientos y ser más competitivos dentro del campo laboral. Porque una carrera ya no es suficiente.

¿Qué hacer cuando nos encontramos en ese limbo que supone no tener la experiencia exigida por las empresas pero tampoco podemos acceder a contratos de prácticas? Conseguir un trabajo en esta época está difícil. Yo creía que con un título universitario sería más fácil trabajar, pero no es así.

Supervivientes son los padres que luchan por llegar a fin de mes

Por Sergio de Fuente Garrido

Una imagen de la palapa de Supervivientes (P. H.)

Una imagen de la palapa de Supervivientes (P. H.)

Parece mentira que en la actualidad el término ‘superviviente‘ esté ligado únicamente a los famosos que quieren entretenernos en shows televisivos mientras pescan e intentan sobrevivir en una isla desierta ganando grandes fortunas.

Muchas personas podrán considerarlos grandes sobrevivientes, pero nunca se podrán comparar con los verdaderos supervivientes que son aquellos padres de familia que tienen que luchar cada día para llegar a fin de mes y dar de comer a su familia con el mísero salario que ganan. Ellos sí que tienen mérito y no aparecen en los medios de comunicación.

Ante esto, mi pregunta es: ¿por qué algunas personas nos empeñamos en atribuir el mérito a quien no se lo merece?

Mujeres invisibles en la sociedad occidental

Por Francisco Javier Sotés Gil

Mujeres trabajando en un mercado de Etiopía (Gtres).

Mujeres trabajando en un mercado de Etiopía (Gtres).

Próximamente celebraremos el Día de la Madre. Hace poco celebramos el Día de la Mujer Trabajadora, de la empresa, de las fábricas, de los almacenes, la del trabajo agrícola, la de las instituciones, también como trabajadora ama de casa, y en ocasiones fuera de ella, a no ser que el marido sea entonces el trabajador que la sustituye.

Me agradaría también celebrar el día de la mujer africana trabajadora, incansable en su trabajo, algo invisible para las sociedades occidentales. Sí, las hemos visto en algún reportaje televisivo y en crónicas de prensa, mediante los que intuimos que van a coger agua a distancias largas desde sus miserables chozas, e incluso cargadas con su bebé a su espalda.

Viven en una pobreza extrema en un medio rural y a veces selvático, se encargan de todas las tareas domésticas, y en ocasiones también del huerto familiar si es que existe, obteniendo así algún pequeño ingreso. Muchas son obligadas a casarse con un marido impuesto, siendo niñas o adolescentes. Quizás hayan sufrido algún episodio de violencia de género o violación, secuestradas por algún energúmeno, o sufriendo penalidades en un conflicto armado.

Estas mujeres africanas son madres en condiciones paupérrimas y se les mueren en bastantes casos sus bebés, o directamente nacen muertos, e incluso ellas mueren.

La mujer africana tiene un papel fundamental como en el resto del mundo y no es valorado ni reconocido, influyendo en ello las tensiones producidas entre el choque de las leyes tradicionales y las legislaciones formales que puedan reconocer sus derechos.

 

PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos: mientras vosotros habláis, yo tengo la miseria en una cuenta bancaria

Por Adela de Pablo

Me gustaría saber todo lo qué he hecho mal, quizás así pudiera justificar todos los sinsabores de mi vida. Mira que luché por tener una vida bonita, no buena, sólo bonita, y cuando digo eso es porque quise hacer lo que muchas hacen; de lunes a viernes trabajar, llevar al colegio a sus hijos, recogerlos, cenar, discutir, levantarse y así durante 5 días consecutivos.

También me hubiese gustado y mucho, ir los viernes a cenar al burger, al japonés o al italiano, y si no en casa, palomitas y pizza, a lo mejor ese día también tocaba discutir, por elegir el canal de la tele. Pero vaya, eso no salió bien.

Los líderes de los cuatro partidos políticos más votados (20 Minutos).

Los líderes de los cuatro partidos políticos más votados (20 Minutos).

Ahora, todas las mañanas pongo las noticias en la tele, porque yo elijo el canal; ahora sí que estoy y me siento sola. Esta es mi rutina: encender la televisión, desayunar un zumo de dos naranjas, dar de comer a mis gatas, hacer café y tomármelo con tres pastillas, una es para que “rule” la vida y las otra para que no me salga de ella.

Trabajo de teleoperadora en un CEE (Centro Especial de Empleo, 4 horas, 520 euros al mes, netos), y mientras hago todo esto, os veo, os oigo y os siento. Habláis de tantos derechos, os enojáis, insultáis, humilláis y defendéis a ultranza como si en ello os fuese la vida, pero bien sabéis que es mentira, que si la vida os planta, vuestros principios cambian de pareja. PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos, ¿qué más da? Si mientras vosotros habláis, yo tengo la miseria en una cuenta y la desgracia en el alma, porque yo he trabajado toda la vida y ahora estoy desnuda frente al espejo y vacía frente a la vida.

65% de discapacidad, eso por enfermedad mental. No me dan más de cuatro horas, porque según dicen “no hay más trabajo y para todos no llega”. Es razonable, mi empresa percibe 4.100 euros/año por mí, que tengo una enfermedad mental superior al 65% (Yo percibo al año 5.720 euros netos).

Seguid hablando. Yo mientras me visto, desayuno y de paso os insulto en voz alta y solo, tan solo pido, no sé a quién, que todos y cada uno de vosotros, tengáis el privilegio de vivir y disfrutar un mes de mi vida; cambiaréis vuestro discurso, os lo aseguro.

Porque cualquiera puede ser yo y yo puedo ser cualquiera.

 

Sobre la subida del salario mínimo

Por F. J. Aparicio Carrera

En el último Consejo de Ministros del año 2015, se han aprobado las subidas del salario mínimo interprofesional un 1% anual, 6,60 euros/mes, o lo que es lo mismo, 22 céntimos de euro al día y el incremento de las pensiones en un 0,25% anual. A la vista de estas “tremendas” subidas, está claro que hemos salido de la crisis y no ha habido grandes pérdidas de poder adquisitivo.

Un montón de monedas de euro (GTRES).

Un montón de monedas de euro (GTRES).

Hace falta mucho “cuajo” y desfachatez cuando en la misma reunión ministerial se bajaban las retenciones por I.R.P.F., de media un 3%, favoreciendo principalmente a los que más cobran, haciendo que la desigualdad y la brecha entre los más pudientes y los más necesitados sea cada vez más acusada.

Eso sí, no todas son malas opiniones. El magnánimo presidente de la C.E.O.E., estima que las subidas del S.M.I. son correctas; aunque lo extraño es que alguien que ha compartido mesas de negociación con Gerardo Díaz Ferrán y Arturo Fernández, entre otros, pensase de diferente manera.

———————————-

Por Rafael Bueno

La casta política ha fijado el salario mínimo para el próximo año en 655 euros. ¡De vergüenza! Y lo peor es que hay muchos ciudadanos trabajando a destajo hoy día, por debajo de ese mínimo.

¿Dónde están los sindicatos? Con esa miseria de salarios tienen que vivir los trabajadores y pagar encima los gastos de lujo de los vividores de la casta política. ¿Podrían vivir los políticos con ese dinero? Pues deberían hacerlo, porque la política debería ser un acto de servicio vocacional. Pero no, esta casta política está muy alejada de esos valores y, con sus actos, ha elevado a los altares al que fuera Caudillo de España por lo gracioso que es Dios.

Ya lo dice el refrán: por detrás vendrá quien bueno te hará.

 

 

Cuando la empresa deja de pagar a sus trabajadores

Por Marta Muñoz

¿Qué tienen en la cabeza algunos empresarios/as cuando emprenden? Seguramente muchas ideas, metas y objetivos que pueden parecer verosímiles cuando empiezan a trabajar, pero que pueden acabar como una pesadilla conforme avanzan los meses: sueldos sin pagar, jornadas interminables, horas extras gratuitas, mentira tras mentira para ocultar que la empresa no funciona.

Trabajadores reunidos en una empresa  (FORBES)

Trabajadores reunidos en una empresa. (FORBES)

Esta es la triste realidad de muchos emprendedores. Lo peor de todo es que también es la de sus trabajadores. ¿Dónde está límite? ¿Es qué no se dan cuenta de que no se puede forzar más?

Uno puede entender que se ha invertido tiempo y dinero, hasta aquí es comprensible que no quieran ver la realidad. Pero cuando la realidad te supera, cuando además de no poder pagar los salarios sigues contratando personal, cuando tienes descontenta a la plantilla, ¿sigues sin ver la triste realidad? Muchos sí.

Pongamos sentido común porque el empresario/a no querrá bajar la persiana de ese negocio que es como un hijo, pero por el camino está amargando la vida de mucha gente que se ve entre la espada y la pared. Seamos conscientes que trabajamos con personas.

Abogados que piden cuatro veces tu salario para impugnar tu alta médica

Por Eva Penyas

Ministerio de Empleo y Seguridad Social (ARCHIVO)

Ministerio de Empleo y Seguridad Social (ARCHIVO)

Yo tengo una enfermedad crónica. El 5 de junio de este año, el INSS me dio el alta, tengo claudicación intermitente, y el 9 de junio me dieron la baja por un supuesto ictus.

Consulté un abogado y todos cobraban una burrada, 1.000 euros, y, si ganaban, cuatro meses de lo que yo ganaba, aparte del informe de un médico forense, que son 700 euros más.

Creo que hoy por hoy es una vergüenza por parte del INSS y por parte de los abogados.

Al final encontré uno que impugnó mi alta por un precio asequible.

¡Gané el caso! ¡Pero que tengamos que gastar un dinero que no tenemos porque nos dejan con una mano delante y otra detrás! ¡Este país es una vergüenza!

 

Decidir si ir o no a trabajar cuando estás resfriado

Por César Sánchez

Un favor para ti y para tus compañeros

Imagen de archivo de una persona resfriada

Imagen de archivo de una persona resfriada

Todos sabemos cómo es el tiempo, llega noviembre y te resfrías. Suelen ser cortos, en un par de días o tres puedes estar recuperado.

Pero no, tú decides ir a trabajar de todos modos, para no quedar mal con el jefe.

Estás en tu sitio sentado, te duele todo, no puedes ni leer la pantalla del ordenador, no rindes y tampoco descansas. Y como es de cajón, tampoco te recuperas. Y al día siguiente cae otro, como piezas de dominó, ya son dos resfriados en la oficina.

Por favor, si eres uno de los que ya ha caído, ¿por qué no te haces un favor a ti mismo, quedándote en casa recuperándote; y a la vez a tus compañeros de oficina, evitando contagiarles? Saldremos todos ganando.

————————————————————————————————

Por Estela Moreno

Contestación a “Un favor para ti y para tus compañeros”

Llega el tiempo de catarros. Sí, de esos que puedes curar estando 4 días en la cama. Pero decides ir a trabajar como muchos de los todavía trabajadores de este país.

¿Para que te vean? No, para que no te quiten tu salario porque debido a los recortes no puedes ni ponerte malo sin que tu nómina se vea minorada.

Y una gripe es lo de menos porque hay esguinces, gastroenteritis y cualquier enfermedad con la que puedas moverte mínimamente.
¿Crees que vamos por contagiar? ¿Que somos malos compañeros? Nosotros vamos porque no podemos permitirnos el quedarnos en casa. ¡Ojalá nuestro jefe fuera como el tuyo! Un funcionario.

No sobran funcionarios, sobran cargos públicos

Por Anastasia García Lorenzo

Sr. presidente de la Comisión de Presupuestos del Círculo de Empresarios:

Empleados públicos en su puesto de trabajo. (EFE)

Empleados públicos en su puesto de trabajo. (EFE)

Soy funcionaria del Estado. En 1986 saqué, estudiando durante años, unas oposiciones de Auxiliar para estar preparada en el servicio a la ciudadanía. Además, como tengo un nivel de estudios mayor del exigido, lo aporto a diario de forma altruista.

Mi sueldo base es inferior al salario mínimo interprofesional (algo que casi nadie conoce y que jamás entenderé cómo es posible que en prensa no se diga nada al respecto).

Mis pagas extras, cuando me las dan, no suponen el doble de lo que cobro (1.257 € limpios de polvo y paja porque tengo ampliación de jornada), sino el doble de mi sueldo (que es 567 €) más complementos).

Por ello, cuando hable usted de gasto público no demuestre su ignorancia al decir que sobran funcionarios, lo que sobran son cargos públicos, que son esos politicastros poco preparados que han accedido por amiguismo y que impunemente (como se está viendo) saquean a el país.

 

Si cobran por ir a misa, que les paguen extra por comulgar. ¡Qué menos!

Por Enrique Chicote

María Dolores de CospedalHe leído que el pasado cuatro de octubre, día de San Francisco de Asís, el gobierno castellano-manchego de María Dolores de Cospedal concedió hora y media para ir a misa a todos los funcionarios bajo su jurisdicción; por tanto, ese tiempo les será retribuido.

La noticia no lo dice, pero confío en que algún cargo de confianza política tomara el nombre y apellidos de los asistentes en la puerta del monasterio para evitar escaqueos. Y, otra cosa: a todos aquellos que, además de asistir a misa, comulgaran, espero que este mes se les incluya en nómina un plus de cristiandad. Es lo menos.